El Sello

Si bien el (trámite de) divorcio en Japón es de lo más fácil, la experiencia no debe ser de lo más agradable, tanto para la pareja como para el pobre amigo que fue elegido para rellenar el espacio de “testigo” en el papel de divorcio. No resulta nada agradable poner en tal papel el nombre y dirección, ni mucho menos el sello personal (inkan o hanko) que es una auténtica tontería…

Bueno, si es que el sello en este país suele hacer las veces de la firma en muchos otros países, no sería para decir que toda esta costumbre sea una tontería pero, al menos, se podría calificar de tontería el exigir el sello en ocasiones donde no existe tal necesidad o de la manera en que el tal sello no sirve para nada, ni para identificar a la persona ni para prevenir falsificación. Es que en el papel de divorcio se acepta cualquier sello, que puede ser uno barato de producción en masa, que cualquier persona puede comprar en cualquier papelería, por ejemplo. En tal caso es que si necesitamos, por ejemplo, que alguna otra persona ponga su sello, no existe ningún impedimento para que, en lugar de pedir a esa otra persona, vayamos directo a la papelería (o la tienda de todo a 100 yenes) más cercana y a comprar el sello del apellido que se necesitamos y usarlo sin la autorización de la persona de ese apellido. Y a la hora de entregar nuestro documento, el funcionario del municipio no examina la autenticidad ni nada de tal sello… Lo único que le interesa es el mero hecho de que esté el sello.

Bueno, aquí habría que aclarar que para contratos muy importantes, ahí si se exige un sello de autenticidad certificada, del mismo modo que en otros países se registraría y certificaría la firma de las personas…. eso sí, pero lo que sucede es que los municipios aquí son muy amantes de sellos y a veces exigen sellos sin ponerse a pensar en su (in)necesidad… Y de ahí dicen que pasan cosas así:

Ciudadano: Ay, me olvidé de traer mi sello…
Funcionario: Bueno, señor… si no tiene tiempo para volver a su casa a buscar su sello y venir aquí otra vez, puede comprar uno barato en la papelería que está al lado nomás de este municipio.

Bueno, es lo que dicen que pasa, pero no sé, porque yo por suerte no he encontrado tales funcionarios. Lo que sí puedo decir que me pasó a mí, fue esto que ocurrió cuando estaba concertando, casi, un contrato con una vendedora de seguros. La mujer me propone la fecha para la próxima conversación y me pide que ese no me olvide de traer mi sello… y me dijo así:

– O si desea, yo compraré un sello de su apellido y se lo regalaré con su estuche. Así, la próxima vez usted puede venir nomás sin nada y podremos cerrar el contrato sin falta… Y le cuento también que no pocos clientes míos dejan sus sellos en mis manos, para así no tener que estar ellos mismos guardando bien sus sellos… ¿qué le parece?

Contundentemente rechacé la oferta, y solo espero que sean una pequeña minoría las personas como esta vendedora que realmente no entiende la importancia del sello/firma….

En fin, a veces no veo sentido en el uso del sello personal en lugar de firma, pero aparte de esa parte (de su dudosa función como comprobante de algo), al menos está bien su uso práctico (siempre uso, por ejemplo, el sello de “AIR MAIL” cuando mando una carta por correo aéreo) o como obra de arte…. Aquí tengo esta piedrecita

que es para tallar y hacer un sello original, se vendía por ahí nomás, al precio de 100 yenes. Aún no sé qué clase de sello voy a hacer con este material, pero ya lo pensaré, cuando tenga un poco de tiempo..

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo costumbres, japón

4 Respuestas a “El Sello

  1. Aaah y yo que encontraba tan entretenido lo del sello.. si, es un tema serio, lo siento.
    Sabes? hacer la firma es todo un problema. Hace tanto tiempo que no firmaba algo, que cuando tuve que hacer documentos, tuve que ensayar mi firma muchas veces antes de ir a hacer los papeleos. Una de mis amigas se moría de la risa de mi, porque le dije que sólo me salía una estrella. Pero bueno, ya me salió la firma.

    Saludos! 🙂

  2. 759

    Hola Panshipanshi,
    Bien curioso lo que dices, es lo que les pasa a muchos japoneses cuando cuando deciden tener una tarjeta de crédito o viajan al extranjero (sea, en las escasas ocasiones en que no se puede evitar firmar). Bueno, si lo mismo sucede incluso a los occidentales, creo que los japoneses ahora pueden estar un poco más tranquilos, sin sentir mucha vergüenza por no saber firmar.
    Gracias por el comentario, y saludos.

  3. El sello con mi apellido no existe en ninguna de las pepelerías de Tokyo :mrgreen:
    Un cordial saludo.

  4. 759

    Hola Nora,
    Hoy pasé por una tienda de todo a 100 yenes y comprobé que no había sellos de tu apellido. Bueno, si un día encuentro algo de apellido, te aviso.
    Gracias por el comentario. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s