Archivo de la categoría: naderías

Pequeños regalos

catalogo

Como suele ser lo más normal aquí, tengo una cuenta bancaria para que cada fin de mes mi empleador deposite mi sueldo ahí. En caso mío no es un banco sino una caja de ahorro, que hace poco me ha mandado un catálogo de regalos. Bueno, es algo que sabía que existía pero donde nunca me había fijado antes, y se trata de regalos para los clientes que acumularon cierta cantidad de puntos por utilizar los servicios de la caja. Sabía que existía algo así pero nunca me había fijado porque, al tener solo una cuenta de ahorro de un saldo bien modesto, sé que no acumularía sino una cantidad bien modesta de puntos, con que no tendría derecho a ganar gran cosa…

Pero, bueno, esta vez lo tomo un poquito en serio porque dicen que van a terminar el servicio de puntos y esta va a ser la última oportunidad para canjearlos a regalos, a ver…

De los artículos que figuran en el catálogo, el más caro es una olla arrocera eléctrica (1300 puntos), seguido por una olla llamada Remmypan (535 puntos) que parecer ser de la marca de una popular maestra de cocina, y 24 botellas de té verde de marca Healthya (330 puntos), que contiene 540 miligramos de catechina por botella y ayuda a quemar grasa corporal… Con un poquito menos de puntos se puede solicitar una tostadora (315 puntos), una hornilla a gas portátil (300 puntos), un masajeador eléctrico (295 puntos), un tensiómetro automático digital (285 puntos), una mochila de marca Adidas (265 puntos)…

En el catálogo figuran muchos otros artículos para el hogar, cosas útiles para la salud y también productos alimenticios… y para mí hubiera podido ser la mochila de Adidas, que, sin embargo, no tengo otro remedio que descartar porque tan solo dispongo de 60 modestos puntos. O, en realidad, debí haber empezado a revisar el catálogo desde las cosas más baratas y no desde las más caras, y así decido conformarme con

  • este paquete de furikake de pescaditos (15 puntos),
  • un set de dos bolígrafos (negro y rojo) (20 puntos),
  • y otro set de los mismos bolígrafos (20 puntos)

Serán regalos bien pequeños, pero espero que lleguen pronto.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo naderías

Gen el descalzo

No recuerdo dónde (¿en el aula de primaria, secundaria, o en la biblioteca?) encontré y leí el manga de Gen el descalzo, pero recuerdo, al menos, que alguna vez hubo una sesión en la escuela para ver una adaptación al cine y también recuerdo que en mi casa había una versión de novela. En cuanto a la versión de manga (y es la más conocida) es bien extensa y no creo haberla leído completamente, pero de todas maneras sé de qué se trata y recuerdo muchas escenas de su historia, de la vida del protagonista antes y después del bombardeo atómico en Hiroshima.

Creía que era la obra más conocida sobre el tema y también la más típicamente usada o mencionada en la educación sobre la paz en las escuelas, y por eso me pareció bien absurda la noticia este mes de que la Comisión de Educación de una localidad japonesa ha tomado la decisión de impedir que el acceso a Gen el descalzo en las bibliotecas de las escuelas primarias y secundarias, donde la obra ha sido trasladada de las estantes abiertas a archivos cerrados y los niños ahora no pueden leerla libremente sino únicamente bajo autorización de los profesores, supuestamente porque el manga contiene escenas extremamente atroces no apropiadas para lectura de niños menores.

Al difundirse la noticia, primero pareció hablarse de la “extrema atrocidad” propia de la guerra y de la bomba atómica, y no entendí nada: ¿para qué intentar ocultar esa realidad, la que precisamente debería trasmitirse…? Pero luego empieza a salir más detalle del asunto y el hecho parece ser que no se cuestionaban las atrocidades propias de la guerra ni de la bomba atómica, sino menciones infundadas sobre atrocidades supuestamente cometidas por soldados japoneses y difamaciones hacia el emperador, interpretaciones equivocadas del himno nacional, etc., que son contenidos perjudiciales porque “inculcarían a los niños antipatriotismo y conocimientos equivocados y de la historia”.

Bueno, no es la primera vez que ciertas obras (“pacifistas” o que hablan mal del emperador o de las cosas negativas del Ejército imperial japonés) terminan siendo blanco de duras críticas si es que encuentran ahí errores o hechos carentes pruebas contundentes…. y no sé si lo mismo sucederá con la misma dureza si una obra imperialista-militarista contuviera la misma cantidad de errores… ¿tal obra será aniquilada?

En todo caso, la polémica sobre la censura de Gen el cascalzo surge justo en verano, temporada en que tenemos otra polémica anual, sobre las visitas (a veces realizadas y otras no) de los ministros del Gabinete y otros políticos al Santuario Yasukuni, donde rinden homenaje a los caídos de guerra junto con algunos importantes criminales de guerra, hecho que cada año surge, para no contribuir sino a empeorar las relaciones entre Japón y sus países vecinos. Y aquí lo que no entiendo es esa incondicional tenacidad por alabar a los “héroes” patriotas… ¿es tan necesario? Y es que si Japón reconoce sus responsabilidades y ofrece disculpas por lo que cometió durante la Segunda Guerra Mundial… (o sea que fue una guerra equivocada), no sé por qué hay que homenajear tanto a los promotores y colaboradores (ya sean activos o pasivos) de la guerra. Y mi otra gran duda…, es que mientras que se habla tanto de los criminales y los caídos de guerra, jamás reciben el trato de “héroes” las personas que valientemente se opusieron al régimen totalitario de la época y lucharon por detener la guerra equivocada… ¿O será que ser patriota significa obedecer siempre al régimen de turno y no intentar cambiar nada? ¿Y tener ideas no compatibles con el Gobierno es cosa de vendepatrias, traidor?

3 comentarios

Archivado bajo naderías

La división

divisiondos

Supongamos que estamos ante una botella de refresco y dos vasos de formas dispares, y dos niños (A y B) que tienen sed. Ninguno de los dos se conformarían con una porción menor que el otro; ambos quieren tomar más, pero saben que no pueden quejarse si cada uno se asegura, al menos, la mitad exacta del total. Entonces, ¿cuál sería la forma de repartir la bebida? Bueno, una solución sería:

  1. El niño A reparte el refresco en los dos vasos, muy exactamente según él, de manera que él mismo esté dispuesto a aceptar cualquiera de los dos vasos.
  2. El niño B toma uno de los vasos a su gusto, y A toma el vaso que B no eligió.

Y ¿si fueran tres niños (A, B y C) con tres vasos en lugar de dos? El asunto se complica un poquito pero la solución existe:

  1. El niño A reparte el refresco en tres vasos, muy exactamente según él, de manera que él mismo esté dispuesto a aceptar cualquiera de los tres vasos.
  2. El niño B elige dos (los “mejores” dos según él) de los tres vasos . Si considera necesario, puede hacer ajustes entre los dos vasos elegidos, de manera que él mismo esté dispuesto a aceptar cualquiera de estos dos vasos. El tercer vaso, que no eligió, lo dejará sin tocar.
  3. El refresco quedó dividido y ahora se decide quién tomará de cuál vaso:
    El niño C elige a su gusto cualquiera de los tres vasos.
    (3a) Si C eligió uno de los dos vasos intervenidos por B: entonces B toma el otro vaso intervenido por sí mismo y A toma el vaso que queda.
    (3b) Si C eligió el vaso no intervenido por B: entonces A elige cualquiera de los dos vasos que quedan, y B toma el otro vaso que queda.

Bueno…

Ocurre un domingo por la noche, cuando estábamos tres amigos charlando de cualquier tema y pasándola bien. De un momento para otro nos acordamos de que teníamos una torta, así que uno de nosotros va a la cocina a dividirla… y de ahí se oye una carcajada:

¡Oh, este pedacito salió bien grandecito, ja ja!”

Alarmados, acudimos todos al lugar de los hechos y sí, presenciamos algo que, de darse ciertas condiciones, podría desatar una guerra total… Así es que les explico a los presentes que existe una manera para solucionar el conflicto según la cual, sin necesitar ningún instrumento de medición precisa, todos podríamos quedar conformes. Pero, bueno, a veces sucede que una autoridad puede más que la lógica, y el conflicto termina de una vez por todas, con la declaración de quien partió la torta:

No, no se preocupen. No hace falta ningún trámite ni ajuste; yo me quedo con este pedacito (el grandecito), y punto.”

Y…, bueno, no pasa nada. Estábamos charlando de cualquier tema y pasándola bien, y ¿para qué tanta guerra por el tamaño de unos pedacitos de torta?

Deja un comentario

Archivado bajo naderías

Probando

Hace meses que compré este libro de tutoriales de GIMP, que ya no sería una novedad y, además, está basado en una versión bastante atrasada pero es que lo compré atraído como siempre por su rebajado precio de segunda y, bueno, después de un poco de tiempo retomo el tema y me pongo a probar lo que mejor hubiera podido probar hace un mes, en plena temporada de “calor remanente” porque se trata de unos tutoriales para diseñar una postal de “saludos de la temporada del calor remanente” (para mediados de agosto) y otro gráfico que no es tan específica pero que queda mejor en verano igualmente.

Sin más preámbulos, aquí va el primer trabajo:

Creo que no está demasiado mal pero aún falta algo para conseguir el efecto que el libro explicaba, como el efecto de la superficie del agua, etc… Bueno.

Y el segundo trabajo, del cielo estrellado de la noche de verano:

Iba más o menos regular hasta arreglar la imagen del perro pero definitivamente falló la constelación… Y no sé por qué. Yo intenté seguir al pie de la letra las instrucciones del libro, pero los pinceles en mi GIMP respondieron igual y no conseguí los colores, brillos, etc. de las estrellas que deseaba.

Bueno, por hoy es solo una prueba y seguiremos intentando…

1 comentario

Archivado bajo dibujos, naderías

Compras baratas 2

Un día compré una docena de lápices y un pequeño sacapuntas en una tienda de todo a 100 yenes:

Bueno, es una compra cualquiera; no elegí nada especialmente caro ni nada demasiado barato. No pasa nada interesante… o, creía que no iba a pasar nada. Bien.

Pero lo que sucede a la hora de usar el lápiz…

Saco uno y empiezo a afilarlo, y algo falla. La punta de la mina se quiebra y se engancha en el afilador.

Bueno, esto sucede a veces y sucede ahora, quizá porque hace tiempo que no realizaba esta operación y algo hice mal. Así que de nuevo…

De nuevo empiezo a afilar el lápiz, y algo falla. La punta de la mina se quiebra y se engancha en el afilador.

Bueno, esto sucede a veces y sucede ahora, quizá porque hace tiempo que no realizaba esta operación y algo hice mal. Así que de nuevo…

De nuevo empiezo a afilar el lápiz, y algo falla. La punta de la mina se quiebra y se engancha en el afilador.

Bueno, esto sucede a veces y sucede ahora, quizá porque hace tiempo que no realizaba esta operación y algo hice mal. Así que de nuevo…

De nuevo empiezo a afilar el lápiz… y, a veces, aparentemente sale más o menos

pero la mina está quebrada ya dentro y no sirve

Bueno, luego de repetir lo mismo varias veces, llego a la conclusión de que tengo que cambiar de idea. Este lápiz se va a acabar antes de escribir ni una palabra. Algo debe estar mal. O la mina es demasiado frágil, o la madera es de tan mala calidad que no sujeta bien la mina, o qué….

Fue una compra cualquiera; no elegí nada especialmente caro ni nada demasiado barato y pensé que no iba a pasar nada pero sí que pasó algo. Qué gran decepción, o ¿a lo mejor lo tomo como un gran chiste, porque jamás he encontrado un lápiz de TAN mala calidad, que debiera pertenecer al auténtico mundo de mangas?

De todas maneras, decido comprar otra caja de lápiz, de reconocida marca ya.

Deja un comentario

Archivado bajo naderías

El Terrícola

Acaba de aparecer aquí un nuevo periódico en español,  que no parece ir muy en serio que digamos… Bueno.

El hecho parece ser que, como dice el supuesto periódico, unos amigos se reunieron un sábado en Okutama a hacer barbacoa en la orilla del río Tama, donde uno de los chicos estaba tomando muchas fotos sin aclarar para qué y entonces, los demás chicos empezaron a decir de broma que de repente serían fotos para algún medio de prensa, ocurrencia que fue adquiriendo más detalles no muy serios, de que el supuesto medio de prensa sería de otro planeta y blablablá…

Y resulta que, al parecer, al chico “fotógrafo” le gustó la broma porque de amateur tenía cierta experiencia de editar folletos y/o boletines informativos para ONGs o para negocios de amigos y estaba muy interesado en aprender/practicar más técnicas para realizar tal trabajo, por lo que no dejó escapar la graciosa idea y…. así parece ser que la idea tomó forma del poco serio periódico.

Al parecer, todo es una broma para no tomar nada en serio pero lo inadmisible sería el artículo sobre la supuesta “pizza mágica” en la página 2, donde, al parecer, su Editor Irresponsable cometió la irresponsable error o negligencia de colocar un artículo que no corresponde al título y fotos, dejando con ganas a los lectores que seguramente habrían querido leer de verdad algo sobre la supuesta pizza mágica, así es que, bueno, vamos a ver si en su próxima edición aparece la verdadera historia y datos… si es que su editor se toma la molestia de redactar el debido reportaje.

En fin, es solo una broma pero creo que a veces estaría bien dejar de trabajar con cosas siempre serías, y de todas maneras el pequeño deseo aquí sería saber arreglar un poquito mejor la colocación de los textos y fotos y también crear gráficos más atractivos, siempre trabajando con programas gratuitos.

Deja un comentario

Archivado bajo dibujos, naderías

Traducciones

Un día de estos, me llega un archivo de texto en japonés que necesita ser traducido al español. Esto ocurre de vez en cuando pero esta vez el texto original me parece bien particular. Aparentemente es una guía de inscripción de una exhibición de arte infantil organizada por una prefectura cada dos año…y, bueno, hasta aquí todo va normal pero es que dentro del texto están marcadas algunas frases o palabras sueltas, y son las partes que deben ser traducidas supuestamente….

Bueno, lo que sucede, al parecer, es que tratándose de un evento bienal, ya existen ediciones anteriores de todos los archivos y los organizadores prefirieron modificar solamente las partes cambiadas para la nueva edición. La idea no está mal pero el traductor permanece pensando “Pero qué pedido tan raro de traducción… ¿de verdad quieren que traduzca solamente las partes indicadas?” A ver…. “17” (para decir “la 17ª exhibición blablabá…”), “5” (para decir “quinto mes o mayo”), 2012 (año 2012), 24 (para decir “año 24 de la era del Emperador Akihito”… pero esta parte no se incluiría en la versión en español.), etc… La indicación era “abajo de cada frase o palabra marcada con el color amarillo, colocar su traducción”, o sea que… quieren que vaya poniendo “17” (traducción de “17”) abajo del original “17”, “2012” (traducción del “2012”) abajo del original “2012”, etc, etc… Demasiado chistosa la tarea.

Aparte de los números, están marcados para traducir nombres de algunas organizaciones y empresas… Bien, pero a ver, “Fulanita Kabushikigaisha” (algo como “Fulanita S.A.” o “Fulanita Ltda”)… ¿esta empresa japonesa que figura entre los organizadores del evento, cómo querrá llamarse en español? Busco su información en Internet y no aparece nada, así que habría que inventar su nombre en.. ¿en español? o ¿en inglés? Y es que si bien me han pedido la traducción al español, sucede que no pocas empresas japonesas tienen su nombre oficial en inglés y lo usan aun en textos en español como, por ejemplo, los casos de Toyota Motor Corporation y “Nissin Foods Products Co., Ltd”, que se llaman así: “Corporation” y “Co., Ltd.” en inglés, nada de “S.A.” ni “Ltda” en español, si es que se refiere a las empresas constituidas y registradas en Japón, aunque sí usen nombres en español cuando se refieren a sus filiares en países de habla hispana. No es que me guste, pero ¿será mejor (o “mejor aceptada”) así la traducción en español?

Averiguando algo más, termino descubriendo que una organización cuyo nombre se podría traducir muy literal y naturalmente como “Fondo de Intercambio Internacional” se hacía llamar “Fundación Japón” en español… O sea que, esto ya no es cuestión de “traducir” sino “investigar” o mejor preguntar siempre a esa propia organización, a ver cómo quiere llamarse en español. Recuerdo que en alguna época, un partido político japonés se llamaba “Partido Socialista de Japón” en japonés y, al mismo tiempo, “Partido Socialdemócrata de Japón” en inglés… En tal caso, si me hubieran pedido traducir su nombre, ¿hubiera debido ser una traducción directa de su nombre original japonés (“Socialista”) o una doble traducción desde el inglés (“Socialdemócrata”)? Generalmente debe ser mejor una traducción directa, pero no se sabe en caso de nombres propias. Y volviendo al caso del tal Fondo de Intercambio Internacional (en japonés) o Fundación Japón (en español), lo complicado es que aquí existe otra fundación de parecido nombre: Nippon Foundation, que al parece se hace llamar Fundación Nippon en español. (Entonces, ¿qué pasaría si un despistado traductor, al traducir un texto referente a la Nippon Foundation, se tomara la molestia de sustituir Nippon por Japón para que la traducción quede bien completa?)

Y…. en fin, en cuanto a esa forma de traducir solamente la parte modificada, bueno, la duda sería si los editores responsables del documento final sabrán colocar correctamente o no las palabras traducidas en sus sitios en el archivo en español. Por que también hay partes donde, por ejemplo, está marcada solamente la palabra “Esperamos” dentro de un párrafo que dice “Esperamos la participación de muchos amigos…”, etc. (Bueno, quizá sea por eso que, en la edición anterior en español, aparecen partes raras como “Decimosexta (16th) Edición de la Exposición Mundial de…” así literalmente, con “16th” entre paréntesis que no se sabe para qué pusieron.

Y… nada. Es solo una pequeña tarea amateur de tiempo libre que no me martiriza tanto..

2 comentarios

Archivado bajo naderías