Transplante de órganos

Mi estado de ánimo sigue nublado y gris como el cielo en la temporada de lluvias (aunque haya días soleados también, si del tiempo se habla) por tanta inseguridad que siento por el futuro, en lo personal, laboral y todo, y sin querer presto más atención a las noticias sobre la economía y las medidas económicas del Gobierno, a ver si mi compañía sobrevivirá o no, o si habrá alguna otra posibilidad para mí… Bueno, eso ya veremos, y si ahora hay otra noticia que también me interesó, fue sobre la modificación de la Ley de Transplante de Órganos, aprobada en la Cámara Baja, que pretende hacer cambios para ampliar la posibilidad de donación de órganos:

  • Reconocer la muerte cerebral como la muerte de la persona de manera generalizada, cuando la actual legislación reconoce la muerte cerebral solo en caso de existir la posibilidad de donación de órganos (con la voluntad expresa del “fallecido” de donar sus órganos, y el consentimiento de sus familiares);
  • Permitir que personas de cualquier edad puedan ser donantes, cuando la ley vigente solo permite ser donantes a las personas a partir de 15 años.
  • Dejar de exigir que el potencial donante haya expresado por escrito su disposición a donar sus órganos, y permitir la donación de órganos solo con el consentimiento de sus familiares, a menos que el fallecido haya expresado su voluntad en contra. (En todo caso, actualmente existe una tarjeta que cada uno puede rellenar y portar para expresar su disposición a donar o no donar qué órgano: (1) Donar corazón, pulmones, hígado, riñones, páncreas, intestino delgado y ojos luego de caer en estado de muerte cerebral; (2) Donar riñones, páncreas y ojos luego de haberse confirmado su muerte con el corazón sin latir; o (3) No donar órganos. Existe también otro formato, de pegatina que se puede colocar en el reverso de la licencia de conducir)

Aquí lo que ocurre es que hace 11 años se ha legalizado el transplante de órganos de donantes en estado de muerte cerebral, pero de ahí ha habido muy pocos casos en la práctica, por lo restrictiva que es la actual ley, que sobre todo no permite el transplante de órganos de niños, por lo que los niños con ciertas enfermedades sin otra posibilidad que transplante para salvarse, típicamente viajan a EEUU para ahí esperar la oportunidad de transplante, un verdadero lujo que pocos se pueden dar, por el elevado costo y muchas otras dificultades… y de ahí muchos dramas así.

Bueno, la modificación aprobada por la Cámara Baja no se sabe si se convertirá en Ley, porque aún falta la discusión y aprobación por la Cámara Alta, y si, por ejemplo, antes se disuelve la Cámara Baja (situación bastante posible), el proyecto de ley se va al tacho de basura. No sé cómo va a ser pero creo que la actual situación tendría que cambiar, porque, más allá de los diferentes conceptos de la muerte y otros detalles, no me parece nada aplaudible que los japoneses dependan de órganos de donantes de otros países.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo japón

6 Respuestas a “Transplante de órganos

  1. Margo

    Hola 759!!
    Lo que me ha sorprendido es la imposibilidad de que un niño sea transplantado, no estoy segura de que aquí en España sea igual, creo que sí se le pueden practicar transplantes. También estoy de acuerdo contigo que es un problema para los pacientes japoneses tener que depender de donantes extranjeros, no por el hecho de que sea un extranjero el que te done el órgano, sino porque supongo que todo el protocolo se complica al tener que coordinar diferentes equipos en diferentes paises, digo yo. Sea como sea, algo debería cambiar para mejor.
    Y dentro de tu natural preocupación, trata de cogerte las cosas con calma, una buena disposición de ánimo siempre ayuda a que todo salga un poco mejor.
    Que pases una feliz semana.
    Margo.

  2. 759

    Hola Margo,
    En España no sé cómo será pero en Japón es así, muy estricto, y creo que el mayor problema de depender de donantes extranjeros es el hecho de “recibir pero no dar”. Si se trata de productos industriales u otras cosas, estaría bien cancelar la deuda con dinero, pero si son vidas, muy literalmente, el asunto es diferente, ¿no?
    Saludos, y gracias por comentar.

  3. Debo decirte que me ha sorprendido mucho saber que no se pueden realizar transplantes infantiles en Japón. En España sí se realizan, incluso en bebés de poca edad con lo difícil que es encontrar donantes para ellos. Precisamente el otro día salía en las noticias una familia marroquí afincada en España que había donado los órganos de su hijo muerto por atropello a los cuatro años. Lo cual es un hecho extraordinario, porque normalmente los inmigrantes y más los musulmanes no suelen donar órganos, pero la hija mayor (con 16 años) comentaba entre lágrimas que, el hecho de saber que el corazón y otros órganos de su hermano habían salvado otras vidas, les daba a ellos un consuelo que antes no tenían.

    No sé si lo sabrás, pero España es el líder mundial en materia de transplantes. La tasa de donantes en 2007 era de 34,4 por millón de habitantes, con más de 3.000 transplantes realizados. Pero es que en España, cualquier persona fallecida en determinadas circunstancias que faciliten el uso de esos órganos para transplantes es donante de forma automática, salvo que la familia del fallecido se niegue a ello. Es por ello que hay en los hospitales psicólogos y orientadores que, haciendo gala del mayor tacto, tantean lo que piensa la familia al respecto en ese momento de dolor. Mucha gente haya consuelo en saber que algo de su ser querido muerto seguirá viviendo y dándole una nueva vida a otra persona.

    Además han aumentado mucho las donaciones en vida (de médula ósea, de riñón y de hígado), lo cual también es un gran avance.

    Yo, como muchos otros miembros de mi familia, soy donante de órganos.

    En fin, espero que la situación en Japón al respecto mejore. Aunque una muerte siempre es algo triste, poder salvar a otra vida en el proceso tiene que servir de consuelo.

    Un saludo y perdón por el rollo que ha soltado.

  4. 759

    Hola Leydhen,
    Realmente no sabía cómo era el caso de España, donde ahora me parece que ocurre lo que algunos quieren aquí también. La verdad es que no sé de dónde viene esa diferencia, pero de todas maneras creo que he visto alguna escena relacionada con el transplante en una película de Pedro Almodóvar.
    Creo que en Japón lo que más se respeta sería el sentimiento de los familiares que no quieren aceptar la muerte de nadie (por eso esperar hasta que el corazón deje de latir) ni quieren “dañar” el cuerpo… Bueno, esto último no sé, pero creo al menos que sería lo mismo el sentimiento de no querer aceptar la muerte, y de ahí la necesidad de los psicólogos orientadores que dices… No sé si la cosa va a cambiar en Japón o seguirá como está, pero de todas maneras es un tema bien delicado.
    Como sea, gracias por el comentario. Saludos.

  5. Un tema bastante difícil, sobre todo si se trata de sentimientos. Estoy de acuerdo con lo que dice Leydhen pero también con lo que decís vos sobre no querer “dañar” el cuerpo …
    Diferencia de cultura o pensamientos sobre la muerte, no sé, muy difícil, ¿no?
    Un saludo.

  6. 759

    Hola Nora,
    Bueno, ahora la Cámara Alta también aprobó la modificación, y la ley entrará en vigor el año que viene…¿Así que las cosas andarán como en España, o van a seguir como ahora (por la oposición de los familiares del “difunto cerebral”)? No se sabe, pero al menos se ha abierto la posibilidad de salvación para los niños pequeños que necesitan recibir un transplante.
    Gracias por el comentario. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s