Archivo mensual: abril 2014

Festivales primaverales (2)

Junto con la procesión de mikoshi, otro motivo (y quizá más principal) para la celebración fueron las flores, que en esta localidad fueron de dos tipos: de cerezo y de tulipán. Y es que, además de los cerezos que hay en todas partes de Japón, en esta ciudad hay un vasto campo de tulipanes, que dan flores y cuya mejor temporada viene un poco después de la del cerezo, con que aquí en primavera se celebran dos festividades (de cerezo primero y de tulipanes después). Y ahí resulta que yo fui justamente en los últimos días del festival de cerezo y a la vez los primeros días del de tulipanes, para poder apreciar ambos aunque, bueno, de las flores de cerezo quedaban muy poco porque había caído ya la mayor parte…

primavera21 primavera22

Pero, en cambio, los tulipanes iban para entrar en su mejor época y su campo estaba bien lindo, con varios colores:

primavera23 primavera24 primavera25

Bueno, un problema mío al ir a festivales así al aire libre fue la gula, porque la verdad es que comí mucho, de diferentes puestitos de comida, de tortitas de harina de arroz, tallarines saltados, pancitos, una que otra galletitas… aunque esta vez no les tomé tantas fotos, sino solamente una, de una galletita en forma de florcita y con el nombre del festival:

primavera26

Otra cosa que me llamó la atención fue la presencia de estos farolitos de papel colocados en la entrada de muchas casas.

primavera27 primavera28

Es algo que no se ve en cualquier época, sino solamente durante los días de festividades, creo, y aparentemente es de las familias que son párrocos de determinado santuario shintoísta de la zona. Debe ser de una vieja tradición japonesa y resulta interesante hasta para los japoneses nativos porque a veces no llegamos a saber que existe tal cosa, que cuando por casualidad la descubrimos… digamos que la vemos más con ojos de turista que con ojos de habitante nativo.

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Festivales primaverales

Ya pasó el equinoccio de primavera (o “Día de Primavera” para algunos) y ya hace días que se decretó aquí el Estado de Florecimiento de Cerezo, y parece que la primavera ha llegado firmemente, y como cada año se están celebrando festivales primaverales en muchas partes en esta época. Pienso que es lo de cada año y seguramente no habrá mucha novedad para mí ya…. pero en todo caso, un domingo libre se me ocurre ir a ver algún que otro festival de la temporada y resulta que muy felizmente, estaba equivocado, porque tuve la suerte de ver algo que nunca antes había visto, o que quizá hubiera oído o visto en la televisión pero jamás en vivo y en directo.
Bueno, esta vez, sin más preámbulos, optaré por colocar las imágenes ya:

primavera1 primavera2 primavera3 primavera4

 

primavera5 primavera6 primavera7 primavera8

 

primavera13primavera9 primavera10 primavera11 primavera12

 

primavera14 primavera15 primavera16 primavera17

A ver, en este blog se ha hablado muchas veces ya sobre carrozas de fiesta y compartido sus imágenes, pero me parece que no tanto sobre “mikoshi”, o una especie de santuario shintoísta móvil que suele sacarse de procesión a recorrer por las calles durante los festivales comunales japoneses y, bueno, no sé por qué pero me parece que antes, cuando era chico, para mí era más familiar el mikoshi pero luego, después de haber entrado a trabajar, veo más carrozas de fiesta. Será sencillamente porque solo había mikoshi y no carrozas en la localidad en que crecí, y que luego, más últimamente, empecé a tener oportunidades ver festivales más grandes, de otras localidades donde sí hay carrozas… Bueno, sea cual sea el caso, esta vez, por primera vez en mi vida he visto ese rito en que los cargadores se meten en el río y sacuden enérgicamente el mikoshi sin sumergirlo en el agua. En esta ocasión hubo dos mikoshi, uno cargado por chicos y otro cargado por adultos, que hicieron sus “abluciones” por separado, que duraron una hora en total aproximadamente… Una hora que me pareció realmente espectacular.  Cada uno de los mikoshi, uego de repetir varias veces su entrar y salir del río, retoma su camino de procesión por tierra, donde, cada vez que se cruza con otras carrozas con sus músicos y bailarines, se detiene por un rato y hace como que compite con sus “rivales” por su energía y dinamismo…   Todo espectacular, aun sin saber mayor detalle sobre su significado.

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Comida típica japonesa

En alguna parte leí que una de las situaciones que dejan más decepcionados a los extranjeros es cuando algún japonés los invitan a comer comida japonesa y resulta que esa “comida japonesa” no era sushi… Bueno, si es así, tendré que aclarar que, si algún amigo latino me visitara, ese amigo tendrá muy escasa posibilidad de probar sushi, a menos que me lo pidiera muy explícitamente, y es que soy capaz de vivir todo el resto de mi vida sin comer sushi, sin duda uno de los platos típicos japoneses, eso sí, pero que a mí no me atrae demasiado y… el hecho es que jamás se me ocurrió ir a comerlo por iniciativa propia, aunque lo tolero más o menos sin problema si es para acompañar a amigos o familiares/parientes amantes de ese plato. Bueno, esto no es para hablar mal ni bien de ningún plato; es meramente cuestión de mi preferencia personal pero en todo caso me llama la atención que ese plato llame tanta atención a los extranjeros…
Y si me preguntaran: “¿Qué plato japonés te gusta más?”, la verdad es que no tengo una respuesta muy clara, porque si bien hay cosas que me gustan o que no me gustan, el hecho es que son platos tan “normales” sin demasiada particularidad, que no serían para ser un atractivo o algo por el estilo para los extranjeros. De todas maneras, lo que puedo hacer sería colocar aquí fotos de mis almuerzos típicos que tomé cada vez que comí en diferentes restaurantes en estos últimos meses (solo en restaurantes abiertos a todos; y no en el de mi oficina porque dentro de mi centro de trabajo está prohibido el uso de cámaras), a ver qué tal…

comida1 comida2 comida3 comida4 comida5 comida6 comida7

Los primeros dos menúes son del restaurante Tanita; el tercero es del restaurante del un “súper spa”; el cuarto y el quinto son de la cafetería del gimnasio de mi ciudada; el sexto fue mi almuerzo del día de mi segunda maratón (este no es un menú de restaurante, sino comida para llevar de una estación de tren; y el séptimo es de otra cadena de restaurantes que me gusta…. y en todo caso, mayormente son menúes consistentes en un tazón de arroz, un plato principal (de carne o pescados/mariscos típicamente asados o fritos con algo de verduras), otro platillo chiquito y una sopa de miso…  En los platos principales no sé hasta dónde son cosas muy originales de Japón y hasta dónde cosas importadas y adaptadas al paladar japonés, pero se podría decir que son “platos típicos” de aquí, en el sentido de que los comemos diariamente con toda naturalidad.

Si algún día me tocara abrir un “restaurante japonés” en el extranjero, creo que en mi local ofrecería este tipo de menúes, que los comensales japoneses podrían comer realmente como en Japón (bueno, en tal caso no sé qué me dirán los comensales extranjeros…)

6 comentarios

Archivado bajo comidas

Mi segunda carrera

Mi idea original al inscribirme a mi segunda media maratón fue la de asegurarme una segunda oportunidad para no quedarme con ganas en caso de que no me fuera bien en mi primera carrera, cosa que no sucedió, porque mi primera experiencia resulta ser bastante grata y entonces, la verdad es que no tuve la necesidad de procurar una “revancha”…. pero, bueno, creo que fue bastante positivo el tener programada la segunda carrera, que será ahora para seguir disfrutando y mantenerme motivado.
Se acercó la fecha y lo más preocupante fue el tiempo: durante semanas permanecí pendiente del servicio meteorológico, que daba informaciones cada día peor, hasta dar, justo el día anterior, un pronóstico de lluvias y vientos violentos para el domingo de carrera. Mala suerte, y empecé a tomar medidas, sacando del armario ropa deportiva más o menos soportable para caso de lluvia, preparando una capa impermeable transparente para poder ponérmela por encima de la tarjeta de número, y otras bolsitas de plástico para proteger mi android y otras cositas. Y ahora solo espero tener un poco más de suerte…
Bueno, llega el día y el cielo está densamente nublado, casi empezando a llover. Al igual que la vez pasada desayuno, me alisto y salgo con unos onigiris. Esta vez voy hasta una pequeña localidad rural al extremo norte de la prefectura de Saitama, a dos horas en tren desde mi casa.
Al llegar y salir de la estación de tren, a eso de las 7:20, lo primero que encontré fue un grupo de pobladores locales

kenmu1

que con sus banderolas nos daban la bienvenida a los participantes de la maratón del día, una linda acogida, motivadora… y de aquí vamos caminando hasta una escuela primaria que va a ser sede del evento deportivo.

kenmu2

En la recepción recibo mi tarjeta de número y entro al gimnasio para cambiar de ropa y dejar las cosas.

A las 8:30 comienza la ceremonia de apertura, con mensajes de los organizadores y presentación de los invitados, entre ellos un famoso comediante televisivo que fuera candidato para representar a Camboya en la maratón de los Cinco Anillos de Londres 2012.

 

Alguien en su discurso deseó que la alegría y energía de contar con la presencia del camboyano hiciera que el cielo decidiera aguantar sin llover, al menos, hasta terminar nuestra maratón de hoy. Como sea, luego de la ceremonia nos empezamos a desplazar hasta el punto de partida

y… comenzamos a correr.

Esta vez fui solo y no pude tomar fotos durante la carrera, pero comentaré que fue nueva experiencia en muchos aspectos, porque, a diferencia de la vez pasada, esta vez recorrimos la vía pública (con el tráfico suspendido para esta ocasión) y con la gente local que se ponía al lado de la ruta para alentarnos, no muy numerosa, al tratarse de una localidad bien pequeña, pero suficiente para sentir su hospitalidad y para darnos ánimo. La pena fue que, por el mal tiempo, no pude disfrutar mucho del paisaje, pero afortunadamente no llovió ni hizo viento, y a la vez se mantuvo una temperatura moderadamente baja, todo lo cual, en fin, resultó ser una óptima condición para una carrera de maratón. Felizmente logré correr sin contratiempo hasta el final (la foto de abajo es solo para ver el escenario; yo no he tenido quien me sacara foto a mí):

kenmu8

y va aquí mi resultado del día, un nuevo récord personal:

kenmu5

Y aquí los datos de mi android:

kamisato-kenmu1kamisato-kenmu2

Luego de correr, nos ofrecieron una sopa caliente

kenmu6

y también hubo puestos de ventas de artículos deportivos y de productos agrícolas locales, donde yo me compré un paquete de frutillas porque, además del apetito, quise gastar un poquito de dinero en algo de aquí, porque realmente me gustó este pequeño pero lindo evento con su gente.

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized