Concurso de negritos

En tiempos en que aún no se hablaba tanto de los daños del rayo ultravioleta, cáncer de la piel ni nada, tiempos en que los niños correteaban sin protección alguna bajo el sol de verano y si se bronceaban mucho, esa piel oscura era considerada como un signo de niño activo, niño saludable, niño que se divirtió mucho durante las vacaciones…. De ahí venía la idea, quizá.

En ese colegio primario, cada miércoles se organizaba una reunión matinal, donde todos los niños salían al patio y juntos realizaban una actividad colectiva antes de las clases. Y ocurre ahí que en una ocasión, en la primera reunión después de las vacaciones de verano, se anuncia que la actividad de esa mañana es un “Concurso de Negritos”: Cada uno de los 30 salones (5 salones por cada curso) elegirá a su “candidato”, que saldrá adelante y se presentará ante todos los chicos. De ahí, de los candidatos representantes de los salones se elegirá al “más negrito” de cada curso, de acuerdo a la cantidad de aplausos recibidos.

En uno de los salones había un chico que de nacimiento tenía la piel oscura, que permanentemente era motivo de burla por parte de los demás chicos. No se sabe por qué para cada ocasión tenían que hablar [hablar mal] del color de su piel pero era así y, alguna vez, hasta su propio hermano y primo se burlaban de él, diciéndole “¡Extranjero negrito! ¡Extranjero negrito!”. Entonces, está muy demás decir que ese chico odiaba hablar del color de piel, y que no le hacía ninguna gracia el tal “Concurso de Negritos”. Si es que algunos chicos están felices de su piel temporalmente “negrita”, está bien que ellos se diviertan haciendo su concurso o lo que quieran, pero que a mí no me metan, jamás

Sin importar el sentimiento de ese chico, sucede que ni bien se terminó de dar la explicación del evento, los chicos de su salón ya sabían quién iba a ser su candidato. Sin discusión ni conversación, era ya la decisión de todos (menos uno…). El chico “negrito” se resiste, pero uno contra todos, es una batalla perdida. Sus “compañeros”, con la única finalidad de que se haga el ridículo ante los más de 1000 chicos del colegio, lo agarran, lo empujan y lo arrastran hacia adelante para forzarlo a ser el candidato, en lo que pareciera ser la escena de una operación ilegal del Comando Especial Anti Terrorista al momento de capturar y llevarse a un sospechoso subversivo…

Es realmente curioso que, habiendo tanto desprecio hacia la piel oscura natural por una parte, por otra haya quienes se pongan felices de broncearse, o que hasta recurran a salones de bronceo para, a propósito, ponerse “negros” artificialmente… Bueno, si antes no se hablaba de los daños del rayo ultravioleta, tampoco había niños extranjeros en los colegios. Si hoy en día ha cambiado la situación, con la presencia cada vez más frecuente en los colegios de niños de diferentes colores, espero que haya más aceptación y tolerancia hacia lo diferente, y un poco más de cuidado a la hora de organizar eventos escolares también…

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo general, japón

8 Respuestas a “Concurso de negritos

  1. Bien curioso lo del tema del bronceado de la piel y cómo ha evolucionado durante estos últimos tiempos. Se ha pasado de considerar que las pieles morenas, tostadas por el sol, no estaban bien vistas, pues eran sinónimo de gente del campo o del mar (de clase baja), que se pasaban horas y horas trabajando duro a merced del sol -las cremas de protección solar eran inexistentes por aquel entonces-, a ser todo lo contrario, signo de belleza y de status social, aunque esto último ya no tanto, desde que la clase media, ya hace décadas, cuenta con los medios necesarios para poder irse de vacaciones dónde y cuándo le plazca.

    No sé si a raíz de las nuevas recomendaciones sobre los efectos perjudiciales para la salud del excesivo “consumo” de rayos ultavioletas, el tema del estar o no bronceado volverá a cambiar en un futuro. Hmmm, creo que leí hace meses un artículo relacionado con los cánceres de piel, y la cifra de afectados por melanomas en 20 o 30 años iba a ser escalofriante. Espero que la gente se concience antes para que no se cumplan estas previsiones. Por mi parte, suelo protegerme con cremas de factor 50 para arriba, y es que no me gusta tomar el sol ni ponerme morena, cosa que por otro lado, me ocurre demasiado fácilmente.

    Con respecto al juego de los negritos en el colegio, me pareció un tanto cruel el trato al que sometieron los demás al niño de piel morena. Los humanos cuando formamos parte de la “masa”, aparcamos a un lado el intelecto y nos dejamos arrastrar por la marea, sin pensar lo más mínimo. Muchas veces actuamos sin sensibilidad alguna. Deseo que el niño de piel morena no se sintiera demasiado dolido y pudiera superar el trance rápidamente.

    Y sí, ahora existe mayor diversidad racial en todas partes, en los colegios también. Pero a veces, esto no se traduce en aumento de tolerancia. Existen casos en los que las familias deciden no llevar a sus hijos a tal o cual colegio, porque no quieren que sus hijos estén en contacto con según qué personas de determinada nacionalidad… Muy triste.

    Bueno, pero menos mal que no todo el mundo es como estos individuos, que si no… íbamos apañaos.

    Un saludo 759, que pases un buen domingo.

  2. Margo

    Hola 759!!

    Es absolutamente cierto que el sol tomado en exceso y sin protección daña la piel y en ocasiones de manera muy severa y permanente, eso ya nadie lo pone en duda, suponto. No obstante, pienso que no deberíamos pasar al otro extremo, es decir , pasar de tomar el sol de forma excesiva y a lo loco, a casi casi demonizar al sol y huir de el como de la peste. El sol es bueno y necesario para muchas funciones de nuestro organismo, la absorción de alguna vitamina, la prevención de la osteoporosis, la prevención de determinadas depresiones…, a mi no me gusta tumbarme al sol durante horas como hacen los turistas que nos visitan, pero sí lo tomo de forma moderada porque sé de sus beneficios.
    “niños de diferentes colores”, que bonito, me encanta!!
    Feliz semana!

    Margo.

  3. Pablo Jiménez

    Hola 759 y bichito:

    Lo de las pieles me recuerda también el tema del peso corporal, el status social y cómo la perspectiva respecto a ambos elementos ha dependido del contexto histórico y económico: en una economía basada en el agro, los peones pasan todo el día al sol; en las economías de servicios, quienes tienen tiempo para estar al aire libre/dinero para solarium pueden lucir bronceados todo el año.

    Saludos.

    Saludos.

  4. 759

    Hola Bichito san,
    Me parece que aquí el desprecio a la piel morena era más parecida a la discriminación racial, al menos entre los niños, y de ahí venía eso de “extranjero negrito” (y también recuerdo haber escuchado nombres de ciertos países del sur, que se usaban para fastidiar…), además de que el desprecio era exclusivamente hacia la piel oscura de nacimiento (y no hacia la piel clara que temporalmente se bronceaba, por practicar deportes al aire libre, por viajar, o por fashion….). Bueno, solo espero que desparezca ese prejuicio, y por otra parte, las recomendaciones sobre los efectos dañinos de rayos ultravioletas, se me ocurre pensar que hay cosas que van cambiando con el tiempo. Por ejemplo, en las clases de natación, antes se entrenaba a los niños a mantener abiertos los ojos dentro del agua, y se recomendaba, luego de salir de la piscina, lavarse los ojos con agua del caño; cosa que ahora ya no se recomienda, porque dicen que el agua de la piscina y del caño (con cloro para desinfección) daña la córnea, por lo que se recomienda usar las gafas de protección en la piscina, y no lavarse los ojos innecesariamente. No sé cuántos conocimientos equivocados nos enseñaron, pero esperemos que los errores se vayan rectificando, ¿no?
    Gracias por el comentario. Saludos.

    Hola Margo,
    Es cierto que el rayo solar no está del todo mal, debe ser necesario por una parte también, por ahí creo que lo importante es tener conocimientos correctos, y de ahí puede ser la decisión de cada uno. Lo que no me gusta es que a veces se convierten en objeto de discriminación ciertas cosas que uno no puede elegir (como el color natural de la piel…). Bueno, en los dos temas desearía que la educación vaya mejorando.
    Gracias por el comentario. Saludos.

    Hola Pablo Jiménez,
    Creo que los niños no venían mucho fondo, sino solo lo superficial y lo visible… pero, bueno, el peso creo que también podía ser motivo de burlas. (La diferencia es que en algunos casos, el peso es controlable por esfuerzo de uno mismo, con la colaboración de la familia, quizá, mientras que el color original de la piel no se puede cambiar).
    Gracias por el comentario. Saludos.

  5. Los niños puedes ser adorables o tremendamente crueles. Lo cierto es que ese tipo de actitudes y burlas al otro, al “diferente” suelen ser un reflejo de la educación que reciben en casa. La solución a eso… la educación. pero no sólo la de ellos, sino la de toda la sociedad.

    Aún así, supongo que siempre habrá ese tipo de burlas entre los niños, precisamente por esa necesidad de “crear un grupo cohesionado”.

  6. 759

    Hola Leydhen,
    Sí, los niños son muy crueles a veces, y creo que por eso debe ser importante la educación..
    Saludos y gracias por el comentario.

  7. Opino igual que Leydhen, es muy importante la educación, no solo de la escuela sino también del hogar 😉
    Un saludo.

  8. 759

    Hola Nora,
    Sí, creo que eso es importante.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s