Archivo mensual: junio 2010

Apellidos japoneses

De los últimos primeros ministros y sus trabajos…

  • Koizumi (Abril de 2001–Septiembre de 2006): Su apellido significaría “pequeño manantial”. Rebelde dentro del Partido Liberal Demócrata (sin pertenecer a ninguna facción interna del partido) que abiertamente manifestó su disposición a destruir el PLD con tal de impulsar su reforma. Contó con gran aprobación popular (casi 90% de aprobación en el momento más alto) y propulsó la privatización (de Correos, de Autopistas, y de otras entidades estatales), liberalización económica-laboral y envío de las Fuerzas de Autodefenza al extranjero (a Irak, etc). Bueno, su política neoliberal fue la causa, quizá, de la actual “sociedad dividida” (entre los ricos y los pobres, siendo estos últimos la mayoría en continuo aumento, obviamente) pero… creo que fue un político que, para bien o para mal, tomaba decisiones firmes…
  • Abe (Septiembre de 2006–Septiembre de 2007): Su apellido, con “b”, no tiene que ver con “ave”, pero a veces se dan casos curiosos. Me contó un amigo mío que tenía una amiga española, de nombre María y profesora de castellano, que se casó aquí con un ciudadano japonés de apellido “Abe” y así, se convirtió en una auténtica Abemaría… Y en todo caso, ¿qué hizo el primer ministro Abe, sucesor de Koizumi? Bueno, la verdad es que no recuerdo nada. Quiso construir un Japón “hermoso”, pero no sabemos de qué manera podía ser el país “hermoso”. De todas maneras, a partir de Abe comenzaría la caída del PLD.
  • Fukuda (Septiembre de 2007–Septiembre de 2008): Su apellido, “Arrozal de Felicidad”, es uno de los muchos apellidos con “ta” o “da” (arrozal), bien normales para un país tan arrocero como el Japón. Y ¿qué hizo este primer ministro, sucesor de Abe? La verdad es que tampoco recuerdo nada. Solo que la popularidad del PLD seguía bajando, y ya el entonces opositor Partido Demócrata controlaba la Cámara Alta, casi. Lo más interesante de sus declaraciones fue en su última rueda de prensa (al anunciar su dimisión), donde manifestó “Es que yo soy capaz de mirarme objetivamente a mí mismo. Yo no soy como usted”. Contestando a un periodista que comentó, “Pareciera que usted estuviera hablando de algún asunto ajeno, no de usted mismo…
  • Asô (Septiembre de 2008–Septiembre de 2009): Su apellido significaría “Crece cannabis” y su nombre de pila (de “pila bautismal” propiamente dicha) es Francisco. Conocido amante de mangas, pero durante su permanencia como primer ministro, llega a ser conocido también por no saber leer kanjis.
  • Hatoyama (Septiembre de 2009–junio de 2010): “Monte de palomas”. Asumió el poder tras la histórica derrota del PLD en las elecciones a la Cámara Baja. El nuevo Gobierno de la coalición PD-PSDJ-NPP (la participación de la minoría Partido Social Demócrata del Japón y el Nuevo Partido del Pueblo se debe a que al PD le faltaban unos cuantos escaños en la Cámara Alta para lograr la mayoría en dicha cámara), adopta muchas medidas populistas (subsidio infantil, gratuidad de la educación secundaria superior, etc) pero el problema es que no se sabe de dónde sale tanta plata, mientras que en el otro importante tema, sobre el traslado de las bases militares estadounidenses en Okinawa, fue realmente decepcionante su incapacidad para resolver problemas. Y otra decepción más fue su escándalo financiero, donde, entre otras numerosas irregularidades, se descubrió que la madre de Hatoyama le enviaba 900 millones de yenes durante cinco años (sea, una propina de 15 millones de yenes mensualmente…) sin que, supuestamente, el propio Hatoyama se diera cuenta. Fue verdaderamente vergonzoso ver en la Comisión de Presupuesto del Parlamento las escenas de interrogatorio sobre esta tontería, desperdiciando así el tiempo y energía que debería ser para debatir sobre asuntos más importantes… pero por otro lado… ay, cómo quisiera tener yo también una mamá tan rica…
  • Can (junio de 2010 –)… perdón, el Sr. Kan, que no es un perrito, sino nuestro nuevo primer ministro tras la renuncia de Hatoyama. Anteriormente fue ministro de Salud y Bienestar en 1996 e hizo un gran trabajo de lograr aclarar, a pesar de la férrea resistencia de parte de los burócratas, la responsabilidad de la Administración en los casos de infección masiva del VIH a los pacientes de hemofilia por el uso de productos sanguíneos no esterilizados (cuyo peligro ya era conocido entre los académicos, pero las autoridades sanitarias japonesas no prohibieron a tiempo su uso…).

Bueno, tras la dimisión de Hatoyama y el ascenso de Kan, la popularidad del Partido Demócrata ha vuelto a subir milagrosamente, pero aún no se sabe qué tal le va a ir a nuestro nuevo gobernante. El PD ya nos ha demostrado bastante su falta de capacidad como partido gobernante, pero tampoco preferiría volver a la era de PLD…. No sé. Por el momento esperemos el resultado de las elecciones a la Cámara Alta el próximo 11 de julio (el mismo día de la gran final del Mundial), a ver si el PD caerá, se mantendrá, o subirá milagrosamentemente…

Anuncios

9 comentarios

Archivado bajo general, japón

Divorcios en Japón

Si entre Japón y la mayoría de los países hispanohabalntes existen muchas grandes diferencias, se podría citar como uno de los casos el trámite de divorcio, que, cuando en algunos países puede ser de lo más engorroso, difícil o sencillamente inexistente, en Japón sucede todo lo contrario: aquí el divorcio es de lo más fácil, con el trámite que no se demora ni diez minutos. Lo único necesario es que las dos partes se pongan de acuerdo, rellenen un simple papelito y mandarlo al municipio. La ventanilla atiende las 24 horas al día y los 365 días del año, sin cobrar nada (sí, el trámite no cuesta ni un yen), su formulario se puede conseguir en el mismo municipio de manera real o virtual. Qué tal facilidad, ¿no?

A ver, veamos aquí el formulario de divorcio (y su modelo para rellenar, también), donde se ponen:

  1. Datos sobre el esposo y la esposa (apellido y nombre, fecha de nacimiento, dirección de domicilio),
  2. Dirección del registro familiar de la pareja,
  3. Datos sobre los padres del esposo y de la esposa (nombre y apellido y relación),
  4. Tipo de divorcio (por mutuo acuerdo, por juicio, por mediación judicial, etc…),
  5. Opción sobre el cambio de apellido (como es sabido, los matrimonios japoneses llevan un solo apellido, escogido a la hora de casarse. Entonces, una de las partes puede elegir, a la hora de divorcio, (1) recuperar su apellido de soltero/a o (2) seguir con el de su ahora ex cónyuge).
  6. Nombres de los hijos menores de la pareja, y quién (esposo o esposa) tendrá la potestad patria de cada uno de ellos.
  7. Duración de la vida en común (desde cuándo hasta cuándo)
  8. Dirección de domicilio de la pareja antes de la separación (Se deja en blanco si aún no están viviendo separados).
  9. Ocupación de los dos antes de divorcio
  10. Firma y sello de los dos
  11. Firma, sello y dirección de dos testigos (Solo en caso del divorcio por mutuo acuerdo, es decir, sin procesos judiciales)

y es todo.

Así que, en fin, verán que el divorcio en Japón es tan, o incluso más fácil que un simple cambio de domicilio (y sí, ya que el divorcio se acepta a cualquier hora de cualquier día, cosa que no ocurre en caso de la notificación de mudanza). Lo único necesario es que la pareja llegue a un “mutuo acuerdo”, además de decidir quién estará a cargo de los hijos y pedir a algunos (dos) familiares, parientes o amigos que firmen como testigos. Y ya está. Son puros datos formales, y ni siquiera se necesita aclarar el motivo de la ruptura.

Bueno, además del divorcio en sí, en realidad hay que definir ciertos puntos más:

  • Sobre lo económico (indemnización y repartición de bienes).
  • Sobre los hijos (ya se decidió quién/es va/n a estar a cargo de los hijos, pero hay que definir, además, el tema de régimen de visitas y alimentos).

En estos detalles, el Estado no se mete, en absoluto, ya que es asunto de la pareja. Si los (ex) cónyuges logran llegar a un acuerdo mediante conversaciones, pueden hacer una promesa verbal, un simple memorando firmado por los dos o, para estar más seguros, optar por confeccionar una escritura notarial… como mejor les parezca, porque la ley no especifica un formato, trámite ni nada.

Y… bueno, habría que agregar que todo lo mencionado arriba es para casos de las parejas que logran ponerse de acuerdo entre los dos. Si no, el caso se resolverá mediante procesos judiciales y eso sí, podría ser bien engorroso, costoso y lento.

Y otra cosa más… los trámites ante las autoridades japonesas solo pueden disolver el matrimonio ante la ley japonesa, lo cual significaría, por ejemplo, que si una pareja de japonés y latina (o japonesa y latino) se divorcia en Japón, el matrimonio sigue siendo válido ante la ley del cónyuge latino, a menos que se haga el respectivo trámite de divorcio en su país también. La pareja japonesa no tendrá problema (a menos que quiera casarse nuevamente con alguien del mismo país latino), pero el/la ex cónyuge latino/a sí, ya que si no se disuelve el matrimonio en su país de origen, no podrá volver a casarse legalmente (tema que después puede causar problemas de nacionalidades de sus hijos con otras parejas en el futuro).

23 comentarios

Archivado bajo general, japón

Flores del Quinto Mes

Estamos en junio y se supone que pronto comenzaría (o en realidad, debería haber comenzado ya) la temporada de lluvias y con ella la de flores de hortensia. Bueno, por donde yo vivo, sus flores aún no están luciendo muy lindas, quizá por falta de lluvias y creo que para eso tendremos que esperar un rato más… Pero, bueno, si en estos días hay otras flores típicas además de las de hortensias, son las de shôbu o iris, que sí están en su época y se están celebrando sus festivales en algunas localidades, tal como ocurre en un parque ubicado a una hora caminando desde mi casa. A ver:


No se si algunos recordarán esta entrada sobre las Cartas de Flores, donde están también presentes las flores de iris, como las “flores del mes” de mayo… Aquí tomemos en cuenta que estas cartas datan de la época de samuráis en que se utilizaba el antiguo calendario lunisolar, con un mes de diferencia aproximadamente (y de ahí el año nuevo chino en febrero, por ejemplo), y sí, es que justo estamos entrando en el Quinto Mes del año según el antiguo calendario, con que parecen estar perfectamente coincidiendo nuestras cartas florales. La verdad es que a veces me parece admirable lo acertadas que son las cosas antiguas.

Y esta vez, en lugar de solo tomar fotos con la cámara, qué lindo sería poner algo más original mío también.  Así es que a ver, éste es mi ensayo de hoy (agrandable):

Sé que falta mucho detalle pero no creo que esté tan horrible para ser un primer intento.

8 comentarios

Archivado bajo dibujos, general, japón

“Creo que el catolicismo es problemático”

Así escribía una señora japonesa en su testimonio sobre su experiencia de ser “madrina” de una niña latinoamericana. Bueno, esta “problemática” frase aparecía en un determinado contexto en que la autora hablaba de su impresión sobre el espacio que ocupa el catolicismo en la vida diaria de los niños latinos con que había tenido contacto, por lo que para comprender bien las cosas hay que leer su mensaje entero con sumo cuidado. Pero, si alguien leyera muy a ligeras el texto y se fijara únicamente en la frase en cuestión… podría ser algo peligroso…

El traductor-editor también pensó en el riesgo de publicar tal frase en español, pero a la vez tenía bien en claro que las ideas expresadas eran de la firmante del mensaje, que nunca se deben mezclar con las opiniones del editor ni del traductor (porque eso no sería “traducción” sino “tergiversación” o “manipulación”), así que decidió traducir y publicar fielmente el texto sin quitarle ni agregarle nada. Si los lectores, tras leer el testimonio en cuestión, quieren expresar algo, su acuerdo, desacuerdo o dudas/preguntas, pueden escribir o llamar a la redacción y punto. O en caso de los niños becarios, podrían también preguntar a sus “padrinos” japoneses para saber sus opiniones al respecto. Así, un “problemático” comentario, ya sea sobre religiones o sobre cualquier otro tema, podría convertirse en un motivo para comenzar un interesante intercambio hacia un mejor entendimiento mutuo, que tal vez nunca se alcanzaría si siguieran publicándose solamente las opiniones menos polémicas. Y en ese sentido, también podría decirse que es positivo editar un boletín en español que sea una mera traducción de la versión en japonés, en lugar de una edición en español con contenidos preparados especialmente pensando en los lectores hispanos. Podría resultar aburrido y quizá fuera de interés de sus lectores, pero la idea sería que, si hay japoneses que piensan de una manera, los amigos latinos puedan ver esa realidad de que “hay japoneses que piensan de esa manera”…

Y… bueno, la expresión “Creo que el catolicismo es problemático” no salió publicada al final, porque la señora encargada del boletín en japonés, por decisión unilateral, borró la expresión sin pensar dos veces. Y la edición en español, lamentablemente pero en su calidad de “versión traducida”, no puede publicar lo que no publica la versión “original” en japonés.

Cosas interesantes y no tan interesantes del trabajo del traductor…

11 comentarios

Archivado bajo general, voluntarios