La tormenta

Acabamos de recibir la visita de Roke (o simplemente el “No. 15” aquí) en estos últimos días.

Según la Agencia Meteorológica del Japón, se producen en promedio unos 26 tifones al año, de los cuales unos 11 se acercan a Japón y tres llegan a tocar la tierra. Su trayecto puede pasar por las islas principales de Japón en septiembre (el mes nueve) más típicamente, tal como se podrá apreciar en el mapa que aparece en la misma página de AMJ, Si es así, bueno, se podría decir que es un fenómeno natural de siempre, cosas de cada otoño, pero lo malo es que a veces causa daños y deja grandes secuelas en algunas zonas más afectadas.

En la región de Kantô me parece que hacía un tiempo que no recibíamos visitas de fuertes tifones y que por eso quizá nos habíamos desacostumbrados, pero lo cierto es que no hay lugares completamente seguros; solo que hay unos lugares más severamente afectados y otros, menos. Bueno, esta vez, por suerte, nos tocó ser afectados.. menos.

El día del tifón, miércoles 21 de septiembre. Empiezo a trabajar normal desde la mañana. El cielo está parcialmente nublado pero no está lloviendo todavía. Al acercarse la hora de almuerzo, de súbito empieza a llover bien fuerte… justo cuando tengo que salir fuera porque el comedor no está en el mismo edificio que mi sección. Y esa lluvia cesa en poco tiempo, como si solo hubiera querido fastidiarme a la hora de salir. Bueno… El cielo sigue nublado y sin viento por algo de una hora o dos, pero en la oficina empiezan a circular mensajes de la sección administrativa para recomendarnos estar atentos a la información meteorológica y, en lo posible, marcharnos más temprano para llegar bien a casa. Bueno, yo empiezo a averiguar a cada cierto rato la información sobre el tráfico, y lo bueno es que la línea de tren que utilizo está funcionando sin problemas. Vuelve a empezar a llover, algo fuerte, pero el tren sigue funcionando… hasta poco antes de las 16:00 por lo menos. Parece que ahora llueve cada vez más fuerte y resulta que me entero, justo antes de la hora de irme, de que se ha suspendido el servicio de trenes. A las 17:30, parece ya un auténtico tifón, bien fuerte. Ya sé que no hay tren pero igual salgo y camino hasta la estación. No uso paraguas, que con este viento no serviría sino para volar sin rumbo. En vez de paraguas, uso la capa impermeable que siempre llevo en mi mochila. Bueno, con esta lluvia y viento, es bien difícil caminar… Bueno, de todas maneras llego a la estación pero, tal como se había anunciado ya, no hay tren. A ver, espero como dos horas y nada cambia, así que decido tomar el ómnibus, que sí estaba funcionando pero que me llevaría solo hasta la mitad del camino, para caminar de ahí hasta mi casa. Lo bueno es que a la hora que empecé a caminar, ya no estaba lloviendo ni haciendo viento…. Solo una caminata extra, de una hora o dos..

Me hubiera gustado tomar unas cuantas fotos periodísticas de la misma noche del tifón pero no estaba en condiciones para hacerlo…, así que aquí solo compartiremos unas fotos que tomé la mañana siguiente, a ver:

  • La calle:


  • Un cartel gigante de hierro, de unos 6 metros de altura y que antes se erguía bien recto:

  • Buzón de una casa, que al menos no cayó, y paraguas difuntos:

  • Una señalización de tránsito que sí cayó:

  • Y la antena de televisión digital terrestre, que deberá ser reinstalada:

4 comentarios

Archivado bajo general

4 Respuestas a “La tormenta

  1. Elisa

    Desde que pasó lo de Fukushima, desde España os seguimos a diario. No pasa un día sin que piense en vosotros, en vuestras familias y en la gente tan organizada que sois. Espero que todo se normalice pronto. Os lo deseo de todo corazón. Sois un pueblo digno de admiración.

  2. 759

    Hola Elisa,
    Aquí no puedo más que agradecerte el buen deseo e interés por nosotros, y de verdad espero que podamos lograr solucionar el problema lo más pronto posible y, así, no defraudar a las valiosas personas como tú que nos apoyan..
    Muchísimas gracias.

  3. panshipanshi

    Que miedo lo de los tifones. Una vez hizo tanto viento cerca de mi casa que casi me volé. Puedo imaginar que un tifón es mucho, mucho peor! Menos mal que llegaste bien a casa…! Ayer supe que hubo una tromba marina cerca de Viña del Mar, pero creo que no se extendió mucho la noticia. Esas cosas asustan.
    Mata nee

  4. 759

    Hola Panshipanshi,
    Sigo teniendo la suerte de no sufrir mucho daño en Tokio pero fue bien fuerte…, de verdad. Bueno, espero no esté pasando nada ya, en ninguna parte.
    Gracias por el comentario. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s