Un poco de lectura

Aquí las corridas, ya sean maratones completas o medias, suelen realizarse los domingos pero hay algunas, no muchas, programadas para sábados también, como el caso de la que fue en el estadio Ajinomoto y la otra en que voy a participar el próximo sábado (de la que hablaré después…). Las maratones de sábados pueden tener ciertas ventajas (los participantes podrán descansar al día siguiente para luego, el lunes, volver al trabajo ya recuperados del cansancio, por ejemplo) y eso no está mal, pero una desventaja para mí fue que, en caso de ser el último sábado del mes, coincide con otra actividad en que solía participar: el Club de Lectura de la biblioteca del Instituto Cervantes, a donde no pude ir el mes pasado y pensaba que iba a ser así este mes también, porque sin pensarlo mucho me había inscrito a dos medias maratones, ambas para último sábado del mes (de abril y mayo), uy, qué descuido… Pero, para suerte mía resulta que este mes ha cambiado la fecha del Club de Lectura, que antes era siempre el último sábado del mes pero esta vez es el penúltimo sábado, así permitiéndome no dejar de asistir a las dos actividades (lectura y maratón). Qué suerte mía…
Y así fui al Cervantes ayer, a la reunión después de dos meses… Bueno, la verdad es que ahora soy un participantes muy flojo, porque lo único que hago es estar ahí y escuchar los comentarios de los demás sobre el libro de cada mes porque pareciera que ya nunca termino de leer ningún libro y empieza a suceder que ni siquiera logro comprar el libro, como precisamente ocurre este mes, en que la verdad ni me acordaba del título del libro que supuestamente tenía que leer… No sé cómo he perdido, casi, el hábito de leer pero es que cuando uno está demasiado fatigado y/o deprimido, dejan de interesarle las cosas que antes le gustaban… Y en mi caso podría ser por el aumento del tiempo de desplazamiento entre casa y trabajo, y por el consiguiente disminución de tiempo libro, además del cansancio, estrés y todo eso que estoy pasando dentro y fuera del trabajo…
Pero… de todas maneras, aun siendo un participante poco activo, creo que la pasé bien a mi manera y al menos fue una ocasión para mantenerme en contacto con gente interesante y quizá para tratar de recuperar el ánimo para volver a tener esa curiosidad o interés que antes tenía por las cosas, como la lectura. Bueno, esta vez sucede que, además de lo estrictamente programado para el Club, alguien había traía unos cuantos libros que ya no necesitaba y quería regalarlos a quien los deseara, y, bueno, al ver que iban quedando dos libros sin nuevos dueños, decidí que serán míos, a ver si algún día lograré terminar de leerlos. Son: “Fácil de matar” de Maruja Torres y “Los Pilares de la Tierra” de Ken Follett. De Maruja Torres ya he leído algunos libros y sería interesante leer uno más, mientras que del libro de Ken Follett recuerdo que muchos lo mencionan al comentar el otro libro de Ildefonso Falcones, “La catedral del mar”, una novela histórica que sí que he leído y que me gustó… Muchos lectores hacen comparaciones de las dos novelas, de Follett y Falcones, y ciertamente sentía cierta curiosidad cuando acababa de terminar el libro de Falcones aunque sin conseguir ni leer el libro de Follett y luego casí me olvidé del tema… pero, bueno, hoy al ver el nombre de Follett, inmediatamente me acordé y decidí al menos quedarme con su libro. Es tremendamente voluminoso y realmente no sé cuándo empezaría a leerlo pero esperaré un día animarme a retomar el gusto de leer…

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s