En la casa de huéspedes

Ya son dos semanas de mi nueva vida en mi nueva morada, a la que poco a poco me voy acostumbrando. Bueno, para empezar por describir más o menos cómo es el ambiente, esta es una “casa de huéspedes” donde convivo con los dueños de la casa y unos cuantos inquilinos más bajo el mismo techo. Aquí ocupo una pequeñita habitación privada con una cama, un escritorio, una silla y un poco de espacio para poner mis cosas y es el único espacio que es especialmente para mí, mientras que otros espacios (el baño, la cocina,la pequeña sala de estar…) son compartidos por todos. Bueno, hay si digo “baño”…., es un cuarto de baño para hacer las necesidades pero no hay ducha ni tina para bañarse, para lo cual hay que acudir a algún baño público. Por suerte hay uno que queda muy cerca, a unos 100 o 200 metros de la casa y que tiene, además del baño “normal, un poquito de jacuzzi y masaje eléctrico sin costo adicional. Tiene también un cuarto de sauna pero eso sí, con su costo. Y este centro termal tiene al lado su lavandería automática, será mi otra salvación ya que tampoco hay lavarropas en la casa de huéspedes. Bueno, pareciera una casita de mucha inconveniencia, pero pienso que tampoco hay que buscar demasiada comodidad. Creo que uno se acostumbra a todo…
Lo que me deja un poquito triste es que la pequeña cocina compartida no me da mucha posibilidad de cocinar ni mucho menos seguir con mi pequeña diversión de intentar preparar mis postrecitos. Bueno, por el momento lo único que hago aquí es cortar mis verduras y cocerlas a vapor en microondas aparte de tostar el pan. Y, bueno, en cuanto a la comida, por el momento estoy optando por almorzar y cenar en el restaurante de la oficina, mientras que el desayuno sí lo preparo yo mismo, aunque sea de lo más sencillo.
Otra inconveniencia sigue siendo el acceso a internet. Teóricamente se ofrece en esta casa un acceso Wi-Fi pero resulta que es de lo más lento, ultra híper mega lentísimo, y que se corta a cada rato y, en fin, casi no sirve, cosa que me está privando de mi otra pequeña diversión que era escuchar podcast de programas radiales de Chile, México, etc cuando voy al trabajo. Bueno…
Y otra desventaja es que de esta casa de huéspedes queda ahora lejos mi oficina y así pierdo más tiempo en ir y volver entre casa y oficina…, algo que es un poquito cansador… pero, bueno, a pesar de todas estas pequeñas desventajas, creo que ha sido más positivo que negativo el haber tomado la decisión de salir de la casa de mis padres y vivir ahora con otra gente, que hasta el momento me está tratando bien y espero mantener buena relación con ellos…
Bueno, no sé cómo es en otros países pero aquí, al menos en la ciudad en los últimos tiempos, la gente puede estar viviendo muy aislada sin siquiera saber quién vive en la habitación contigua de su apartamento, por ejemplo, y sin darse cuenta de la muerte de su vecino o vecina durante meses o años, en el extremo de los casos, etc, pero aquí, en esta casa de huéspedes, sucede lo contrario ya que todos se conocen y se saludan… Aquí, al día siguiente de mi mudanza prepararon una fiestecita para darme la bienvenida…, y luego la verdad es que en los días de semana no tenemos muchas ocasiones para interactuar, por el diferente horario de vida que lleva cada uno, por lo menos en los fines de semana hay momentos en que nos topamos y entonces nos saludamos y conversamos un poco… A mí siempre me preguntan “¿Qué tal te ha ido en la maratón?”, cosa que la verdad es que jamás había sucedido cuando vivía en casa de mis padres. Y así, con más contacto interpersonal me parece más interesante la vida aquí y creo que ha sido una gran suerte encontrar esta oportunidad de vivir en una casa de huéspedes, que espero seguir disfrutando, como si me hubiera metido en un mundo de manga o películas de cierta antigüedad…

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

2 Respuestas a “En la casa de huéspedes

  1. Hola 759,
    Vaya cambio ¿no?
    Lo que me gusta mucho es la actitud optimista con la que estás enfrentando esta nueva etapa en tu vida, te deseo el mayor de los éxitos.
    Ojalá encuentres la manera de seguir con tus aventuras culinarias, ya que extrañaré tus recetas y las fotos…¡para el antojo! ja, ja, ja.

    Saludos y un fuerte abrazo después de tanto tiempo🙂

  2. 759

    Hola Paprika,
    Una novedad es que la dueña de la casa, que a la vez enseña español, ha conversado con una alumna suya y me comentó que en su casa (de la alumna) algún día podríamos hacer una reunión extra para preparar empanadas… ¿qué tal? Bueno, espero se haga realidad la idea y que todo salga bien.
    Gracias por el comentario y saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s