Escena de un día en mi oficina

A la hora de comenzar a trabajar después del descanso para almuerzo:

– “Ahora vamos a comenzar la reunión de la tarde. Para comenzar, pues, ¿tiene algo que decir, jefe?”

– “Pues…, seguramente lo habrán leído ya en el tablón de avisos de la División de Asuntos Generales, pero les reitero que el día ** cerraremos la ejecución del presupuesto para la primera mitad del año, así que si necesitan solicitar la compra de algo antes, pues apúrense en sus trámites. Y otro aviso, este viernes llevaremos acabo un … blablablá…”

– “¿Y hay más anuncios, de parte de ustedes?”

– …

– “Si no hay más anuncios, pues, de mi parte les cuento que en el trabajo estoy con el proyecto *** para desarrollar el programa controlador del aparato ***. El proyecto está en la fase *** y yo en estos momentos estoy preparando la documentación ***, que espero terminar para el día ***…
Y en lo personal, bueno, les comento que el otro día asistí a la boda de un amigo, y…. Pues, yo pienso que cada uno tiene sus colores preferidos y está bien así, pero es que… el ambiente de ese salón era de colores un poquito oscuros para una boda. Y no solo eso: para colmo fue que, ahí entre los presentes se encontraba un bonzo, con ese típico
kesa (hábito de monje budista). Y así pues, les juro que me pareció el ambiente más auténticamente funerario que nupcial…
Más tarde me enteré de que el bonzo estaba ahí porque lo invitaron como amigo del novio, y de que para los monjes budistas, el
kesa es su vestido formal, con el que asisten a todo acto formal. O sea que no hubo nada extraño ahí en realidad pero… Pues, permítanme recomendarles que, en caso de invitar a un bonzo a una boda (aunque no creo que sea muy probable), ese monje lleve un vestido de color un poquito más alegre…”

(Risas)

Bueno, de mi parte no tengo nada más que decirles y, si nadie tiene más anuncios, pues damos por terminada la reunión de la tarde.”

Bueno… En mi oficina, antes volver al trabajo por la tarde se hace una breve reunión para compartir avisos e informaciones importantes entre todos los miembros de la sección.  Se turnan todos los chicos para dirigir dicha reunión.  El encargado del día, además de moderar los anuncios, tiene que informar sobre su trabajo y también contar algo de su vida privada, alguna anécdota, cosas interesantes o lo que sea…, siendo el mayor quebradero de cabeza para algunos el encontrar un tema interesante para esta última parte de “anécdotas” el día que les toca hablar.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

3 Respuestas a “Escena de un día en mi oficina

  1. Hola 759
    Oh, eso de hablar de algo trivial es tan raro… pero supongo que es para no terminar robotizado no? no todo es trabajo… de todas maneras, quién iba a pensar que un acto para relajarse terminaría tensionando aún más las cosas… rayos!

    Saludos!!

  2. 759

    Hola Panshipanshi
    Esto de “tema personal” podría ser, teóricamente, parte del entrenamiento de los empleados, para acostumbrarse a hablar ante un público, encontrar un tema y ordenar las ideas. Bueno, también debe ser, como dices, para que no todo sea trabajo, pero a veces es difícil encontrar un tema que sea lo suficientemente interesante y que sea pueda compartir con todos los colegas. Pero, bueno, eso de boda a mí me pareció gracioso, porque demuestra muy bien lo que es el budismo para un japonés común.
    Gracias por el comentario. Saludos.

  3. A mí me parece muy bien esa costumbre, porque pienso que los japoneses necesitan hablar un poco más, aunque no tanto como los hispanohablantes :mrgreen:
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s