Archivo mensual: abril 2012

En un aserradero

– Rara vez se puede encontrar cosas así, ¿cierto?

Se me acerca un señor viejo, que empieza a hablarme. Debe ser el dueño de este taller,

que se muestra algo orgulloso de su trabajo pero a la vez triste por la situación, casi olvidado y moribundo, en que se encuentra el sector (por lo poco competitivo que ha quedado frente a la barata madera importada)… y, de todas maneras, me habla de lo que sucede en su trabajo: lo difícil (de la falta de gente joven dispuesta a dedicarse a este trabajo, etc.) y lo gracioso (de no sé quién artista o poema, famoso o simplemente un conocido suyo…, a quien a veces le regala pedacitos de madera o raíces cortadas, que luego, en manos de ese amigo suyo, se convierten en unas lindas obras de arte, etc.).

En realidad yo, al tomar fotos furtivas de un centro de trabajo ajeno que encontré de paso, tenía miedo de que alguien saliera a protestar, pero me tranquiliza su tono y decido seguir escuchando su cuento durante un rato, porque el señor pareciera estar algo feliz de tener alguien que lo escuche, parece tener mucho que hablar. Y le comento que esto no es del todo ajeno para mí porque mi padre es carpintero y desde chico he tenido la oportunidad de ver de cerca cómo se trabaja con madera, sierra y todo…

Tras un breve momento, el señor se va y yo completo la pequeña caminata, del Parque de Ciruelos hasta la estación de tren. Una tarde de primavera, no demasiado especial pero sin dejar de ser interesante y que por eso quizá merecía ser una entrada aparte…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo general

Gracias por estar ahí

Este pequeño espacio denominado Meu Quaderno nació en noviembre de 1997 con la idea de colocar garabatos, curiosidades, pensamientos raros, anécdotas y cosas así, sin mucha definición pero que quizá tuvieran que ver con el lugar o país donde vivo o por donde he viajado… Bueno, se podría decir que lo de viajes fue uno de los motivos iniciales más concretos para crear este blog, que de alguna manera se cumplió (aunque un poco inconcluso) y ojalá algún día se me presente otra oportunidad para viajar.

¿Y qué más ha pasado o ha cambiado durante estos cuatro años y medio? Bueno, antes de hablar de los desastres naturales, creo que, en general, la vida se complica cada vez más y cada vez más resulta difícil sobrevivir en este mundo mientras que, aún así, la gente vive y no pocos blogueros van experimentando y narrando grandes acontecimientos que marcan las etapas de su vida… ¿Y yo? Bueno, aquí pareciera que el tiempo está detenido, porque realmente no estoy avanzando en nada importante. Hubo una vez una posibilidad muy alta de convertirme en uno más de los innumerables desempleados pero resistí y hasta el momento sigo con mi vida de siempre, para bien o para mal o para peor (Qué vida tan poco dramática…). Pero, bueno, por lo menos hubo pequeños cambios o novedades en lo “nada importante para la vida”, y así fue que me metí de “ayudante” voluntario en unas clases de español desde septiembre del 2009, descubrí que de verdad hay gente que saca a su gato a pasear o, más recientemente, me estoy poniendo a aprender a preparar materiales gráficos.. de manera muy amateur como siempre.

De todas maneras, aun siendo un blog bastante monótono, lo más lindo fue que aquí he podido encontrar algunos amigos, que en su mayoría no pasan de ser amigos “virtuales” hasta ahora pero igual los considero amigos muy importantes y ya veremos si algún día llegamos a conocernos en persona. Esperemos que sí.

 

Bueno…. esta vez, inesperadamente llega un “premio” de manos de Andrea, que dice así:

Se trata del premio Gracias por estar ahí y es justamente eso: un agradecimiento que se entrega a bloggers por “estar ahí” para quien está dando el blog. Nadie tiene una descripción muy precisa de este premio, así que no sé a ciencia cierta en qué consiste ni de dónde salió, pero… Por lo que sea, esta niña me nominó y me lo regaló a mí, junto a otras 9 personas. 😀 … Al parecer, después de recibirlo, la persona tiene que nominar a 10 otros blogs y así sucesivamente en una cadena infinita…”

Muchas gracias… y ahora, ¿qué hago para elegir 10 otros blogs? Lo complicado es que, por el ajetreo de la vida, últimamente tengo poco tiempo para visitar otros blogs y ahora apenas si estoy logrando atender mi propio blog. Bueno, creo que dejaré el asunto para cuando tenga más tiempo, y por ahora me limitaré a dar gracias a todas las personas que me visitan, por estar aquí visitándome.

6 comentarios

Archivado bajo general

La Internacionalización

Desde enero, muchas de las principales universidades de Japón, encabezadas por la más prestigiosa Universidad de Tokio, están estudiando seriamente la posibilidad de adoptar el año lectivo de septiembre a agosto, en lugar del actual sistema de abril a marzo. Su argumento es que hay que seguir el estándar global (¿estándar global? o ¿simplemente el sistema de algunos países que por casualidad son muy poderosos en la actualidad?) para mantener la competitividad en este mundo tan globalizado de hoy y atraer a los mejores estudiantes del mundo.

Y es que mantener un sistema raro e incompatible no contribuye sino para obstaculizar intercambio de estudiantes y profesores… Por ejemplo, ¿de los chicos de otros países que quieran estudiar en el extranjero, cuántos elegirán desperdiciar medio año (esperando el inicio del año lectivo japonés en abril, habiendo terminado el anterior año académico de su país en agosto, etc.) para estudiar en Japón? Y es para los estudiantes japoneses también, porque… al desaparecer esa desventaja de tener que perder medio año para cada ida y vuelta entre centros académicos de Japón y otros países, quizá se podría esperar que más chicos japoneses se animaran a salir fuera de Japón, mientras que en realidad, los jóvenes japoneses, cada vez más se están encerrando dentro de Japón, precisamente cuando la sociedad actual exige más internacionalización…

Y entonces, ¿qué va a ser de la compatibilidad con el resto del sistema educativo de Japón? Porque cambiando solamente el año lectivo de las universidades, ahora tendrán que tomar ese medio año sabático los estudiantes japoneses que pasan de secundaria superior (o “bachillerato”) a universidad dentro de Japón…. ¿Qué hacer durante ese tiempo? Bueno, en algunos países es una práctica normal, como en el Reino Unido, y ahora algunos en Japón opinan que debería ser un momento útil para realizar ciertas actividades fuera del curriculum japonés: salir al extranjero a estudiar idiomas, participar en trabajos voluntarios, teniendo experiencias laborales, etc., aunque también existe el riesgo de que el estudiante termine pasando el tiempo sin hacer nada útil o, si no es de una familia afortunadamente adinerada, simplemente trabajando para ganar dinero.

La discusión acaba de comenzar y habrá muchas cosas que definir antes de la adopción del “inicio de año lectivo en otoño” (antes que nada… ¿la supuesta internacionalización se podrá lograr solo por cuestión de cambio de año lectivo, o habría que pensar primero en el contenido de los estudios?) pero si es que tengo algo bien en claro, es que en este debate habría que quitarse el sentimiento muy poco internacional de “La ceremonia de ingreso (a la universidad), sin flores de cerezo no seguiría siendo la misma….

2 comentarios

Archivado bajo general, japón

Paseo por Montserrat

O “Nokogiri Yama” en el idioma local de aquí, que significa exactamente lo mismo, terminó siendo otro destino de mis pequeños paseos del fin de año fiscal. Situado en el lado occidental (frente a la Bahía de Tokio) de la parte central de la Península de Bôsô, queda algo lejos de mi casa pero lo suficientemente cerca para ir por allá a dar un paseo de un día, y dicen que su paisaje es espectacular, así que decido aprovechar uno de los no muchos días libres.

Así que salimos un día y el viaje fue largo: cuatro horas, solo de ida, pero… bueno, si no tenemos apuro no pasa nada y también es impresionante el cambio del paisaje desde la ventana, de lo extremadamente urbano a rural, de las grandes estaciones (donde transitan medio millón de personas al día) a las pequeñas estaciones con apenas 300 pasajeros. (Bueno, según los datos de la compañía ferroviaria JR del Este, hay una estación con tan solo dos usuarios al día, pero esta vez no iremos tan lejos…)

Bueno, tras viajar combinando cuatro trenes, llegamos a empezamos a caminar. Desde la estación hasta la entrada de la montaña, tardamos unos 40 minutos a pie. Parece que por aquí es la época de broccolini, y en todas partes vemos sus campos teñidos de color amarillo.

Y por fin a la puerta… El Monte Nokogiri es de propiedad de un templo budista y la entrada no es gratis, pero sí valdría la pena pagar algo, por lo que iríamos viendo…

El templo tiene una gran estatua de Buda, que mide 31 metros, mucho más grande que los famosos grandes budas de Kamakura (13 metros) y de Nara (18 metros).

Luego recorremos senderos bien arreglados que conectan, dentro del reciento, muchos rincones interesantes, con numerosas cuevas de esculturas “Arhat” que en total suman 1553, haciendo de este templo el mayor sitio espiritual de Arhat del mundo.

 

El Monte Nokogiri tiene apenas 329 metros de altura y no necesitamos más de una hora o dos para llegar a la cima, pero la vista de ahí es realmente espectacular, con la Bahía de Tokio abajo (hasta el otro lado de la bahía) y el Monte Fuji a lo lejos, etc. Y con este buen tiempo, parece que elegimos el mejor día.

  

Y lo particular de aquí es que este lugar antes funcionó como una cantera de toba volcánica, que ha dejado alguna parte de la montaña cortada como si fueran trozos de pasteles…, con paredes verticales.

  

Y aquí otra estatua en piedra, de Buda de la Misericordia de 100 pies (sea, de “30 metros” de altura).

Bueno, hay más fotos y cosas que contar pero, para que no pese demasiado la entrada, será para otra ocasión…

Deja un comentario

Archivado bajo general