Archivo mensual: agosto 2015

Museo de Tecnología y Ciencia

Para este último fin de semana de agosto, inesperadamente conseguimos boletos para ver una interesante exhibición que venía realizándose en el Museo de Tecnología y Ciencia y decidimos no dejar de aprovechar la oportunidad. Bueno, se trata de un evento temporal para la época de vacaciones de verano y es más o menos sobre el avance en estos 50 años de tecnologías que cambiaron nuestra vida, y en realidad es más bien para niños de primaria pero no debe dejar de ser interesante para el público adulto también, así que a ver….
El museo está dentro del Parque Kitanomaru (lo que queda del sector norte del antiguo Castillo de Edo), junto al Palacio Imperial (que ocupa la parte principal del mismo castillo) y se podría decir que es una zona muy familiar para mí ya que frecuentemente voy por allá a correr, a dar vueltas al Palacio Imperial, aunque solo para dar vueltas ahí, al lado del Palacio Imperial y sin pasar, casi nunca, por el Kitanomaru… Bueno, recuerdo ahora que de niño, varias veces había visitado el museo pero de eso ya hace décadas, así que ya no sé después de cuánto tiempo vuelvo para allá y por eso también es una curiosidad ver qué tal están las cosas actualmente.
Y, bueno, llegamos y entramos….

IMG_4447 IMG_4452

En la entrada nos entregaron una ojita de papel para participar en un juego: en la sala de exhibición supuestamente hay varios puntos de “preguntas” y también sus correspondientes pistas, algo ocultas entre las cosas exhibidas, y el juego consistía en que el participante, durante su visita, va anotando en la hoja las respuestas de las preguntas encontradas, para luego, en la salida, tener posibilidades de conseguir no sé qué premios de acuerdo con el número de respuestas acertadas. Puede ser un típico juego para niños pero, bueno…
Empezamos nuestro recorrido y vemos cosas así, a ver cómo cambiaron las cosas en estos 50 años: ya sean productos para la vida diaria, materiales, piezas clave para la industria, etc., etc.:

IMG_4383 IMG_4385 IMG_4392

IMG_4406 IMG_4416 IMG_4425

IMG_4394 IMG_4420 IMG_4434

IMG_4389 IMG_4430

Y… al final resulta que participamos de lleno en el juego, buscando y buscando las preguntas y las pistas y eso sí, fue un momento en que pareciera que hubiéramos vuelto a ser niños de primaria, pasamos un rato bien divertido e interesante. Al cabo de mucho caminar y mucho buscar, logramos encontrar todas las respuestas para llenar la hoja y nos dirigimos a la salida, a ver qué premio nos van a tocar…

IMG_4443

y lo que ganamos ahí:

IMG_4453

unas carpetas de plástico y bebidas energizantes. De energizantes, habían versiones más adecuadas para niños también, pero nosotros optamos por las versiones, sea, para adultos. La verdad es que yo no suelo tomar este tipo de bebidas pero quizá podría ser para algunos momentos en que necesite recuperarme urgentemente de extrema fatiga, antes o después de correr una media maratón importante o quién sabe…

Fue un día nublado, pero bien divertido.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Fatiga veraniega

O no sé si es eso, pero lo cierto es que en estos estoy bien cansado, algo que mejor se refleja en mi rendimiento como mediomaratonista: por tanta fatiga que siento, he tenido que optar por reducir a la mitad la distancia de mi corrida de cada mañana (he decidido correr solo 10km cada mañana, mientras que en junio y julio corría 21,1km casi todos los días), aunque intento seguir corriendo 21,1km al menos una vez a la semana (los sábados) para así mantener la resistencia para medias maratones… y entonces parece ser que mi marca va empeorando cada vez más: si mi mejor récord de todo el tiempo fue de 95 minutos, que logré en noviembre del año pasado, ahora corro la misma distancia a duras penas en 110 minutos, cuando mi deseo para este año era mejorar mi marca hasta 90 minutos/21,1km.
Si es que mi mala racha se debe al calor u otras causas típicas del verano, sería para esperar que de septiembre para adelante vayan mejorando las cosas y, al pensar en esto, algo positivo puede ser el hecho de que el año pasado, los meses de septiembre, octubre y noviembre fueron mi mejor época, donde corrí tres media maratones y las tres veces (sea, siempre) logré mejorar mi récord personal: 1h36m41s en septiembre, 1h36m36s (tiempo neto) en octubre y 1h35m22s (tiempo neto) en noviembre, cuando antes de agosto nunca había batido la barrera de 1 hora 40 minutos… Bueno, por el momento tengo ya programados tres media maratones para los meses de septiembre-noviembre con el deseo de repetir el buen rendimiento de la misma época del año pasado y para eso lo único que me queda sería trabajar bien y tratar de estar en óptima condición física al comenzar la temporada de maratones, sin volver a caer por enésima vez en mi ya incurable vicio de la gula… No sé si lograré algo o no, y realmente no estoy seguro de nada pero al menos habría que guardar la esperanza, ¿no?

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Verano 2015

Estamos en la segunda semana de agosto y es la época de “obon”, en que muchos japoneses toman unos cuantos días de descanso de verano. Bueno, al no tener demasiadas novedades personales esta vez, se me ocurre intentar hacer un resumen de ciertas noticias que están ocupando mucho espacio en la televisión local aquí…
Septuagésimo aniversario del fin de la “Guerra del Pacífico”: o 70 años de la rendición incondicional de Japón en la Segunda Guerra Mundial). Al acercarse el 15 de agosto, la prensa japonesa siempre se llena de este tema y se discute la conveniencia o no de la visita, oficial o no, del primer ministro, otros miembros del Gabinete y políticos nacionalistas al santuario Yasukuni, donde se rinde homenaje a los criminales de guerra junto a los caídos de guerra, algo que nunca deja de servir para empeorar las relaciones entre Japón, China y Corea…
Tiburones en las costas japonesas: varios municipios están dando alerta a los bañistas, restringir o prohibir actividades en sus playas, etc. No se sabe muy exactamente la causa de la inusual aparición de tiburones y es algo que a mí no me afecta nada porque no tengo planes de ir a la playa… pero es algo que hace recordar la serie de películas “Tiburón”. Solo esperar que no haya víctimas.
Calor, lluvias guerrilleras y tornados: fenómenos meteorológicos de cada verano, que no sé si cada año se van volviendo más raros, violentos o extremos. Antes creía que hacía calor cuando la temperatura llegaba a 30 grados, pero ya es normal escuchar pronosticar cifras como 35, 37 o 38 grados, etc. Y este verano tampoco sé cuántas veces he visto ya las noticias/pronósticos de “intensas lluvias que se observarían solo una vez cada 50 años” en algunas zonas de Japón.
Un “exboxeador profesional” le propina unos puñetazos en la cara a un abogado: y le mutila el miembro viril con tijeras de poda para luego arrojarlo al baño… Me parece que de vez en cuando veo casos así en noticias de algunos otros países pero no muy frecuentemente en Japón. Excelente tema para revistas sensacionalistas y lectores/televidentes amantes de morbosidades…
Servicios varios: que se encargan de cumplir con ciertas tareas que normalmente uno mismo debería hacer, tal como leer libros (te ofrecen el servicio de leer libros por ti y te dan informes sobre el contenido del libro…), visitar la tumba de la familia (rezan por tus antepasados y limpian la tumba… Bueno, al menos sería un buen servicio para algunas personas que, teniendo la voluntad, no pueden hacerlo ellos mismos, por vivir demasiado lejos, por estar enfermos, etc, pero en otro caso habría que ser una visita personal, ¿no?), viajar (el proveedor del servicio viaja con un peluche que le confías de antemano y saca fotos de las escenas del viaje que por ejemplo puede ir subiendo a su página de facebook o algo por el estilo… O sea que en realidad viaja tu peluche por ti y, viendo sus fotos o videos, intentas tener la sensación de estar viajando con él…)

Y yo… estoy pasando una tranquila semana en la casa de mis padres. Es el primer verano desde que empecé a vivir en la casa de huéspedes y, por consiguiente, el primer verano para, de alguna manera, “volver a mi tierra natal”. La verdad es que no hago nada especial que hacer aquí y simplemente paso unos días tranquilos sin trabajar pero al menos es una ocasión para reencuentro y para saber que estamos bien de todas maneras. Bueno, además de comer, dormir y ver la televisión y hacer compras (no se habla de compras de cosas especiales, sino de compras de cada día, de verduras, leche, etc) y también logré terminar de leer Los Pilares de la Tierra esta semana.
Y ahora está ya a punto de terminar este momento de calma ya que esta tarde volveré a mi casa de huéspedes y mañana al trabajo.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Esto está cañón (5)

record-koryatama201508

Ya sabía que iba a ser la más dura de todas, por el calor y por la mala condición física mía en estos últimos días, pero no dejé de participar por quinta vez en esta minicarrera de 20km llamada “Esto está cañón”. En Tokio siguen días soleados y extremadamente calurosos, y así llegó el día de la carrera sin que bajara la temperatura ni lloviera como me hubiera gustado.
Y fue así (según datos de mi GPS):

20.3km 1:45:08 5:10/km

Lap Distance Time Pace GAP Elev

1 1.0 km 4:06 4:06 /km 4:06 /km 2 m
2 1.0 km 4:18 4:18 /km 4:19 /km -3 m
3 1.0 km 4:26 4:26 /km 4:16 /km 6 m
4 1.0 km 4:32 4:32 /km 4:25 /km 3 m
5 1.0 km 4:40 4:40 /km 4:18 /km 1 m
6 1.0 km 4:56 4:56 /km 4:52 /km 2 m
7 1.0 km 5:06 5:06 /km 4:55 /km 2 m
8 1.0 km 5:14 5:14 /km 4:54 /km 14 m
9 1.0 km 5:28 5:28 /km 5:37 /km -8 m
10 1.0 km 5:25 5:25 /km 4:54 /km 4 m
11 1.0 km 5:15 5:15 /km 4:52 /km -2 m
12 1.0 km 5:17 5:17 /km 5:16 /km 1 m
13 1.0 km 5:17 5:17 /km 5:17 /km -4 m
14 1.0 km 5:34 5:34 /km 5:39 /km -9 m
15 1.0 km 5:34 5:34 /km 5:17 /km 9 m
16 1.0 km 5:48 5:48 /km 5:28 /km 1 m
17 1.0 km 5:53 5:53 /km 5:50 /km -6 m
18 1.0 km 5:40 5:40 /km 5:47 /km -7 m
19 1.0 km 5:23 5:23 /km 5:27 /km -5 m
20 1.0 km 5:23 5:23 /km 5:10 /km 6 m
21 0.3 km 1:53 5:29 /km 5:38 /km -6 m

Hasta los 5km no corrí tan mal pero solo hasta ahí… Pronto perdí la velocidad y fuerza y todo, que seguí sin lograr recuperar nada hasta el final y terminé obteniendo este desastroso resultado, que no hace otra cosa que renovar aplastantemente mi peor récord de todo el tiempo.
Creo que no tengo mucho que comentar hoy, y solo espero que no se repita la historia en mi próxima carrera, que será dentro de un mes en la misma ruta…

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Mi diente de leche

– Hoy día trabajaré solo hasta el mediodía y me voy.
– ¿Qué pasa?
– Es que se me cayó el relleno de una caries dental.
– Entendido.

Fue así, algo realmente inesperado pero ocurre que esta mañana, de súbito y sin ningún dolor ni nada, siento algo contundente y pequeño en la boca y fue eso, corona metálica de una muela tratada. No me dolía nada en absoluto pero igual me dio un susto e inmediatamente decido ir al dentista, dejando de trabajar por la tarde. Menos mal fue que por casualidad, ocurre esto en un día en que no iba a cenar en el restaurante de la oficina (para cenar en este restaurante se necesita una reserva previa, que, una vez hecha, no se puede anular sino antes de las 13:00 del día anterior. En otro caso, se nos cobra igual aunque no cenemos en realidad).
Luego reviso mi billetera a ver si llevo ahí la tarjeta de mi seguro de salud y  la del dentista al que voy cuatro veces al año para chequeo periódico. Por suerte encuentro las dos tarjetas y resulta que por otra casualidad, es justamente el momento del chequeo periódico, aunque me preocupa cuanto tiempo tendré que esperar hoy, que voy a ir sin reservar.

Llego a las 14:00 más o menos y me atiende una recepcionista, que me comunica que por haber muchas reservas para el día de hoy, me atenderán solo en un momento desocupado, sin especificar la hora exacta, y que de todas maneras vuelva a las 14:30, que era la hora de comienzo de atención de la tarde. Bueno, este consultorio queda dentro de un establecimiento comercial y yo me dirijo al espacio para descansar, que sé que hay en unos pisos abajo, para ahí matar tiempo de sobra… solo media hora, que bien podría aprovechar para leer.

A las 14:30 vuelvo al dentista, dispuesto a esperar lo que fuera…  En estos días estoy leyendo Los Pilares de la Tierra, libro que me regalaron el otro día en el Club de Lectura del Cervantes. Voy más o menos por la página 500 y aun me quedan 900 páginas, con que en realidad… cuanto más me hagan esperar, más me conviene… Pero en contrario de lo que me imaginaba, al cabo de unos cuantos minutos me llaman ya y entro a la sala de consultas.
Revisan mi dentadura y me explican que es un diente de leche que debería habérseme caído de niño pero que me quedaba aún. Y que por ser una muela ya muy envejecida, no tiene nervios y que por eso no me duele nada, se haga lo que se haga… Y en todo caso, habiendo dos maneras de reconstruir la corona (con material metálico o plástico), el doctor optará por el plástico de color blanco y para preparación de eso tomará el molde de la muela afectada, donde se usará un poco el taladro también, que seguramente no me dolería por lo ya explicado.
Y en efecto no me dolió nada.  Dentro de una semana, sea, el otro viernes, volveré de nuevo para que me coloquen la nueva corona en su sitio y también para el chequeo periódico.
Bueno, parece que la cosa no se va a complicar demasiado, lo que me deja un poco tranquilo. Solo que para el próximo viernes sí que hay que anular la cena, que ya tenía reservada con mucha antelación.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized