¿Chino o japonés?

Los debutantes es una de las pocas películas chilenas que han llegado a estrenarse en las salas de cine del Japón, y el solo hecho de que lo sea fue suficiente para que me motivara a ir a verla. Bueno, me parece que fue un caso algo particular, donde sospecho que no trajeron la producción chilena por su calidad como tal, sino simplemente por lo llamativo que resultaba el debut ahí como actriz de la mal llamada Geisha chilena, Anita Alvarado, famosa por haber sido beneficiaria de los 11 millones de dólares que su esposo japonés desfalcara a la Corporación Pública de Viviendas a lo largo de ocho años, tremendo escándalo destapado en diciembre del 2001 pero olvidado ya por muchos, quizá… y, bueno, aunque su historia da algo para hablar, por hoy (por hoy…) dejaré de lado el caso de la ex prostituta, porque en la película hay otra cosa que más me llama la atención.

Y es la presencia de un manekineko, o gato de buena suerte, en la boletería de un cine (o un teatro, o algo así) donde trabaja una chica con quien se van metiendo dos jóvenes hermanos pero que resulta ser amante de un jefe mafioso… Y estaba ahí el manekineko, con toda naturalidad y perfectamente igual que en los negocios japoneses, pero ¿cómo puede suceder esto en Santiago de Chile, en una historia que no tiene nada que ver con Japón, en absoluto? Bueno, digo, nada que ver con Japón, no, pero con China quizá sí, porque el mafioso mantiene negocios con unos socios chinos… Entonces, ¿será que el manekineko en cuestión viene de China? Eso no se sabe, pero un hecho es que yo una vez había recibido una tarjeta con dibujo de manekineko de Taiwán, y además tengo aquí una grabación de un programa radial de Sudamérica, que cuenta:

Había en un pueblito un hombre que tenía una especie de restaurante y casa de alojamiento. Todos los días preparaba comida, pero nunca iba la gente.
Un día se acercaron un par de ancianitos -un viejito y una viejita-, que le pidieron:
– ¿Nos puede dar un poquito de comida?

Y les contestó:
– Hay tanta comida. Coman todo lo que ustedes quieran.

Ya se acercaba la noche y los ancianitos pidieron:
– ¿Nos puede dar un rinconcito para poder pasar la noche?

Y les dijo:
– Hay tantas habitaciones que están vacías. Escojan la habitación que ustedes quieran.

Al día siguiente, a las seis de la mañana le tocaban la puerta. Un montón de gente que quería alojamiento, quería comer y desayunar…
– ¡Qué raro, si esto nunca pasaba!

Y entonces se presentó un amigo, que le preguntó:
– Oye, ¿qué pasa? ¿Tú no has visto lo que tienes en tu azotea?

En ese momento se acordó de los viejitos
– ¿Qué será de los viejitos? Les di alojamiento y les di comida. Y se han ido. No me han dado las gracias ni se han despedido.

Y el amigo le dijo
– En tu azotea había un par de gatos -un gato y una gata. Uno levantaba la mano derecha, que es la mano de la felicidad, y el otro levantaba la mano izquierda, que es la mano de dinero, y entonces los dos han sido los que llamaron a la gente.

Y cuenta la leyenda que eran los dos ancianos que por agradecimiento se habían convertido en gatos…

Es solo una versión más entre tantas otras que existen, pero lo particular es que esta vez la historia está ambientada en China y la narra una simbologista china, quien nunca usó la palabra manekineko sino “gato chino”. ¿O sea que el famoso gato de fortuna era, en realidad, chino?

Bueno, aquí quiero dejar bien en claro que la nacionalidad del gatito me importa un pepino; es solo una curiosidad por curiosear y tal vez para, con estas nimiedades, olvidar las tremendas polémicas que en ciertos contextos podría suscitar la recurrente confusión de japonés con chino.

De todas maneas, se podría decir que en el momento que vi Los debutantes, la mayoría de los chilenos no sabían nada de manekineko ni le prestaban atención alguna aunque vieran uno por casualidad en algún restaurante chino, o así me comentó alguien de Chile a quien pregunté sobre la presencia del gato chino en su país. Y fue así, desconocido total, hace cuatro años, pero ¿ahora? Resulta divertido encontrar justo ahora este artículo de un periódico chileno que habla de lo trendy que se ha puesto el gato suertudo, “originario de China” y llamado Maneki Neko, cuyo origen puede estar en un gato llamado Tama según una de las teorías… La verdad es que hay tantas y tan variadas versiones, de las que no me interesa discutir quién tiene más razón y quién menos. Es, como repito, solo para curiosear, y para desearles buena suerte a todos.

Anuncios

11 comentarios

Archivado bajo general, naderías, películas

11 Respuestas a “¿Chino o japonés?

  1. Creo que el “problema” (que no debería ser tal) es la similitud y las “donaciones” culturales entre ambos países. No sé mucho sobre la historia japonesa y china, pero creo entender (y corrígeme si me equivoco, por favor) que hubo un tiempo en que las relaciones entre los dos países era bastante fluida. Que fue así como llegó el budismo a Japón y los ideogramas chinos que luego evolucionaron para dar lugar a los kanjis japoneses. casa, en esas condiciones, supongo yo que no sería tan extraño que hubiese dos versines “locales” de la misma costumbre/leyenda.

    Pasa bastante en Europa, por ejemplo, con el folclore tradicional. Como muestra, que hay muchos tipos de ninfas de “las fuentes” que adoptan distintos nombres en cada país pero que más o menos son lo mismo ^______^

  2. Hola de nuevo, personalmente todos los manekineko que he visto estaban en las tiendas chinas o en algunos restaurantes chinos (aunque menos). Cierto es lo que dice Leydhen, en Europa, entre paises vecinos principalmente, se pueden encontrar costumbres identicas, pesonajes de leyenda similares aunque, lógicamente, con distintos nombres y algunas variantes. Averiguar el verdadero origen de este tipo de cosas es tarea complicada.
    Un saludo.
    Margo.

  3. 759

    Hola Leydhen,
    Me parece interesante tu explicación, y creo que sí pueden ser dos o más versiones desarrolladas simultáneamente, en diferentes lugares pero sobre cierta base cultural compartida/intercambiada. Y eso no es un “problema”; es solo una interesante “sorpresa”.
    Gracias por comentar, y saludos.

    Hola Margo,
    … y otra cosa que me parece curiosa, es que en caso del gato en cuestión, tanta gente afirma haberlo encontrado en negocios chinos (tiendas o restaurantes) pero lo conoce como “Manekineko” (yo nunca he escuchado su nombre en chino)…. Bueno, sean “maneki” o no, parece que tienes gatos bien lindos, ¿no?
    Gracias por comentar, y saludos.

  4. Pablo Jiménez

    Hola 759:

    Cosa curiosa, el director de “Los debutantes” está estrenando su segunda película este año y debido a eso, decidió aliarse con la compañía en que trabajo para distribuir gratuitamente “Los debutantes” por Internet. Puedes ver más datos en http://www.vtr.com

    Sobre el Maneki Neko, sólo decir que el gran número de inmigrantes chinos ha traído la figurita, pero las barreras idiomáticas han impedido que ellos popularicen la denominación china en lugar de la japonesa, al menos en Chile. He pasado por alto ver si los miembros de la colonia surcoreana de Santiago también cuentan con el Maneki Neko en sus tiendas…

    Saludos.

  5. Lo cierto es que yo no soy de lo más salidora, como para decirte si en realidad ahora hay más abundancia de estos gatitos en restaurantes o en otros lados. Pero lo que sí es cierto es que hay, de un tiempo a esta parte, toda una onda “oriental” en Chile que presenta todo lo que venga de Japón y/o China como elegante y de moda. Así, la gente con plata come sushi en sus cócteles, en vez de los tradicionales canapés; se han abierto algunos lugares de karaoke; la ropa trae muchos estampados en kanji que, aunque vengan a veces escritos al revés o mal escritos o aunque sean kanjis que no significan nada interesante (como una gorra que tengo que dice “女狐” lo que podría traducirse como “zorra”, que suena muy feo en español… x_x), son orientales y dan ese airecito de bakanidad que tiene todo lo que proviene de tu rincón del mundo. :p

    Lo que sí es cierto, es que acá hay una gran ignorancia (había, sobretodo en el tiempo en que se hizo esa película, más… Ahora ha disminuido un poquito) respecto a las diferencias entre los países asiáticos y su cultura. Para mucha gente, todo lo oriental es ‘chino’, sea japonés, koreano o efectivamente chino. Mucha gente cree que tanto el idioma como las características físicas o la cultura son todo lo mismo… Y eso se ve hasta en ambientes ‘cultos’, en donde la gente debiera saber de lo que está hablando. No me acuerdo de si te lo conté (creo que sí), pero cuando fui a la entrevista personal con el viejo ignorante que fue mi jefe de práctica profesional (jefe de la oficina de relaciones exteriores de una prestigiosa universidad tradicional chilena), durante mi último año de universidad, una de las primeras cosas que me dijo fue:

    – Jefe de práctica: Me alegro mucho de que estés interesada en trabajar con nosotros porque queremos, por ejemplo, traducir nuestro sitio web a chino y otros idiomas para que podamos ampliar la oferta.
    – Yo: … Qué bueno que tengan esa inquietud pero… Yo no traduzco chino.
    – Jefe de práctica: ….. ¿Ah no?
    – Yo: Ejem, no… Mire mi curriculum y verá que soy traductora de JAPONÉS, no chino.
    – Jefe de práctica: ¿Y no son lo mismo?
    – Yo: *dies* No…
    – Jefe de práctica: Ah, bueno… Bueno, pero algo podremos hacer.

    ¬_¬U
    Lo mismo le pasó a casi todos mis compañeros, que eran llamados a diferentes empresas porque necesitaban a personas que tradujeran chino porque querían tratar de comerciar con ellos o bla y, cuando se enteraban de que nosotros traducíamos japonés y no chino y que NO ERAN LO MISMO, o los contrataban sin muchas ganas o simplemente les agradecían su tiempo y hasta luego. ¬¬ Por suerte, a mí me contrataron igual para mi práctica, pero la prueba feaciente de la ignorancia sigue allí. Si una persona que está a cargo de la oficina de relaciones internacionales de una universidad no sabe que China y Japón son dos cosas, ¿qué se puede esperar de la gente común y corriente? -_-

    Lo cierto es que espero que, poco a poco, vaya aumentando el conocimiento sobre estos temas y la gente empiece a entender más y más que son idiomas y países y culturas diferentes. :p Pero lo más probable es que, durante mucho tiempo, se seguirán cometiendo errores y mezclando ambas cosas, porque la gente es muy irrespetuosa y dura de cabeza. :S

    Respecto a la película, como siempre no la he visto. xD Pero me la voy a bajar de la página de VTR (como sugirió Pablo Jiménez… VTR es mi compañía de cable y de internet y no tenía ni idea de que tenían la película disponible gratuitamente en su sitio web xD) y cuando la vea te cuento qué me pareció. Nunca me había animado a verla porque no soporto a la putinga de la Anita Alvarado pero… ^^U

    En fin. Besitos~

  6. Acerca del comentario de Andrea, en el que habla de la ignorancia que parece ser existe en Chile, confundiendo todo lo oriental, todo es “chino”, debo decir que aquí en España también se dá esa circunstancia, posiblemente sea por la mayor presencia de ciudadanos chinos y sus respectivos comercios, la realidad es que la mayor parte de nuestros vecinos orientales, aquellos con los que nos cruzamos cada día, son de origen chino y por eso se tiende a generalizar, (sin olvidar también, la ignorancia de la gente y la falta de interés que ponen muchos por informarse).
    Por cierto, 759, dices: “parece que tienes gatos bien lindos, ¿no?”. No sé si te refieres a MIS gatos, si es así, ¿como sabes lo de mis gatos…? Tengo tres, dos cartujos y una comun europea.

  7. Ampliando un poco más el comentario anterior, diré, aunque en realidad no quería mencionarlos, que hasta mis propios amigos me llamaban hasta no hace mucho tiempo “china”, por el hecho de que me gusta Japón, el Jrock, los silabarios, los japoneses…………, después de mucho pelear y de corregirles constantemente, he conseguido que diferencien “lo chino ” de “lo japonés”… así que ahora ya no me llaman “china”, ahora me llaman “la japo”.

  8. A mí también me parece curioso que se encuentren en tiendas chinas y se llamen “manekineko” 😉
    Muy interesantes los comentarios 🙂
    Un saludo.

  9. Pablo Jiménez

    Hola nora:

    No es que precisamente los dueños de las tiendas chinas les llamen “manekineko”, pero el término se popularizó seguramente por los chicos fanáticos del animé y de Japón en general, que ya conocían al gato. Quizás hay otra explicación, pero lo desconozco.

    Saludos.

  10. 759

    Hola Pablo Jiménez,
    La verdad es que sabía que existía tal página, así que ahora voy a ver qué cosa hay… Y los coreanos, bueno, yo tampoco sé si ellos tienen su manekineko, o no. Habría que investigar..
    Muchas gracias por la visita e información. Saludos.

    Hola Andrea,
    Bueno, esa confusión de todo lo asiático con lo chino, creo que en algunas ocasiones no importa (como el caso de manekineko), pero en otras ocasiones sí (como la experiencia que tuviste…). Bueno, de mi parte solo espero, con paciencia e tolerancia, que se difundan conocimientos un poco más correctos. Solo eso.
    Gracias por el comentario. Saludos,

    Hola Margo,
    Interesante experiencia la tuya. Bueno, si es que aquí también se cometen confusiones similares, en eso creo que somos iguales. Solo esperar que se trate de un simple desconocimiento y sin mala intención. Y, bueno, en cuanto a los gatos, es que vi las fotos en tu sitio.
    Gracias por el comentario, y Saludos

    Hola Nora,
    La verdad es que sí, esta vez hubo bastantes comentarias interesantes, ¿no?
    Saludos, y gracias por comentar vos también.

  11. Para Pablo Jiménez,
    Muchísimas gracias por la explicación 🙂
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s