La mala semana

Una semana después de mi primera media maratón y una antes de mi segunda media maratón. Si bien fue una casualidad que decidí tomar ahora una semana de descanso (bueno, el hecho es que en mi oficina existe un sistema denominado “vacaciones flexibles”, que permite a cada empleado tomar, una vez al año, cinco días seguidos de descanso en el momento deseado y que yo, siempre indeciso con estas cosas, vine postergando el asunto y recién ahora estoy ejerciendo “mi derecho” , a última hora de finalizar el año fiscal), pensé que podía ser el momento ideal para reponerme de la fatiga acumulada hasta ahora y para empezar a prepararme para mi próxima carrera…, sin imaginar que la idea se desmoronara por completo, por un severo retortijón estomacal y diarrea.

Las posibles causas de mi desgracia pueden haber sido tres:

  • Leche fresca: es que leyendo alguna revista que tenía que ver con ejercicios, encontré que alguien hablaba del beneficio de tomar un vaso de leche fresca después de realizar un ejercicio; que con la cantidad y la combinación balanceada de proteína y no recuerdo cuáles otros contenidos, un vaso de leche luego del ejercicio era ideal para fortalecer los músculos, así que lo probé el lunes y el martes, a ver qué tal funcionaba… Bueno, hace décadas que no mantenía la costumbre de tomar leche fresca y de repente me podía ir mal, pero pensé que no pasarían cosas demasiado graves.
  • Alfajor caducado: el mismo lunes estuve con una señora conocida, que me pedía ayuda a leer ciertas revistas, folletos y catálogos que tenían que ver con la educación de su hijo. Y… yo no deseé ninguna recompensa pero la señora insistió en mostrar su “agradecimiento” de manera material y me regaló un alfajor de su país… caducado no sé cuánto tiempo porque lo trajo en su último viaje a su país que no se sabe en qué año fue. No quise recibirlo pero ante la insistencia de “No va a pasar nada, porque estaba en la heladera”, lo tomé para no quedar mal y lo comí después. Sentí un sabor ligeramente extraño pero no lo escupí porque no me pareció tan contundentemente hostil…
  • Pastillas vitamínicas: fue hace una semana o dos, que mi madre me comentó que había comprado pastillas vitamínicas, que había comprado más de un bote en lo que aquí viene a ser la tan extendida “compra a última hora (antes de la subida del impuesto al consumo del 5% actual al 8% en este abril)”, con que me podía dar un bote si yo deseaba. Bueno, no tomé por regalado un bote entero, pero desde lunes empecé a tomar del envase de mi madre unas pastillas diarias, que según su prospecto podían servir para calmar, entre otros síntomas, fatiga y dolor muscular, algo que yo precisamente podía ser para mí… Bueno, ahí también decía que podía tener efectos colaterales para provocar malestar estomacal, estreñimiento, diarrea, etc. pero ahí no me fijé mucho al primer momento y de todas maneras eso únicamente se podía ver luego de haberse tomado las pastillas en cuestión.

Y el resultado: un ligero dolor de barriga desde la mañana del martes, luego haber tomado o empezado a tomar las tres cosas, para luego tener más dolor el miércoles y una diarrea bastante severa esa noche. Bueno, ese miércoles tenía planeado descansar desde el principio pero al día siguiente, jueves, pensaba correr 10 km y no pude… Como llovió, fui al gimnasio municipal, subí a la caminadora y no resistí sino solo 5km.

Bueno, ya dejé de tomar leche y la vitamina, mientras que el alfajor caducado ya no existe, y hoy fui a la farmacia a explicar la situación y buscar un remedio para calmar mi dolor. Luego de una semana realmente mala, solo espero recuperarme a tiempo para mi segunda carrera, además de tomar más cuidado desde ahora para jamás volver a comer alfajores caducados de dudosa procedencia ni tomar medicamentos con sospechas de efectos secundarios.

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

3 Respuestas a “La mala semana

  1. Hola,
    Una semana un poco pesada, ¿no?
    Tal vez fue mucho para tu estómago y el pobre no resistió :s .
    Espero te sientas mejor y puedas regresar a trabajar con renovadas energías y claro, tener oportunidad de realizar tu segunda media maratón.
    En otro orden de ideas, el jueves mi mamá y yo hicimos tamales (cosa rara ya que sólo los acostumbramos en Navidad, pero teníamos antojo :p) y me acordé de ti y la tamalería ji ji ji.
    Mucho ánimo y recupérate pronto🙂

  2. jasminee

    quiero saber como te fue en la segunda carrera, cuentanos

  3. 759

    Hola Paprika
    Afortunadamente me mejoré una semana antes de mi segunda carrera, y ya te contaré qué tal me fue… Y eso de tamales, bueno, por lo pronto buscaré ya algún lugar donde, sin ir demasiado lejos de aquí, pueda probar tamales.
    Gracias por el comentario. Saludos.

    Hola Jasminee
    Bueno, ya estoy preparando la próxima entrada, así que un poquito más de espera….
    Gracias por el comentario. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s