Culto al Monte Fuji

Un verano del siglo pasado, yo iba a subir al Monte Fuji. Iba a ser una excursión en familia, que esperé con mucha ilusión pero que no se realizó, porque pocos días antes tuvo fiebre uno de mis primos que iba a participar y el plan se canceló. Desde entonces… muchas veces he estado cerca: unos campamentos a orillas del lago Yamanaka, otro paseo por el lago Kawaguchi, y alguna otra vez he llegado hasta la llamada Quinta Estación (a 2300 m.s.n.b aproximadamente, hasta donde se puede llegar en ómnibus), pero en fin, no he vuelto a tener un plan de subir hasta la cima del Monte Fuji, que sigue siendo uno de mis destinos dentro del Japón a donde ojalá pueda llegar algún día. No es que le dé demasiado caso a eso de “Todo hombre debe subir al Fuji una vez en la vida”, pero si es una montaña tan familiar, que puedo ver desde donde vivo, trabajo o transito diariamente,

y si es que de alguna manera es un símbolo del país, creo que estaría bien llegar una vez hasta la cima, y eso, especialmente si tengo tantos amigos, incluso latinos, que lo han hecho ya.

Bueno, todo esto del Fuji, para mí no es más que un interés turístico, pero habría que decir que históricamente, el Fuji ha sido una montaña sagrada-espiritual, que por eso aparece tanto en las obras de arte, ya sea en el famoso Ukiyo-e , en kakejiku,, o más simplemente en la típica pintura en la pared de baños públicos, etc…

Y mencionaré que el Fuji ha sido, además, un lugar de peregrinaje sobre todo desde mediados de la época de Edo, en que se formaron en la zona de Kantô y Chûbu (es decir, lugares desde donde se podía observar el Monte Fuji) numerosos grupos de culto al Fuji, cuyos miembros organizaban peregrinajes al Fuji anualmente y, en muchos casos, también construían su “pequeño Fuji” en su lugar para que quienes no podían viajar hasta el verdadero Fuji pudieran también tener la misma bendición al visitar su Fuji de imitación.

Estos pequeños Fuji artificiales, de 3-10 metros de altura en su mayoría, suelen tener caminos para subir,

a veces con lavas traídas de Fuji colocadas en su superficie, y un santuario shintoísta en su cima (foto izquierda.  Bueno, la de derecha es la vista desde la cima)

Bueno, en estos días de calor y clima inestable no decido ir a caminar por las montañas de verdad, porque temo que en cualquier momento pueda empezar a llover con vientos, truenos y todo… y quizá sea mejor dar un paseo más cortito, y de ahí es que se me ocurre ir a conocer el pequeño Fuji de las fotos, que quedaba a unos cuantos kilómetros de mi casa. Es uno de los más de 100 Fuji en miniatura que existieron o que aún existen en Tokio, y está, particularmente, registrado como patrimonio cultural folclórico de la prefectura de Tokio. La noche del primero de septiembre se hace una gran hoguera aquí con pajas de trigo, cuyas cenizas servirán de amuleto para evitar incendios y malos espíritus, en lo que podría considerarse como una pequeña imitación del Festival de Fuego de Yoshida… Bueno, esperaré algún día poder ir a ver la festividad original también, una vez en la vida, quizá.

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo costumbres, creencias, general, japón

7 Respuestas a “Culto al Monte Fuji

  1. Latchan

    Hola!
    Sabes.. desde que vi por primera vez el Fujisan me impresiono muchisimo. Y es que me recordo muchisimo a un volcan semejante que existe en Mexico, llamdo El Pico de Orizaba. Y este al igual que el Fuji, es un volcan sagrado, pues en ella viven los dioses del agua o dioses de la fertilidad. A este montaña los antiguos nahuas preregrinaban para pedir sus viandas. Ademas de que est funciono como “señal” vial, para poder llegar hacia el centro de Mexico. Me fascina eeste paralelismo religioso que existe entre la religiosidad Jp, y mexicana. Me parace super interesante este relato! Y debe de ser muy hermoso ir de excursion y caminar por el Fuji.
    Un saludo cordial
    Latchan

  2. El monte Fuji es un símbolo internacional de Japón y, para muchos extranjeros entre los que me incluyo, “algo más”. No sé describirlo, y desde luego no sé mucho de la mística que hay alrededor de él en Japón, pero para mí es una fuerza de la naturaleza, un gigante dormido y benévolo que cobija bajo él a todo un país.

    Muy curioso lo de los pequeños Fujis, que así dan la oportunidad de vivir la experiencia a quienes no pueden hacerlo con el “grande” ^_____^
    En España pasa algo parecido respecto al Camino de Santiago. El jubileo (http://www.elalmanaque.com/turismo/xacobeo/jubileo.htm) lo ganan los peregrinos tras días de dura marcha al visitar la catedral de Santiago de Compostela. Pero, para aquellos que estaban demasiado enfrmos o que sus achaques varios (como ampollas o tendinitis y lesiones musculares) no les permitían llegar, en la pequeña Iglesia de Santiago Apostol en Villafranca del Bierzo (Villafranca está a más de 150 km) también les concedían la gracia ^_________^

  3. 759

    Hola Latchan,
    Es la primera vez que escucho ese nombre, El Pico de Orizaba, pero sí me parece interesante esa similitud. Y otra cosa, interesante y que ahora compruebo haciendo un rápido averiguación en Internet, es que algunos japoneses que conocen El Pico de Orizaba” lo llaman el “Fuji de México”, como suele ocurrir con cualquier montaña de ese tipo en el mundo…
    Gracias por el comentario, y saludos.

    Hola Leydhen,
    Me parece cierto lo que dices de Fuji, y es que ha habido amigos que, al planear o realizar un viaje por Japón, no dejaron de interesarse en subir al Fuji..
    En cuanto al camino a la peregrinación a Santiago de Compostela, es más o menos conocido aquí también, y yo particularmente recuerdo que hubo un libro de Paulo Coelho, y también una película “Saint-Jacques… La mecque” que se estrenó aquí el año pasado…. pero, bueno, lo de jubileo no sabía. La verdad es que siempre hay cosas nuevas e interesante para saber, ¿no?
    Gracias por comentar, y saludos

  4. Latchan

    Hola de nueva cuenta!
    Fuji de Mexico? Creo que no esta nada mal el nombre! No lo crees? Pues hasta casi tiene la misma funcion sacra!
    Saludos ^.^
    Latchan

  5. 759

    Hola Latchan, de nuevo.
    Sí, es el “Fuji de México”, y es que para muchos japoneses, cualquier montaña cónica es asociada con el Fuji, y de ahí, por ejemplo,.. Si un japonés ve El Misti, seguro que pensará que es el “Fuji peruano”, o si otro japonés ve el Cotopaxi, sin duda dirá que es el “Fuji del Ecuador”, etc… Y lo mismo sucede con muchas montañas dentro de Japón también. Interesante, ¿no?
    Gracias y saludos.

  6. nora

    jajajajajajajajaja…
    “Un verano del siglo pasado…” jajajaja…
    Al empezar a leer pensé que te habías equivocado, pero claro, estamos en el siglo XXI, qué bueno 🙂
    Yo nunca tuve la oportunidad de subir al Fuji, y no sé si lo haré en el futuro.
    Lo que le explicás a Latchan es muy interesante 😉
    Saludos.

  7. 759

    Hola Nora,
    Sí, fue en el siglo pasado. Bueno, yo tampoco sé si algún día subiré al Fuji de verdad, pero por ahora voy a ver qué suerte me va a traer el mini Fuji… (Creo que seguramente habrá uno cerca de donde vivís.)
    Gracias por el comentario. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s