Iguazú (2)

Del terminal salen colectivos para diferentes destinos dentro y fuera de Argentina.  Yo compro el boleto de ida y vuelta para las Cataratas y espero, entre bastantes pasajeros y vendedores, de locales fijos o ambulantes, entre ellos un señor que anda diciendo “¿Desea chipá? ¿Chipá?” en voz medio baja. De súbito grita una señora, “¡Cataratas!”, y subo al colectivo para el parque nacional. Durante el camino hay unas paradas donde suben y bajan cierto número de personas, y también veo algo que parece ser una instalación militar. Será por la cercanía de la frontera.

Entro al parque nacional y hay gente que vende artesanías guaraníes. Avanzo hacia la estación del “Tren Ecológico de la Selva” para desplazamiento dentro del parque, pero antes encuentro a un grupo de gente que ofrece un mini tour denominado “Jungle Explorer”, que incluye un paseo en jeep por el bosque y luego una navegación en lancha que va hasta debajo de los saltos. Es lo que me había explicado el brasilero del día anterior, y no dudo en participar. Al llegar unos 10 turistas, salimos en jeep y vamos adentro del bosque de cedro paraguayo con otros árboles y planta, y pienso que es el mismo cedro paraguayo que se convirtiera en material de construcción de las iglesias jesuitas de Córdoba. Dentro del bosque no hace calor y es más fresquito, sin mucha humedad ni zancudos. Es agradable, aunque medio oscuro. De un lugar bajamos del jeep y caminamos un rato, para luego ir bajando hacia la orilla del río. Llegamos a un pequeño puesto llamado Puerto Macuco, de donde sale la lancha. Ahí nos alistamos para lo que viene después. Me pongo sandalias de goma y capa impermeable (comprado a 100 yenes en Japón), y protejo mis papeles y cámara digital en bolsas de plástico. Y por ahora voy a usar una cámara desechable.

lancha.jpg

Aquí el río no es muy ancho, pero la corriente es rápida y a veces violenta. Navegamos río arriba y pronto se empiezan a asomar los saltos, a algunos de los cuales nos acercamos unas veces, y hasta nos duchamos justo debajo de un salto, donde, con o sin la capa impermeable, nos mojamos toditos. Y así termina este paseo acuático de unos 20 minutos, creo.

Se disuelve el grupo y yo empiezo a caminar por una ruta. No sabía hacia dónde… pero creo que llegaré, quizá, a dónde tengo que llegar, así que no me preocupo. El cielo está bien despejado y hace bastante calor, con que la ropa se seca rápido. Ando viendo los saltos en sus diferentes expresiones, a veces de cerca y otra veces de lejos, algunos saltos muy anchos y otros delgados…Y aprecio todo el paisaje, primero desde abajo y luego desde arriba, porque la ruta es así, de “pasillo inferior” para poco a poco ir subiendo y llegar al “pasillo superior”. A veces hay miradores, algunos justo por encima de donde el agua empieza a caer.

cataratas.jpg

Luego de caminar dos horas, llego a la Estación Cataratas del tren ecológico, donde descanso un rato tomando un bocadillo y jugo de ananás. Y ahora agarro el tren hasta la estación Garganta del Diablo. De aquí emprendo otra caminata, con un paisaje diferente. Ahora veo un inmenso río en medio del bosque. La superficie del agua se extiende hasta donde alcanza la vista, con porciones de tierra o “islas” cubiertas de plantas y árboles dispersadas. Supongo que es un típico paisaje de selva y ríos que un japonés podría imaginar de Sudamérica. De un punto empieza un puente bastante largo, que va hacia un mirador final en medio del río. Es la Garganta del Diablo… Una inmensa masa de agua que se cae… Una escena tan poderosa e increíble, que un buen rato me quedo mirando y tomando fotos.

garganta.jpg

Luego de volver un poco de la Garganta, de nuevo subo a un bote, ahora de goma, para un “paseo ecológico”. Es una navegación más tranquila y lenta, para observar las plantas y animales del río, como tortugas, lagartos, aves, moluscos. El guía nos habla del ecosistema, a veces parando el bote y metiendo la mano al agua para sacar bichos acuáticos. Es la otra cara del río Iguazú.

ecologico.jpg

Terminando todo el paseo, vuelvo al punto de partida y entro al centro de visitantes, donde hay una exhibición permanente sobre la fauna y flora de la Selva Paranaense, y sobre la historia de la colonización, la expulsión de los jesuitas, el descubrimiento de las Cataratas, el desarrollo y protección del medio ambiente de la zona, etc. Interesante lugar que no hay que dejar de visitar, y donde también me gusta pasar un rato conversando con la recepcionista.  Bueno, un problema es que aquí solo se habla el castellano: De vez en cuando entran visitantes extranjeros, que luego se van sin entender muchas cosas….  Y afirma mi interlocutora, que por eso se está dando un cursillo de inglés urgente para los empleados de este parque nacional….

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo viajes

7 Respuestas a “Iguazú (2)

  1. UAU.

    Qué maravilla de paseo y la descripción te ha quiedado muy bien. Que sepas que las imágenes se plasmaron muy vivamente en mi cabeza… y que al llegar a la Garganta del Diablo ya tenía el corazón en un puño ^_________^

  2. Gracias a tu entrada, pude hacer una excursión gratis 🙂
    El panoramo debe ser… extraordinario…
    Saludos.

  3. Perdón,
    panoramo > panoramA

  4. ¿El comentario que me dejaste es verdad? sobre el artículo del periódico…

  5. 759

    Hola Leydhen,
    Gracias por tu comentario. Bueno, te comento que la foto de la Garganta del Diablo es de la cámara desechable, y salió algo raro su color… ¿Será por “Diablo” o por la cámara que se mojó? Aparte, también me pareció que ésta podría haber sido la imagen del “fin del mundo” antes del descubrimiento de la redondez de la tierra…
    Saludos,

    Hola Nora,
    Gracias por tu comentario, y la verdad es que pareciera al revés, ¿no? Que te esté hablando yo a vos sobre la Argentina.
    Lo del periódico es verdad, sí. Es un semanario que se llama International Press, que se puede encontrar en Quioscos de algunas estaciones de JR o en algunas librerías bien grandes. El comentario que cité no está en su página web http://www.ipcdigital.com/es , pero sí en la edición impresa… (Y también fue este periódico el que le regalé a la señora que vendía los “tres monos” guaraníes.)
    Saludos,

  6. Lo conozco, y lo compro todas las semanas pero mirá lo que son las cosas, esta semana me olvidé de comprarlo. Esta mañana recibí varios correos diciéndome lo mismo que vos, y cuando salí para el trabajo lo compré. No te podés imaginar la emoción que sentí… no lo puedo explicar…
    Gracias por la información y el comentario.

  7. 759

    Hola Nora,
    Así que conseguiste el periódico… Bueno, te cuento que yo al ver que en esa columna aparecía el nombre de Kirai, etc, ya empecé a pensar que ahí deberías aparecer vos también…. Y no me equivoqué.
    Me alegro y te felicito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s