Paseo por Shin Ôkubo

Es un barrio cerca de Shinjuku, Tokio, y conocido por ser el “Barrio Coreano” desde antes, con las calles llenas de tiendas de productos coreanos y restaurantes de comida coreana. Dicen que últimamente está pasando de ser solo “coreano” a “multinacional”, ahora con negocios para y por gente de diferentes nacionalidades del Este, Sudeste y Sur de Asia. Un día fui a pasear por ahí y fue así:

Me hubiera gustado sacar más fotos y sobre todo dentro de las tiendas con sus productos bien exóticos pero no me atreví…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Otra de cigarras

Otra insólita noticia de este verano fue sobre un cartel que apareció en un parque de una localidad de la prefectura de Saitama, que pedía a los visitantes que no capturen cigarras y otras larvas con el propósito de comerlas.

Según el diario Asahi, el municipio de dicha localidad colocó la advertencia en tres idiomas (en japonés, inglés y chino) en julio, luego de recibir denuncias de parte de algunos ciudadanos sobre “alguien que capturaba larvas de cigarra en gran cantidad”. Se le agregó la frase “… con el propósito de comerlas” porque también hubo informaciones de que metían los insectos cazados en botellas PET, que quedaban llenas. El municipio no pretende restringir la caza de insectos de los niños y afirma asimismo que dejaron de llegar las quejas luego de la colocación del cartel, que será retirado después de finalizada la temporada del canto de cigarras…

x x x x x x x x x x x x x x x

Un hecho curioso es que dentro de esa misma ciudad existe un barrio que últimamente se está convirtiendo en un auténtico “Barrio Chino”, con bloques de apartamentos ocupados en más de 50% por habitantes chinos y con una área comercial con restaurantes y otros negocios predominantemente administrados por chinos y dirigidos a su clientela china. Sabido es que en China se practica entomofagia, en cuyo insumo figuran cigarras…, con que no sería raro que a algunos se les ocurriera relacionar un hecho (caza de cigarras en cantidades) con el otro (presencia de gran número de habitantes proveniente de un país con una gran tradición insectívora) para imaginar, acertadamente o no, que los insectos cazados van a parar en el estómagos de algunas personas…

Lo que definitivamente no se entiende es el porqué de prohibir la caza de cigarras “para comerlas”. Si no se trata de especies en peligro de extinción ni de un acto que infrinja legislación alguna, y si abiertamente se aclara que deja permitida la caza de los mismo bichos si es de niños, ¿¿¿por qué demonio hay que prohibir el mismo acto si es para comer (que al final no daña a nadie)??? A mí lo único que se me ocurre sería que por la cantidad, que si se caza o consume en demasiada cantidad, quizá desaparezcan las cigarras del parque, dejando a los demás ciudadanos sin la oportunidad de seguir disfrutando de las cigarras…. pero si es este el caso, que se diga claramente “Prohibido cazar las cigarras en cantidades” y no “Prohibido cazar las cigarras para comer”, y así se evitaría malas interpretaciones de las palabras, o ¿no?

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

De cigarras y otras hierbas

Un día encontré esta noticia que me pareció interesante sobre la reacción de algunos franceses ante ciertos ruidos: en una localidad del sureste de Francia, algunos turistas no soportan el ruido de las cigarras y exigen al alcalde que tome medidas al respecto y, al ver rechazada su petición, recurren a armas químicas para terminar con el problema, mientras que los lugareños como el alcalde toman el mismo canto de las cigarras como la banda sonora de Provence, parte de su folclore…

Y me gustó lo de la banda sonora y folclore, porque podría decirse que lo mismo sucede aquí, donde pasamos cada verano escuchando el canto de diferentes variedades de cigarras, que de hecho es un elemento imprescindible en las películas japonesas con escenas de verano, donde con solo oír su canto o ruido, ya sabemos que es una escena de verano.  Y en la vida diaria no es nada raro escuchar conversaciones así:

— Oye, este verano está un poquito débil el canto de las cigarras, ¿no?
— Es verdad. Será que las cigarras también están fatigadas con este extremo calor…

Y ahora me doy cuenta de que yo mismo, sin pensarlo mucho, venía anotando comentarios como “Este finde, oí el primer canto de tsukutsukubôshi de este verano”, “A las 03:30 las cigarras aún no están muy ruidosas. A las 04:30 poco a poco empezaban a cantar…”, “Noto que últimamente van disminuyendo las minminzemi  y van en aumento las tsukutsukubôshi.” en una bitácora (no publicada) mía que es un diario común y corriente, para nada un cuaderno de insectólogo…

O sea que algo tienen en común los franceses del sur y los japoneses, aunque en otro no… El alcalde arriba mencionado habla también de algunos otros vacacionistas que pidieron silenciar el tañido de la campana de la iglesia en la mañana, cuando en Japón ocurre que hay tanta gente que no soporta el “ruido” de los niños y mandan al diablo planes de inaugurar guarderías y jardines de infantes, etc. sin importar que se trate de instalaciones tan urgentemente necesarias en un país aquejada de la extremadamente baja tasa de natalidad y el avance sin precedentes del envejecimiento demográfico. 

No sé quiénes hacen el mayor ridículo.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Locomotoras de vapor

Las locomotoras de vapor aquí dejaron de circular masivamente en la década de los 1970, luego de lo cual algunas, en muy reducidos casos, siguieron activas para más tarde ser solicitadas para algunos trenes turísticos y otras, en más casos, fueron regaladas o entregadas en condición de préstamo a museos y/o municipios de diferentes partes del país para permanecer exhibidas como reliquias del pasado. En estos últimos casos, hay locomotoras que han tenido la suerte de pasar a buenas manos, que las mantienen en buen estado:

mientras que hay otras que, sin tener tal suerte, están quedando medio abandonadas, en estado bastante miserable y en espera de derrumbarse como chatarra con el transcurso del tiempo:

Da pena, pero debe ser reflejo del nivel cultural y/o recursos económicos con que cuenta cada municipio.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Recolección de basura

En Japón la recolección de basura es, en muchas localidades, un servicio de pago, cuyo precio va incluido en el de la bolsa de plástico especialmente confeccionada para tal fin. (Sin alguien deja basura en una bolsa no correspondiente, del supermercado por ejemplo, esa basura quedará sin ser recogida).

El lugar para dejar la basura varía en cada zona: puede que en cada cuadra haya un espacio designado (donde se coloca la basura debajo de la red, para evitar que los cuervos vengan a hurgar y dejar alborotado su contenido),

o que cada familia deje su basura delante de su puerta, siempre a la fecha y hora correcta, mientras que en caso de viviendas colectivas suele haber un depósito de basura exclusivo para sus habitantes.

 

Cada lugar puede tener sus propias reglas, por ejemplo: “En la bolsa de basura debe consignarse el nombre de la persona que la dejó (para identificar a los infractores en caso necesario)”, por ejemplo.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Bon Odori

De mediados de julio a inicios de agosto es la temporada de festivales de verano en Japón. En diferentes partes se realizan sus eventos, pequeños o grandes, que típicamente incluye el denominado “Bon Odori”, donde el público “baila” o realiza cuertos movimientos y pasos dando vueltas alrededor de una torrecilla improvisada al centro del lugar.

La semana pasada tuve tiempo para estar en uno de esos eventos, aunque solo mirando… porque no me animé a bailar, y así fue:

(Antes de comenzar)

(En lo alto de la torre se colocan los maestro de ceremonia, que con su tambor japonés marcan el ritmo)

 

(Y la gente concurrida y que participa)

  

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Pulidor automático de arroz

Entre sinnúmero de expendedoras automáticas de refrescos y un poco de puestitos de venta “automática” de verduras que forman parte del paisaje de aquí, de vez en cuando encontramos otro tipo de máquina: el pulidor de arroz, para separar del arroz integral el “arroz blanco” y la cáscara (llamada “salvado de arroz”).

Al igual que las expendedoras de bebidas, funciona con monedas y la diferencia es que el propio usuario debe echar a la máquina la materia prima (sea, arroz integral), que en algunos casos se puede comprar ahí mismo, de otras expendedoras colocadas en la misma cabina, o bien se puede traer de otro lugar, y típicamente se puede elegir el nivel de pulido para decidir cuán blanco o cuán nutritivo quede el arroz procesado.

Sin duda es algo que solo se podrá ver en países productores-consumidores de arroz pero, bueno, no sé si se podrá encontrar su equivalente para maíz o trigo en la calle de otros países…

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized