Archivo mensual: octubre 2013

Castillo de Edo

Antes la sede del shogunato de Edo, de los Tokugawa, y ahora convertido en la residencia de la familia Imperial, el antiguo Castillo de Edo está en el centro de Tokio y es uno de los lugares turísticos que no hay que dejar de visitar de la capital japonesa.

edo1 edo2

Yo ya había paseado por ahí en varias ocasiones pero, aprovechando un inesperado día libre, decidí andar para allá una vez más.

El castillo antes tenía una torre principal de 50-70 metros de altura aproximadamente, que varias veces fue reconstruida, ya sea por incendios o por otros motivos, pero sigue sin reconstruirse después del último incendio en 1657. En la actualidad no quedan edificaciones muy altas, pero aún así se pueden apreciar algunas torres, portones y otras edificaciones al estilo típico de los castillos japoneses.

edo3 edo4 edo5

Alrededor del castillo hay una acera por donde se puede dar una vuelta al ahora palacio imperial. Es un recorrido de 5 km aproximadamente y a cada 100 metros hay una baldosa con flores de cada una de las 47 prefecturas del Japón… (faltarían tres para completar los 5 km, pero no sé qué cosa se habrán colocado en su lugar).

edo6 edo7 edo8 edo9

Siendo la casa de la familia imperial, básicamente es solo para ver desde exterior, pero hay algunas zonas que ahora son lindos parques japoneses de entrada libre. Me hubiera gustado pasear con tranquilidad pero estaba lloviendo, por mala suerte. Creo que algún otro día volveré.

edo10 edo11 edo12

Cerca del castillo, hay muchos importantes e interesantes lugares más, como museos, teatros, ministerios y embajadas…

edo13 edo14 edo15

Y…, bueno, sin más comentarios, solo espero que si algún día visitan Tokio, me cuenten también sus impresiones del ahora Palacio Imperial.

4 comentarios

Archivado bajo general, japón, Uncategorized

Día de la Educación Física

Seguramente sonará más normal decir Día de los Deportes pero en japonés se llama Día de la Educación Física (y es que a los japoneses les gusta tomar las cosas de manera educacional) el feriado que actualmente es el segundo lunes de octubre y originalmente fue el 10 del mismo mes, para conmemorar el día de inauguración de los Cinco Anillos (conocidos como Juegos Olímpicos fuera del Japón) de Tokio en 1964.

Se supone que se eligió la fecha del 10 de octubre para la ocasión porque es un día bien especial en que, sin razón conocida, hace buen tiempo con altísima probabilidad y, bueno,… aunque el feriado ya no se celebra necesariamente en la misma fecha, esta vez (14 de octubre) sí que hizo buen tiempo y fue un motivo para salir.

Así que decidí ir a pasear por un parque bien grande que hay cerca de mi casa, donde, ya sea por el espíritu original del feriado o simplemente para pasar un día agradable al aire libre, mucha gente practicaba diferentes tipos de deportes o correteaban…

deportes1 deportes2 deportes3

El parque también tiene un circuito para correr (de dos kilómetros aproximadamente) y la verdad es que es bien cómodo correr ahí, porque, al contrario de lo que sucede en la calle, no hay ningún obstáculos: semáforos, cruces con vías de tren, multitud de gente que tape el paso, desniveles, ni nada…, mientras que sí hay indicaciones de distancias cada 100 metros. Así que de vez en cuando voy allá a dar cuatro o cinco vueltas, a ver cuánto tiempo demoro (bueno, por ahora solo tengo comprobado que soy capaz de correr 10 kilómetros sin interrupción, en menos de 53 minutos).

deportes4 deportes5 deportes6

Luego de correr, seguí paseando y encontré un mercado de pulgas también:

deportes7 deportes8 deportes9

Mayormente es ropa usada pero hubo otras cosas también, como medidores de grasa corporal, herramientas eléctricas para carpintería, juguetes, ropa para perros, etc.

Bueno, no me compré nada ni hice gran cosa, pero lo cierto es que me sentí mucho mejor que estar encerrado e inactivo en mi casa…

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

La base

Hay instalaciones consideradas supuestamente necesarias para la sociedad pero que resultan ser muy molestosas para sus vecinos y que por eso nadie quiere tener cerca, como el caso de plantas de procesamiento de basura, crematorios y cementerios, centrales nucleares… y bases militares estadounidenses.

Bueno, esta vez no pretenderé justificar ni desjustificar la presencia de estas instalaciones, cosa que dejaré para alguna otra oportunidad, y solo presentaré aquí los paisajes que encontré en uno de los lugares del “mal necesario” de acceso no demasiado fácil, en que tuve la oportunidad de infiltrarme recientemente.

A ver…. Tipo de lugar: base militar; manera de infiltración: como vendedor de un puestito de artesanías para un bazar interno para las personas vinculadas con la base (no abierto al público fuera) durante un fin de semana. El hecho es que mis amigos de artesanías andinas tuvieron, no sé por medio de qué contacto, la oportunidad y me pasaron la voz para acompañarlos y yo, como buen curioso, acepté la oferta con todo gusto y así fuimos. Para entrar, de antemano enviamos nuestros datos y número de documentos de identidad (pasaporte, aunque yo lo tenía vencido ya) y el mismo día llevamos también nuestro pasaporte para presentar.

Entramos así,

base0 base1

y avanzamos siempre guiados por un carro conducido por alguien de parte del organizador del evento. Dentro de la base es una auténtica ciudad, con todo lo necesario e incluso mejor que el mundo exterior (sea, ciudades japonesas) en algunos aspectos.

base2 base3

Y evento fue así, dentro de un espacio que en tiempos normales parece ser para mantenimiento de los aviones.

base4 base5 base6

Pasamos todo el día aquí, porque solo teníamos derecho a participar en el evento aquí, sin posibilidad de pasear libremente por otras partes de la base. Acatamos la regla, ya que no teníamos tanta curiosidad como para desear saber qué sentiría uno al ser juzgado por el tribunal militar por desobedecer. Pero en todo caso, el lugar estaba justo al lado de la pista de aterrizaje, por donde llegaban y salían algunos aviones, como estos:

base7 base8 base9

Yo quise sacar fotos del momento de despegue, pero resultó casi imposible, porque estábamos prácticamente en el punto de partida, de donde el punto de despegue real estaba a dos o tres kilómetros de distancia…

Como sea, aquí pondré un poquito más el ambiente de fiesta, que se pudo ver al aire también (solamente alrededor de la puerta del edificio): unos puestitos de comida y un juego donde, si tiras una pelota justo al lugar exacta, cae al agua el hombre que está sentado dentro de la jaula.

base10 base11

base12 base13

Como cualquier gente, se divierten estos amigos dispuestos a matar si se les da la orden…

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Calorías

zanahoria

De nuevo ha llegado el momento del examen de salud de cada año, que esta vez va a ser durante las primeras dos semanas de octubre. Bueno, no es que cada uno ande pasando de un chequeo tras otro durante las dos semanas, sino que, habiendo tantas personas en mi oficina, se fija un calendario para que cada uno de los empleados vaya al chequeo en un determinado día según la sección a la que pertenece. Y, como suele ser al acercarse la época del chequeo médico, no faltan personas que de súbito empiezan a comer menos (obviamente para perder unos kilitos de más justo antes de la hora de la verdad) y ocurre también que durante las dos semanas, el restaurante de la oficina está ofreciendo un “menú saludable (con menos calorías y más verduras, etc)” además de otros menúes habituales, campaña que a mí no me parece muy buena… y es que yo sigo creyendo que al chequeo médico de cada año, uno debería ir sin ninguna preparación, para así saber su verdadero estado de salud y de ahí pensar qué hacer para mejorar. ¿Para qué intentar sacar “buenas notas” solamente para el día del chequeo, y luego olvidarse de todo y volver a lo de siempre? Eso tendría sentido para los boxeadores que necesitan controlar el peso solo para el día de la pelea, pero no serviría de nada para control de salud de las personas comunes.

Bueno, yo por suerte nunca he tenido que preocuparme muy seriamente por bajar de peso; eran cosas ajenas para mí… pero ahora, por cierta costumbre que he adquirido últimamente, siento un poco de curiosidad y termino averiguando algunas cosas, a ver:

  • De manera muy simplificada, se puede calcular así las calorías quemadas durante un footing:
    Las Calorías Quemadas (kcal) = Peso de la persona (kg) x Distancia Recorrida (km).
    Si una persona de 55 kg de peso corre 4 kilómetros, por ejemplo, serían 55 x 4 = 220 kcal.
    (Influye también la velocidad, pero parece que no tanto si es para tener una idea aproximada en caso de footing).
  • No son pocas las personas que empiezan a correr con el objetivo de adelgazar y no consiguen el resultado esperado, y es que es muy fácil caer en la tentación: a ver, supongamos que pesas 55 kg y decides correr 4 kilómetros diariamente, por ejemplo, y… muy bien pero ¿qué pasa si luego de tu ejercicio, de repente sientes sed y te tomas una botella de Coca Cola? Resulta que Coca Cola tiene 42-44 kcal por 100 ml (sea, 210-220 kcal por 500 ml), con que al toque te repones las calorías que acababas de quemar. Si, luego de correr, sientes además hambre y agarras un poco de papitas fritas, son 160 kcal de más y ahora tendrías que correr otros 3 km para evitar caer en el inesperado superávit calórico. Si eres amantes de cosas dulces…., bueno, ni pienses darte un regalito (“premio por haber realizado el ejercicio”, o por el pretexto que se te ocurra) de un McFlurry o algo por el estilo, que puede ser una dulce pero muy calórica tormenta de 430-930 kcal (varía según el tamaño), a menos que desees tener que correr unos 8-17 km más…
  • En cambio, si habitualmente consumes cantidades de comida chatarra y bebidas azucaradas y quieres ahora adelgazar, es bien fácil y no hace falta hacer deportes ni ejercicios. Podrías comenzar por tan solo sustituir ese tipo de comidas y bebidas por otras más “saludables” y menos calóricas, y seguro que vas a empezar a adelgazar o, al menos, dejar de engordar más.

En fin, me parece realmente impresionante lo “chatarras” que son las cosas que comemos sin pensar nada, pero a la vez es realmente difícil evitarlas… porque, por ejemplo, si salgo a pasear con amigos y comemos algo juntos (ya sea en su casa o en restaurantes) o asisto a alguna fiesta, es prácticamente imposible rechazar la oferta de Coca Cola y otras cosas en baño de aceite y ezúcar, aunque uno sepa que quizá sea mejor comer una zanahoria cruda o un pepino con té verde en vez de una hamburguesa, un pollo frito y papas fritas con Coca Cola… Ante esto, llego a creer que quizá tenía razón un tal señor Bloomberg de Nueva York en su polémico intento de prohibir la venta de bebida azucarada. Y por último, no dejaré de mencionar que si bien existen gaseosas que afirman contener cero calorías, existen dudas sobre otras sustancias que contienen que pueden no ser del todo seguras.

3 comentarios

Archivado bajo comidas