Archivo diario: 8 julio, 2009

Cosas terribles

No sé cuándo escuché por primera vez la frase “terremotos, truenos, incendios, y papá” (“jishin kaminari kaji oyaji”), que vendría a ser el listado de las cosas (o desastres) más temidas por los japoneses, y que así sale en los diccionarios de refranes. Bueno, no se trata de una estadística ni resultado de una encuesta; es simplemente un refrán, que puede tener cierto aspecto de juego de palabras y de alegoría, y quizá no refleje muy estrictamente la realidad, pero a ver….

Creo que es bastante comprensible que los terremotos estén encabezando la lista, ya que estaría demás decir que Japón es un país bastante sísmico, con 1000-2000 terremotos (fuertes o leves) anualmente.

La verdad es que no sé si los truenos son tan temibles, o si están causando tanto daños como otros desastres citados. Supongo (solo supongo sin fundamento) que en realidad no llegan a causar tantos daños reales aunque sí aparentan ser bastante terribles sus estruendos y rayos, que espero no me alcancen nunca. Bueno, por una parte creo que los truenos son más temibles ahora que antes, porque en la antigüedad la gente no tenía que temer los apagones que, por lo cortos y momentáneos que sean, pueden hacer bastante daño a las computadoras y otros aparatos electrónicos, quema de los mismos aparatos por sobrecargas, etc.

Y los incendios, también es natural que estén en la lista, sobre todo en un país como Japón donde las casas y otras edificaciones son de madera y fácilmente se incendian. Históricamente ha habido varios incendios a gran escala, como éste, que podían devastar ciudades enteras, aparte de que también era típico que los castillos japoneses perdieran sus torres principales por incendios (como ocurrió con el castillo de Edo y muchos otros castillos)..

Y el papá… debe ser el más curioso del listado. Se podría pensar en su autoridad, máxima, que ejercía en las familias, aunque seguramente se va debilitando últimamente. Para curiosidad, una fuerte reprimenda del papá es también denominada “trueno”, y se dice “Me cayó el trueno de mi papá”, etc.

Bueno, al investigar un poco las cosas, parece ser que esto de “papá” (“oyaji”) era originalmente “fuertes vientos, o tifones” (“ooyamaji”, palabra que casi nunca escucho) que luego fue acortado y confundido con “papá”, como se puede leer aquí (discurso de un embajador japonés sobre prevención de desastres, ver el tercer párrafo), con que el listado original podría haber sido “terremotos, truenos, incendios, y tifones”. Quizá sea cierto y más lógico, pero la verdad es que resulta más gracioso decir “…. papá” que “… tifones”.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo japón