El niño tiene razón

En alguna época, cuando era niño… quizá de jardín de infancia o primaria, tuve una rara forma de comer: al encontrar varios tipo de comida en la mesa o en la lonchera, que aquí suele consistir básicamente en arroz (alimento principal) y otra cosa (“okazu” en japonés, que puede ser de carnes, huevos, verduras o lo lo que sea…), yo empezaba a comer todo “okazu” y, luego de terminarlo, recién comenzaba a comer arroz solo. Si “okazu” a su vez incluía varias cosas y si ahí por casualidad me gustaban, por ejemplo, salchichas, entonces mi orden era primero comer todo menos salchichas, para luego comer salchichas solo… (para al final seguir con el arroz solo). Bueno, lo que sucedía era bastante sencilla: al parecer me gustaba el arroz blanco y prefería comerlo sin contaminarlo con otras cosas, además de guardar lo bueno hasta el final. Y dentro de “okazu”, sucedía lo mismo con las salchichas, por ejemplo, que con el arroz, y así la forma de comer por separado cada uno de los insumos, por orden de mi preferencia… Sin embargo, esa forma de comer era considerada rara, de mala educación o de los ignorantes porque la manera correcta aquí sería comer de todo un poco simultáneamente para mezclar diferentes sabores dentro de la boca, así que los adultos me reprendían, diciendo “Así no se come”, “Qué tonto. El arroz blanco, por separado, no debe saber nada, o ¿sí? ¿No ves que es rico recién cuando se come junto con otras cosas…?”, etc.
Y, bueno… De esa época inmemorial, casi, el tiempo ha pasado y a ver, lo que ocurre décadas después…
Hoy en día aquí, en los medios de comunicación en masa, ya sea en programas televisivos o en las revistas y periódicos, proliferan temas sobre la salud y medicina para el hogar, siendo uno de sus temas más recurrentes el de la mal llamada dieta (“adelgazamiento”), donde últimamente está de moda el método de cambiar el orden de comer, obedeciendo la recomendación de, dentro de cada desayuno, almuerzo o cena, primero comer toda verdura, después las proteínas y al final comer carbohidratos.
Dicen que el tener primero las verduras (con fibras vegetales) en el estómago permite digerir despacio los carbohidrastos y grasa que vienen después, lo cual impide que suba bruscamente el nivel de azúcar en la sangre. Y de ahí se libera menos insulina y se acumula menos grasa y blablablá.

Un día, a la hora de almuerzo en la oficina, me doy cuenta de que hay chicos que al pie de la letra practican esa forma de comer. Un chico que está comiendo delante mío, ha terminado de comer toda verdura de su menú del día, y ahora está procede a comer la carne y después el arroz. Realmente es espectacular ver su orden de comer… y súbitamente se me viene a la mente un recuerdo casi olvidado de mi infancia, donde ese niño ignorante que fui yo, sin preocuparme nada por el adelgazaiento ni nutrición, practicaba exactamente esa forma de comer, en el orden de verduras-carne-arroz

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

5 Respuestas a “El niño tiene razón

  1. Hola 759,

    Justo vengo de comentar tu entrada títulada “Polémicas” y me parece que esté artículo sigue más o menos por el tema y es muy interesante.
    Yo creo firmemente que lo que a uno le va bien, no necesariamente le va bien a otro y eso es muy notorio en la comida.
    Aunque como seres humanos tenemos la necesidad de alimento, no la tenemos en la misma forma, ya que depende de nuestras actividades, gustos, constumbres, etc.
    Yo creo que el cuerpo humano es muy sabio y por instinto sabe lo que le conviene.
    Creo que aun a tu tierna edad, tu cuerpo ya sabía lo que le convenía, aunque a los adultos les pareciera que estaba equivocada.
    Nuestro cuerpo tiene una asombrosa capacidad de curación y sanación y generalmente nosotros se la vamos obtaculizando al ir creciendo e ir ingeriendo comida muy procesada y alejandonos de lo natural y saludable.

    Un gran saludo,

  2. Misanthropist Bookworm

    Cuando veas a esa gente comiendo como tú comías cuando niño, “como ignorante”, tienes que reírte malévolamente en tu interior y decir “¡MUAJAJAJA, SIEMPRE LO SUPE, LALALA!”. ;D Porque eres así de seco y desde niño siempre lo supiste. ¡Bravo! ^_^

    Bromas aparte, yo no había escuchado eso del orden de comer las cosas ni nada, pero también dejo siempre lo que más me gusta para el final (que varía dependiendo de lo que esté comiendo, jejeje). ^^

    Un abrazote~

  3. Panshipanshi

    Aaah, comida.
    Cuando es la hora del té, siempre trato de beberme el té y comerme el sandwich por partes iguales. La razón es que a veces el pan es muy seco entonces al beber té después de un bocado, puedo tragar bien. Hay personas que me miran bien raro cuando digo esto, pero yo no puedo estarme atragantando con el pan sólo porque a alguien no le gusta!
    Volviendo a lo del orden de la comida, tal vez sea tu oportunidad de comer como comías antes sin que nadie te moleste no? El arroz japonés es muy rico, a mi me gusta mucho!
    Saludos

  4. jasminee

    Que chistoso, verdad? Yo hacia lo mismo hasta q en una ocasio mi hermano me quito lo ultimo o sea lo mejor y decidi no hacerlo nunca mas

  5. 759

    Hola Paprika,
    Bueno, en mi caso, la verdad es que no creo que sea para tanto… Creo que fue pura ignorancia o un poco de travesura, aunque después resulte ser más sano que lo “correcto”. Y si es por gusto, es que luego empecé con cierto gusto a comer más correctamente, sea, mezclando el arroz con otras cosas… En todo caso, otra cosa parecida es que yo desde mi infancia comer cosas poco condimentadas (sin usar sal, salsa, ají, etc. de mesa…) y eso también fue motivo para que mis padres hicieran mala cara, y después veo que es mucho más saludable evitar el abuso de condimentos… Bueno, con esta preferencia por sabores moderados, sigo sin cambiar hasta ahora y la verdad es que me parece muy impresionante los sabores muy fuertes de comidas de algunos países latinoamericanos, donde la verdad es que no sé si estoy comiendo algo con sal/ají/salsa,etc., o si estoy comiendo sal/ají/salsa, etc. con algo más…
    Muchas gracias por el comentario, y saludos.

    Hola Misanthropist Bookworm,
    Bueno, simplemente me pareció curioso cuando me di cuenta, pero no para reírme con malicia, de verdad. En cuanto a lo de dejar lo bueno hasta el final, el problema es que a veces hay alguien que me lo roba, argumentando que “lo estoy dejando sin comer porque no me gusta”… (Bueno, esto sucedía a veces cuando comía con familia o con compañeros de clase, pero eso sí, era cosas de niños y ahora no tengo tal problema).
    Muchas gracias por el comentario, y saludos.

    Hola Panshipanshi,
    Eso de té y pan, no creo que sea tan raro y yo también podría hacer algo parecido a la hora de comer algo no muy fácil de masticar/tragar. Y sí, ahora estoy volviendo a comer un poco como antes: las verduras primero, sobre todo, aunque ya no hasta el extremo de comer el todo el arroz solo luego de haber terminado con todo menos el arroz…
    Muchas gracias por el comentario, y saludos.

    Hola Jasminee,
    Eso fue un problema aquí también… Recuerdo que una vez, comiendo en un restaurante con mi madre y mi hermano, este último me quitó un helado (que yo guardaba para el final) argumentando que yo lo dejaba porque no quería comerlo…
    Muchas gracias por el comentario, y saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s