Cascadas

Un día se nos viene a la mente que este año no hemos ido a la cascada de Hossawa a ver su estado “glaciar” ni tampoco a ver a un perro que vive cerca de la entrada del caminito que conduce a la cascada. Bueno, se trata de un paseo que se está convirtiendo, casi, en nuestro evento anual y al considerar que, aunque estamos en verano y no en la época del “glaciar”, debe ser lindo caminar en medio de la naturaleza, decidimos aprovechar el momento de descanso de verano para ir a saludar al “perrito de la cascada”.
Así que salimos un día, bien temprano por la mañana de un sábado, en que todo parecía ir bien: no estaba lloviendo ni estaba haciendo demasiado calor. Viajamos un rato en tren para luego tomar el ómnibus que nos lleva hasta la entrada de la cascada y…. Bueno, hasta ahí íbamos bien pero sucede que de un momento para otro nos damos cuenta de que hemos estado conversando demasiado animadamente en el ómnibus, prestando menos atención a lo que sucedía alrededor nuestro, y el resultado: pasamos la parada en que debíamos bajar y terminamos viajando hasta cuatro paradas más, para recién ahí bajar apresuradamente. ¿Y ahora? ¿Qué hacemos?
Bueno, no sé si para otras personas… pero para mí no es tan pesando volver caminando hasta cuatro paradas antes, y así sería la solución más rápida, en una zona donde no hay servicio de ómnibus cada 10 minutos sino cada 60 o 120 minutos. Y al menos no sería una caminata en medio del tremendo tráfico urbano con su gas de escape… sino en medio de mucha naturaleza. No debe estar tan mal.

cascadas1

Y, bueno, antes de llegar “de vuelta” a Hossawa, nos topamos con un desvío que nos conduciría a otras dos cascadas, quizá un poquito menos conocidas que Hossawa pero que serían lindas de todos modos y cuyo nombre sí que habíamos escuchado aunque no las habíamos visitado hasta ese momento. Si es así, bueno, ¿por qué no aprovechar la oportunidad para conocer esas dos cascadas?
Decidimos desviarnos de la ruta para Hossawa y nos dirigimos a las dos nuevas (“nuevas” para nosotros) cascadas. Tras avanzar un poquito por un camino pavimentado, entramos a una ruta montañosa, de barro y roca, y con tremendas subidas, demorando más de cinco minutos por cada 100 metros (pensando que si se tratara de un camino plano… el ser humano es capaz cubrir la distancia de 100 metros en tan solo 10 segundos). Menos mal fue que no hubo tanta distancia; creo que solo caminamos unos tres kilómetros más o menos y de todas maneras pudimos descubrir tres nuevas (“nuevas” para nosotros) cascadas…

Cascada de “Pequeño Tengu”:

cascadas2

Cascada de “Tengu”:

cascada3 cascada4

Cascada de “Aya”:

cascadas5 cascadas6

Paisajes:

cascadas7 cascadas8 cascadas9 cascdas10

Volviendo a la civilización:

cascadas11

 

 

 

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

2 Respuestas a “Cascadas

  1. Hola 759,

    ¡Qué hermosas fotos!
    Me recordaron a una cascada muy famosa que hay en mi estado, se llama “Cola de caballo”.
    Que bueno que no se les complicó mucho el hecho de haberse pasado la parada en la que debían bajarse.

    Saludos,

  2. 759

    Hola Paprika,
    Bueno… ojalá algún día pueda ir a ver la “Cola de Caballo”. No sé cuándo será pero algún día…
    En todo caso, lo bueno esta vez fue que inesperadamente nos tomamos con el camino para las otras cascadas, porque en otro caso hubiera sido netamente una caminata más para perder tiempo.
    Gracias por el comentario. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s