Montevideo (3)

Luego de mirar la casona de Lavalleja, ya vamos regresando. En camino pasamos frente a un castillo y la residencia del Presidente, aunque solo para mirar desde fuera. NL me dice que saque fotos. Está a contraluz y sé que no saldrá como me gustaría… pero, bueno, intentar se puede y no se pierde mucho por eso.


Y por último visitamos un museo farmacia. Es, en resumen, una farmacia, pero en un rincón se reproduce y exhibe o que era una antigua farmacia. Algo pequeño y no tan especial, pero no deja de ser interesante.

Hacemos compras para la cena, que será pollo, sopa de verduras, y sandía. Compramos un paquete de ingredientes para la sopa y sandía en un supermercado, y pollo en una carnicería. Bueno, de verdura me gusta más una ensalada, pero por algo opto por una sopa esta noche, y NL se ríe de mi raro gusto. El pollo lo compramos en una carnicería, donde yo mismo elijo el trozo de pollo, y el vendedor lo corta ahora mismo. Creo que cuando chiquito hacía compras así en la carnicería de la calle, pero me parece es cosa del pasado, porque ahora casi no hago compras en pequeñas tiendas. Siempre en supermercados y comprando cosas ya empacadas. Y por otra parte, es la primera vez que como sandía en enero, y eso sí es algo insólito, pero de todas maneras el sabor era el mismo.

En la noche, en casa, conversamos sobre la estadía en Japón de NL hace unos años, con fotos y cosas de recuerdo (como un disco de música okinawense) de su paseo por Hiroshima y Yamanashi, visita a los colegios en Okinawa, etc, todo dentro de un programa de JICA para que jóvenes docentes de Latinoamérica vieran cómo funciona el sistema educativo de Japón. Me cuenta sus anécdotas y experiencias, que me parecen bien interesantes, y realmente me gustaría participar en algo así… aunque por el trabajo que tengo,e s imposible, prácticamente…. En todo caso, tiene tantas fotos y recuerdos que no llegamos a ver ni la mitad.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo viajes

6 Respuestas a “Montevideo (3)

  1. Yo una vez comí fresas en pleno invierno. En su punto, deliciosas… y la bromita me salió cara de narices, pero no me arrepiento.

    Yo todavía guardo las cartas que me escribí con mis compañeros de viaje a Francia, los folletos turísticos que fui recogiendo… Y hace más de 15 años de eso.

  2. 759

    Hola Leydhen,
    Fue la primera vez que comí sandía en enero, pero… fue verano en Uruguay, en el hemisferio sur, así que ne realidad no era nada raro.
    Bueno, yo también trato de guardar todos los recuerdos de viajes, ya sean folletos, cosas compradas, diarios… y de ahí es que ahora estoy reconstruyendo esta mi crónica sudamericana. ¿Algún día te animarás a hacer lo mismo de tu viaje a Francia?
    Saludos, y gracias por comentar.

  3. Ufffffffff, pasó hace tanto que los recuerdos son muy difusos. Y encima no tengo fotos, porque mi cámara se estropeó y no me conseguí otra ¬¬

    Una lástima.

  4. 759

    Hola Leydhen,
    Qué lástima…. espero que eso no vuelva a suceder…
    Saludos

  5. A mí también me pareció raro comer sandía en agosto cuando llegué a Japón 🙂
    Qué interesante lo de museo-farmacia…
    Saludos.

  6. 759

    Hola Nora,
    Bueno, aparte de la sandía, en realidad todo fue curioso, ¿no? Año nuevo en verano o en invierno, etc.
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s