La Corona (3)

Al cabo de dos larguísimos meses, por fin, el dentista decidió dejarme en libertad.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Odio el verano

Siempre llevo mi radio a pilas y escucho noticieros e informativos cuando voy y vuelvo del trabajo.

Por la mañana suelo caminar unos 7,5km desde la estación de tren hasta la oficina y normalmente llego alrededor de las 8:00, cuando exactamente termina el noticiero matinal de siempre. Hasta aquí no pasa nada… pero un día me entero de que durante la época de verano se trasmite un interesante programa especial desde las 8:00, que no puedo escuchar trabajando pero sí podré durante mi brevísimo descanso que será la tercera semana de agosto. Es un “consultorio científico telefónico”, donde los oyentes pueden hacer preguntas sobre diferentes temas de ciencias naturales, ya sean sobre dinosaurios, insectos, química, meteorología… En realidad es un programa para chicos de primaria, pero no deja de ser interesante y debe ser sanamente entretenido.

Así, por fin llega mi descanso y desgraciadamente comienza también el anual campeonato nacional de béisbol de secundarias superiores. Bueno, mi programa de radio y el campeonato ese… son dos cosas distintas, que nada deberían tener que ver una cosa con la otra pero resulta muy desgraciadamente que aquí el béisbol hace mucho más negocio que la enseñanza de ciencias naturales: reviso el horario de la desgraciada emisora semiestatal y no me queda otra que resignarme al ver que durante tres semanas (cubriendo completamente mi semana de descanso) descansa el consultorio científico para ceder espacio al campeonato de béisbol.

Y la desgracia no es solo por la mañana: porque durante el campeonato se juegan cinco o seis partidos cada día y la emisora semiestatal los trasmite todos en vivo, desde la mañana hasta la tarde, para lo cual no duda en sacrificar otros programas más interesantes e importantes, como el noticiero de la tarde que suelo escuchar caminando desde la oficina hasta la estación de tren.

En fin, me quedo sin los dos programas por culpa del béisbol, la cosa más fome del verano japonés.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Esto está cañón (10)

Por décima vez participo en esta mini corrida de 20km, donde no suelo marcar buen récord, obviamente por este calor y humedad de verano, y más bien corro como parte de entrenamiento, para mantener la motivación y para vez al mismo tiempo qué tal me está yendo antes de otoño, siendo este último el principal objetivo, especialmente esta vez que viene a ser la ocasión para mi vuelta a la corrida luego de una pausa de dos meses para concentrarme más en la recuperación de la inesperada lesión que sufrí en marzo… Por ahora, puedo ya, si es para meramente cubrir la distancia y sin importar la velocidad, correr hasta 20-25km pero aún falta recuperar mucho, velocidad y resistencia y todo…., y realmente no sé si podré estar plenamente listo a tiempo, en cosa de dos meses. No sé pero habría que intentar.

6 de agosto de 2017
8:01
20.1km 1:42:29 5:06/km
altitud 203m
calorías 1,422
1:42:29

  • 1 1.0 km 4:21 4:21 /km 4:31 /km -8 m
  • 2 1.0 km 4:27 4:27 /km 4:17 /km 9 m
  • 3 1.0 km 4:37 4:37 /km 4:25 /km 10 m
  • 4 1.0 km 4:46 4:46 /km 4:43 /km -4 m
  • 5 1.0 km 4:54 4:54 /km 4:48 /km 1 m
  • 6 1.0 km 5:05 5:05 /km 4:54 /km 6 m
  • 7 1.0 km 5:06 5:06 /km 5:03 /km 3 m
  • 8 1.0 km 5:15 5:15 /km 5:04 /km 10 m
  • 9 1.0 km 5:23 5:23 /km 5:33 /km -7 m
  • 10 1.0 km 5:22 5:22 /km 5:24 /km -6 m
  • 11 1.0 km 5:11 5:11 /km 5:01 /km 4 m
  • 12 1.0 km 5:09 5:09 /km 5:05 /km 4 m
  • 13 1.0 km 5:14 5:14 /km 5:19 /km -5 m
  • 14 1.0 km 5:12 5:12 /km 5:17 /km -4 m
  • 15 1.0 km 5:14 5:14 /km 5:17 /km -5 m
  • 16 1.0 km 5:15 5:15 /km 5:04 /km 5 m
  • 17 1.0 km 5:19 5:19 /km 5:08 /km -1 m
  • 18 1.0 km 5:22 5:22 /km 5:39 /km -13 m
  • 19 1.0 km 5:17 5:17 /km 5:29 /km -9 m
  • 20 1.0 km 5:17 5:17 /km 5:10 /km 6 m
  • 21 0.1 km 28 4:30 /km 4:34 /km 1 m

Fue un día inusualmente fresco para esta época y el no haber podido mantener ni siquiera el ritmo de 5min/km… me deja bastante descontento. Y me fastidia todavía más el no haber podido lograr esa mínima meta que al menos había logrado una semana antes cuando corrí en el parque cerca de mi casa. ¿Hasta cuándo durará mi mala racha?

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

La Corona (2)

Lo que comenzó con la caída de una corona y de ahí mi primera visita al dentista, que al principio creía que sería cosa de una semana o dos…, se prolonga más y más y la verdad es que no sé hasta cuándo durará y en todo caso sigue así hasta este momento:

  • En la primera cita: reconocimiento de la parte afectada.
  • En la segunda cita: se tomó el molde.
  • En la tercera cita: está lista la nueva corona, que me pusieron ya en la muela en cuestión. Con esto se supone que ha terminado el tratamiento que necesité en el principio, pero a la dentista se le ocurre proceder ahora a la “eliminación de sarro” por iniciativa suya, no mía, que sería para la siguiente sesión.
  • En la cuarta cita: la maldita eliminación de sarro, y no vayas a ser tan tonto como para creer que con esto sí termina el tratamiento. A la doctora se le ocurre reparar una parte de no sé cuál muela de arriba e izquierda, que aún no está tan grave pero es mejor para tratar antes de convertirse en una caries propiamente dicha.
  • En la quita cita: se limpia la parte anunciada en la cita anterior y se rellena con no sé qué resina blanca. Con esto no vayas a ser tan tonto como para pensar que por fin estás libre… A la doctora se le ocurre revisar más la dentadura y descubre una parte más, que mejor reparar antes, en la derecha.
  • En la sexta cita: se limpia y se rellena…. no la parte anunciada en la cita anterior. Me parece que al final de la cuarta cita la doc me dijo que se rellena una parte de no sé qué muela de arriba-derecha, pero en realidad se repara el lado interior de la misma muela que se tomó en la cita anterior….. Y, obviamente no termina así el rollo y se anuncia una “próxima vez” más, donde sí se repararía no sé qué muela de arriba-derecha…

Y esta sexta última cita me deja definitivamente descontento, ya al borde de explosión. La cita era a las 18:00 y llegué un poco temprano, a las 17:45, dispuesto a esperar un rato leyendo una revista y…, bueno, no terminé de leer ni una página porque antes me llamaron y entré a la sala de consulta algo de 10 minutos antes de la hora citada. El tratamiento de esta tarde terminó en cosa de 10 o 15 minutos y eran las 18:05 cuando salí de ahí, ¿y? Si yo tenía la cita a las 18:00, creo firmemente que debe haber estado disponible la doctora y la sala, instrumentos y todo, para mí hasta las 18:25 al menos (si cada cita se reserva con la unidad de tiempo de 30 minutos, dando un poco de descanso entre una cita y otra), o sea que al menos quedaban 20 minutos disponibles para mí, y si el tratamiento era del tipo que se podía terminar en cosa de 10 o 15 minutos, no entiendo ¿¿¿por qué demonios quiere la doctora dejar para la “próxima vez” la reparación de mi otra muela, de arriba-derecha, que bien se hubiera podido terminar hoy mismo???

Pero, en fin, hay que resignarse porque aparentemente es bastante típico en los dentistas de Japón el “dejar para la próxima semana lo que se puede hacer hoy”. Me gustaría saber si ocurre lo mismo en otros países o solo en Japón, o si los dentistas japoneses tienen algún motivo muy profundo, más allá del alcance de mi poco conocimiento, para trabajar de a poquitos y no terminarlo todo de una vez por todas. Y de todas maneras…. que no vaya a haber una octava cita, después de la séptima, ojalá.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Viernes de Premium

Al gobierno japonés le gusta montar campañas que supuestamente son para cambiar el rollo de las excesivamente largas horas laborales de este país y que, sin embargo, desde el primer momento es previsible que no sirven para cambiar nada.

En julio y agosto del año antepasado fue una campaña denominada “Yûkatsu” (o “Actividades del Atardecer”), que fue un llamamiento para adoptar una especie de horario de verano de manera voluntaria y flexible en las oficina, para que la gente salga un poco temprano del trabajo y aproveche las horas libres para hacer algo que antes no se podía hacer, ya sea animándose a aprender algo nuevo, practicando deportes, yendo al cine, compartiendo más tiempo con la familia, etc…, lo cual podría sonar todo bacán pero el problema fue que el Gobierno no ofrecía respuestas factibles a la gran pregunta que a todos se nos ocurría: “¿Y qué se hace para poder salir del trabajo unas horas más temprano? ¿Entrando al trabajo unas horas más temprano por la mañana? Si es así, ahora que tendremos que trabajar las mismas horas en total y realizar encima las “actividades del atardecer”, ¿acaso no terminaríamos más fatigados que nunca? ¿Cuándo nos darán tiempo para descansar…?” Creo que un importante factor para el muy previsible fracaso de la medida fue la “flexibilidad” con que permitió a cada oficina o trabajador decidir adoptar o no alguna acción para seguir la recomendación, porque así ocurre, muy previsiblemente, que muchas oficinas o trabajadores no deciden unilateralmente dejar de atender a sus socios o clientes desde unas horas más temprano, y por otra parte, lo más típico es que aunque llegues a la oficina una hora más temprano por la mañana, por la tarde te dan más tareas que terminan neutralizando esa hora que teóricamente habías ganado en la mañana… Y la peor parte se la llevaron los propios burócratas, que tuvieron la mala suerte de que durante el período de “Actividades del Atardecer” se realizaba la sesión prolongada del parlamento para discutir la reforma de la Ley de Seguridad Nacional, obligando a muchos funcionarios estatales a trabajar hasta bien tarde de la noche para preparar discursos de los ministros…

Dos años después de las “Actividades del Atardecer”, de las que nadie se acuerda ya, ahora está la otra campaña llamada Viernes de Premium, que no es mucha novedad: no pasa de ser otro llamamiento para salir temprano del trabajo. La pequeña diferencia es que esta vez es para el último viernes de cada mes (en vez de todos los días durante el verano) y que en vez de “actividades”, insta ahora a la gente a gastar más plata, ya sea en los restaurantes, centros comerciales o lo que sea y así subir la economía. La campaña comenzó en febrero y ya va por el sexto Viernes de Premium (28 de julio) y el resultado: nada, como bien se podía prever. Claro, porque… si quieren que consumamos más, ¡antes resuelvan el problema de las largas jornadas laborales y a la vez suban nuestro sueldo!

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Bajón de luz

Son las 14:11 y recién acabamos de volver al trabajo luego de la pausa para el almuerzo (12:45-13:45). Y… de súbito se apaga la luz, sin aviso alguno. Un apagón. Es algo que en algunas zonas puede suceder unas cuantas veces al año, en caso de las llamadas “lluvias guerrilleras” acompañadas de tormenta eléctrica, pero esta vez, muy extrañamente ocurre sin que llueva ni truene nada. ¿Será algún accidente o fallas técnicas en la Compañía de Electricidad de Tokio?

Pasa el tiempo y la luz no vuelve, cuando lo normal sería que un apagón momentáneo termine en cuestión de unos cuantos minutos, diez minutos o algo así… y lo único concreto es que voy perdiendo ya las ganas de trabajar esta tarde. Quienes tienen tareas urgentes o con una fecha límite deben estar bien preocupados pero afortunadamente no tengo nada así, y ahora, con este pretexto para no trabajar, estoy más bien entretenido y relajado.

Más de media hora después se anuncia que el apagón se debe a un fallo en el circuito local del “Pabellón IV” (donde estoy trabajando) y que no se prevé restablecer la luz antes de las 17:20, hora de terminar de trabajar. De ahí que se invita a los empleados afectados a marcharse temprano esta tarde, recurriendo a la modalidad laboral llamada “horario flexible”, que permite al empleado entrar/salir del trabajo a la hora deseada si cumple con la hora núcleo (10:05-15:00, en que sí que se debe estar trabajando) y el total de las horas trabajadas de cada mes (no recuerdo cuántas en concreto). O sea que… por hoy nos invita a dejar de trabajar ya, sin que eso signifique permitirnos trabajar menos; simplemente es para trabajar más otro día.

En todo caso, me dirijo ahora a la sala de servidores a ver si me dan algunas instrucciones u órdenes. Teóricamente los “servidores”, en caso de apagón, seguirán primero con UPS y luego con los grupos electrógenos que dicen que hay para emergencia. Me dicen ahora que los grupos electrógenos en cuestión tendrían el combustible para 14 horas y, por lo visto hasta el momento, se está consumiendo menos combustible de lo previsto y por otra parte el apagón se resolvería esta noche o antes de la mañana, lo cual me deja más tranquilo porque me libra de la tarea de apagar los servidores y volver a prenderlos luego del restablecimiento de la luz…

Y…, en fin, nada.

Solo fue escena de un día de trabajo un poco inusual.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Tanabota

Estás debajo debajo de un estante y con la boca abierta por casualidad, y de súbito cae un botamochi, que termina exactamente en tu boca… Oh, ¡qué suerte!

De ahí viene la expresión “Tana kara botamochi” (o “Botamochi desde el estante” y también conocida por su forma abreviada “Tanabota”), que describe la situación en que inesperadamente obtienes una suerte sin haberte esforzado para ello.

Sería lindo que de vez en cuando nos toque un poquito de tanabota, pero no hay que vivir siempre esperando un tanabota y por eso también hay otras refranes que dicen:

  • Koketsu ni irazumba koji o ezu” (No conseguirás capturar crías de tigre si no entras al nido del tigre);
  • Makanu tane wa haenu” (La semilla no sembrada no brota);

o más definitivamente

  • Tana kara botamochi wa ochite konai” (No cae botamochi desde el estante), etc.

En todo caso, lo más concreto es que no debe confundirse tanabota con tanabata, que son cosas completamente distintas.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized