Archivo de la categoría: Uncategorized

Tifones 2

Y aquí algunas imágenes del parque cerca de mi casa luego del paso del tifón:

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Tifones

Este año hemos tenido bastantes desastres naturales en diferentes partes del país, con tantos terremotos, inundaciones y tifones, además de la ola de calor récord en julio y agosto, y ahí se suma un tifón más, el número 24 del fin de semana pasado, y aquí van algunas imágenes de la mañana siguiente:

(Escena bastante común)

(Cayó parte de su cartel)

(Se cayó también el escaparate de un restaurante)

En donde yo vivo en particular, pasamos dos noches sin luz y…

(Colocaron linternas en los pasillos)

(Aviso para los residentes)

(Usen estas pilas para las linternas)

 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Arroz mágico

El otro día me dieron este “arroz mágico” o arroz seco y pregelatinizado en la oficina, donde estaban renovando la conserva de alimentos de emergencia y para eso nos regalaron paquetes viejos y cerca de su fecha de vencimiento, que era hasta septiembre de 2018.

Tratándose de un producto con largo plazo de consumo, no hace falta consumirlo tan puntualmente pero más vale comerlo antes y no tan tarde, así que será mi almuerzo de hoy.

Abro el envase y saco el desoxidante y la cuchara y le echo agua hirviente,

y esperé 15 minutos y ¡listo!

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

A caminar

Es septiembre y ha comenzado nuevamente la anual campaña de caminata en mi oficina, donde los empleados podemos intentar caminar determinada cantidad (610 mil pasos en concreto) en dos meses para luego ganar un pequeño premio en caso de lograr la meta. Yo, como cada otoño, no necesitaré hacer nada en especial sino simplemente tratar de no olvidar registrar el número de pasos de cada día y no olvidar tampoco entregar la hoja de datos sin demora (y es que, de hecho, una vez perdí el derecho de recibir un reloj de pulsera porque me olvidé de enviar el papel…). Bueno, en realidad, he acumulado ya los 610 mil pasos durante las tres primeras semanas del período de la campaña y no necesito contar más pasos pero a ver hasta cuántos pasos llegaré al final.

Y ahora empiezo a pensar ya en el premio que podría recibir… En su catálogo figura, entre otras cosas, dos cosas que me interesan:

Antes que nada, yo no he tenido alta presión arterial ni nunca me ha interesado saber la cifra, y dudo que, de tener el aparato, lo utilice diariamente como se esperaría… No se sabe, pero a la vez pienso que no resulta nada interesante pedir otros artículos más comunes, como “paquete de detergentes para cocina (o para lavar ropa)”, que servirán sin duda pero no traen nada divertido…, así que mejor “arriesgar” y optaré por pedir algo que en otra ocasión no se me ocurriría comprar por iniciativa propia.

En todo caso, aún faltan tres meses para recibir el premio que fuere, y por ahora solo seguiré caminando.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Paseo por Shin Ôkubo

Es un barrio cerca de Shinjuku, Tokio, y conocido por ser el “Barrio Coreano” desde antes, con las calles llenas de tiendas de productos coreanos y restaurantes de comida coreana. Dicen que últimamente está pasando de ser solo “coreano” a “multinacional”, ahora con negocios para y por gente de diferentes nacionalidades del Este, Sudeste y Sur de Asia. Un día fui a pasear por ahí y fue así:

Me hubiera gustado sacar más fotos y sobre todo dentro de las tiendas con sus productos bien exóticos pero no me atreví…

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Otra de cigarras

Otra insólita noticia de este verano fue sobre un cartel que apareció en un parque de una localidad de la prefectura de Saitama, que pedía a los visitantes que no capturen cigarras y otras larvas con el propósito de comerlas.

Según el diario Asahi, el municipio de dicha localidad colocó la advertencia en tres idiomas (en japonés, inglés y chino) en julio, luego de recibir denuncias de parte de algunos ciudadanos sobre “alguien que capturaba larvas de cigarra en gran cantidad”. Se le agregó la frase “… con el propósito de comerlas” porque también hubo informaciones de que metían los insectos cazados en botellas PET, que quedaban llenas. El municipio no pretende restringir la caza de insectos de los niños y afirma asimismo que dejaron de llegar las quejas luego de la colocación del cartel, que será retirado después de finalizada la temporada del canto de cigarras…

x x x x x x x x x x x x x x x

Un hecho curioso es que dentro de esa misma ciudad existe un barrio que últimamente se está convirtiendo en un auténtico “Barrio Chino”, con bloques de apartamentos ocupados en más de 50% por habitantes chinos y con una área comercial con restaurantes y otros negocios predominantemente administrados por chinos y dirigidos a su clientela china. Sabido es que en China se practica entomofagia, en cuyo insumo figuran cigarras…, con que no sería raro que a algunos se les ocurriera relacionar un hecho (caza de cigarras en cantidades) con el otro (presencia de gran número de habitantes proveniente de un país con una gran tradición insectívora) para imaginar, acertadamente o no, que los insectos cazados van a parar en el estómagos de algunas personas…

Lo que definitivamente no se entiende es el porqué de prohibir la caza de cigarras “para comerlas”. Si no se trata de especies en peligro de extinción ni de un acto que infrinja legislación alguna, y si abiertamente se aclara que deja permitida la caza de los mismo bichos si es de niños, ¿¿¿por qué demonio hay que prohibir el mismo acto si es para comer (que al final no daña a nadie)??? A mí lo único que se me ocurre sería que por la cantidad, que si se caza o consume en demasiada cantidad, quizá desaparezcan las cigarras del parque, dejando a los demás ciudadanos sin la oportunidad de seguir disfrutando de las cigarras…. pero si es este el caso, que se diga claramente “Prohibido cazar las cigarras en cantidades” y no “Prohibido cazar las cigarras para comer”, y así se evitaría malas interpretaciones de las palabras, o ¿no?

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

De cigarras y otras hierbas

Un día encontré esta noticia que me pareció interesante sobre la reacción de algunos franceses ante ciertos ruidos: en una localidad del sureste de Francia, algunos turistas no soportan el ruido de las cigarras y exigen al alcalde que tome medidas al respecto y, al ver rechazada su petición, recurren a armas químicas para terminar con el problema, mientras que los lugareños como el alcalde toman el mismo canto de las cigarras como la banda sonora de Provence, parte de su folclore…

Y me gustó lo de la banda sonora y folclore, porque podría decirse que lo mismo sucede aquí, donde pasamos cada verano escuchando el canto de diferentes variedades de cigarras, que de hecho es un elemento imprescindible en las películas japonesas con escenas de verano, donde con solo oír su canto o ruido, ya sabemos que es una escena de verano.  Y en la vida diaria no es nada raro escuchar conversaciones así:

— Oye, este verano está un poquito débil el canto de las cigarras, ¿no?
— Es verdad. Será que las cigarras también están fatigadas con este extremo calor…

Y ahora me doy cuenta de que yo mismo, sin pensarlo mucho, venía anotando comentarios como “Este finde, oí el primer canto de tsukutsukubôshi de este verano”, “A las 03:30 las cigarras aún no están muy ruidosas. A las 04:30 poco a poco empezaban a cantar…”, “Noto que últimamente van disminuyendo las minminzemi  y van en aumento las tsukutsukubôshi.” en una bitácora (no publicada) mía que es un diario común y corriente, para nada un cuaderno de insectólogo…

O sea que algo tienen en común los franceses del sur y los japoneses, aunque en otro no… El alcalde arriba mencionado habla también de algunos otros vacacionistas que pidieron silenciar el tañido de la campana de la iglesia en la mañana, cuando en Japón ocurre que hay tanta gente que no soporta el “ruido” de los niños y mandan al diablo planes de inaugurar guarderías y jardines de infantes, etc. sin importar que se trate de instalaciones tan urgentemente necesarias en un país aquejada de la extremadamente baja tasa de natalidad y el avance sin precedentes del envejecimiento demográfico. 

No sé quiénes hacen el mayor ridículo.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized