Archivo mensual: diciembre 2014

Una ekiden para cerrar el año

Entre los principales deportes populares (más para ver que para practicar, quizá) en Japón figura “ekiden”, que en otras palabras es una carrera de relevo de larga distancia, cuya distancia y número del integrantes de cada equipo varía según la carrera, que puede ser de 42.195km divididas en 6 o 7 tramos, por ejemplo, o de distancias más cortas o más largas… siendo sin duda la más popular la carrera de ekiden de ida y vuelta entre Tokio y Hakone, que se realiza los días 2 y 3 de enero de cada año y donde 20 universidades de la región de Kantô compiten en la carrera de ida y vuelta entre las dos ciudades mencionadas, para cubrir así la distancia de más de 210 km en total dividida en 10 tramos de 18-23km cada uno. El día anterior de la que mejor se conoce como “Hakone Ekiden” se realiza otra gran ekiden, conocida como “Ekiden de Año Nuevo”, que es de equipos pertenecientes de empresas privadas y es de 100 km de distancia en total… De ahí se podría decir que los tres primeros días del año no es, para no pocos japoneses, solo para celebrar el Año Nuevo propiamente dicho, sino el momento máximo para ver las ekiden y quizá para salir a la calle a alentar en directo a los corredores…
Y, bueno, no estaría de más recordar lo arriba explicado antes de comentar que un día de estos de fin de año terminé participando por primera vez en una ekiden, para corredores aficionados y de muy pequeña envergadura, para más diversión que para una competencia atlética muy seria…, donde ciertamente resultó que no logré un resultado muy satisfactorio, atléticamente, pero sí que disfruté de mi primera experiencia para así cerrar este 2014 que ha sido para mí un año muy “maratónico”. En realidad no elegí a propósito una ekiden, sino que… al buscar una media maratón para ser mi última carrera del año, no encontré una “normal” a realizarse más o menos cerca de mi casa y no encontré una adecuado pero sí una ekiden que báciamente era para equipos, obviamente, pero también aceptaba a participantes individuales en dos distancias: 42.195 km o 21.0975 km. Pensé un poquito y me inscribí, en la categoría de “varones individuales” para 21.0975 km.
Y…
Lo malo fue que llovió el día anterior pero lo bueno fue que cesó de llover ya el mismo día y, al menos tuvimos algunas condiciones bastante buenas (temperatura moderadamente fría, poco viento y poca humedad, etc… solo que la pista, no asfaltada, estaba en muy mala condición en algunas partes). Y aquí van algunas fotos:

Precalentamiento, con un comediante televisivo que era el invitado especial de hoy:

IMG_0256 IMG_0251
Momentos antes de la partida:

IMG_0274

Qué tal corren:

 

IMG_0270 IMG_0268

Porque ekiden es una carrera de relevo:

IMG_0300

Llegando a la meta:

IMG_0291 IMG_0277

Y yo…

IMG_0263

Y, bueno, con esta entrada cerraré ya el 2014 y creo que es una forma más o menos adecuada porque, como comenté ya, ha sido un año de maratones para mí y por el momento solo esperaré que este ha sido un buen año para todos, que pasen felices fiestas para luego seguir adelante.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Preparación de pastel de arroz

IMG_0102

Un fin de semana de diciembre, caminando por la calle encontré lo que venía a ser un evento de preparación de mochi o pastel de arroz, que aunque se puede encontrar en supermercados en cualquier época del año, no deja de ser más típico para la época ya muy cerca de Año Nuevo, cuando se usa no solo para alimento sino como ofrenda para dioses (porque al ser el arroz el producto más importante en Japón desde la antigüedad, se agradece su cosecha y de ahí se convierte en algo sagrado… Bueno, no sé si estoy tan en lo cierto pero es lo que creo).

Y, bueno, hoy en día se podría decir que lo más común para conseguir mochi es comprando en supermercados o en otras tiendas de alimentos, o en otro caso recurriendo a un tipo de electrodoméstico que, del mismo modo que la panificadora para hacer pan, existe para hacer mochi también (y de hecho, aquí en Japón no son raros los aparatos que sirven tanto para hacer pan como para hacer mochi), con que se podría decir que cada vez menos vemos o probamos la forma tradicional, o artesanal, de preparara mochi…, algo que se estaría conservando más típicamente como una actividad anual de jardín de infancia, escuela primara, asociación de vecindad o de hermandad de santuario shintoísta, etc…

Sea como sea, hoy he tenido la oportunidad de observar en vivo, después de una eternidad, el proceso de preparación del mochi, que ¿por qué no compartir aquí…?
Primero se coce el arroz (no el arroz cualquiera, sino de un tipo especialmente para mochi) en una caja de madera:

IMG_0125 IMG_0128

Luego viene el trabajo principal, de hacer la masa de arroz utilizando un mazo y molino bien grande de madera. Es un proceso donde suelen trabajar dos personas: una persona toma el mazo y se encarga de moler el arroz y la otra persona se encarga de remojar y amasar el arroz dentro del molino, midiendo justo el momento en que el mazo está arriba y antes de dar el siguiente molido. (No sería difícil imaginar la escena cómica-trágica que se producirá si las dos personas no trabajan en buena coordinación… aunque al parecer no se producen “tragedias” tan frecuentemente.):

IMG_0111 IMG_0110 IMG_0118

Y en este evento, se invitaba a algunas personas especiales y al público en general, ya sea una destacada diputada del Partido Demócrata o un niñito… a participar en la preparación de mochi:

IMG_0104 IMG_0132

Cuando está ya la masa, se saca del molino y se le da el último toque,

IMG_0115

para servirlo en diferentes formas y sabores:

IMG_0122 IMG_0123

Si ustedes viajan por Japón algún día y encuentran un evento así de preparación de mochi, de acceso libre en muchos casos, les recomiendo que no dejen de participar y tomar el gran mazo de madera, y será una experiencia muy interesante de la tradición de este país.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

¡Llegó!

El jueves por la noche, al llegar a casa encontré una caja grande, que estaba envuelta en papel de regalo pero antes de abrirla ya sabía de qué se trataba…. claro, porque es lo que tanto esperaba. Y no me equivoqué:

IMG_0137

Sí, es el premio por haber caminado más de 600 mil pasos durante los meses de septiembre y octubre y es un juego de varias piezas para servir de diferentes maneras:

IMG_0141

IMG_0142IMG_0143IMG_0144 IMG_0145 IMG_0150

Con las ganas de probar ya mis nuevos juguetes, abro mis recetarios y luego voy a la cocina a ver si hay alguna receta que pueda preparar con lo que haya allí…. y, para mi decepción, no quedaba ya la harina para preparar nada, con que tenía que esperar por lo menos hasta el día siguiente.
Bueno, a la madrugada siguiente, durante mi footing diario de 10km, me di la libertad de desviarme un poquito de la ruta y entrar a una tienda de conveniencia, para comprar la harina que necesitaba, que luego de volver a casa se convertiría en mi primer postrecito hecho con mi nueva batidora, que así fue:

IMG_0152

y aquí es donde estrené mi nueva herramienta:

IMG_0154 IMG_0155

porque esta vez quiero hacer la masa bien esponjosa y para eso necesito batir bien el huevo.

IMG_0156 IMG_0157 IMG_0158

Aún faltan ciertas cosas (como el molde, que sigo improvisando con papel de aluminio) si es para hacerlo verdaderamente bien, pero no importa…

IMG_0159

Así salió mi obra de hoy, muffín de membrillo, quizá no muy lindo visualmente pero estuvo bien rico:

IMG_0162

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Maratón de “Pequeña Edo”

Para no seguir solo comiendo, llegar el momento de correr otra media maratón, que se realizará ahora en la ciudad de Kawagoe, conocida como “Pequeña Edo” por su vínculo con Edo (antiguo nombre de Tokio en la época del shogunato de los Tokugawa o “época de Edo”) y por conservar muchas edificaciones antiguas y tradiciones.

IMG_0091 IMG_0095

Lo conveniente para mí es que queda cerca de donde vivo, y de hecho va a ser, entre las maratones en que he participado hasta el momento, la que se realizó más cerca de mi casa y a la vez debe ser muy lindo recorrer sus calles y avenidas disfrutando de su paisaje histórico, con que puedo decir que es una de las carreras que más esperaba de este año.
Y esta mi penúltima carrera del año comienza desde el día anterior, porque decidí ir al centro del evento a recibir la tarjeta de número con anticipación, para así poder llegar menos apurado el mismo día de la carrera. Bueno, mi idea inicial fue así, para estar más tranquilo, pero en realidad no sé si funcionó… y es que el centro del evento queda algo lejos de la estación de tren. Es un parque con grandes piscinas, adonde hay servicios de ómnibus en verano pero no en invierno (cosa que recién supe en la parada del bus para ir…), así que tuve que ir caminando. Y eso de caminar, en los días normales no hace ningún problema pero es algo que me hubiera gustado un día como hoy, que pensaba pasar sin mucho esfuerzo físico, para recuperarme de la fatiga diaria y para conservar la energía para mañana…. pero, bueno, vamos a ver qué pasa.

Llego y hay cierta cantidad de gente, entre los organizadores en sus últimas labores de preparación y los corredores que al igual que yo acudieron para recoger la tarjeta de número.

IMG_0030

En la calle que va a ser la ruta de la maratón, hay cosas como avisos de suspensión del tráfico, pancartas para indicar la distancia, etc., que hacen sentir ya el ambiente de la carrera.

IMG_0038 IMG_0039
Y al día siguiente… salgo con mi habitual camiseta, ya con el número,

IMG_0040

y la verdad es que es impresionante la cantidad de gente esta vez. Dicen que hoy participan 10.000 personas en carreras de 4km, 10km o 21,0975km, siendo esta última la distancia que voy a correr como siempre. Aquí va la escena de momentos antes de la partida,

IMG_0048 IMG_0053 IMG_0055
y después de terminar de correr.

IMG_0060 IMG_0065 IMG_0068 IMG_0071

El animado ambiente es una invitación a la fiesta comilona, donde no encuentro forma alguna de evitar volver a caer en la tentación comilona. Y es que esta vez, además de los puestitos de comida dentro del lugar del evento, más de cien tiendas y restaurantes en la ciudad se sumaban a animar el evento, para lo que ofrecían algunos descuentos o regalos para los corredores y fue así que, además del almuerzo propiamente dicho,

IMG_0080

terminé comiendo estos dulcecitos, que ciertamente fueron bien ricos…

IMG_0084 IMG_0085

Y… ¿el resultado de la maratón misma? La verdad es que fue un buen día, milagrosamente soleado con una temperatura no demasiado baja ni demasiado alta, entre dos días de lluvia y bajo esta óptima condición, casi, logré volver a establecer un nuevo récord personal: 1:35:47 (tiempo oficial) y 1:35:22 (tiempo neto).

record-koedokawagoe2014

Ojalá pueda seguir así hasta mi siguiente media maratón, que va a ser la última en este año.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized