Archivo mensual: marzo 2012

Flores de ciruelo

Como parte del ajuste de fin de año fiscal, inesperadamente me obligan a tomar unos días de descanso antes del 31 de marzo y …, bueno, sin tener tiempo para planear algo grande por una parte, y al tener ciertas tareas por hacer fuera del trabajo por otra, es que no salgo a pasear muy lejos. Averiguo algo que ver dentro de Tokio y una opción podría ser ir a ver las flores de ciruelo de Ôme, de las que quizá había oído hablar pero que nunca había visitado. Parece que justo estamos en la temporada y no es nada complicado llegar ahí, así que tomo el tren y a ver:

La ciudad de Ôme queda en la parte noroeste de Tokio y, aunque pertenece a la prefectura de Tokio, es una zona bastante rural y montañosa, que en su temporada (de mediados de febrero a comienzos de abril) se convierte en uno de los mejores lugares en la región de Kantô para apreciar las flores de ciruelo, con más de 300 mil visitantes desde todo el país, según la página de su festival de flores de ciruelo.

Bueno, sin más preámbulos, aquí van algunas fotos:

En total son más de 10000 árboles de ciruelo repartidos en una zona que se extiende más o menos por cuatro kilómetros al lado del río Tama, siendo su centro de visita obligatoria el Parque de Ciruelos en la ladera de una montaña con 1500 árboles de 120 variedades de ciruelos.

Este es el río Tama,

y esta es una librería que encontré por ahí (incomparable con las grandes librerías en el centro de Tokio)…

Bueno, así fue mi primer e improvisado hanami de ciruelo. Luego de ciruelos, en mi zona está a punto de comenzar la floración de cerezos… a ver si les tomo unas cuantas fotos en estos días también.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo general, japón

Nada

X: …
Y: …
Z: …
X: … en realidad nuestro país no debería necesitar ayuda, si se trata de un país tan rico.
Y: Así es. Y mira que es un país realmente privilegiado, que tiene tantos recursos minerales, bosques, ríos y todo. No puede ser que tal país esté recibiendo ayuda.
X: Lo único que nos falta sería tener unos gobernantes que piensen en el pueblo y el país, no en sus intereses personales.
Y: Mientras que en el mundo hay otros países más desafortunados, por ejemplo, donde de verdad no hay nada, nada de naturaleza ni agua y por eso la gente no puede progresar, no puede salir de la pobreza. A esa gente sí que deberíamos ayudarla, en lugar de ayudar a países como xxxx que en realidad no deben necesitar ayuda.
Z: Pero…. ¿es necesario ayudar a ese “país sin agua” de verdad?
Y: Claro, porque esa gente no está quedando en el subdesarrollo por su propia culpa, sino por la condición geográfica en que le tocó nacer…
Z: Pero todo desarrollo es relativo. ¿Quién puede decir, por ejemplo, que un país lleno de artefactos como PlayStation, BluRay, DVD o cosas por el estilo, está más “desarrollado” que otro sin esas cosas? ¿Cómo se puede saber que gente de un país supuestamente “desarrollado” vive más feliz que gente de otro país sin agua? ¿Si todo es relativo, no será que toda gente puede vivir “feliz” o “infeliz” a su medida, sin depender del grado de “desarrollo” del país? Si es que se trata de un “subdesarrollo” por culpa de otros país más “desarrollados”, entonces sí que los “desarrollados” tendrían la responsabilidad de ayudar a esa gente a salir adelante, pero en otro caso… ¿acaso no se podría dejar en paz a gente para que siga viviendo a su manera…?
Y: Si esa gente en subdesarrollo no supiera que existe otro mundo más desarrollado, quizá podría continuar con su vida, feliz, pero…. en esta era globalizada, es realmente difícil que no se sepa nada. Entonces, si esa gente llega a enterarse de que existe otro estilo de vida, más avanzado, debe tener derecho a procurar esa vida.
Z: Pero ¿quién sabe que esa vida “más avanzada” da más felicidad?
Y: La gente atrasada no vive así porque quiere, sino porque no tiene opción. Por lo menos hay que darle educación para poder elegir. ¿O crees que se puede dejar así en la pobreza a esa gente condenada a vivir en lugares donde no hay agua?
Z: Pero todo es relativo y en el fondo es lo mismo… A ver, por ejemplo, en el mundo hay gente que puede comer sin trabajar, gente que vive en lugares con rica naturaleza donde verduras y frutas brotan y crecen por sí solas, lo suficiente, al menos, para alimentar a un pueblito relativamente pequeño. Entonces, ¿qué dirá esa gente de los japoneses? “¿Qué? ¿En Japón las verduras y frutas no salen por sí solas? ¿Y por eso los japoneses tienen que arar, abonar, sembrar, regar y trabajar en todo eso para conseguir alimento? ¿Y aún así no alcanza y por eso tienen que comprar? ¿Y para eso tener plata, y para ganar plata trabajar duro durante toda la vida? Pero, ¡qué gente tan pobre! …” Y mira que entonces, ¿qué diferencia hay entre “¡Esa gente pobre que tiene que caminar dos horas para conseguir agua!” y “¡Esos japoneses pobres condenados a trabajar duro durante toda la vida porque de otra manera no consiguen alimento!”? En el fondo es que todos están condenados a trabajar para sobrevivir, queriendo o no. Y si la gente sin agua vive así por no tener otra opción u otra salida, lo mismo se puede decir de muchos japoneses, que viven como viven por no tener otra opción u otra salida…. O, si hubiera otra salida, cómo se explicaría que, cada año, más de 30.000 japoneses están eligiendo dejar de vivir, además de tantos otros casos de muerte por exceso de trabajo, estrés, depresión…

En fin, no sé cuál sería el modelo de desarrollo, y la educación, que debería ser.

Deja un comentario

Archivado bajo naderías

GIMP

(imagen agrandable)

No, no es que mi cuaderno se esté convirtiendo en un blog esotérico. Esto no es más que un nuevo garabato mío, esta vez una aparente imitación de ciertos avisos encontrados en esta revista. Los datos son todos ficticios pero las fotos (incluida la misteriosa imagen de mi amigo) son mías y así va mi intento de aprender un poco el manejo de los gráficos y todo.

Y aquí, otro ejercicio reciente:

 (agrandable)

que he de aclarar que no es de mi diseño original tampoco. La idea es de este libro, uno de esos tantos libros-revistas que cada fin de año aparecen aquí con infinidades de ideas, dibujos, marcos y planillas para diseñar las famosas postales de Año Nuevo, que vienen con sus infaltables CD-ROMs o DVD-ROMs que permiten al lector (o usuario) diseñar sus propias tarjetas tan fácilmente sin necesitar nada más que colocar las piezas ofrecidas, agregando unas cuantas fotos y mensajes o, en casos extremos, tan solo haciendo unos cuantos clics…. Bueno, en caso mío es un poco diferente porque el libro en cuestión vino sin su CD-ROM, que seguramente quedó en manos de su anterior dueño (y es que, como siempre, solo compro libros de segunda), así que la idea sí que la tomé de ahí pero de realizarla me encargué yo mismo, de cero, con mis propias fotos y con GIMP. A ver ¿qué tal?

Bueno, en realidad hace tiempo (desde antes de empezar a intentar dibujar algo con OpenOffice) que quería aprender a manejar GIMP pero es que seguía sin lograr hacer nada presentable (un intento aquí que nunca publiqué, por ejemplo, que a su vez fue una fallida imitación del Gusano Rojo…). Y, parece que ahora por fin estoy empezando a aprender algo. Aunque por el momento no estoy haciendo más que probar las funciones más básicas de las herramientas, vamos a ver si algún día, de repente empezamos a encontrar cosas así en Meu Quaderno, ojalá algún día…

Deja un comentario

Archivado bajo general

Un año

Dicen que son unos 22 millones de toneladas de escombros en total, que no se sabe a dónde irán a parar. Y es que, aunque hay algunos alcaldes y gobernadores de diferentes partes del país que están dispuestos a aceptar, procesar o depositar parte de dichos residuos en su zona, también hay habitantes, y no pocos, que salen a protestar tan pronto como se anuncia tal disposición, principalmente por el temor a la contaminación radiactiva. Sería una reacción previsible, si se toma en cuenta que hasta hay gente que, antes de hablar de los escombros, ni siquiera soportó seguir viviendo en Tokio (a 200 kilómetros de Fukushima) y huyó hasta Kyûshû o Okinawa para estar lo más lejos posible de la central nuclear. Supongo que tal gente jamás aceptará tener cerca nada proveniente de las zonas afectadas del terremoto. Y si es así hablando de los escombros en general, ¿cuál sería el caso de los residuos radiactivos, producto de las labores de descontaminación de las zonas donde se detectó radiactividad (cuando se dice “descontaminación”, es en realidad “separación y concentración” de radiactividad, que obviamente produce residuos más densamente contaminados, que nadie querrá recibir…). El Gobierno quiere construir un botadero especial en el condado de Futaba, en la misma zona dónde se encuentra la central nuclear accidentada, pero demás estaría mencionar el sentimiento de la gente que vivía ahí hasta el 11 de marzo pasado.

Hablando del tema con unos amigos latinos, algunos (incluso mamás con hijos pequeños) dicen estar dispuestos a recibir parte de la basura radiactiva en su zona “porque, al estar viviendo en Japón, todos deberíamos colaborar para la recuperación de las zonas afectadas, y para eso a veces hay que aceptar cosas no deseables también; la basura radiactiva debería ser repartida entre todas y cada una de las prefecturas/municipalidades por igual…”.

Por otra parte, en estos 12 meses he leído bastantes historias sobre la gente de diferentes nacionalidades que ha hecho algo para ayudar a la gente afectada: participando como voluntario en las labores de limpieza (a veces dejando su propio trabajo), ofreciendo servicios de enfermería, construyendo baños públicos en las zonas afectadas, para citar algunos casos, mientras que yo…. cada día sigo quebrándome la cabeza solo por seguir aferrándome a mi actual puesto de trabajo, nada apreciable pero quizá con la excusa de que el trabajar “normal” también debe estar sirviendo para sostener la economía japonesa y, muy indirectamente, para la recuperación del Nordeste también.

De todas maneras, hace ya un año…

Deja un comentario

Archivado bajo japón

Muñecos

De niño, siempre quería hacer muñecos, grandes y lindos, pero no he podido hacerlo casi nunca, o algunas veces hice… pero unos bien chiquititos y jamás comparables con los que aparecen en las historietas. Bueno, no se habla de muñecos de nenas, de trapos ni nada sino de nieve. Y es que por aquí nieva muy poco y… en las pocas veces que cae nieve, siempre salía a jugar fuera pero por la poca cantidad y la poca duración, nunca lograba hacer bolas tan grandes.

Y… nada. Es solo para comentar que volvió a caer nieve aquí en esta semana, y es algo bien loco ya que un día viene una nevada inusualmente intensa y al día siguiente la temperatura sube hasta 14 o 15 grados, y qué tal la cantidad de nieve que desaparece de la noche a la mañana. Pero, de todas maneras lo divertido fue ver la inusual cantidad y tamaño de muñecos de nieve que de un día aparecieron en la calle; creo que fue la primera vez que encontré tantos en un día.

Bueno, para hablar de los muñecos hoy, lo más indicado sería mencionar que justo hoy, 3 de marzo, se celebra aquí la tradicional Festival de las Muñecas, que es para desear el sano crecimiento y felicidad de las nenas. No intentaré dar mayores explicaciones al respecto porque para eso no faltan numerosos otros, y mejores, blogs, mientras que yo, en vez de eso, agarro el pincel a ver si vuelvo a aprender a pintar algo… con ese pincel electrónico que recibe el nombre de ratón:

Esto se llama tsurushibina (o muñecas colgadas), un tipo de adornos para la festividad que se conserva en ciertas zonas y que a veces encuentro por donde yo vivo también. Bueno, el dibujo no es muy original mío; es solo lo que hice siguiendo las instrucciones de este cursillo.

Deja un comentario

Archivado bajo costumbres, dibujos, japón