Archivo de la categoría: dibujos

Tres

El interior del tren en que viajo diariamente se llena de ciertos colores unas cuantas veces al año. Alguna vez de rosado, otra de rojo, alguna otra de blanco y rosado, etc… Son colores de los afiches que anuncian festivales de determinados flores de cada temporada (de la otra orilla, del quinto mes, etc…) que se puede visitar viajando por esta misma línea ferroviaria. Bueno, noto que el tren se vuelve a teñir, de rojo nuevamente, y esta vez es un Festival de Hojas Coloradas celebrado en un parque, no demasiado lejos pero que nunca antes había visitado. Es para un fin de semana y compruebo que para ese sábado no tengo clases de español, así que… hay que aprovechar el tiempo libre.

Este parque es a la vez un santuario shintoísta, o mejor dicho, es un santuario que a la vez es un parque y ocupa una montaña entera, casi. No es tan montaña-montaña y, a lo mucho, tendría menos de 150 metros de altura, quizá, pero su interior es puras subidas, y bastante pronunciadas, y eso sí, una visita diaria a este lugar sería un óptimo ejercicio… Como sea, para subir/bajar hay varias rutas entrelazadas, cubiertas de bosques y que conectan varios campanarios, oratorios y plazas repartidos desde abajo hasta la cima, estructura que se puede observar en muchos santuarios/templos “montañosos”, y se me ocurre pensar que en eso se parece, por ejemplo, al popular Monte Takao también, aunque aquí es una versión bastante diminuta…

Yo fui el sábado por la mañana, cuando el festival iba a empezar ese mismo día pero desde las 15:00 en realidad, por lo que no vi nada de los eventos programados… pero creo que así fue mejor para disfrutar de la naturaleza con más tranquilidad.. Y sí, aunque no los eventos, las hojas coloradas estaban perfectamente listas…

Y aquí, mi garabato del día (agrandable):


Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo dibujos, general

La bici

Un día, por Guitarra y Café, uno de los programas de radio que escucho, me entero de un curioso evento de bicicleteada nudista en la capital de un país sudamericano, que fue organizado por un grupo de ciclistas urbanos para incentivar el uso de la bicicleta como medio de transporte no contaminante y para a la vez reclamar más protección a los ciclistas en la calle.

A ver, desconozco la situación en otros países pero me parece haber escuchado que en alguna parte del mundo el ciclismo es puro deporte y no un medio de transporte, mientras que en otras partes puede estar sucediendo lo contrario. Bueno, de eso tendrán que hablarme mis amigos fuera de Japón cuando yo, al menos, podría hablar de lo que pasa aquí, a ver…

Se podría decir que en Japón está bastante difundido el uso de bicicleta para desplazamientos diarios de corta distancia: para ir al supermercado del barrio, al banco, al parque, etc., y también es lo suficientemente típico que un estudiante o trabajador ande en bicicleta cada mañana y noche entre su casa y la estación más cercana, para de ahí viajar en tren hasta su colegio u oficina. Para eso las estaciones de tren y otros establecimientos comerciales/públicos suelen contar con amplios estacionamientos de bicicletas. Bueno, hasta aquí parece todo bien pero, sin embargo…

El problema también existe, principalmente sobre la seguridad de los ciclistas (no muy protegidos de los carros), la de los peatones (a veces embestidos por las bicicletas, que también se convierten en agresores) y la cantidad de bicicletas abandonadas en lugares no permitidos.

Los temas de seguridad tienen que ver con el ambiguo lugar que ocupa la bicicleta en la vía pública: La bicicleta es, legalmente, clasificada como “vehículo liviano” y debe circular por la calzada y no la acera (excepto en las aceras especialmente señalizadas para permitir el tránsito de bicicletas), mas esta regla quizá no esté muy conocida y causa cierta confusión: Los conductores de autos pueden ver a los ciclistas en el calzado como unos estorbos o obstáculos, y los peatones pueden sentir miedo de ser atropellados por algunos ciclistas que no respetan a los caminantes ni reglamentos de tránsito… (Lo mejor seria que, junto al calzado y acera, siempre hubiera una zona exclusiva para bicicletas, pero la realidad es muy distinta: Antes de pensar en tal zona, hay tantas calles que ni tienen aceras).

Y el tema de abandono de bicicletas… Si bien existen estacionamientos de bicicletas, a veces no es suficientes y hay lugares muy concurridos que terminan siendo depósitos de bicicletas indebidamente estacionados o abandonados. Entonces, típicamente, los funcionarios municipales andan colocándoles una advertencia y días más tarde se las llevan en camión al depósito de bicicletas abandonas. Los dueños de las bicicletas tienen un determinado tiempo para recuperarlas a cambio del pago del costo de su retirada/retención… De no ser reclamadas por sus dueños, las bicicletas pueden ser vendidas como “bicicletas recicladas” o convertirse en basura de gran tamaño….  Según un informe del gobierno metropolitano de Tokio, en el año 18 de la era del Emperador Ahikito (sea, hace cuatro años… creo) el número de las bicicletas retenidas ascendió, solo en Tokio, a 917.000 y de ahí fueron devueltas a sus propietarios solo 504.000. A ver, ¿qué les parece?

Como sea…, aquí mis nuevos garabatos hechos con mi editor gráfico:


5 comentarios

Archivado bajo dibujos, general, japón

Flores de la Otra Orilla

Alguien me ha dicho que en mi zona hay bastantes hortensias y creo que puede ser cierto porque cada mañana, cuando voy al trabajo, veo tantas hortensias al lado de las calles, orillas de los ríos y en el jardín de las casas.


Ahora estamos fuera de su época (junio y julio) pero lo que me impresiona es su resistencia, porque meses después de su temporada sus flores todavía no desaparecen del todo. Ya secas, marchitas y sin color pero aún se puede reconocer que eran flores de hortensias.


Es un gran contraste con algunas otras flores muy efímeras, como las de cerezo, de las que en cuestión de días o semanas ya no quedan nada, en absoluto. En cuanto al cerezo, la verdad es que, si yo camino al lado de los árboles fuera de su temporada, ni me doy cuenta de que son de cerezo, cosa que no ocurre con hortensias…

Pero, bueno, si estamos ahora en la temporada de las Flores de la Otra Orilla, sería mejor fijarse en éstas y no en otras flores. Una confesión aquí es que luego de las Flores del Quinto Mes hubo un intento de hacer un dibujo de hortensias, sin conseguir nada presentable, y ya podría ser el momento de que se hiciera otra intentona, con las flores de la otra orilla, que con su forma más simple, deben ser más fáciles de dibujar. A ver…


Bueno, no es gran cosa, pero por algo se empieza..

4 comentarios

Archivado bajo dibujos, general

Flores del Quinto Mes

Estamos en junio y se supone que pronto comenzaría (o en realidad, debería haber comenzado ya) la temporada de lluvias y con ella la de flores de hortensia. Bueno, por donde yo vivo, sus flores aún no están luciendo muy lindas, quizá por falta de lluvias y creo que para eso tendremos que esperar un rato más… Pero, bueno, si en estos días hay otras flores típicas además de las de hortensias, son las de shôbu o iris, que sí están en su época y se están celebrando sus festivales en algunas localidades, tal como ocurre en un parque ubicado a una hora caminando desde mi casa. A ver:


No se si algunos recordarán esta entrada sobre las Cartas de Flores, donde están también presentes las flores de iris, como las “flores del mes” de mayo… Aquí tomemos en cuenta que estas cartas datan de la época de samuráis en que se utilizaba el antiguo calendario lunisolar, con un mes de diferencia aproximadamente (y de ahí el año nuevo chino en febrero, por ejemplo), y sí, es que justo estamos entrando en el Quinto Mes del año según el antiguo calendario, con que parecen estar perfectamente coincidiendo nuestras cartas florales. La verdad es que a veces me parece admirable lo acertadas que son las cosas antiguas.

Y esta vez, en lugar de solo tomar fotos con la cámara, qué lindo sería poner algo más original mío también.  Así es que a ver, éste es mi ensayo de hoy (agrandable):

Sé que falta mucho detalle pero no creo que esté tan horrible para ser un primer intento.

8 comentarios

Archivado bajo dibujos, general, japón

Cómo lavar la ropa

La indicación aquí podría ser algo así,

y no creo que haya mucha diferencia en otros países, pero vamos a ver el significado de los pictogramas…

  • Para usar la lavadora del hogar, el número indica la temperatura adecuada máxima y este kanji, “suavemente”.

  • Para lavar a mano (no apto para uso de lavadora), el número indica igualmente la temperatura del agua. Si el símbolo aparece tachado, es que no es apto para lavar a mano tampoco (sea, no se lava con agua)..

  • El tipo de blanqueador, permitido o no el uso de cloro/lejía

  • Para planchar, los kanjis indican la temperatura alta (180-210 grados), mediana, (140-160 grados) o baja (80-120 grados). Si es tachado, no se plancha.

  • Para mandar a la tintorería, “apto para limpieza seca”, “apto para limpieza seca con gasolina….”, o “no es apto para limpieza seca”.

  • Para exprimir a mano, se puede “suavemente”, o no se puede.

  • Para secar, el kanji indica que la ropa se seca sin colgar (en otro caso, colgado) y las rayas, que la ropa se deja secar en sombra.

Más o menos eso es lo que explica la guía de la Ley de Etiquetado de Artículos del Hogar que encontré por aquí

Bueno, el problema es que los símbolos en esa página están en formato gif, que pueden no salir muy lindos, sobre todo si los achicamos/agrandamos o les aplicamos no sé qué otros efectos antes de imprimirlos. De ahí se me ocurre dibujarlos en otro formato, vectorial con líneas y curvas de bézier en lugar de píxeles. Es la primera vez que intento hacer algo así, pero creo haber conseguido un buen resultado: Ésta es la versión mía, que puede ser visualizada/impresa en cualquier tamaño sin distorsión.

Pero, en fin, ¿para que querer imprimir tales símbolos? Bueno, la idea sería así: si un día decidiera importar cosas (ropa en este caso) de España o Latinoamérica para venderlas en Japón, y si quisiera yo mismo diseñar las etiquetas necesarias… Y, bueno, si también se me ocurriera que sería más conveniente mandar imprimir mis etiquetas en el país de producción de los artículos, para que ahí mismo salieran ya etiquetados… Bueno, en tal caso también habría que pensar que las imprentas en el extranjero no necesariamente dispondrán de fuentes tipográficas en japonés, y entonces, para prevenir este tipo de problemas, una manera sería dejar de utilizar las fuentes, y en lugar de eso, convertir todas las letras utilizadas en puras curvas y líneas geométricas (como cualquier dibujo…).

Bueno, el asunto, en realidad, no es tanto para mí sino para mis amigos que traen artesanías de su país. Para mí, por el momento, es más por curiosidad pero de todas maneras he intentado probar algo, y aquí va mi primer diseño, “escalable” y libre de fuentes tipográficas, a ver qué tal.  (El diseño de los dos gatitos no es algo original mío, sino imitación de las artesanías de mis amigos, y los datos ficticios…)

Lo interesante aquí es que todo esto se puede hacer solo contando con programas gratuitos (como éste, que siempre utilizo para  hacer mis traducciones pero que también incluye herramientas muy útiles para procesar gráficos).


6 comentarios

Archivado bajo dibujos, naderías