Archivo mensual: septiembre 2011

La tormenta

Acabamos de recibir la visita de Roke (o simplemente el “No. 15” aquí) en estos últimos días.

Según la Agencia Meteorológica del Japón, se producen en promedio unos 26 tifones al año, de los cuales unos 11 se acercan a Japón y tres llegan a tocar la tierra. Su trayecto puede pasar por las islas principales de Japón en septiembre (el mes nueve) más típicamente, tal como se podrá apreciar en el mapa que aparece en la misma página de AMJ, Si es así, bueno, se podría decir que es un fenómeno natural de siempre, cosas de cada otoño, pero lo malo es que a veces causa daños y deja grandes secuelas en algunas zonas más afectadas.

En la región de Kantô me parece que hacía un tiempo que no recibíamos visitas de fuertes tifones y que por eso quizá nos habíamos desacostumbrados, pero lo cierto es que no hay lugares completamente seguros; solo que hay unos lugares más severamente afectados y otros, menos. Bueno, esta vez, por suerte, nos tocó ser afectados.. menos.

El día del tifón, miércoles 21 de septiembre. Empiezo a trabajar normal desde la mañana. El cielo está parcialmente nublado pero no está lloviendo todavía. Al acercarse la hora de almuerzo, de súbito empieza a llover bien fuerte… justo cuando tengo que salir fuera porque el comedor no está en el mismo edificio que mi sección. Y esa lluvia cesa en poco tiempo, como si solo hubiera querido fastidiarme a la hora de salir. Bueno… El cielo sigue nublado y sin viento por algo de una hora o dos, pero en la oficina empiezan a circular mensajes de la sección administrativa para recomendarnos estar atentos a la información meteorológica y, en lo posible, marcharnos más temprano para llegar bien a casa. Bueno, yo empiezo a averiguar a cada cierto rato la información sobre el tráfico, y lo bueno es que la línea de tren que utilizo está funcionando sin problemas. Vuelve a empezar a llover, algo fuerte, pero el tren sigue funcionando… hasta poco antes de las 16:00 por lo menos. Parece que ahora llueve cada vez más fuerte y resulta que me entero, justo antes de la hora de irme, de que se ha suspendido el servicio de trenes. A las 17:30, parece ya un auténtico tifón, bien fuerte. Ya sé que no hay tren pero igual salgo y camino hasta la estación. No uso paraguas, que con este viento no serviría sino para volar sin rumbo. En vez de paraguas, uso la capa impermeable que siempre llevo en mi mochila. Bueno, con esta lluvia y viento, es bien difícil caminar… Bueno, de todas maneras llego a la estación pero, tal como se había anunciado ya, no hay tren. A ver, espero como dos horas y nada cambia, así que decido tomar el ómnibus, que sí estaba funcionando pero que me llevaría solo hasta la mitad del camino, para caminar de ahí hasta mi casa. Lo bueno es que a la hora que empecé a caminar, ya no estaba lloviendo ni haciendo viento…. Solo una caminata extra, de una hora o dos..

Me hubiera gustado tomar unas cuantas fotos periodísticas de la misma noche del tifón pero no estaba en condiciones para hacerlo…, así que aquí solo compartiremos unas fotos que tomé la mañana siguiente, a ver:

  • La calle:


  • Un cartel gigante de hierro, de unos 6 metros de altura y que antes se erguía bien recto:

  • Buzón de una casa, que al menos no cayó, y paraguas difuntos:

  • Una señalización de tránsito que sí cayó:

  • Y la antena de televisión digital terrestre, que deberá ser reinstalada:

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo general

Randoseru

Randoseru”, o mochila de cuero que usan los niños japoneses que van a la escuela primaria, reúne ciertas características:

  • Capacidad, suficiente para transportar muchas cosas. La última tendencia parece ser el permitir llevar muchos libros y carpetas de A4, tamaño que se usa cada vez más en las escuelas mientras que antes eran más comunes los libros de texto de tamaño B5 (14.8 x 21.0 centímetros).
  • Colores, cada vez más variados. Bueno, antes solamente existían randoseru de dos colores (el negro para los varones y el rojo para las mujeres) pero ahora, no sé desde cuándo, los hay de colores más variados…. para gusto de todos los niños o de sus padres/abuelos.
  • Resistencia, porque cada niño suele usar una sola mochila durante seis años.
  • Liviandad y comodidad, para que la pueda cargar sin problema un niño de 6-12 años de edad.

No sé qué más pero, hablando de los últimos dos puntos, lo más común parece ser que cuando un niño llega a la edad escolar, sus padres le compren o sus abuelos le regalen un randoseru y que el niño lo use durante seis años sin cambiar, lo cual, sumado al hecho de que el randoseru no tiene ningún otro uso (bueno, también podría usarse en obras de teatro y cosplay pero no tanto…), estaría poniendo un determinante límite a su negocio. El número de sus clientes es fijo (y cada vez menos, con la actual tasa de natalidad que tenemos) y el artículo solo se puede vender durante determinada época del año (más o menos durante los meses de enero-marzo, donde los padres empiezan los preparativos para mandar a su hijo a la escuela desde abril).

Un factor favorable para el sector es que, con el reducido número de niños, puede ser que cada uno de los niños cuente con más presupuesto (dicen que los niños de hoy tienen seis bolsillos, de donde sale dinero de sus papás y sus abuelos paternos y maternos) para comprar cosas de más calidad sin importar el precio…. pero, de todas maneras, la competencia entre los fabricantes debe ser dura…

Y nada… Será solo una pequeña explicación de una insólita tendencia aquí de este año, de las ofertas y publicidades mediáticas de randoseru que comenzaron a abundar ya desde junio o julio, faltando nueve meses para el inicio del próximo año escolar. Dicen algunos que se trató de una estrategia para que los abuelos decidieran ya comprarle el randoseru a su nieto durante la época de reencuentro familiar de Obon en agosto. Bueno, creo de todas maneras que los ya olvidados Date Naoto, si volvieran a aparecer, deberían definitivamente pensar donar alguna otra cosa, porque la demanda de randoseru podría quedar cubierta mucho más antes de lo imaginable.

12 comentarios

Archivado bajo japón

Ley de Energía Renovable


Antes de la tan anunciada renuncia del ahora ex primer ministro Kan, se aprobó aquí la Ley de Energía Renovable, que básicamente establece lo siguiente:

  • Que las compañías de electricidad tendrán la obligación de comprar a determinado precio la totalidad de la electricidad generada por energía renovable, ya sea de centrales eléctricas de otras empresas o de los paneles solares instalados en los hogares, etc. (en este último caso, el objeto de compraventa será la electricidad generada y sobrada o no consumida en el hogar).
  • Que las compañías de electricidad tendrán derecho a subir la tarifa de electricidad al consumidor, para compensar el aumento del costo por tener que comprar la no barata electricidad “renovable”.

Se estima que luego de la entrada en vigor de la ley, la tarifa de electricidad de cada mes podría subir unos 150-200 yenes (poco menos que el precio de dos latas de Coca Cola) en los hogares. Yo no sé si esto es muy caro o no pero lo más previsible sería que no poca gente, en lugar de solo pagar esta sobrecarga, optaría por ganar algo vendiendo su propia electricidad, instalando paneles solares en sus casas, cuyo costo inicial no será nada barato pero se sabe que a largo plazo se podrá recuperar lo invertido. En fin, la nueva ley será un gran estímulo para expandir el uso de energía renovable. Bueno, dicen que hay algunos países, entre ellos España, que ya adoptaron esta forma de promocionar la energía renovable hace tiempo, así que sería interesante aprender de los precursores en el área para repetir o no repetir sus éxitos/fracasos.

Por otra parte, hay algunas cosas que me parecen curiosas, a ver…

  • Que cuando se habla de la energía solar, mucha gente aquí piensa casi exclusivamente en paneles solar para producir electricidad. Bueno, hace poco leí un artículo de revista que me pareció bien interesante, que afirmaba que la energía, entre sus muchas formas de uso (para iluminar, para calentar, para procesar información, para mover las cosas, etc.), se usaba más para calentar en realidad, y si es así, lo más eficiente, en caso del uso de energía solar, debería ser tomar directamente el calor del sol en lugar de pasar por varias transformaciones (rayo solar-electricidad DC, electricidad DC-electricidad AC, cambio de voltajes, electricidad AC-electricidad DC, electricidad DC-calor). Podría ser cierto, y aquí se me ocurre pensar en el calentador de agua que se coloca en el techo, sistema existente desde hace mucho tiempo y que puede ser hasta cinco veces más eficiente que los paneles solares, según sus fabricantes. (Y, si bien la caldera solar para el hogar no generan electricidad, podríamos considerar que la energía ahorrada por dicho sistema podría destinarse para generar/ahorrar electricidad…)

  • Que, cuando se habla de la exploración de la energía geotérmica, tanto se habla de la oposición del sector hotelería, cooperativas de onsen, etc. que supuestamente temen que sus fuentes de aguas termales sean afectadas por la construcción de centrales geotérmicas. Ahí creo que convendría recordar la cantidad de plata que se está pagando del arca nacional a las localidades que han aceptado la construcción de centrales nucleares. ¿No se podría hacer algo parecido con centrales geotérmicas?

En fin, hay tantas cosas que no termino de entender pero sigo averiguando…

2 comentarios

Archivado bajo japón

Sobre la energía nuclear


Dicen que la política japonesa es una faja transportadora o una puerta giratoria, de donde no cesa de producirse y salir un primer ministro tras otro. Y es que ahora, después de la tan anunciada renuncia de Kan, acaba de entrar Noda, que vendría a ser ya el sexto primer ministro en cinco años… Bueno, de todas maneras esperemos que le vaya bien, para calmar la situación y hacer las cosas bien, para el país y no para algún grupo en particular, obviamente.

Entre los muchos problemas que tendrá que enfrentar el nuevo primer ministro, no deja de ser de urgente prioridad el de energía nuclear porque, si no se maneja bien el asunto para recuperar la confianza del pueblo, afrontaremos inminentemente una crisis energética aun más severa y extendida a todo el país en medio año, al quedar apagados todos los reactores nucleares, con suministra un 25% de la electricidad que consume el país. Y es que según la legislación japonesa, cada reactor se apaga cada 13 meses para inspección. Lo normal sería que, de no haber problema, el reactor revisado volviera a la operación normal, pero ahí viene ahora la desconfianza oposición de los habitantes de las localidades en que se sitúan los reactores, por lo que el nuevo Gobierno, si es que no encuentra otra salida que reanudar las operaciones de los reactores para evitar más desabastecimiento de electricidad, tendrá que hacer todo lo posible para garantizar la seguridad de las centrales nucleares, mientras que en realidad se vienen destapando numerosas irregularidades y prácticas poco transparentes de las autoridades y compañías de electricidad que no sirven sino para ganar más desconfianza del pueblo:

  • Manipulación de la opinión pública en casos como este, este otro y mucho más, donde los propios empleados y sus familiares de las compañías de electricidad, haciéndose pasar por gente común, mandaban opiniones en favor de plantas nucleares a simposios abiertos.
  • Desatención y encubrimiento de informaciones importantes sobre la seguridad. Por ejemplo, la versión oficial antes y poco después del 11 de marzo era de que la central nuclear Fukushima No. 1 tenía el muro de contención de tsunami de 5,7 metros, basado supuestamente en el pronóstico del mayor tsunami posible en la zona…., cuando en realidad la TEPCO había calculado la posibilidad de tsunami de más de 10 metros ya en el año 2008 y no había tomado ninguna medida al respecto, lo cual desvirtuaría completamente la recurrente excusa TEPCO de que el accidente nuclear en marzo se debió a la magnitud fuera de lo previsible del terremoto y tsunami. Y no es la primera vez, porque la TEPCO y otras compañías de electricidad vienen cometiendo, desde antes del 11 de marzo, numerosas prácticas fraudulentas (aquí por ejemplo)…
  • El costo de la electricidad generada por energía nuclear: Aquí hace tiempo que se divulgaba la versión oficial sobre el costo de generar la electricidad según fuente de energía, que siempre hacía énfasis en la economicidad número uno de la energía nuclear:
    (El costo de generar electricidad según fuente)
    x Nuclear: 5,3 yenes/kwh
    x Hidráulica: 11,9 yenes/kwh
    x Petróleo: 10,7 yenes/kwh
    x Gas natural: 6,2 yenes/kwh
    x Carbón: 5.7 yenes/kwh
    Pero ahora están saliendo otros análisis, que calculan que el costo de energía nuclear ascendería en realidad a 10,68-12,23 yenes/kwh (en promedio entre 1970-2007) al tomar en cuenta algunos gastos no incluidos en el cálculo oficial, como los gastos fiscales (620 mil millones de yenes entre 1975 y 2007 para asignaciones a las municipalidades donde se encuentran las centrales nucleares, etc) y el costo de procesamiento de combustible nuclear usado (el cálculo oficial contempla el costo de 19 billones de yenes de una planta de procesamiento en construcción, pero esta cifra refleja solo una parte…) y al dejar de tomar como base la irreal tasa operativa de 80% (cifra modelo para el cálculo oficial) de las centrales nucleares, que en la práctica solo llegaba al 60,7% en 2007… (De un análisis que encontré en la revista económica Nikkei Business, edición impresa de 11 de julio)

Bueno, tocando el tema de la política energética, que da mucho que hablar, lo más cierto es que, antes de decidir ser promotor o detractor de una u otra energía, necesitaríamos más explicaciones y transparencia en la administración.

Deja un comentario

Archivado bajo dibujos, japón