Archivo diario: 3 diciembre, 2007

Mes nuevo

Es lunes y primer día hábil del mes, día de reunión matinal de mi centro de trabajo. Llego con tiempo y me dirijo al gimnasio a asistir a la reunión como todos los demás (centenares de empleados en total, entre obreros de fábrica y trabajadores de oficina). Bueno, no llegan todos, porque hay quienes faltan, quienes piensan que no les da gracia tener que levantarse temprano para un programa que no es divertido, y prefieren ejercer su derecho a vacaciones pagas, por medio día, para trabajar solo por la tarde hoy. De todas, maneras yo asisto…

La reunión empieza con el himno de la compañía, para lo que sube un grupo de chicos (elegidos de diferentes secciones cada mes) al escenario para dirigirnos. Su líder nos saluda, Buenos días con todos. Esteee, ya estamos en diciembre y falta poco para terminar este mes…. Algo nervioso está el chico, que se corrige y prosigue, Falta poco para terminar este año, y… Tras lo cual suena la música karaoke y se proyecta la letra del himno en la pantalla grande colocada al lado del escenario.

Terminado el himno, se retiran los chicos cantores y sube otro chico, ahora para recitar el eslogan de la empresa. Da un breve saludo, y luego pronunciamos todos juntos:

Uno: Serviremos a la sociedad.
Dos: Seremos una compañía digna de confianza y respeto.
Tres: Trabajaremos con espíritu pionero.
Cuatro: Trabajaremos en armonía y en unión de todos.

Después de este preámbulo, viene lo principal de la reunión. Aparece el director de la oficina, que nos informa de novedades de la empresa, apertura de otro centro de producción en otro lugar, el presupuesto y resultado de producción hasta el mes anterior, y todo eso…, sin dejar de comentarnos, antes que nada, sus pequeños logros (y no logros) personales en golf, su deporte favorito.

Luego de las palabras del director, algún jefe de administración nos da unos anuncios, premiación de las personas que han presentado valiosas propuestas para mejorar la eficacia del sistema de producción, etc.

Eso es todo. Termina la reunión y todos se dirigen a su puesto de trabajo.

Y así comienza un nuevo mes, de un trabajador cualquiera del Japón…

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo naderías