La obsesión social actual (2)

Luego de conseguir mi android, empiezo por registrar mi cuenta en Google para poder instalar las aplicaciones de Google Play. Al sacar cuentas gratuitas, generalmente uso un nickname en lugar de mi nombre verdadero pero esta vez…, bueno, considerando en la posibilidad de tener tarjeta de crédito, quizá sea mejor registrar todos los datos reales y así lo hice, pero sin imaginar la trampa que encontraría después, y es que uno va metiendo sus datos en los formularios sin saber exactamente dónde van a parar expuestos esos datos, y resulta que, al usuario se le ocurra revisar muy minuciosamente todas las configuraciones de no sé qué luego de registrar lo exigido, termina exhibiendo todos, absolutamente todos, sus datos personales al mundo entero a través de Google+. Estaría muy bien para los exhibicionistas pero habría que saber que, muy naturalmente, no todos somos así, y los técnicos de Google deberían saber respetar más la privacidad: Debería ser que, por defecto, todos los datos queden en secreto, para que luego, solo luego, el usuario elija sus datos publicables o no si es que desea, o ¿no?

Tras sortear la trampa de Google (espero haberla sorteado…), ahora sí, busco lo que necesito y en caso mío es que concretamente quería alguna que otra aplicación de este tipo. Creía que no sería tan difícil encontrar una que satisficiera mi necesidad porque yo no exijo nada complicado sino algo muy simple: simplemente permitirme saber en tiempo real ciertos datos básicos (tiempo transcurrido, distancia recorrida, ritmo al momento y en promedio, etc.) aparate de poder conseguir mapa de la ruta recorrida en cada ejercicio, quizá, y es algo que me parece que casi todas las aplicaciones del género tienen, así que sería simplemente la cuestión de elegir una que me gustara más, o así creía, pero resulta que la realidad era otra…. Bueno, aclararé que mi otro deseo, que considero que debe ser bastante natural, es poder pasar los datos medidos (o resultados de mis ejercicios) a mi computadora para ahí editar, guardar, volver a mirar, etc. Y para esta transferencia de datos, de android a PC, debe bastar una conexción USB (o en otro caso, uso de la tarjeta SD), y realmente no entiendo por qué ninguna, prácticamente ninguna, aplicación me permite realizar una operación tan simple, sino a cambio de que yo le entregue al creador de la aplicación los datos en cuestión, de mis ejercicios. ¿Por qué diablos tengo que pasar por el servidor en otro continente, como así exige toda aplicación del tipo que he encontrado, para tan solo transferir unos archivos del android que está en mis manos al PC que está delante mío? Y eso del “pasar por el servidor”, dicho de otra manera es lo mismo del Google+: exhibir los datos enviados al mundo entero a través de su página web, a menos que el usuario preste el mayor los mayores cuidados para detectar todas configuraciones, muy escondiditas en general para que nadie las encuentre, y modificarlas para guardar los datos en privado. Y es que, en fin, estas aplicaciones, en fin, pareciera que no son aplicaciones en sí en realidad, sino meramente un interfaz de sus respectivas Red Social, donde la regla pareciera ser que todos sus usuarios deben querer compartirlo todo con todos, publicando historial resultados de los ejercicios (tiempo, distancia, mapa, fecha y hora, calorías, velocidad… y, en fin, todo) sin jamás dejar de enviar a la vez una líneas o fotos a twitter y facebook.

No me opongo a que existan estas convenientes funciones para quienes las quieran, pero ojalá los autores de las aplicaciones tengan en cuenta que también existen personas que no sienten la necesidad de exhibir nada al mundo, y a veces con razón. Bueno, en caso mío podría decir que, si exhibiera los datos de todos mis ejercicios, sería como anunciar, ante el mundo entero, la ubicación de mi casa, la ubicación de mi oficina, la hora de salir de casa y llegar a la oficina cada día por cuál ruta, y la hora y ruta de la vuelta también…. y con todo digamos que prácticamente se puede fácilmente determinar quién soy y, si se combinara eso con otras informaciones sobre mis otras actividades (en el hipotético caso de que yo usa twitter y facebook y publicara ahí todo lo sucedido en mi vida diaria), a ver qué pasa: creo que no hay información más útil para secuestradores, asaltantes, ladrones y estafadores (en caso de estafadores, por ejemplo, sabiendo la hora en qué estoy corriendo a full y, por consiguiente, sin posibilidad de contestar cualquier llamada exterior, sería fácil que un tercero llame a algún familiar mío para avisarle de no sé qué ficticio accidente o secuestro y exigirle que para solucionar el problema deposite urgentemente una suma de dinero a no sé qué cuenta bancaria….), o sin ir tan lejos, sería de suponer que de un día para otro mi buzón de correo se llene de propagandas de artículos deportivos, y…., bueno, al colocar informaciones sobre mis actividades en servidores … eso no sé si implicaría que mis actividades también quedarían bajo vigilancia de una tal Agencia Central de Información o Consejo de Seguridad Nacional o qué…

La verdad es que casi todas las aplicaciones que aparentemente podían ser útil para mí, parecieran no existir para ofrecer sus funcionalidades tan convenientes, sino que meramente son anzuelos para meter más y más gente inocente al mundillo de la llamada Red Social para que se expongo ahí toda la vida, y no sé cuántos proveedores de tales servicios explican mínimamente los riesgos que pueden implicar el exponer la vida en la red social.

En fin, es muy interesante, de verdad, poder obtener datos así:

(Un día fui a dar una vuelta al lago)

mapa1

(y otro día fui a dar dos vueltas y media a la casita del emperador)

mapa2 divisiones

y sí que espero disfrutar de eso pero a la vez estoy un poco harto de tanta obsesión del mundo actual por las redes sociales.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “La obsesión social actual (2)

  1. 発光天体

    No sabes cuánto, cuánto te comprendo. Yo no he sido jamás tan fanática de las redes sociales y, de hecho, lo más que he usado siempre ha sido el blog y, en menor medida, Twitter. Este último lo empecé a usar sobre todo después del terremoto del 2010, porque era fácil de cargar sin usar demasiada conexión y/o batería, considerando que estábamos sin luz y se publicaban datos de noticias relacionadas con la emergencia, que era lo que necesitaba, ya que no teníamos radio o TV.😛

    Pero, lamentablemente, es cierto. La manía de las redes sociales se ha vuelto cada vez peor y cada vez más las cosas (todas las cosas) están orientadas a ellas… :S Y cada vez menos a la protección de datos de los usuarios que, muchas veces, ni siquiera toman conciencia de lo que están ventilando en la red.

    El caso de Google+ es notorio porque Google se choreó de que su red social fuera siempre segunda en comparación al famoso (y detestable) Facebook, así que, de un día para otro, en otro más de sus movimientos medio despóticos y bien desagradables, decidió que era obligación tener una cuenta de Google+ para usar casi cualquier otro servicio Google, incluyendo YouTube, lo que causó un enorme revuelo y enojo entre muchos creadores de videos que, de un día para otro, tuvieron que sacarse una cuenta en Google+ o verse obligados a no poder responder comentarios en sus propios videos. @_@

    En cuanto a las aplicaciones, a mí me carga esa manía que tiene todo ahora de querer tus datos, tu ubicación exacta y TODO exacto para poder usar tal o cual cosa y, aunque tengo un teléfono “inteligente” porque mi mamá insistió en comprarme uno, lo tengo casi vacío y lo que más uso es la cámara de fotos (que es mejor que mi cámara digital xD) y nada más. No uso el GPS ni nada, porque, como dices, tanto dato tan específico podría hasta ponerle en peligro a uno o a su familia…

    Por no mencionar lo estupidizada que está la sociedad en general que pasa pegada a los teléfonos. Cuesta un mundo lograr entablar una conversación con alguien que no esté, al mismo tiempo, mirando alguna lesera en su celular o posteando cuestiones…. -_- Respecto a esto último, escribí un post hace un tiempo en mi blog: http://hiyokonojinsei.dreamwidth.org/546492.html

    Pero… Sí. Te encuentro oda la razón y es desagradable esta tendencia de que todo, todo, todo sea una red social y uno termine “luciéndose” ante el mundo, incluso con las cosas más estúpidas. Y ha provocado el aumento de tantas personas que se inflan porque son populares en las redes sociales, cuando, en realidad, eso no refleja más que la soledad de muchas personas que llenan sus vacíos admirando a gente común y corriente que sólo se dedica a publicitar su vida en la red… orz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s