Cien historias

El verano aquí es la temporada de historias de terror, de fantasmas y otros seres/fenómenos sobrenaturales. No sé si tendrá que ver con el famoso período de Obon (en que se cree que los espíritus de nuestros antepasados nos visitan durante unos días, o sea, es un período de contacto con los no pertenecientes a este mundo), pero otra cosa que dicen es que al escuchar las terroríficas historias de fantasmas, sentimos un escalofrío y así, con ese (escalo)frío y con la sangre helada, nos “refrescamos” y soportamos mejor el calor de verano. No sé qué tan cierta puede ser esta teoría pero es lo que dicen y, de hecho, en verano los canales de televisión suelen (o “solían”, ya que últimamente no sé) trasmitir ciertas series, talkshows sobre el tema o películas de terror.

Recuerdo particularmente que hubo un especial llamado “El mundo que no conoces”, que de vez en cuando trasmitía un canal de televisión y que consistía, en cada edición, en reproducciones visuales dramatizadas de testimonios de horror de televidentes y consejos de expertos para cada caso…. Bueno, los testimonios eran típicamente historias de almas en pena de algunas personas que murieron guardando grandes rencores o deseos frustrados y que por eso se aparecen ante las personas culpables (o ante cualquier persona que por casualidad se ha metido en lugares no debidos) para vengarse o hacerles saber su sufrimiento. Y la solución: ceremonias budistas para apaciguar a las almas, y siempre respeto a las almas en tal condición…

Si se habla de “fantasmas ruidosos” que no descansan en paz por ciertos rencores o frustraciones en este mundo, recuerdo también El Fantasma de Canterville, pero las historias japonesas dan mucho más miedo, incomparable… Bueno, aparte de los testimonios supuestamente reales, obviamente hay un montón de ficciones y tradiciones, de las que podrían citarse algunas muy conocidas:

Para quienes deseen, además de solo escuchar las historias, ver de verdad los fantasmas o fenómenos sobrenaturales, existe una sesión de lectura denominada “Cien Historias”, donde se reúnen 100 personas en una sala con 100 velas encendidas. Uno tras otro, los asistentes van contando historias de terror, apagándose una vela cada vez que se termina de contar una historia. Cuando termina la centésima historia, el ambiente queda en una oscuridad total y en ese momento se supone que aparecen fantasmas reales… Bueno, es solo lo que dicen y aclaro que yo nunca he probado nada pero, averiguando un poco, resulta interesante encontrar relatos así incluso desde Argentina.

De todas maneras… Una noche de velas con un método de refrescarnos sin consumir nada de electricidad… ¿No sería ideal para pasar un verano como el presente de crisis energética?

6 comentarios

Archivado bajo costumbres, creencias, japón, libros

6 Respuestas a “Cien historias

  1. panshipanshi

    hola! como estas?
    Me imagino que lo bello de apagar las luces, es que se ven las estrellas y que sin tanto ruido, se oyen las cigarras. Lo que era un murmullo de la naturaleza quizás ahora se escucha más fuerte. Creo que le hará bien a bastantes personas, además de traerles tranquilidad.

    Ahora… respecto a las historias de terror… ayayayay… alimentan demasiado mi imaginación. Después no puedo pegar el ojo pensando en la historia y adjudicándole al más mínimo ruido su razón fantasmal. Por eso, preferiblemente no me metí en ningún link (lo siento) pero si seguía leyendo los cuentos, creo que en la semana no podría ir sola ni al baño en la noche. Ya ves, súper valiente su amiga.

    Muchos saludos!!

  2. Pablo Jiménez

    Hola 759:

    Uno de los temas que me resulta muy interesante de las historias de fantasmas es cómo ellas revelan mucho de la naturaleza de una sociedad. En Chile, las tradiciones e historias de brujerías más interesantes, a mi gusto, son las de Chiloé. Y resulta particularmente llamativa de ellas el momento en que ficción y realidad parecían ser indistinguibles cuando se juzgó y condenó a la Recta Provincia… Tema tabú aún después de algo más de un siglo en esas tierras.

    http://www.contenidoslocales.cl/sitio/6774/la-recta-provincia-i-parte
    http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0033461.pdf

    Hubo una miniserie de Raúl Ruiz muy interesante con ese título:

    http://programas.tvn.cl/Larectaprovincia/2007/

    Panshi:

    Visita el link de Koizumi Yakumo. Es de los personajes interesantes que hubo en Japón. Todavía no he visto la versión cinematográfica de Kwaidan, a pesar de que muchos conocidos me la recomiendan.

    Saludos.

  3. 759

    Hola Panshipanshi,
    Sin las luces demás, ciertamente debe ser lindo ver las estrellas, y quizá también observar las luciérnagas en donde las haya… aunque para eso siempre habría que ir al campo.
    De todas maneras me parece que hice bien, por lo menos, al colocar solamente los enlaces y no transcribir todas las historias, para no asustarte demasiado.
    Gracias por el comentario. Saludos.

    Hola Pablo Jiménez,
    Ya había oído el nombre de Chiloé, pero no esa historia de Recta Provincia, etc… Bueno, de brujería he leído otro libro, algo más moderno, titulado “La Bruja – Coca Política y Demonio” que habla de una bruja de Colombina…
    http://todayandbooks.blogspot.com/2009/02/la-bruja-german-castro-caicedo.html
    La verdad es que no sé hasta dónde pueden ser ciertas estas cosas pero a la vez sigo teniendo curiosidad…
    Gracias por el comentario. Saludos.

  4. Pablo Jiménez

    Hola 759:

    Yo en la brujería no creo, pero me interesa cómo se desarrollan estas historias en una comunidad. Lo de la Recta Provincia me llama mucho la atención precisamente por cómo terminan entremezclándose los hechos y las creencias de manera tan dramática.

    Se ve bueno el libro de Castro Caicedo, la bruja a la que alude es poderosa. Aunque más que bruja, es como un súcubo.

    Te envío un gran saludo🙂

  5. Perdón, yo paso … no me gustan las historias de fantasmas ni brujerías, soy muy miedosa😛
    Un cordial saludo.

  6. 759

    Hola Pablo Jiménez,
    Gracias de nuevo por el comentario, y a ver voy a tratar de saber algo más sobre la Recta Provincia…
    Saludos.

    Hola Nora,
    Dejando de hablar de los fantasmas, no sé si habrás leído el artículo sobre amuletos en Mercado Latino (edición de julio, páginas 59-62). Bueno, es un artículo que lamentablemente contiene graves errores, pero me resultó bien interesante leer “La Linterna de Peonía” justo después de Mercado Latino, porque en “La Linterna…” juega un papel bien importante el ofuda. Bueno, si preferís no leer historias de fantasmas, no te la recomiendo, pero para encontrar un ejemplo del uso del ofuda, su poder y limitación… es una historia muy interesante.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s