Archivo mensual: julio 2017

Viernes de Premium

Al gobierno japonés le gusta montar campañas que supuestamente son para cambiar el rollo de las excesivamente largas horas laborales de este país y que, sin embargo, desde el primer momento es previsible que no sirven para cambiar nada.

En julio y agosto del año antepasado fue una campaña denominada “Yûkatsu” (o “Actividades del Atardecer”), que fue un llamamiento para adoptar una especie de horario de verano de manera voluntaria y flexible en las oficina, para que la gente salga un poco temprano del trabajo y aproveche las horas libres para hacer algo que antes no se podía hacer, ya sea animándose a aprender algo nuevo, practicando deportes, yendo al cine, compartiendo más tiempo con la familia, etc…, lo cual podría sonar todo bacán pero el problema fue que el Gobierno no ofrecía respuestas factibles a la gran pregunta que a todos se nos ocurría: “¿Y qué se hace para poder salir del trabajo unas horas más temprano? ¿Entrando al trabajo unas horas más temprano por la mañana? Si es así, ahora que tendremos que trabajar las mismas horas en total y realizar encima las “actividades del atardecer”, ¿acaso no terminaríamos más fatigados que nunca? ¿Cuándo nos darán tiempo para descansar…?” Creo que un importante factor para el muy previsible fracaso de la medida fue la “flexibilidad” con que permitió a cada oficina o trabajador decidir adoptar o no alguna acción para seguir la recomendación, porque así ocurre, muy previsiblemente, que muchas oficinas o trabajadores no deciden unilateralmente dejar de atender a sus socios o clientes desde unas horas más temprano, y por otra parte, lo más típico es que aunque llegues a la oficina una hora más temprano por la mañana, por la tarde te dan más tareas que terminan neutralizando esa hora que teóricamente habías ganado en la mañana… Y la peor parte se la llevaron los propios burócratas, que tuvieron la mala suerte de que durante el período de “Actividades del Atardecer” se realizaba la sesión prolongada del parlamento para discutir la reforma de la Ley de Seguridad Nacional, obligando a muchos funcionarios estatales a trabajar hasta bien tarde de la noche para preparar discursos de los ministros…

Dos años después de las “Actividades del Atardecer”, de las que nadie se acuerda ya, ahora está la otra campaña llamada Viernes de Premium, que no es mucha novedad: no pasa de ser otro llamamiento para salir temprano del trabajo. La pequeña diferencia es que esta vez es para el último viernes de cada mes (en vez de todos los días durante el verano) y que en vez de “actividades”, insta ahora a la gente a gastar más plata, ya sea en los restaurantes, centros comerciales o lo que sea y así subir la economía. La campaña comenzó en febrero y ya va por el sexto Viernes de Premium (28 de julio) y el resultado: nada, como bien se podía prever. Claro, porque… si quieren que consumamos más, ¡antes resuelvan el problema de las largas jornadas laborales y a la vez suban nuestro sueldo!

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Bajón de luz

Son las 14:11 y recién acabamos de volver al trabajo luego de la pausa para el almuerzo (12:45-13:45). Y… de súbito se apaga la luz, sin aviso alguno. Un apagón. Es algo que en algunas zonas puede suceder unas cuantas veces al año, en caso de las llamadas “lluvias guerrilleras” acompañadas de tormenta eléctrica, pero esta vez, muy extrañamente ocurre sin que llueva ni truene nada. ¿Será algún accidente o fallas técnicas en la Compañía de Electricidad de Tokio?

Pasa el tiempo y la luz no vuelve, cuando lo normal sería que un apagón momentáneo termine en cuestión de unos cuantos minutos, diez minutos o algo así… y lo único concreto es que voy perdiendo ya las ganas de trabajar esta tarde. Quienes tienen tareas urgentes o con una fecha límite deben estar bien preocupados pero afortunadamente no tengo nada así, y ahora, con este pretexto para no trabajar, estoy más bien entretenido y relajado.

Más de media hora después se anuncia que el apagón se debe a un fallo en el circuito local del “Pabellón IV” (donde estoy trabajando) y que no se prevé restablecer la luz antes de las 17:20, hora de terminar de trabajar. De ahí que se invita a los empleados afectados a marcharse temprano esta tarde, recurriendo a la modalidad laboral llamada “horario flexible”, que permite al empleado entrar/salir del trabajo a la hora deseada si cumple con la hora núcleo (10:05-15:00, en que sí que se debe estar trabajando) y el total de las horas trabajadas de cada mes (no recuerdo cuántas en concreto). O sea que… por hoy nos invita a dejar de trabajar ya, sin que eso signifique permitirnos trabajar menos; simplemente es para trabajar más otro día.

En todo caso, me dirijo ahora a la sala de servidores a ver si me dan algunas instrucciones u órdenes. Teóricamente los “servidores”, en caso de apagón, seguirán primero con UPS y luego con los grupos electrógenos que dicen que hay para emergencia. Me dicen ahora que los grupos electrógenos en cuestión tendrían el combustible para 14 horas y, por lo visto hasta el momento, se está consumiendo menos combustible de lo previsto y por otra parte el apagón se resolvería esta noche o antes de la mañana, lo cual me deja más tranquilo porque me libra de la tarea de apagar los servidores y volver a prenderlos luego del restablecimiento de la luz…

Y…, en fin, nada.

Solo fue escena de un día de trabajo un poco inusual.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Tanabota

Estás debajo debajo de un estante y con la boca abierta por casualidad, y de súbito cae un botamochi, que termina exactamente en tu boca… Oh, ¡qué suerte!

De ahí viene la expresión “Tana kara botamochi” (o “Botamochi desde el estante” y también conocida por su forma abreviada “Tanabota”), que describe la situación en que inesperadamente obtienes una suerte sin haberte esforzado para ello.

Sería lindo que de vez en cuando nos toque un poquito de tanabota, pero no hay que vivir siempre esperando un tanabota y por eso también hay otras refranes que dicen:

  • Koketsu ni irazumba koji o ezu” (No conseguirás capturar crías de tigre si no entras al nido del tigre);
  • Makanu tane wa haenu” (La semilla no sembrada no brota);

o más definitivamente

  • Tana kara botamochi wa ochite konai” (No cae botamochi desde el estante), etc.

En todo caso, lo más concreto es que no debe confundirse tanabota con tanabata, que son cosas completamente distintas.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Tanabata

El 7 de julio se celebra aquí una festividad llamada Tanabata (Festival de Estrellas), cuya principal costumbre es colocar ramas de bambú donde se cuelgan papeletas de color con deseos de las personas. En algunas localidades se realiza el festival a lo grande y una avenida entera se llena de adornos gigantescos y también hay lugares donde la celebración viene con un mes de retraso, por cuestión al tomar la fecha 7 de julio según el antiguo calendario lunisolar pero, bueno, me parece que lo más común sería celebrar el festival el 7 de julio gregoriano y sin demasiado lujo. Esta vez he visto bambúes adornados en parques, estaciones de tren, establecimientos comerciales y centros de actividades comunales, donde junto con el bambú estaban también a disposición del público plumas y hojitas de papel para que colocáramos libremente nuestros deseos.

Y viene aquí una curiosidad mía también: ¿será que a los japoneses les gusta exhibir sus deseos?, ¿los no japoneses podrán compartir estos gustos?, etc. Y es que lo de colgar los deseos en lugares abiertos al público, ocurre también en templos y santuarios con su Ema, con la pequeña diferencia de que en esos recintos religiosos suele tener un precio esa tablita de madera mientras que los papeles de Tanabata suelen ser gratis…

Como sea, yo me divierto observando lo que la gente desea…, que a veces son cosas muy realistas o pragmatistas, y otras… cosas bien raras, o muy soñadoras.

Hoy estuve mirando un poco y encontré deseos tipo “Quiero aprobar tal o cual examen”, “Quiero llevarme bien con XXX (nombre de su pareja)”, “Quiero ser un gatito”, “Quiero tener una hermanita”, “Salud y paz en la familia”, entre otras.

No sé si a alguien se le ocurrió colocar ahí uno de “Quiero lograr correr los 21,1 kilómetros en menos de 90 minutos”…. Bueno, yo hubiera podido pedir tal deseo pero no se me ocurrió a tiempo, porque en estos días he estado más ocupado de fijar mi supuesto objetivo en mi trabajo para el presente año fiscal y eso no es cuestión de pedir cualquier fantasía sino hacer una promesa, que necesariamente implique cierto grado de progreso, que vaya de acuerdo con el plan de acción de la organización y que luego debe ser aprobada por mi jefe…., ay qué tal quebradero de cabeza, que ojalá pase lo más pronto posible.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Elecciones

Hoy tenemos elecciones aquí, de la asamblea del llamado Gobierno Metropolitano de Tokio, donde se podría decir que la gente podría dividirse en tres grupos: quienes apoyan a la Gobernadora Koike Yuriko y su nueva agrupación llamada “Grupo de Toquiotas Primero” (nombre que me hace recordar al eslogan clave del tío Trump: “América First”), quienes apoyan al Partido Liberal Demócrata de siempre, y los demás (ya sean simpatizantes de otros partidos o indecisos).

En cuanto a los candidatos de Toquiotas Primero, creo que muchos son novatos y no sé quiénes son ni qué propuestas tienen, y lo más cierto sería que los votos emitidos por ellos serán por aprobación de la política de su jefa, la señora Koike, quien tras asumir su cargo hace 11 meses viene trabajando principalmente en dos asuntos: primeramente lo relacionado con la organización de los Cinco Anillos de Tokio 2020, planificación de arreglo de instalaciones necesarias y reducción de su costo y (2) el tema del traslado del viejo Mercado Central de Tsukiji al recién construido de Toyosu. En cuanto al primer tema la tía propuso aprovechar algunas instalaciones ya existentes para así reducir el costo, rediciendo obras de nuevas construcciones, pero por ahí se presentaron muchos inconvenientes, tal como la distancia geográfica y falta de coordinación con el Comité Olímpico de Japón y, en fin, tras mucha bulla y mucha pérdida de tiempo parece ser que todo quedó casi igual como lo originalmente planeado, o sea que no cambió nada. En cuanto al segundo tema, viene la discusión sobre la contaminación del terreno del nuevo mercado de Toyosu, donde antes funcionaba una planta química de la Compañía de Gas de Tokio y se sabía desde el principio que existía la contaminación, y entonces debían haberse tomado ya las medidas necesarias pero ocurre que las muestras del agua subterránea del lugar siguen dando resultados no muy convenientes en los tantos veces repetidos análisis y la tía Koike pasa tanto tiempo sin dar luz verde para el traslado, mientras que este lío e indecisión afecta tremendamente a los trabajadores y comerciantes que tienen su negocio en Tsukiji y se preparaban, según el plan inicial, su traslado a Toyosu. Hace unas semanas, la tía Koike por fin expresó su conclusión, de que el mercado se trasladaría a Toyosu con ciertas medidas para contener la contaminación (lo cual generaría ciertos costos adicionales de mantenimiento) y a la vez construir un supuesto “parque temático gastronómico” en Tsukiji, con que mantendría vigente la renombrada marca Tsukiji además de asegurarse ingresos que sería para cancelar los costos de Toyosu). Hasta el momento, nadie sabe qué es eso del supuesto parque temático gastronómico, pero lo cierto sería que más de uno ha pensado: “Otra vez (al igual que el tema de las instalaciones olímpicas), tanto ruido y pocos logros, si es que al final el mercado se traslada a Toyosu como se había planeada originalmente.”

Y si es para apoyar o no al Partido Liberal Demócrata, realmente no sé cuál sería su punto. Muchos votantes deben tener motivos para castigar al PLD, partido plagado de tantísimos escándalos, del supuesto amiguismo del mismo Primer Ministro Abe y su esposa, de sus muchos ministros y congresistas que no dejan de decir o hacer cosas indebidas en la vida pública o privada… pero hay que ver también que son más cosas de la política nacional, que no necesariamente hay que confundirse con la política local pero, bueno, tenemos la libertad de no elegir al partido que no nos gusta, por el motivo que sea.

Aún no se sabe qué dirán los votantes pero ya lo veremos, en menos de 24 horas.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized