La base

Hay instalaciones consideradas supuestamente necesarias para la sociedad pero que resultan ser muy molestosas para sus vecinos y que por eso nadie quiere tener cerca, como el caso de plantas de procesamiento de basura, crematorios y cementerios, centrales nucleares… y bases militares estadounidenses.

Bueno, esta vez no pretenderé justificar ni desjustificar la presencia de estas instalaciones, cosa que dejaré para alguna otra oportunidad, y solo presentaré aquí los paisajes que encontré en uno de los lugares del “mal necesario” de acceso no demasiado fácil, en que tuve la oportunidad de infiltrarme recientemente.

A ver…. Tipo de lugar: base militar; manera de infiltración: como vendedor de un puestito de artesanías para un bazar interno para las personas vinculadas con la base (no abierto al público fuera) durante un fin de semana. El hecho es que mis amigos de artesanías andinas tuvieron, no sé por medio de qué contacto, la oportunidad y me pasaron la voz para acompañarlos y yo, como buen curioso, acepté la oferta con todo gusto y así fuimos. Para entrar, de antemano enviamos nuestros datos y número de documentos de identidad (pasaporte, aunque yo lo tenía vencido ya) y el mismo día llevamos también nuestro pasaporte para presentar.

Entramos así,

base0 base1

y avanzamos siempre guiados por un carro conducido por alguien de parte del organizador del evento. Dentro de la base es una auténtica ciudad, con todo lo necesario e incluso mejor que el mundo exterior (sea, ciudades japonesas) en algunos aspectos.

base2 base3

Y evento fue así, dentro de un espacio que en tiempos normales parece ser para mantenimiento de los aviones.

base4 base5 base6

Pasamos todo el día aquí, porque solo teníamos derecho a participar en el evento aquí, sin posibilidad de pasear libremente por otras partes de la base. Acatamos la regla, ya que no teníamos tanta curiosidad como para desear saber qué sentiría uno al ser juzgado por el tribunal militar por desobedecer. Pero en todo caso, el lugar estaba justo al lado de la pista de aterrizaje, por donde llegaban y salían algunos aviones, como estos:

base7 base8 base9

Yo quise sacar fotos del momento de despegue, pero resultó casi imposible, porque estábamos prácticamente en el punto de partida, de donde el punto de despegue real estaba a dos o tres kilómetros de distancia…

Como sea, aquí pondré un poquito más el ambiente de fiesta, que se pudo ver al aire también (solamente alrededor de la puerta del edificio): unos puestitos de comida y un juego donde, si tiras una pelota justo al lugar exacta, cae al agua el hombre que está sentado dentro de la jaula.

base10 base11

base12 base13

Como cualquier gente, se divierten estos amigos dispuestos a matar si se les da la orden…

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s