Archivo diario: 19 marzo, 2017

“Operación de bicicleta”

En los medios de prensa o en las conversaciones diarias, hay expresiones que aquí se usan con toda naturalidad y que, sin embargo, me parecen bien raras y sin sentido, y a veces me intriga saber cuál sería la opinión de los demás al respecto.

De tales formas de expresión citaré esta vez una que dice “operación de bicicleta” (o “jitensha sôgyô“), que es para describir el grado de crisis financiera en que se ha metido un individuo, familia o empresa, que para cumplir con el pago de una deuda inmediata, por ejemplo, no tiene otro remedio que recurrir a algún prestamista o entidad bancaria para conseguir dinero prestado y…., al llegar el momento de pagar esta segunda deuda, recurrir a otro prestamista o banco más para conseguir dinero prestado con que pagar y…., al llegar el momento de pagar esta tercera deuda, recurrir a otro prestamista o banco para contraer la cuarta deuda y así sucesivamente…. O en vez de “contraer una deuda para pagar otra más inmediata”, podría ser venta de artículos hoy para apenas comprar las cosas que vender mañana, etc.

Pero, ¿qué tiene que ver esto con la bicicleta? Muchos diccionarios y sitios web explican que la bicicleta se mantiene de pie mientras que sigues pedaleando pero cae tan pronto como dejas de pedalear, al igual que el individuo o empresa que no puede mantenerse a flote sino por seguir trabajando, trabajando y trabajando… He encontrado una página que además dice que al no ser infinita la fuerza humana, sin excepción llega el momento en que el ciclista deja de pedalear y, de igual manera, quien ha caído en la situación de “operación de bicicleta” está ya condenado a irse, tarde o temprano, a pique.

Y la verdad es que no sé cuántos hablantes del japonés están de acuerdo con estas explicaciones, que a mí no me convencen para nada. A ver, salgo a la calle con la seguridad total de encontrar sinnúmero de bicicletas o ciclistas caídos en el semáforo en rojo, o al lado de expendedores automáticos de bebidas (donde no pocos podrían “dejar de pedalear” para tomar una gaseosita) o bien en el parqueo de supermercados o tiendas de conveniencia (claro, porque todos dejan de pedalear cuando llegan a su destino)… ¿Y? Nada, en absoluto. Todos están bien parados y nadie caído aun cuando no está pedaleando. Ay, ¿¿¿quién me puede explicar esto???

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized