Archivo mensual: julio 2014

La boda

Aunque había asistido ya a la boda de parejas japonesas en algunas ocasiones, esta vez tuve la primera oportunidad de asistir a una boda de parejas de latinos en Japón y no estaría demás comentar qué tal fue. Bueno, tratándose de la boda de inmigrantes sudamericanos en Japón, no demasiado favorecidos económicamente que digamos y sin vivir cerca de todos sus amigos, parientes y familiares seguramente, supongo que no sería una boda enteramente típica al estilo de su país de origen pero de todas maneras fue para mí una gran curiosidad, a ver sobre todo la diferencia de las bodas japonesas.
Y es que fue diferente desde el inicio… Si en Japón lo más común sería invitar solamente a familiares,parientes y amigos muy cercanos, y para eso mandar por correo una invitación con más de un mes de anticipación para confirmar su asistencia/ausencia, nunca me había imaginado que un domingo, una conocida (una “hermana” de un grupo de cristianos latinos que conozco) me hablara sin preámbulo sobre su boda que iba a ser el sábado siguiente y que me pidiera que asistiera, sin que (desde el punto de vista de japoneses) fuéramos amigos tan cercanos (solo que asistíamos en las mismas reuniones del grupo, sin que yo ni supiera su nombre completo ni dónde vivía, y ella de mí tampoco, por ejemplo). Bueno, de ahí ya me imagino que sería una boda no tan rigurosamente formal como la boda japonesa y le pregunto cómo tenía que presentarme el día… si podía ir vestido “sporty” como suelo andar o si tenía que ir con saco y corbata… De ahí, bueno, con corbata tenía que ir y la verdad es que mi duda no se acababa de despejar del todo, porque la costumbre aquí establece que a la boda hay que ir con corbata blanca y no se sabía eso se aplicaba esta vez o no. Bueno, el día anunciado opté por ir de todas maneras con corbata blanca (y fue para mí la primera, y hasta el momento sigue siendo la única, ocasión de ponerme la corbata en este año…) al pensar que al menos así no faltaría el respeto a nadie, sin imaginarme que yo terminaría siendo la única, absolutamente la única persona en acudir ahí con corbata blanco, porque ahí cada uno venía con corbata de color y diseño diferente, habiendo incluso un chico que venía con corbata negra, que en Japón es la corbata exclusivamente para funerales. O sea que ahí no se aplicaba la costumbre japonesa y, bueno, nadie se fijaba en nada… ni mucho menos se escandalizaba.
A la ocasión acudieron unos 15-20 personas y fue una boda bastante pequeña que digamos y eso obviamente habrá tenido que ver con su situación en Japón, bueno, pero si una cosa es eso, la otra cosa es que la ceremonia no empezara a la hora anunciada ni todos los invitados aparecieran muy puntualmente. Así que el famoso horario latino…, pero, bueno, un hecho es que este es un pequeño grupo en que todos son como amigos, que se conocen y se reúnen cada semana, con que no haría falta tanta formalidad como el caso de los japoneses que suelen alquilar por determinadas horas un salón (o una capilla falsa) con sacerdote contratado a tiempo parcial, donde sí o sí hay que ser puntual porque llegada la hora se desocupa el local y sacerdote, para uso de sus siguientes clientes.
Bueno, aquí en esta iglesia,

boda1

bien pequeña y muy sencilla (no es católica sino protestante) y no tan linda como las “capillas” comerciales, la ceremonia misma también se realizó con un aire bien relajado y no demasiado solemne pero con una fe muy seria, o sea lo contrario de lo que ocurre con la boda japonesa (que suele ser perfecta por fuera aunque por dentro es vacía)…
Bueno, luego de haber sido declarados marido y mujer,

boda2

los recién casados se convierten en… juguetes de los asistentes, que con sus cámaras y filmadoras empiezan a una interminable sesión de fotos en diferentes poses y ángulos… Bueno, es que en la vida diaria no hay tantas oportunidades para fotografiar a personas en vestido de novios, así que hay que aprovechar y divertirse… La verdad es que la boda no solo es para los contrayentes sino también para los asistentes.

boda3 boda4 boda5 boda6 boda7 boda8

Después de tomar hartas fotos, sacamos la mesa y convertimos la sala en comedor, con el típico pollo a la grasa y la infaltable Inca Kola del sabor nacional de la mayoría de los presentes…

boda9 boda10

Si fuese para seguir la costumbre japonesa, el “banquete” hubiera terminado siendo una especie de un concurso de oratoria (porque sí, en el banquete japonés es que un montón de personas salen una tras otra a pronunciar… saludos, mensajes, discursos, etc. para felicitar, revelar secretos o contar anécdotas de infancia del novio o la novia, etc., que llevan alto grado de peligro de no hacer otra cosa que dejar aburridos a los presentes pero, en fin, es la costumbre) pero, bueno, no hubo nada de eso y lo único que hubo fue una conversación nada formal de siempre, y la verdad es que me gustó más esa sencillez latina que el formalismo japonés.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Más flores

Luego de los festivales primaverales en abril, un domingo de junio tuve la oportunidad de ir a ver otro festivales, de otros flores. No es para hablar de una novedad muy grande, porque es un festival que ya había visto en ocasiones anteriores pero, bueno, creo que siempre es agradable dar un paseo por un lindo parque y no importa que sea una repetición.
Así fui, algo tempranito por la mañana de un domingo lluvioso. Por el horario y por la lluvia, había muy poca gente, al contrario de lo que podía suceder en este tipo de eventos en caso de gozar de buen tiempo, y eso quitaba un poquito el ambiente festivo y daba un aire algo triste…, quizá, pero por otra parque creo que fue un lujo también, porque podía ser una óptima oportunidad para tomar fotos del paisaje y de las flores de modo “postales” sin que nos fastidiaran otros visitantes aglomerados que hubieran haber hecho que no supiéramos si estábamos tomando fotos de flores o fotos de visitantes. Así que realmente me hubiera gustado aprovechar al máximo la oportunidad.
Me hubiera gustado…, pero lo malo es que mi cámara anda siempre con pilas casi agotadas y no sé por qué pero le pongo pilas nuevas y se acaban con una rapidez increíble. Sospecho que es una cámara defectuosa y la próxima vez quizá compraré una de otra marca…, pero de todas maneras, compartiré aquí algunas fotos que logré sacar. No es de otro mundo, pero digamos que es parte de los paisajes de cada temporada del año.

flor1flor2flor3

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

“Ay, esto está cañón”

O algo por el estilo puede significar el nombre de una carrera de 20km en que participé el domingo pasado. Su nombre, más chistoso que serio, no me atrajo demasiado pero, tras averiguar que a pesar de su raro nombre se trataba de un pequeño evento bastante decente y al pensar que en estos meses en que no estoy participando en carreras más grandes, quizá pueda ser una buena ocasión para entrenamiento, fue que decidí participar en esta mini carrera para correr en la orilla del río Tama con apenas 160 participantes…

koryatama1

No hubo nada de lujo pero fue un evento bien simpático, donde, por ejemplo, a todos y cada uno de nosotros nos recibían con la cinta al terminar de correr la distancia como si fuéramos el primero en llegar; algo que solo era posible en un evento muy pequeño. Y lo simpático era que en caso de dos o más personas llegan casi al mismo tiempo, a la segunda o tercera persona se le permitía repetir su escena solo, para que pudiera tomarse una foto cruzando la cinta… algo que solo podía hacerse en un evento tan pequeño.

koryatama2

En todo caso, yo para esta ocasión decidí tomar un poco más de precaución para no morir de golpe de calor, deshidratación, etc…. y para eso conté con estas cosas, todas conseguidas de la tienda de todo a 100 yenes, a ver: una gorra, una especie de toalla mojada para ponerse alrededor del cuello, unas gafas oscuras:

koryatama3

y también la solución para rehidratación oral de preparación casera, que llevé en una botella PET con la tapa con cañita (de 100 yenes) y un estuche con asa para poder colgar del hombro (igualmente de 100 yenes).

koryatama4

Bueno, hay cosas más costosas (y con mejor calidad, supongo) pero yo empiezo con lo que hay.

Y aquí mi resultado de hoy.

koryatama5 koryatama6

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

El Día-e

Seguramente muchos hispanohablantes no se habrán fijado pero un sábado de junio se celebró el día-e, o sea, el día del español, en el Instituto Cervantes de todo el mundo, o es lo que dicen aunque aunque yo no tengo manera de averiguar si es verdad o no. Lo que sí puedo confirmar es que, al menos, en el Cervantes de Tokio se celebró el día con muchos eventos relacionados con el idioma y la cultura de los países hispanos. Como tenía tiempo ese sábado, 21 de junio, fui a mirar.
Empecé por asistir a la sesión de junio del Club de Lectura en su biblioteca, donde generalmente nos reunimos el último sábado de cada mes pero esta vez lo hicimos una semana antes, para ser parte del día-e y los participantes hablaron en esta ocasión sobre Platero y yo de Juan Ramón Jiménez.
Luego de terminar la sesión bajé hasta la entrada del edificio, donde se realizaba la ceremonia de apertura con música y danza al aire libre…

diae1 diae2

Parece que ahí también hubo degustación de diferentes platos pero la verdad es que no sé, porque no vi nada. No sé si llegué tarde o salí antes, a comer a un restaurante cercano fuera del Cervantes. En todo caso, luego de almorzar volví y decidí ver algo de música y danza: en el auditorio se presentaban varios grupos infantiles, de España, Perú, México, Japón, etc. durante hora o algo así.

diae3 diae4

Luego de las presentaciones infantiles, se supone que hubo un “concurso de tortilla (de tortilla española)” en la galería en el segundo piso del edificio, que aparentemente ataría a gran cantidad de gente pero el problema era que ahí la entrada no era gratis, y fue por eso que no me animé, aparte de que había ya demasiada gente, así que decidí volver a la biblioteca a esperar un rato hasta el siguiente programa… Y ese siguiente programa fue la demostración de jamón ibérico por parte de un cocinero español. Bueno, yo muchas veces había oído hablar del jamón pero sin probar ni ver, así que resultó ser una buena oportunidad y aquí sí que fue gratis, para ver cómo se cortaba y para probar unos trocitos…, que sí que fueron ricos.

diae5 diae6

Y al final, de nuevo entré al auditorio, donde se realizaban presentaciones de grupos adultos…

diae7

pero, bueno, ya era tarde y yo estaba cansado… así que no pasé mucho tiempo ahí. En realidad, me iba a encontrar con alguien que conocía, pero como el local estaba completamente lleno, era imposible buscar a nadie…

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized