Bichos en nuestra vida diaria

A ver, con cuántos bichos convivimos…

  • Boca de sapo (gamaguchi): A la boca de sapo se echan monedas… Podría parecer algo familiar para los hispanohablantes pero esta vez no hablamos de un juego. La boca de sapo en Japón es un tipo de monedero cuya forma ciertamente tiene un parecido a la boca del anfibio.
  • Renacuajo (otamajakushi): Bueno, creía que el nombre de este cucharón o cazo metálico de forma semiesférica con mango se tomó del de este bicho, por lo parecidos que son en sus formas obviamente… pero ahora, al investigar un poco, me entero de que el caso fue al revés: Primero existió el nombre del cazo y luego pasó a llamarse con el mismo nombre al renacuajo. Y otro descubrimiento más, es que su nombre original era “otagajakushi” (“Cazo de Taga”, o así se llamaba el “cazo de suerte” que vendía el Gran Santuario de Taga), palabra que con el paso del tiempo se transformó en “otamajakushi”. (Yo simplemente creía que se llamó “otama” [bola o esfera] por su forma, pero no era así…).
  • Cría de tortuga (kamenoko): Es un tipo de cepillo hecho de fibras de palma y utilizado para limpiar artículos metálicos, cerámicas, o zapatillas de lona. Bueno, su nombre más general es “tawashi”, y “cría de tortuga” es una marca registrada de su inventor pero es bien conocida…
  • Cabeza de dragón (ryûzu): Se llama así la corona del reloj de pulsera. Bueno, para hablar de la “cabeza de dragón”, también existe una conocida cascada que se llama así. Está en el área de Nikkô y se ve así,
  • Boca de serpiente (jaguchi): Boca de cañería de agua con llave, o lo que se llamaría “grifo” en España. Bueno, aquí resulta interesante saber el significado de la palabra, no solo en japonés sino en español: Se supone que la acepción de “grifo” como llave de agua es una extensión, basada en el hecho de que en esa parte de la fontanería se solía colocar un adorno de “animal fabuloso” (sea, “grifo” en su acepción original)… En japonés, al pronunciar la palabra ni se nos ocurre pensar en lo que podría significar, pero no sé quién inventó ese nombre….
  • Ojo de serpiente (janome): Es un tipo de paraguas japonés. La palabra misma se refiere a ese diseño con círculo que parece el “ojo de serpiente” y de ahí pasa a designar a los paraguas japoneses con ese diseño, pero su uso se extiende más tarde y, ahora el “ojo de serpiente” puede significar simplemente “paraguas japoneses delgados hechos de bambú y papel” (sin importar su diseño ya). Como sea, en este sitio puede ver la estructura de los “ojos de serpiente”, bien diferentes de los paraguas occidentales.
Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo japón

10 Respuestas a “Bichos en nuestra vida diaria

  1. Pablo Jiménez

    Hola 759:

    Interesante texto. Janome me resultaba familiar, pero no precisamente por el paraguas, sino por la marca de máquinas de coser: camino al trabajo, siempre paso por un sector de Santiago Centro dedicado a la venta de insumos de máquinas de coser y se ven los letreros de Janome en las vitrinas/escaparates.

    Sobre el grifo, resulta divertido ver cómo la deriva del español, con el correr del tiempo, nos ha dejado en Hispanoamérica con tantos términos que en España ya resultan arcaísmos: http://tinyurl.com/343n5rr (ni hablar de los términos españoles que resultan arcaísmos en Hispanoamérica).

    Un gran saludo 🙂

  2. Toda la vida llamando al janome sombrilla. Bueno, siempre se aprende algo nuevo 😀

    Mi amiga, que se va a Japón en unos 7 días ya (está de los nervios por la anticipación), piensa comprarse una janome para no sufrir los rigores del sol. Es de piel lechosa y siempre se ha cuidado mucho en ese aspecto.

    En fin, muy interesante la información que das. Por cierto, te debo una carta 😉

    Un beso.

  3. 759

    Hola Pablo Jiménez,
    Ciertamente, Janome es una conocida marca de máquina de coser también. Creo que eso viene de la forma (de círculos concéntricos) de alguna pieza para rebobinar hilos. Y del “grifo” y “canilla”, la verdad es que yo también uso la palabra “canilla” cuando hablo con amigos de ciertos países del Cono Sur… Para mí era una palabra normal y no sabía que era arcaísmo…
    Saludos, y gracias por comentar.

    Hola Leydhen,
    Igualmente, toda la vida sin utilizar la palabra “janome” para decir “paraguas”. Y es que “janome” no es cualquier paraguas, sino un determinado tipo, bien tradicional (y poco utilizado en la actualidad). En toso caso, sería lindo que tu amigo pudiera andar con janome y kimono.. (así lucíria más elegante).
    Bueno, me alegro que te haya llegado la carta.
    Saludos, y gracias por comentar.

  4. Y qué pasó con el mushiatsui? o el shawanmushi? y el oshirikagirimushi? 😀 jajaja

    Qué bello es el janome. Parece que es resistente al viento no? tiene más varillas que un paraguas convencional. Lo que lo hace hermoso, a mi parecer, es la cantidad de detalles que tiene que calzan perfectamente, la dedicación para construirlo artesanalmente. Admiro cuando un japonés pone todo su empeño aunque sea para limpiar un pizarrón, por ejemplo, porque eso le da sentido a su vida.
    El último comentario no tiene nada que ver, pero es algo que me apasiona. Perdón.
    Saludos!

  5. Pablo Jiménez

    Hola 759:

    Y estás en lo correcto respecto a que es una palabra normal. En Argentina, no hay manera más común de pedir un vaso de agua sino solicitando “agua de la canilla”. Otra cosa es que esa palabra, que trajeron los conquistadores, haya terminado en desuso en España. Pero eso ocurre con muchos términos que aún se conservan en lo más profundo de Hispanoamérica. Y el proceso a la inversa también existe, con palabras aún en uso en España y que en la diáspora americana desaparecieron por completo. Bueh, en Japón no resulta nada raro: basta ver las diferencias entre el Kanto-ben y el Kansai-ben 😉

    Un gran saludo 🙂

  6. 759

    Hola Panshipanshi,
    Ahora recuerdo que había una adivinanza para niños, para que digan “chawanmushi” cuando se les pregunta qué bicho está en la mesa, o algo así. Como sea, ¿has probado algún día chawanmushi? Yo sí, algunas veces.
    Y, bueno, ahora también estamos pasando días mushiatsui (con calor y humedad). Aún no en extremo, pero es para extrañar a veces los días de invierno…
    Saludos, y gracias por el comentario.

    Hola Pablo Jiménez,
    Y un proceso parecido, en japonés, ocurre también entre los dos lados del Océano Pacífico, sea, entre el japonés de Japón y el de los japoneses que emigraron a Sudamérica 50 años, 100 años, etc y sus descendientes. Y es que los nikkeis conservan palabras que ya no se usan, casi, en Japón. Bien curioso.
    Saludos, y gracias por el comentario.

  7. Me gusta mucho el “janome” pero podrían haberle puesto otro nombre un poco más … poético 🙂
    Un cordial saludo.

  8. 759

    Hola Nora,
    El nombre de “janome”, bueno, quizá no sea muy poético pero supongo que mucha gente ahora ni se imagina lo que puede significar, ¿no?
    Gracias por el comentario. Saludos.

  9. Pablo Jiménez

    Por suerte no hay traductores en los casinos de Las Vegas. Si no, al jugar dados, la gente estaría llena de paraguas (snake’s eyes, cuando sale el uno en ambos dados).

  10. 759

    Hola Pablo Jiménez,
    ¡En Las Vegas! Ahí nadie necesitaría andar con paraguas. Realmente creo que es una suerte que no haya traductores ahí..
    Gracias por el comentario. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s