Archivo mensual: junio 2008

Cartas

Abro el buzón, y encuentro un grueso sobre, con seis o siete cartas dentro. Son cartas de parte de niños latinos a sus “padrinos” japoneses. Se supone que voy a traducirlas y reenviárselas a sus verdaderos destinatarios, pero como no se trata de una asunto urgente, no me pongo a trabajar al toque; Será para cuando tenga tiempo o cuando no esté muy cansado. Y, bueno, cuando lo hago, suelo primero escanear todas las cartas, y de ahí trabajar solo mirando la pantalla de la computadora. Así evito ensuciar los originales durante mi trabajo, y también es para poder agrandar las letras en caso de no ser muy legibles…

Hace poco más de dos años que hago este trabajo voluntario para una ONG de cooperación internacional, que ciertamente es interesante y me siento bien haciéndolo, pero si hay un detalle… es que, mientras que los niños escriben constantemente a sus padrinos, éstos responden muy poco a sus ”ahijados”. Algunos padrinos sí escriben y mantienen una buena comunicación con sus niños, pero otros no tanto, y hasta hay quienes nunca han escrito nada a sus ahijados… Y concretamente, he traducido solo 13 cartas de padrinos para sus niños durante estos dos años, frente a 45 cartas que llegaron de niños para sus padrinos. La verdad, es un poco triste esta situación para los niños.

Bueno, aquí mi intención no es de hablar mal de nadie. Los “padrinos” son personas que voluntariamente decidieron ser socios de esta ONG y que mensualmente están aportando una suma de dinero, cosa que tenemos que agradecer, pero si es que, además de “socios”, decidieron ser “padrinos”, lo ideal sería que pudieran mantener una correspondencia realmente recíproca, así que…. la pregunta sería: ¿Cuál sería el motivo para no poder escribir? (¿Falta de tiempo, no saber qué compartir con un niño de diferente edad y de un país desconocido, o de repente ya no es el tiempo para cartas tradicionales…?)  O, ¿se podrá dar alguna ayuda para que puedan escribir un poquito más? (¿algún conocimiento sobre el país del niño?, ¿una idea o un modelo de cartas?…). Bueno, aparte también tengo entendido que esto de “padrinos” es un tipo de programa muy común en otros países u otras organizaciones también, y si es así, bueno, no sé si alguien tiene alguna experiencia o sabe algo al respeto. ¿Cómo va el asunto en otros grupos parecidos, etc?

13 comentarios

Archivado bajo voluntarios

Templo del Santo Cielo

Lo primero que me llama la atención es su techo, de su particular color rojiamarillo y con dragones, aves mitológicas, y otras decoraciones. Y dentro, bueno, todo sigue igual de vistoso, con las paredes rojas y columnas de piedra.

En las paredes vemos numerosos dioses pintados, y las columnas y otras estructuras de piedra están llenas de obras de escultura…

El estilo e historia es totalmente diferente, pero una construcción así llena de colorido y piezas artísticas, de alguna manera me hace recordar al Tôshôgû de Nikkô…. o, bueno, si me permito hablar con un poco menos de seriedad, sus colores y motivos parecieran ser de los dibujos pintados en el tazón de râmen (tallarines en sopa al estilo chino).

Supongo que no será nada raro encontrar templos parecidos en China, Taiwán, o a lo mejor en el Barrio Chino de Yokohama, pero el hecho es que este templo está en Saitama, en una zona de bloques industriales, casas, y arrozales, pero que nada tiene que ver con la religión ni con China… Bien curioso ¿no?  Pero, bueno, de una vez aclaremos que se trata de un templo taoísta al auténtico estilo taiwanés, construido por un empresario taiwanés que de esa manera quiso agradecer a los dioses tras recuperarse milagrosamente de una grave enfermedad. Y si fue elegido este lugar, parece que fue porque se encuentra a la misma latitud que la tierra santa de Taoísmo…

La verdad es que no sé mucho de Taoísmo, pero el Seitenkyû (así se llama el templo, o “Templo del Santo Cielo”) es de entrada libre, y ciertamente es un lugar interesante, aunque sea solo parar mirar, sin entender muchas cosas.

6 comentarios

Archivado bajo creencias

Clasificación de basura

759, tengo una queja…, dice esta madre de familia y yo la escucho.

Su queja es sobre la clasificación de basura de su zona, que según ella es demasiado minuciosa y exigente, y no se sabe para qué obligar a los ciudadanos a realizar tal tarea. Eso debe ser trabajo de los señores de la Municipalidad, porque para eso estamos pagando elevados impuestos, o ¿no?

A mi interlocutora no le hace gracia, por ejemplo, el tener que lavar, secar, y abrir los envases de cartón de leche, para luego depositarlos en el tacho de material de reciclaje. Bueno, yo lo hago sin mucho problema, pero quizá es diferente la situación para una mamá con dos nenes. Entiendo que ya tiene bastantes tareas domésticas aparte del trabajo, y debe estar bien cansada ya, sin tiempo ni fuerza para hacer cosas demás…  De todas maneras le comento que lo de envase de cartón en realidad no es mucho trabajo, que no le quitará ni un minuto si lo hace cada vez que termina un envase (sea, sin acumular muchos envases), o también puede ser que su nene menor se encargue de eso, idea que, sin embargo, no la convence…dado que su hijo menor aún no está para ayudarla mucho; quizá puede ser algún día, pero ahora no…

En todo caso, recuerdo que en tiempos remotos, solo existían dos tipos de basura, “combustible” y “no combustible”. La basura combustible se metía en una bolsa de papel (confeccionaba para tal fin) y se dejaba en el lugar asignado (en cada cuadra había un espacio para dejar basura), donde además había un tacho metálico donde tirar la basura no combustible. Todo era bastante fácil, pero de ahí pasa el tiempo y con él van cambiando las cosas.

  • Ahora la basura no se clasifica en dos, sino en innumerables categorías;
  • En caso de mi zona, dejó de existir ese lugar común para dejar la basura; ahora colocamos la basura frente a la puerta de nuestras respectivas casas. Por una parte, es que ya no tenemos que caminar para ir a tirar nada, pero por otra es que los recolectores no se llevan la basura mal clasificada, ahora que se sabe de quién es cada basura;
  • La basura ha dejado de serlo; es material reciclable ahora.
  • Y su recolección tiene su costo, que pagamos en forma del precio de la bolsa de plástico especial de uso obligatorio para basura….

Las reglas pueden variar según cada zona, pero supongo que son más o menos similares en muchas partes.  Hay municipios que editan su manual (sí, es todo un manual) en diferentes idiomas, incluido el español (aquí pueden ver un ejemplo, páginas 1-21, y 22-36).

No sé si todas estas reglas son normales, comprensibles, o demasiado exigentes… pero lo cierto es que así funcionan las cosas aquí, y muchos (no diré “todos”) japoneses las respetamos. Bueno, tengo que dejar bien en claro que la amiga que se queja es una persona bien educada y respetable, que sí cumple con sus obligaciones y respeta lo que se tiene que respetar, y por eso mismo pienso que al menos tendría derecho a dar sus opiniones Y le hago una sugerencia: Que escriba en forma de una carta todo lo que quiera decir (opiniones, quejas, ideas, sugerencias, o lo que sea), y yo lo traduciré, para mandárselo por fax al alcalde de su municipalidad.

18 comentarios

Archivado bajo general, japón

Persiana de caña

 

¡Zas! De súbito se cae el sudare de mi ventana. Hace años que lo colgué ahí, y fuera de la temporada de calor lo había enrollado y amarrado pero, bueno, parece que la soga desgastada ya no resistió. Ya suponía que algún día se iba a caer, y qué bueno que fue cuando yo estaba aquí. Voy a recogerlo y colgarlo de nuevo.

El sudare es una especie de persiana hecha de caña o bambú, que se cuelga fuera de la ventana para que no entre demasiado sol y calor a la habitación, sobre todo en verano. Sirve para el mismo objetivo que una cortina gruesa, pero una diferencia es que el sudare se coloca fuera de la ventana y así bloquea el calor antes de que entre a la habitación mientras que la cortina retiene el calor ya dentro, por lo que se podría decir que, para soportar días de calor, nunca estaría de más tener un sudare, aún en caso de habitaciones con cortina y aire acondicionado.

No he llegado a averiguar desde cuándo existe sudare, pero debe tener más de 1000 años de historia, porque he encontrado escenas, algunas bien famosas, con sudare en el Libro de la Almohada, y otra curiosidad es el nombre de la caña usada para hacer sudare: Es ashi, pero también es común llamarlo yoshi. Y es que su verdadero nombre es homófono de otra palabra que significa malo, y la gente prefirió decir “bueno” (yoshi) que “malo” (ashi)… Bueno, me parece que este juego de palabras solo se aplica cuando se habla de sudare, (porque a Pascal nadie le dice “yoshi pensante”, y nosotros seguimos siendo ashi pensantes… ¿por qué será?).

En todo caso, recojo mi sudare caído al suelo y vuelvo a colgarlo, desplegado ahora, porque ya está empezando a hacer calor. El verano está cerca.

6 comentarios

Archivado bajo japón

Sin título

A una semana de la matanza indiscriminada en la calle de Akihabara, sigo leyendo artículos y comentarios sobre el caso, tema que definitivamente no me puede ser indiferente, por la gravedad de lo ocurrido y porque además ocurrió en ese mismo barrio por donde he pasado algunas veces a mirar o a hacer compras, y quien sabe si yo por algún capricho de la vida hubiera podido estar en ese lugar ese día a esa hora.

Y ¿qué puedo decir del caso? Por una parte creo que cada caso es particular y que casos aislados (de agresores/asesinos que atacan a cualquier transeúnte que se les cruce) siempre han existido, pero por otra, si es que cada vez se dan casos más violentos e inimaginables y con más frecuencia, llego a creer que algo está fallando en esta sociedad, que hace que tantas personas se sientan ahogadas y desesperadas… No sé exactamente qué es lo que está fallando, y lo único cierto sería que, por el estado anímico con que se ande, cada uno debe ser el responsable de sus actos, y eso sí.. pero a la vez se me ocurre pensar que cuando alguien anda mal, qué mejor sería que se diera la condición para que los demás pudieran ayudarlo o al menos escucharlo… Y si es que el asesino de Akihabara era capaz de describir tan detalladamente sus sentimientos (como lo hacía en algo parecido a “blog en tiempo real”), me pongo a pensar, si esas voces ocultas hubieran llegado oportunamente a personas adecuadas…

Y al hablar de algo relacionado con Internet, me fijo también en los últimos numerosos casos de suicidios en que tanta gente intercambiaban información sobre la manera ¿más eficaz? de quitarse la vida y/o concertaban citas para suicidarse juntos… No son casos tan relacionados con la masacre del domingo pasado, pero, en fin, es que hay tanta gente desesperada, y que utiliza la Internet con increíble eficacia para fines fatales. Bueno, siendo yo mismo un usuario más de la Internet y blog, solo espero que estas tecnologías puedan ser utilizadas para fines un poco más positivos, porque, a fin de cuentas, la Internet no es más que una herramienta (como también lo son los cuchillos y cierto tipo de detergentes) que puede servir para bien o para mal según cómo se use, y entonces para qué no aprovecharla de la mejor manera posible.

Bueno, el día de hoy, mientras que yo andaba pensando en estos temas, ocurre un fuerte terremoto en las prefecturas de Miyagi e Iwate (en la región noreste del Japón) de magnitud 7.2 en la escala Richter y de intensidad 6+ en la escala japonesa de 0 a 7 en la zona más sacudida. Deseo que los afectados puedan recibir el soporte necesario y que puedan recuperar los daños lo más pronto posible.  Bueno, en Miyagi tengo unos parientes, que al parecer no han sufrido demasiado daño, por suerte…

9 comentarios

Archivado bajo general, japón

Cosas perdidas

Creo haber escuchado un sonido. Se habrá caído algo, quizá. Miro por donde acaba de pasar una bicicleta.  Tras dudar un rato me acerco más a la zona sospechosa y encuentro una carterita de cuero. La recojo y veo que dentro lleva una tarjeta PASMO commuter pass y unos boletos usados. Bueno, sucede esto, a mitad de camino desde la estación de tren hacia mi casa. Estoy cansado y no me apetece hacer una caminata de más, así que por ahora me llevo la billetera a casa.

A la mañana siguiente, salgo de casa un poco más temprano de lo habitual, para pasar por la caseta de policía que está al lado de la estación.

Me atiende un oficial, quien revisa el contenido del objeto que le entrego, toma mis datos y anota la hora y lugar del suceso. Luego me sugiere renunciar a mi derecho a reclamar la recompensa en caso de que aparezca la propietaria de la cartera, porque, aunque teóricamente podría yo recibir una gratificación (equivalente a un 5-20% del valor del objeto recuperado), en este caso sería muy poco (dado lo poco valioso de lo que recogí) y quizá no conviene tener que hacer no sé qué trámites para recibir poca cosa. Acepto la recomendación y firmo un papel, constatando mi pequeña renuncia. La siguiente pregunta que me hace el policía es: Si le damos a la propietaria (en caso de que se presente, obviamente) mis datos para que me pueda dar las gracias…. Bueno, a mí me interesaría saber si la cartera ha vuelto a manos de su dueña o no, pero no es una necesidad tan grande, así que, para no complicar las cosas, le respondo que no hace falta. Y es todo. Salgo de la caseta policial y me dirijo al trabajo….

Fue así mi tercera experiencia de recoger carteras perdidas. La primera vez, bueno, confieso que no la recogí en realidad. Recuerdo que contenía un registro de conductor y no sé qué más tarjetas y billetes, pero me dio no sé qué pereza o miedo, y dejé la cosa así no más. Fue cuando era estudiante de secundaria. La segunda vez fue dentro del vagón de subte, y esta vez sí la recogí y entregué a la oficina de la estación, y sé que la cartera volvió a su dueño. Y ahora… bueno, lo cierto es que la dueña del PASMO, lo encuentre o no, no va sufrir mucha pérdida, porque en caso de no encontrarlo puede pedir la invalidación de su PASMO extraviado y re-emisión de uno nuevo (solo para el PASMO registrado o de tipo commuter pass, como en este caso).  Así que no hay que hacer mucho problema con estas cosas.  En realidad, podría ser mucho más grave perder un paraguas que un PASMO.

Y eso sí. Sucedió hace unos meses, que salí de casa con mi paraguas, viajé en tren y bajé… para luego darme cuenta de que andaba con las manos vacías.  Al día siguiente fui a la oficina de la estación a preguntar.. y no lo encontré.  Me enseñaron varios paraguas recogidos en tren pero el mío no estaba.  Fue un paraguas de buena calidad, resistente, y por eso un poco caro, y me da pena haberlo perdido. Y ahora, sin volver a animarme a comprar un buen paraguas, ando con el de vinilo de 100 yenes, en esta temporada llamada tsuyu de lluvias que no sé cuándo terminará…

3 comentarios

Archivado bajo naderías

Premios

 

Nunca había escuchado palabras como meme ni sabía que también existían entrevistas y premios en el mundo de blogs, cuando por primera vez y por casualidad encontré unos blogs que me parecieron verdaderamente interesantes. Meses más tarde me animé a tener lo que vendría a ser meu primeiro blog, ya con cierta idea de a qué se referían esas raras palabras pero sin imaginar que algún día estuviera yo recibiendo esas raras cosas… Pero, bueno, a veces sucede que las cosas se hacen realidad, a pesar de lo poco probables que hubieran parecido al principio… (como mi viaje por la Argentina)

Me llega el Premio Brillante Weblog 2008 de parte de nora (silenciosamente) y Nuria, a quienes les doy las gracias por este reconocimiento, que realmente no sé si merezco pero que me ha hecho sentir muy alentado, justo cuando este pequeño blog llegaba a celebrar su modesto medio aniversario. Bueno, según las normas del premio,

Las normas para otorgar el premio “Brillante Weblog” son:
-Al recibir el premio, se ha de escribir un post mostrando el premio y se ha de citar el nombre del blog o web que te lo regala y enlazarlo al post de ese blog o web que te nombra ganador.
-Elegir un mínimo de siete blogs (pueden ser más) que creas que brillan por su temática y/o su diseño. Escribir sus nombres y los enlaces a ellos. Avisarles de que han sido premiados con el premio “Brillante Weblog”.

Se supone que ahora tengo que pasar el premio a siete otros blogs brillantes por su temática y/o diseño… y la verdad es que es una tarea bien difícil, o prácticamente imposible para mí:  Hay tantos blogs que me parecen brillantes (todos los que he visitado, al menos una vez, brillan más que el mío) pero que por mis limitaciones de tiempo y capacidad no he leído detenidamente ni comentado… Y entonces no sé si estaría bien nombrar los blogs de los que no soy “lector” en realidad….  Así que aquí solo mencionaré uno que sí leo siempre, que es:
Vida en Japón de Azul, que no busca temas muy especiales ni llamativos, sino que habla de cosas tan cotidianas y “normales” de la vida en Japón, pero la presencia de su familia (sobre todo sus nenes que son protagonistas de muchos de los episodios) y la forma en que cuenta sus anécdotas, crean un ambiente muy divertido, relajado, y más que nada, familiar.

Gracias de nuevo a nora y Nuria, y cuando pueda elegiré seis blogs más.

15 comentarios

Archivado bajo general