Terremotos 5

Acaba de comenzar un nuevo año fiscal (del 1 de abril al 31 de marzo) aquí, y es cuando los medios de prensa suelen hablar de los cambios sociales (nuevas leyes o medias que entran en vigor, alza o baja de impuestos, subsidios, etc.) pero no sucede eso en esta ocasión…, por razones obvias.

En la región Nordeste, afectada por el terremoto, buena parte de las carreteras y autopistas ya han quedado transitables, con que se podría esperar que se aceleren las labores de reconstrucción y que se vaya mejorando la vida de los damnificados.

La Compañía de Energía Eléctrica de Tokio ha cambiado ligeramente su forma de anunciar el corte de luz: ahora son 25 “subgrupos” (en lugar de cinco “grupos”) para anunciar el turno de apagones con más exactitud y así confundir menos a la gente, además de que también se ha hecho un arreglo para evitar cortar el suministro de electricidad a las instalaciones ferroviarias. Con estas nuevas medias, los trenes ahora funcionan casi normal en Tokio y alrededores… o, bueno, con horario especial o con número de trenes reducido en algunas líneas pero ya no es la situación caótica y parálisis generalizada de los primeros días de racionamiento de electricidad. Trenes hay, y yo ya no me preocupo por la manera de llegar a la oficina cada día. Otro factor a favor es el clima de primavera, ya que en los días relativamente templados la gente deja de usar el aire acondicionado, reduciendo así el consumo de electricidad y de ahí, menos necesidad de apagones. (Bueno, es solo una calma antes de la tormenta, porque ya pronto vendrá el verano y es cuando la demanda de electricidad sube y sube. Y ya se habla de medidas especiales, tipo “introducción de horario de verano”, “que las empresas hagan turnos para que unos días trabajen unas empresas y otros días, otras… para así controlar el consumo de electricidad sin recurrir a apagones”, o “que las empresas permitan que sus empleados tomen dos semanas de vacaciones…”. Lo de “dos semanas de vacaciones” sería un chiste para amigos de algunos países, más acostumbrados a descansar un mes entero durante el verano, pero aquí es una discusión bien seria…)

La producción, incluso fuera del área devastada, no se recupera del todo, porque no llegan ciertas piezas o materiales que se producían en el Nordeste o porque, en caso de ciertos productos alimenticios o semiconductores, su proceso de producción requiere del control de temperatura/humedad, etc durante muchas horas ininterrumpidas por lo que un apagón de dos horas es suficiente para suspender la producción durante un día entero, etc. De ahí hay revistas semanales que tuvieron que “descansar” una semana; en los supermercados sigue la escasez de nattô y yogurt; y se están reduciendo los servicios de trenes incluso en la región Kansai (oeste) porque las piezas de repuesto de los vagones de JR llegaban (y ahora no llegan) de sus fábricas ubicadas en el Nordeste…

Pero, de todas maneras, esperemos que todo vuelva a la normalidad más pronto que tarde… Y para eso creo que se necesitaría más calma que sensacionalismo-alarmismo-nerviosismo. Así que a ver, escenas de la vida en Tokio, semanas después del terremoto:


6 comentarios

Archivado bajo general, japón

6 Respuestas a “Terremotos 5

  1. Efectivamente, al final, lo que más falta suele hacer es la calma, la cooperación y el que sobretodo los medios de comunicación ayuden en labores (re)constructivas y no se dediquen a aumentar la alarma, mostrar todo lo que todavía no funciona/falta y buscar culpables de los diferentes problemas que persisten o de las cosas que funcionaron mal o no respondieron como debían en el momento de la catástrofe.

    En todo caso, quizás es una opinión sin mucho fundamento, porque me baso sólo en las pocas personas japonesas que tengo de amigas (incluyéndote) y en lo que diviso en blogs de “famosos”, Twitter y/o Facebook, pero me da la impresión de que la gran mayoría de la gente piensa como tú, no se deja llevar por las corrientes que los medios de comunicación tratan de imponer y están haciendo lo posible por regresar a sus vidas normales, a pesar de las dificultades que todavía hay y que, seguramente, continuarán habiendo por mucho tiempo más, ya que siempre cuesta que los países se vuelvan a poner de pie después de catástrofes como estas…. Sin contar que lo de Fukushima sigue en desarrollo y todavía no se sabe cuál será su desenlace definitivo. :S

    En todo caso, me alegro de que tú ya no tengas que preocuparte de los trenes (o, al menos, no tanto) y que sigas bien. ¿La familia también, todo bien?

    Cuídate mucho y sigue manteniéndonos al día de tus novedades, por fa~ Mira que, al menos a mí, siempre me interesa saber lo más posible de ti.

    Un abrazo cariñoso desde un otoñal Chile~

  2. 759

    Hola Andrea,
    Bueno, en Tokio la vida es mínimamente normal pero con cierto temor, ya que el terremoto no ha cesado aún. Los especialistas dicen que de aquí en un mes puede ocurrir un terremoto de magnitud 8. Ojalá no suceda eso, pero parece ser que después de un terremoto tan gigante, las placas tectónicas aún no terminan de acomodarse, así que tenemos que estar preparados para cualquier cosa. Ojalá que no pase nada, y nada que complique aún más la situación en Fukushima, sobre todo.
    Por el momento creo que solo eso…
    Gracias por el comentario. Saludos.

  3. Ah, sí, el inevitable temor… Las placas tectónicas no nos dejan en paz. Acá también estuvimos (estamos) durante mucho tiempo con el temor de réplicas más grandes y todo. Acá, igual que en Japón, donde la energía que se liberó fue tan grande, se supone que deberían haber venido réplicas grandes (grado 7 o más), pero… Gracias a Dios, todavía no pasa nada en ese sentido. El problema es que no es seguro que, porque a más de un año del terremoto no ha pasado eso, ya no vaya a pasar…:/ Así que no queda más que estar atentos y acostumbrarse a vivir con la idea de que, en cualquier momento, puede venir otra catástrofe gigante. x_x

    Claro, en Japón el gran problema – además de los daños materiales en general y de las personas que pueden morir producto de derrumbes y/o tsunami -, es el asunto de las plantas nucleares… :S Sinceramente, y aunque me la he pasado leyendo innumerables artículos sobre el tema desde que ocurrió el terremoto por allá, no logro entender cómo nadie nunca pudo pensar que la energía nuclear era una opción en un país tan sismológicamente inestable y que más encima es una isla, como Japón. @_@ Obviamente, había (¿hay?) razones de peso para confiarse en esa energía y no buscar otras fuentes. Ahora, quizás, ya es casi demasiado tarde para que simplemente empiecen a prescindir de ella. Pero… ¡Es una apuesta tan grande! ¡Un riesgo tan monstruoso y no sólo para ustedes, los japoneses, sino para todo el mundo!😦

    Hay quienes me rebaten esto diciendo “pero si las plantas han estado ahí por décadas y no les había pasado nada hasta ahora. Era un imponderable”… ¡Pero cualquiera es precisamente en esos imponderables que los que abogan por la energía nuclear debieran considerar! Al final, es la arrogancia humana la que ha hecho que siquiera se considere a una energía tan peligrosa y contaminante como la nuclear entre las opciones para los países desarrollados…. -_- Y, desgraciadamente, con lo que está pasando en tu país estamos viendo las consecuencias de esa arrogancia.

    Dios quiera que esa réplica tan grande y todas las demás no-tan-grandes que puedan haber, no causen más desastres nucleares como el que ya está sucediendo en Fukushima… Y que, aunque sea poquito a poco, la vida vuelva a la normalidad.

    Un abrazo gigantesco y cariñoso.❤

  4. 759

    Hola Andrea,
    Bueno, aquí no solo se habla de réplicas, sino de muchos otros terremotos en otras partes, que ya estaban “listos” y la hora de que ocurrieran pero que aún no habían ocurrido y que, por la gran movida que se produjo en el Nordeste, están ahora estimulados… y entre esos “otros” terremotos figura el que directamente sacudiría la zona de Tokio y alrededores..
    En cuanto a la energía nuclear, el tema parece ser simplemente económico. Las centrales nucleares, supuestamente han sido diseñados para soportar terremotos lo suficientemente grandes, pero… la cuestión es que, a la hora de hablar de “lo suficientemente grande”, hasta dónde hay que suponer… ¿Para soportar la fuerza de destrucción de terremotos que se pueden producir “cada 100 años”, “cada 1000 años”, o “cada 10000 años”, etc.? Puede que los señores de TEPCO, cuando construyeron la central de Fukushima, pensaran en los terremotos de “cada 100 años” pero no de “cada 1000 años”, porque tomando así todas las posibilidades en cuenta, no se podría construir nada, por cuestión de costo-beneficio. Bueno, ya veremos cómo van a cambiar las cosas desde ahora.
    Gracias por el mensaje. Saludos.

  5. Me gustaron mucho esas dos fotos de la entrada🙂
    Saludos.

  6. 759

    Hola Nora,
    Esperemos algún día que las escenas de las fotos se puedan ver sin ningún temor en todas partes de Japón…
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s