Archivo mensual: agosto 2014

Cascadas

Un día se nos viene a la mente que este año no hemos ido a la cascada de Hossawa a ver su estado “glaciar” ni tampoco a ver a un perro que vive cerca de la entrada del caminito que conduce a la cascada. Bueno, se trata de un paseo que se está convirtiendo, casi, en nuestro evento anual y al considerar que, aunque estamos en verano y no en la época del “glaciar”, debe ser lindo caminar en medio de la naturaleza, decidimos aprovechar el momento de descanso de verano para ir a saludar al “perrito de la cascada”.
Así que salimos un día, bien temprano por la mañana de un sábado, en que todo parecía ir bien: no estaba lloviendo ni estaba haciendo demasiado calor. Viajamos un rato en tren para luego tomar el ómnibus que nos lleva hasta la entrada de la cascada y…. Bueno, hasta ahí íbamos bien pero sucede que de un momento para otro nos damos cuenta de que hemos estado conversando demasiado animadamente en el ómnibus, prestando menos atención a lo que sucedía alrededor nuestro, y el resultado: pasamos la parada en que debíamos bajar y terminamos viajando hasta cuatro paradas más, para recién ahí bajar apresuradamente. ¿Y ahora? ¿Qué hacemos?
Bueno, no sé si para otras personas… pero para mí no es tan pesando volver caminando hasta cuatro paradas antes, y así sería la solución más rápida, en una zona donde no hay servicio de ómnibus cada 10 minutos sino cada 60 o 120 minutos. Y al menos no sería una caminata en medio del tremendo tráfico urbano con su gas de escape… sino en medio de mucha naturaleza. No debe estar tan mal.

cascadas1

Y, bueno, antes de llegar “de vuelta” a Hossawa, nos topamos con un desvío que nos conduciría a otras dos cascadas, quizá un poquito menos conocidas que Hossawa pero que serían lindas de todos modos y cuyo nombre sí que habíamos escuchado aunque no las habíamos visitado hasta ese momento. Si es así, bueno, ¿por qué no aprovechar la oportunidad para conocer esas dos cascadas?
Decidimos desviarnos de la ruta para Hossawa y nos dirigimos a las dos nuevas (“nuevas” para nosotros) cascadas. Tras avanzar un poquito por un camino pavimentado, entramos a una ruta montañosa, de barro y roca, y con tremendas subidas, demorando más de cinco minutos por cada 100 metros (pensando que si se tratara de un camino plano… el ser humano es capaz cubrir la distancia de 100 metros en tan solo 10 segundos). Menos mal fue que no hubo tanta distancia; creo que solo caminamos unos tres kilómetros más o menos y de todas maneras pudimos descubrir tres nuevas (“nuevas” para nosotros) cascadas…

Cascada de “Pequeño Tengu”:

cascadas2

Cascada de “Tengu”:

cascada3 cascada4

Cascada de “Aya”:

cascadas5 cascadas6

Paisajes:

cascadas7 cascadas8 cascadas9 cascdas10

Volviendo a la civilización:

cascadas11

 

 

 

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Tareas escolares para vacaciones de verano

Falta poco para terminar el mes de agosto y es lo mismo que decir: “Falta poco para que los niños terminen sus tareas de vacaciones”. Y es que aquí los niños, de primaria sobre todo, suelen tener un montón de tareas, que tendrán que entregar al volver a las clases en septiembre. De ahí que la “Operación Tareas Escolares” termina siendo un tema de conversación muy recurrente entre niños de esa edad o entre esos niños, entre sus padres, o entre niños y sus padres, etc. Yo, aunque no tengo contacto directo con niños de esa edad, platicando un día con un amigo sudamericano…

A: ¿Los niños tienen tanta cantidad de tareas?
B: Bastante, como para no lograr terminarlas a tiempo si no las hacen con planificación…
A: ¿De cuántas materias en total?, y ¿qué hacen por ejemplo?
B: Bueno, no sé exactamente ya pero a ver, por ejemplo… Serían de Idioma Nacional, Matemáticas, Ciencias Naturales, Estudios Sociales, Bellas Artes o Artesanía, y la llamada Investigación Libre, o sea, podrían ser como seis materias. De Idioma Nacional lo típico sería leer un libro y escribir un ensayo sobre su impresión. De Matemáticas podría ser un cuaderno de trabajo. De Ciencias Naturales podría ser, por ejemplo, plantar y cuidar una planta o flor para observarla y registrar anotaciones todos los días. De Bellas Artes podría ser pintar un cuadro de alguna escena de vacaciones de verano… Y eso de Investigación Libre, la verdad es que yo nunca la he hecho pero es para que los propios chicos elijan un tema interesante, sobre ciencias naturales o estudios sociales típicamente, para realizar una investigación. Y… otra cosa típica sería el Diario Ilustrado, o sea, un “diario” donde uno va escribiendo en un cuaderno lo que sucedió o lo que hizo cada día, y hace eso con un dibujo de alguna escena mencionada en el texto. El Diario Ilustrado sería muy típico para niños en los primeros años de primaria…

A: ¿Ese diario ilustrado podría ser en inglés también?
B: Bueno, no sé… podría ser en caso de chicos que hablen inglés, quizá. De todas maneras, parece bastante cantidad de tareas, ¿no? Algunos chicos las harían muy intensamente durante los primeros días de vacaciones para luego divertirse con más tranquilidad, mientras otros, y más típicamente, no las harán sino hasta los últimos días, para así sufrir bastante a última hora.
A: Y ¿cuál es el objetivo de tantas tareas? ¿Para joder a los chicos, para no dejarlos jugar tranquilos ni un día libre?
B: No soy profesor y no sé, pero supongo que sería para…, a ver por ejemplo, para que los chicos no pierdan el hábito de estudiar y para que avancen aunque sea un poco. Y mira, mientras que durante los días de clases es que el plan de estudios se da de parte de la escuela y los chicos solo pueden seguirlo, durante las vacaciones es que los propios chicos tendrán que hacer su plan y llevarlo a la práctica, y eso puede ser un entrenamiento para organizar las cosas, ¿cierto?, aparte de que si, con las tareas, los niños avanzan un poquito en sus estudios, eso facilitaría para seguir las clases desde el siguiente trimestre… “Para joder a los chicos” no creo, porque si es así, los propios profesores se estarían jodiendo así mismo, produciendo un trabajo demás después, de tener que revisar las tareas entregadas por los chicos.
A: ¿Crees que los profesores revisan de verdad las tareas de los chicos? ¿No las dejan así nomás, para joder solo a los chicos?
B: Yo creo que sí las revisan…
A: ¿Y crees que los chicos estudian/progresan de verdad con las tareas?
B: Creo que sí, aunque sea un poquito…
A: Pero ¿qué pasa si los chicos, en vez de hacer las tareas por sí mismos, copian nomás las de otros chicos?
B: La verdad es que a mí jamás se me ocurrió copiar las tareas de los demás ni tampoco he visto casos de chicos copiando tareas de otros.
A: ¿De verdad que no?
B: No. Las tareas, si no se hacen, no se entregan y punto. Y no pasa nada.
A: Ah, es que tú hablabas basado en tu experiencia en las escuelas de Japón y yo hablaba de mi experiencia en las escuelas de mi país… Y ahí es lo más normal copiar las tareas. “Oye Jaimito, ¿has hecho las tareas? Oh, ¡qué bien!, entonces préstame tu cuaderno, pues, para copiarlo…”
B: Bueno, si es así…, en ese aspecto diría yo que los niños de tu país están más jodido que los de mi país.
A: De verdad…
B: Y los profesores, en vez de solo dar las tareas y explicar sus contenido en sí, deberían dejar bien en claro el objetivo de hacerlas tareas.
A: Ciertamente…
B: Mira que si, por ejemplo, un niño supuestamente pinta un cuadro que resulta ser una auténtica obra maestra para sus tareas de Bellas Artes y consigue una excelente calificación y de ahí termina convirtiéndose en un pintor profesional en el futuro…. y ¿qué? ¿Qué va a hacer si la supuesta obra maestra no era suya en realidad? ¿Durante todo el resto de su vida tendrá que contar con alguien que pinte sus cuadros para él?
A: Cierto… y la verdad es que la educación en mi país debería cambiar, para no solo enseñar/estudiar sino para saber el objetivo de enseñar/estudiar…

Y un rato después, ya habiendo pasado a otro tema:
Resulta que en estos días me tocaba realizar ciertos exámenes médicos, donde tenía que tomar muestras de algo en casa e ir a entregarlas al hospital. Debían ser muestras tomadas en dos días diferentes y era algo fastidioso porque para tan solo ir a entregar la muestra de un día, tenía que pedir “vacaciones de medio día”, porque mi oficina queda bien lejos del hospital y es imposible pasar por el hospital por la mañana y luego llegar a la oficina a tiempo, ni salir un poquito temprano de la oficina por la tarde y llegar al hospital dentro de su horario de atención… Menos mal sería si lograra tomar las “muestras” en dos días seguidos, porque en tal caso podría entregar de una vez las “muestras” de dos días, mientras que en otro caso… habría que pedir dos veces las “vacaciones de medio día”.
A: ¿De verdad deben ser de dos días?
B: Sí, necesariamente deben ser de dos diferentes días.  Qué fastidioso, ¿no?
A: ¿Por qué no lo haces de una vez, pues? Saca las muestras de un día y entrégalas repartidas en dos frascos…
B: ¡Eso es lo mismo que copiar las tareas de vacaciones!

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Paseo por Miura

Es verano y época de vacaciones. Yo, aunque no suelo viajar muy lejos últimamente, me animé a salir un día a pasear por un lugar desconocido. El destino elegido para el día es Miura, una ciudad costera al sur de la prefectura de Kanagawa y de ahí, más específicamente vamos a conocer el puerto pesquero de Misaki y la isla Jôgashima, que quedan más al sur de la ciudad.
De mi casa creo que tuve que viajar más de dos horas en tren para llegar primero a la estación de tren de Misaki y luego tomar un ómnibus por unos 15 minutos para finalmente llegar al puerto y ahí empezar a dar un paseo por ahí, con estos paisajes muy típicos de un puerto pesquero:

misaki1 misaki2 misaki3

A diferencia de las grandes ciudades, en una pequeña localidad como esta hay más negocios, de administración familiar seguramente, que tiendas de grandes cadenas nacionales:

misaki4

y también hay tiendas que no se podrían encontrar sino en un puerto pesquero. Esta tienda ofrece “Tairyôki”, o banderas que se izan en los barcos pesqueros cuando regresan al puerto tras lograr capturar harta cantidad de pescados.

misaki5 misaki6

Y no faltan, obviamente, establecimientos de venta de productos del mar:

misaki7 misaki8

Luego de pasear por el área del puerto, vamos a pasar a la isla, adonde se puede llegar de dos maneras: por vía marítima o por ómnibus que va por un puente:

misaki9 misaki10

Me hubiera gustado ir por vía marítima pero lamentablemente no pude, por la marea violento que dejó el poderoso tifón que acababa de pasar por Japón, así que vamos por el puente y digamos que este vendría a ser mi primer viaje “ultramar” después de tanto tiempo…

misaki11

Tras bajar del ómnibus damos una vueltita a pie por la isla y aquí va lo que encontramos:
Un felino durmiente en la entrada de un café (de administración familiar como debe ser y nada de Starbucks…):

jogashima1

Un faro:

jogashima2

Costa rocosa y olas violentas:

jogashima3 jogashima4

Y rocas en curiosa forma, con un tunel de formación natural:

jogashima5 jogashima6

Esta costa se parece mucho a lo que vi en la prefectura de Iwate hace años…

jogashima7

2 comentarios

Archivado bajo viajes

Esto está cañón (2)

koryatama1
Un caluroso domingo de julio participo por segunda vez en esta mini carrera llamada “Esto está cañón”, que es un pequeño evento mensual que se realiza el primer domingo de cada mes y que la verdad es que me gustó la primera vez que fui, en junio, por su sencillez y por permitirnos más relajadamente sin excesiva aglomeración de gente. (Ojalá siga así y para eso espero que no adquiera demasiada popularidad…).

koryatama2 koryatama3
Así fue que decidí participar, y el único problema es la condición climática, con el pronóstico de 35 grados de temperatura máxima y con tanta humedad, que no es sino para emitir una alarma roja de golpe de calor. En realidad estos son días menos indicados para realizar actividades deportivas y podría ser una locura intentar realizar o participar en una carrera de 20 kilómetros (bueno, un poquitico más ligera que la media maratón, al menos…) y yo voy claramente consciente de que hoy no hay procurar establecer un “récord personal” o algo así, sino más bien estar contento de solo llegar hasta el final con nuestros propios pies. Y los organizadores hacen hincapié en eso y nos advierten en el saludo al inaugurar el día: “… en una carrera en esta época del año pasado, cinco participantes tuvieron que ser trasladados de emergencia al hospital y dos de ellos fueron ingresados a la Unidad de Cuidados Intensivos…”, así que el asunto va muy en serio.
De ahí empezamos a correr y… no sé si los demás sintieron lo mismo pero, por suerte, yo no sentí demasiado calor al comenzar, porque había un poco de brisa fresca y la temperatura aún no había llegado a 30 grados a la hora de partida (a las 8:00), así que no está tan mal, al menor para comenzar… aunque esa pequeña buena sensación mí no duró demasiado, ya que luego sí que llegó el calor, además de pequeños contratiempos: primero, para no deshidratarme fui con SRO en botella PET con cañita y mi idea era correr sorbiendo poco a poco el líquido cada dos kilómetros, y resulta que la cañita se descolocó dentro de la botella o no sé cómo, empezó a no servir y tuve cierta dificultad para calmar la sed (creo que la próxima vez tendré que revisar las cosas antes de correr), y luego… de un momento para otro me doy cuenta de que no tenía la toalla que creía llevar, que no sé si se me cayó durante la carrera o si se me olvidó al cambiar de ropa antes de partir…, mientras que la temperatura va subiendo y la carrera se pone cada momento más dura… y yo cada vez menos seguro de llegar hasta el final esta vez.
De todas maneras, sí terminé de correr los 20km y establecí mi récord más mediocre (esto del récord es lo de menos, ya que no era mi objetivo del día) pero, bueno, aparentemente la mayoría sufrió lo mismo o más que yo, y un dato es que pasé del 33er puesto (entre 138 varones, el mes pasado) al 24to entre 141 este mes.

koryatama4 koryatama5

koryatama6

Bueno, reitero que estos datos son lo de menos, y creo que lo importante hoy fue que volví a casa sano y salvo.  La próxima vez trataré de ir más preparado (tanto en lo físico como con mis “equipamientos”) y por el momento, a comer…

koryatama7

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

La anguila

Sabido es que los japoneses son expertos en inventar “tradiciones” o “costumbres” con el objetivo de vender determinado tipo de comida para determinadas fechas, como los casos del chocolate (para el 14 de febrero), enrollado de la bendita dirección (para el “día del inicio de primavera”), tortas y pollo frito de KFC (una semana antes del año nuevo), etc., y espero no estar tan equivocado si agrego aquí que el caso más antiguo (o uno de los casos más antiguos, al menos) es el de la anguila (el día del buey del período doyô de verano)…
He de confesar que no sabía mucho detalle sobre ese tal periódo doyô (como tampoco sabrá mucho la inmensa mayoría de los japoneses), así que me pongo a realizar una rápida investigación para saber que el doyô se refiere a un período de 18 días antes del inicio de cada una de las cuatro estaciones del año, siendo el caso del de verano desde el 19 o 20 de julio hasta el 6 o 7 de agosto dado que aquí es el 7 u 8 de agosto el inicio de otoño “según el calendario”. Bueno, el día de buey del período doyô este año fue el 29 de julio y…. como cada año encontramos escenas así

anguila1 anguila2 anguila3 anguila4
de restaurantes y supermercados con sus platos (o insumos) de anguila asada…

Un argumento bien difundido es que la anguila es muy nutritiva y energizante, con que es muy buena para combatir la fatiga típica en esta temporada tan calurosa e insoportable como el verano japonés…, aunque también hay que tomar en cuenta que trae mucha grasa también y puede caer demasiado pesada para el estómago cansado/debilitado, así que digamos que no es del todo ideal; creo que cada uno deberá ver su estado de salud y saber qué comer o no comer, como debe ser en cualquier época del año. Pero, bueno, dejando de lado lo que debe de ser asunto de cada uno, el problema más grande y más importante es que la anguila está en peligro de extinción, hecho demostrado por la disminución de la cantidad del pescado (tanto adultos como crías) capturado en el mar desde los años 70 y ahora reconocido por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, que este junio incluyó la especie en su Lista Roja de Especies Amenazadas. Lo complicado del tema es que en caso de anguilas, no existen criaderos completos (para criar el pez desde huevas hasta adultos) ni tampoco se sabe mucho sobre su vida; los criaderos existentes no trabajan sino a partir de las crías cazadas en el mar, o sea que siempre dependen de los recursos sacados del mar y ocurre ahí que va en disminución a nivel preocupante la cantidad de crías disponibles en el mar….

De ahí que muchos japoneses están preocupados…. no por la disminución o extinción misma de la especie sino por la posibilidad de no poder seguir comiendo la anguila (en caso de los consumidores) por la medidas restrictivas que se tomen para la preservación de la especie, y también por la posibilidad de no poder continuar con el negocio (en caso de piscicultores, pescadores, dueños de restaurantes, etc), algo que veo en los comentarios de la gente que aparecen en los medios de prensa aquí: “He venido a comer anguila hoy porque quería saborearla una vez más, antes de que quede fuera de nuestro alcance debido a su reconocimiento como especie amenazada”, “Para que podamos seguir comiendo anguilas, pues creo que no hay otra manera que limitarnos a comerla solo para fechas especiales o, en todo caso, no comerla en exceso…” Bueno, este último comentario, de una mujer de 65 años que este 29 de julio compró anguilas para su familia de 5 miembros pagando más del doble del precio de hace tres años, la verdad es que me parece un chiste… porque no se sabe de qué clase de “fechas especiales” se habla.
Si de la “tradición de comer anguila el día del buey del período doyô”, a ver su origen, según la versión más difundida, es así:

En la era de Edo, cuando aún no existía tal tradición, hubo una vez un hombre dueño de un local que servía platos de anguilas, que estaba preocupado porque su negocio no andaba bien en verano y un día acudió a consultar con un famoso inventor de la época, Hiraga Gennai, y a este se le ocurrió la brillante idea de colocar un cartel que decía “Es hoy el día de buey de doyô” en la entrada del restaurante, y resulta que al ver la frase de promoción, la gente, sin saber por qué, creyó que era el día para comer anguilas… y así, de la nada, nació la tradición tan masiva ahroa de comer anguilas el día de buey de doyô.

Pues… si fue así una tradición sin ningún fundamento serio, no sé si es el día tan especial como para que tengamos que comer anguila sin importar el riesgo de exterminar la especie… La verdad es que me parece vergonzoso seguir así, consumiendo aquí el 70% del consumo total de anguilas en el mundo.

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized