Archivo diario: 18 enero, 2009

Exámenes de universidad

Llega la época de exámenes de ingreso a las universidades, y este fin de semana en particular se realizan los exámenes del Centro Nacional de Exámenes de Ingreso a las Universidades. Se trata de unas pruebas de seis asignaturas divididas en unas 33 áreas (Cívica, Historia y Geografía, Idioma Nacional, Idiomas Extranjeros, Ciencias Naturales, Matemáticas), y se podría decir que es la primera fase, unificada, de los exámenes de ingreso para todas las universidades nacionales y algunas universidades privadas, cuyos postulantes dan exámenes de las áreas exigidas por las universidades a las que desean ingresar, para luego pasar a la segunda fase (otros exámenes o entrevistas, etc, que cada universidad realiza por su cuenta) en la mayoría de los casos, aunque también existen universidades que seleccionan a los estudiantes tomando solamente sus resultados de los exámenes del Centro…

Estos exámenes comunes fueron introducidos en 1979 como Exámenes Comunes de Primera Fase, que originalmente eran solo para las universidades nacionales/públicas, pero luego de varias reformas posteriores, a partir de 1997 pasan a ser el actual Exámenes del Centro utilizados también por algunas universidades privadas…. Bueno, los interesados pueden ver aquí los papeles de exámenes del año pasado, a ver… inglés (escrito), inglés (audición; su audio está aquí), francés, etc.

Bueno, hace bastante tiempo que no tengo nada que hacer con los exámenes de universidad, pero ocurre un día que…

Me llama una señora, sudamericana casada con japonés que había regresado a su país de origen el año pasado pero ahora está de “visita” en Japón. Me pide que la ayude a corregir no sé qué cosa para tampoco sé qué proyecto suyo, y en fin acepto darle la mano… Así es que nos encontramos al día siguiente y entramos a un McDonald’s, donde nos ponemos a corregir el “proyecto”, o un plan de estudio sobre ciertas redes de asistencia social, redactado en formato Word. Bueno, ahí mismo me entero de que esta amiga se había metido en un una universidad de su país, para seguir un curso de especialidad “Trabajo Social” de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas. El proyecto en cuestión había sido revisado por su profesora, y ahora falta corregirlo de acuerdo a sus comentarios. Bueno, de mi parte podría darle una ayuda “técnica”, en el manejo de Word, hacer cuadros o esas cosas en su computadora, o simplemente teclear más rápido para modificar el texto, pero lo que no parecería muy normal es que la “ayuda” solicitada no termina en eso, si no algo más, o sea que sobre el contenido mismo del proyecto, sobre el estilo o las expresiones usadas ahí…Y ocurre que además de la corrección del proyecto, la amiga saca otros papeles que resultan ser de su examen de semestre. Aparte de los apeles de preguntas, saca un cuaderno suyo, donde tiene garabateadas sus respuestas, que ahora quiere pasar a limpio a la computadora, con la ayuda de su paciente amigo técnico, que se ve obligado a dejar de ser solo “técnico”, para aportar algo más, porque aquí la sudamericana vuelve a pedirle, además del simple manejo de computadora, sus ideas, opiniones sobre sus respuestas a las preguntas, que por ejemplo eran así:

V. Los niveles nutricionales de la población del Asentamiento Humano Xxxxxxxx de Yyyyyyyy (*** familias) son muy alarmantes. ¿Qué podrá hacer Ud. Para mejorar esta situación, considerando que tiene un año para trabajar desde una ONG?

  1. Piense en tres alternativas
  2. Seleccione una, indicando si se trata de un programa o de un proyecto. ¿por qué?
  3. Explique qué criterio ha tomado en cuenta para su priorización.
  4. Formule objetivos.
  5. Plantee cinco actividades para implementar la alternativa seleccionada.
  6. Escoja una actividad y desarróllela según el cuadro que se le presenta…

Y el amigo técnico comete la gran metida de pata, de comentar, por ejemplo, que para mejorar la situación citada, quizá se podría pensar en una educación sobre alimentación para la gente de allá, ya sean unas charlas para los pobladores adultos o niños, o para eso podría ser la elaboración de materiales didácticos, o, quizá, también se podría estudiar sobre los productos cultivados ahí y sus valores nutritivos….etc. O, bueno, son sencillas y vagas ideas que se le podrían ocurrir a cualquiera, pero resulta que terminan gustándole tanto a la amiga estudiante, quien parece haberse olvidado de que es ella la estudiante; y ahora insiste en que su ayudante desarrolle su idea y termine de completar el examen…. Debe ser una situación realmente rara, ya que ¿cómo puede ser que a un chico japonés sin estudios sobre trabajo social ni nada parecido (ya que su especialidad fue la eléctrica) y sin experiencia tampoco de haber vivido o trabajado en Latinoamérica, se le pida que haga el examen de semestre del Curso “Método de Trabajo Social 2” de mencionada especialidad de una universidad latinoamericana? El chico, a lo mejor no tendría inconveniente en realizar la corrección ortográfica (y eso sí, en cuanto a la ortografía, escribe mucho mejor que la mayoría de sus amigos hispanohablantes), pero cómo que haga el examen mismo, qué tal lío…

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo japón, naderías