La “primera visita” (2)

A la mañana siguiente nos encontramos en la estación de Kita Kamakura y empezamos a caminar. Hay un poco de gente que, al igual que nosotros, baja del tren y sale a caminar pero todos, pronto desaparecen de la vista y luego queda un silencio.

Vamos por una calle sin transeúntes y no tardamos diez minutos en llagar a nuestro primero destino de hoy, el templo Jôchiji de la escuela zen.

Rodeado de bastantes árboles y rocas, su amplio recinto inspira bastante paz. Luego de buscar un poco, llegamos a la cueva del primero de los siete dioses que visitaremos hoy, el Hotei (“Bolsa de Tela”), de armonía familiar. La barriga de su estatua aquí está ennegrecida por el tocamiento de muchos visitantes que creen que eso da suerte.

Aún no hay más visitantes y disfrutamos de la tranquilidad, cosa que hubiera sido imposibles en algunos otros templos demasiado famosos.

Bueno, entre esos “templos demasiado famosos” podría figurar nuestro segundo destino, el santuario Tsuruoka Hachimangû, que podría ser la más popular para la “primera visita” en la zona de Kamakura, supongo. A unos 10 minutos de Jôchiji, y lo primero que encontramos ahí es la cantidad de visitantes, grandes buses turísticos que llegan de lejos, etc. Entramos y es como en el metro de Tokio a la hora punta.

Su reciento está lleno de gente, que se dirige o sale del oratorio principal que está arriba de unas anchas escaleras de piedra. Por los parlantes se escuchan instrucciones tipo “Les rogamos que no se detengan para tomar fotos”, “(Frente al oratorio bien grande) Por favor, no se concentren al centro… Ahora hay espacio en la parte de derecha, así que pueden orar ahí también, y las bendiciones son las mismas”, etc…. Bueno, pasamos por esta típica escena de la “primera visita” y ahora buscamos a la diosa “Benten”. Estamos ahora en un santuario grande, que además de su santuario principal alberga a unos pequeños “sub santuarios” o algo así repartidos en ciertos rincones dentro de su recinto, que en este momento, con esta aglomeración de gente, resulta difícil buscar.. Vagamos un buen rato antes de encontrar a la Benten, diosa de arte y prosperidad, que, como suele ser, aparece en la orilla de un estanque.


El siguiente templo, Hôkaiji, queda bastante cerca.

A unos cinco minutos de Tsuruoka Hachimangû, fácilmente llegamos y aquí, a diferencia de lo que hemos hecho en otros templos hoy, entramos al oratorio, sin olvidarnos de sacarnos los zapatos, para saludar al nuestro tercer dios del día, “Bishamonten” de fortuna y curación de enfermedades. Su pequeña estatua está al lado del Buda principal del templo, y los visitantes, uno tras otro, se sienten ante él y hacen (digo “hacen” y no “hacemos”, porque yo no soy capaz…) el rito de encender un incienso y orar. En la pared están colgadas muchas pinturas de Budas y otros animales míticos, etc, que al parece solo se exhiben en ocasiones especiales.

De Hôkaiji está solo a un paso nuestro cuarto destino del día, el Myôryûji de la escuela de Nichiren. Bastante pequeño y, si no andamos muy atentos, fácilmente pasaríamos sin darnos cuenta. Cerca de su oratorio y la estatua de Nichiren, se encuentra una diminuta construcción de madera con su “Jurôjin”, dios de longevidad.

Yo me pongo a recordar la enseñanza de Nichiren, que toma el Sutra del Loto como el único medio de salvación en estos tiempos en que se avecina el fin del mundo, mientras que todas las demás religiones son enseñanzas malignas que solo nos conducen al … Y, bueno, me parece bien curioso el hecho de que en esta ruta de Siete Dioses de Fortuna (que por sí es producto de una gran sincretismo entre varias religiones) estén participando juntos templos/santuarios de varias denominaciones/escuelas tan diferentes, tan incompatibles o excluyentes entre sí en algunos casos…

Bueno, habiendo visitado a cuatro de los siete dioses, ahora falta pasar por tres templos más. Seguimos con nuestra pequeña peregrinación del primer día del año…

2 comentarios

Archivado bajo creencias, japón

2 Respuestas a “La “primera visita” (2)

  1. Recién ahora me doy cuenta que la “aventura” sigue …😛
    Estuvimos en los mismos templos🙂
    Saludos.

  2. 759

    Hola Nora,
    Así es, la aventura continúa, para compartir algo.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s