Archivo mensual: septiembre 2014

A lo largo de la costa del Océano Pacífico

De súbito me doy cuenta de que es ya una oscuridad total a la hora que llego a casa después del trabajo, más o menos a las 6:00 de la tarde, cuando, hace apenas unas semanas, aún no había terminado de ponerse el sol a esa misma hora… y me parece impresionante la forma en que el calendario (o las fechas, más exactamente “el equinoccio de otoño” o “el día de otoño esta vez) va marcando con tanta exactitud el paso de una estación a otro, a la vez que no dejo de sentir de verdad la llegada de otoño. Y, bueno, ya estamos en otoño, en fin.
Y esta vez, para mí, el día de otoño no solo marcó el inicio de otoño sino también el de la temporada de maratones, y es que ese día volví a participar en una carrera más o menos grande (bueno, quizá no demasiado grande en términos generales, pero puedo decir que fue la más grande de las carreras en que he participado hasta el momento) de media maratón, a ver qué tal me iba a ir…
Para esta primera ocasión de la temporada, decidí participar en una carrera realizada en la ciudad de Minami Bôsô, al extremo sur de la Península de Bôsô, que queda algo lejos de Tokio y opté por viajar en un ómnibus especialmente programado para la carrera. Bueno, sería para compartir qué tal fue el viaje de Tokio a Minami Bôsô, viaje de lo metropolitano a lo rural en el mismo país:
mboso1 mboso2 mboso3 mboso4 mboso5 mboso6 mboso7
… y por fin llegamos,

mboso8

al centro del puerto pesquero que hoy funcionará como sede del día de maratón. Fue un viaje bastante largo, de cuatro horas y media (yo salí de casa a las 4:30 para poder tomar el ómnibus especial que iba a salir a las 6:20 de Tokio y que llegó a las 9:00 a Minami Bôsô), pero el día está bonito, con sol y sin demasiado calor ni humedad, así que tendríamos buena suerte pero a la vez tenemos que darnos prisa porque solo falta hora y media para la carrera, que comienza a las 10:30 en caso de la categoría de media maratón (21,0975km). Voy a la recepción de corredores a recibir mis tarjetas de número,

mboso9

al vestuario a cambiar de ropa para luego buscar el punto de partida… La verdad creí que me iba a perder pero por suerte logré llegar a donde tenía que llegar, a tiempo, y pude correr sin problema, aunque eso sí, perdí la ceremonia de inauguración, no de demasiada importancia por quizá hubiera sido interesante el mensaje de la corredora invitada…, bueno.
Y de la carrera misma…. no tengo fotos ya que siempre me concentro en correr y no me doy tiempo para andar sacando fotos, pero solo comentar que es una experiencia diferente el salir a correr a la vía pública, en vez de dar vueltas y vueltas dentro de un parque o correr en la orilla de un río, con el paisaje que casi no cambia, tal como ocurre en la mayoría de las carreras en que había participado. Esta vez la ruta era para salir a correr a la vía pública, siendo la mitad a lo largo de la costa, mirando el paisaje, espléndido, del Océano Pacífico y la otra mitad un poco en el interior… y me gustó bastante. El único problema fueron las interminables subidas y bajadas, nunca muy pronunciadas sino bastante moderadas pero que igual nos iban quitando la fuerza poco a poco, y el fuerte viento del mar, que también nos hizo sufrir en la segunda mitad de la carrera. Pero, en fin, fue una carrera linda, que corrí hasta el final

mboso10

y aquí va mi resultado del día (¡nuevo récord personal, después de medio año!):

record-minamiboso2014140923-1 140923-2

Y aquí algunos paisajes más…

mboso11 mboso12 mboso13 mboso14 mboso15

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Grito de Independencia

Pienso que el mes de septiembre podría considerarse como “mes de independencia” porque, si no me equivoco, hay muchos países que celebran su día de independencia, entre ellos Chile, México y algunos otros países centroamericanos, y esta vez he tenido el gusto de asistir a una recepción en la Embajada de México en Tokio. Bueno, aunque ya había ido anteriormente a una fiesta mexicana celebrada cada año en estas fechas en Tokio, no sería lo mismo un evento dirigido más bien a ciudadanos japoneses comunes (para que sepan un poquito de México) que una celebración en la Embajada para los propios mexicanos, así que no dudé en ir cuando me pasó la voz una señora mexicana que había conocido en el Club de Lectura del Instituto Cervantes…, con todo gusto y curiosidad.
Así que fui… y a ver lo que encontré ahí:
La Embajada de México en Japón está en la zona céntrica de Tokio y cuenta con un espacio bastante amplio con su edificio, jardín y patio bien bonitos…, que este 15 de septiembre se llenó de bastante gente,

mexico1

que, al comenzar la fiesta, dio su famoso grito de independencia (yo ya había oído algo de eso pero fue la primera vez verlo en vivo), además del himno nacional y un mensaje de un funcionario, para luego seguir con la comida y bebida (todo gratis), para no librarme de caer nuevamente en la tentación de gula,

mexico2 mexico3 mexico4

y música de mariachi…

mexico5

A diferencia de algunos otros eventos donde se presentan numerosos grupos de muy variados tipos de música y baile, aquí estuvo una banda, que, tomando descanso cada cierto tiempo, deleitó al público con su música… Y la verdad es que me gustó una fiesta así, quizá no tan grande pero sin excesivo ruido y permite a los asistentes pasar el tiempo más relajado, conversando, comiendo tacos y escuchando algo de música, y de repente bailando.

mexico6 mexico7
Lo afortunado esta vez fue que la celebración coincidió con un feriado nacional de Japón (“Día de Respeto a los Ancianos”: segundo lunes de septiembre) y por eso no tuve inconveniente para asistir, pero, bueno, espero poder seguir asistiendo la próxima vez también, quizá haciendo valer mi derecho a vacaciones pagas en caso necesario.

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Esto está cañón (3)

koryatama4

Por tercer mes consecutivo participo en esta mini carrera de 20km y no creo que se necesite mucha explicación ya. Sigo participando para mantenerme activo y motivado, y es que, aún corriendo la misma distancia, es muy diferente hacerlo en solitario que en un evento con más gente.
Y, bueno, ya sé cómo es la organización (pequeña pero buena) y conozco la ruta… y la única diferencia esta vez sería la condición climática-meteorológica: lo bueno es que, entrado ya en septiembre, ya no hace tanto calor como en julio y agosto, y lo malo es que está lloviendo, para ser esta mi primera experiencia de correr una larga distancia bajo lluvia. O quizá no esté tan mal tener esta primera experiencia en esta mini carrera (que para mí es como parte de entrenamiento) y no en una carrera “grande” (como para procurar establecer un récord “oficial” con toda seriedad). La verdad es que dudé mucho… si es para correr normal o con impermeable, o cómo proteger mi android de la lluvia (bueno, mi android mismo es supuestamente resistente al agua pero no sé qué hacer con su pila externa que suelo conectar, para evitar que quede sin batería durante la carrera), etc…

koryatama5
En fin, decidí correr normal, sin impermeable, porque en todo caso, aún sin la lluvia, estoy acostumbrado ya a quedar todo mojado, con el sudor, y ahí no tendré demasiado problema y en cuanto a la batería de mi android, bueno, ya veremos…
Y el resultado del día:

koryatama1 koryatama2
A ver, lo nuevo esta vez fue que terminé corriendo más rápido en la segunda mitad (y en los últimos 5 km sobre todo) que en la primera mitad,

koryatama3

y esto fue el grande y raro efecto de la famosa batería… NO vengo a decir que soy un hombre eléctrico a pila, pues nada de eso, y ni tampoco sirvió para nada esa batería externa que llevé en realidad, y entonces… ocurre aquí que a los 10 km ya empieza a agotarse la batería interna de mi android y yo, cada momento más preocupado: “Ay, tengo que llegar antes que se me agote la pila”, “Ay, antes que se me muera el android…”, terminé corriendo cada vez más rápido, para al final llegar con el android todavía vivo (o si no, no hubiera podido registrar los datos hasta el final).

Bueno, sea cuál sea la causa, logré establecer un nuevo récord personal de 20km, y suficiente para lograr mi meta inmediata (21,0975km en menos de 100 minutos). Aquí ya comienza la nueva temporada de maratones, de otoño 2014-primavera 2015, con muchas carreras más grandes y más formales en todas partes del país, para lo cual espero haber tenido hoy una buena oportunidad de prepararme y a ver qué tal me va a ir en este otoño e invierno.

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Septiembre

Llegó el mes de septiembre y es cuando los niños vuelven a las clases, con sus tareas de vacaciones completas, incompletas o copiadas…, y también es cuando en mi oficina comienza una vez más la campaña de cada otoño para caminar más, supuestamente para promover la salud de los empleados de la empresa (o, en otras palabras, la salud de los afiliados del Seguro de Salud de la empresa) para así procurar reducir los gastos médicos y mejorar el balance financiero de la cooperativa de dicho seguro.
Se trata de una campaña que era originalmente para caminar “un millón de pasos en tres meses (de septiembre a noviembre”, meta que años después se redujo a “900 mil pasos en tres meses” (para ajustar más al lema de “10.000 pasos al día” seguramente) y luego, años más tarde, ampliarse bastante el plazo de la campaña el año pasado para caminar “un millón 200 mil pasos en seis meses” el año pasado… Bueno, no sé cuál fue la reacción de otras personas ante esta campaña y sus frecuentes cambios, pero lo más cierto es que a mí la campaña ha logrado motivarme bastante para cambiar mis hábitos diarios de manera significativa, porque… por un no sé qué, de ahí empecé a correr hasta 10km cada día y correr además los sábados y feriados con tal de acumular más pasos, mientras que antes no necesariamente salía de casa los días de descansos, así que en ese aspecto se podría decir que fue una idea muy acertada la de prolongar tres meses más el período de la campaña, para motivar a la gente (o a mí, por lo menos) a salir activamente de casa durante los días de descanso de Año Nuevo, por ejemplo…
Y, bueno…, ocurre que este año los de la Cooperativa de Seguro de Salud ha tenido otra idea, ahora para acortar el plazo de campaña muy drásticamente, de seis meses a dos meses, para que pueda participar más gente floja… (y es que, bueno, lo importante sería estimular especialmente a gente sedentaria y floja, y creo que es también cierto, porque las personas deportistas en realidad hacen sus ejercicios por cuenta suya ya, sin necesidad campañas de salud o cosas por el estilo)… Y en caso mío en particular, la verdad es que la campaña de campaña no va cambiar más mi estilo de vida, porque con o sin la campaña sigo y seguiré haciendo lo que estoy haciendo, PERO, igual estoy comenzado el conteo y registrando los datos en la hoja de registra de pasos, y con especial ánimo este septiembre y otoño… porque voy a ganar un juego de batidora-licuadora de seis piezas, que será el premio por caminar 610 mil pasos en dos meses. Siendo premio de una campaña de participación gratuita, sé que no será de la primera categoría pero espero que sirva sin mayores defectos y ya veremos qué cosas curiosa/exótica/práctica estaré preparando con mi nuevo juguete dentro de dos meses…

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized