Obituario

Meu Quaderno y 759
Cumplen con el penoso deber de informar el sensible fallecimiento de quien fuera nuestro gran amigo
Panasonic RF-H565
(Q.E.P.D.)
Ocurrido el 16 de abril del 2015
Y presentan su más profundo sentimiento de …
Sus restos serán velados y colocados en el contenedor de material reciclable de…

O, si es para hablar un poco más en serio, es simplemente un aparatito de radio pero es que su repentino “fallecimiento” me ha dado grandísima por ciertos motivos. Bueno, es una radio portátil bien vieja, que compré hace mucho tiempo (más de 20 años) para escuchar algunos cursos de idiomas que se trasmitían a la hora que yo estaba en el trayecto entre casa y trabajo. Me sirvió de gran manera durante unos años pero llegó un momento en que yo ya no encontraba cursos de nivel adecuado para mí y fue el momento de “jubilación” del aparatito. Bueno, la radio se “jubiló” pero nunca la boté y más bien la seguí usando en ocasiones. Y sucede que ahora… hace unos cuantos días decidí volver a usar la radio con regularidad, esta vez para escuchar noticias, servicios meteorológicos y otras informaciones para así mantenerme más o menos informado cuando, luego de empezar a vivir en la casa de huéspedes, ya no veo nada de televisión, no leo periódicos de papel, ni tengo acceso a internet tan plenamente. Y parecía que funcionaba perfectamente a pesar de ser un aparato tan viejo, de hace más de dos décadas. Aparentemente le fallaba alguna parte del circuito y no salía voz del parlante pero no importaba porque con el audífono funcionaba sin ningún problema. Estaba medio rota la tapa de la caja de pilas pero aún sin afectar su funcionalidad… Y, en fin, no estaban en perfecto estado pero lo suficientemente servible, con que yo estaba muy feliz con mi nueva fuente de información. PERO… llegó el fatídico día, en que yo, sin imaginarme de lo que iba a ocurrir esa mañana, salí media hora más temprano de lo habitual, para ducharme antes de tomar el tren. Entré al cuarto de ducha del “manga kissa” y me quité la camisa, que dejé caer al suelo… y ya fue demasiado tarde cuando me acordé de que en el bolsillo de la camisa tenía mi radio, que tras sufrir el impacto contra el suelo ya no volvió a funcionar…
Fue un pequeño pero grande descuido mío, y lo lamento profundamente.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s