Nombres religiosos

Cuando voy al trabajo cada mañana, paso delante de una iglesia católica, donde a veces aparece un letrero descartable que avisa el horario de funerales. Nada de otro mundo, pero la curiosidad para los transeúntes no católicos sería el nombre del difunto, que aparece así: “Francisco Asô Tarô”, por ejemplo, que vendría a ser su nombre bautismal (“Francisco”) seguido de su apellido y nombre “normal” (“Asô Tarô”, perdonen el ejemplo). Y es que los japoneses cristianos suelen tener, además de su apellido y nombre inscrito en el registro civil, un nombre bautismal, que supongo que nunca se usa sino en los actos religiosos. Sea, un nombre “civil” y otro, cristiano… y por ahí mi curiosidad sería saber cómo es el caso de los cristianos occidentales, porque nunca he preguntado a mis amigos latinos si tienen dos nombres, de caracteres distintos. Bueno, pensando en eso me doy cuenta de que precisamente se trata de lo que se llama “nombre de pila”, que a ver, según el DRAE, es el nombre “que se da a la criatura cuando se bautiza” y “2. por extensión, el nombre que se inscribe en el registro civil”…. Sea que en los países cristianos no se distinguen los dos nombres… No sé, habrá que preguntarlo a algún amigo suficientemente enterado.

Si del bautizo se habla, también me parece interesante algo que a veces encuentro en la literatura: Escenas donde muere un bebé, y sus padres se preocupan de bautizarlo antes que muera, porque si no, no irá al cielo. ¿Sea que un “bautizo póstumo” no podría ser…? Bueno, me parece que ocurre todo lo contrario en Japón, donde todos esos “trámites” se realizan ya después de la muerte. Aquí existe algo comparable con el nombre bautismal cristiano, que se llama “kaimyô” que sería el nombre que se da a una persona que decidió seguir el camino de Buda y guardar la disciplina budista, o algo así.. Teóricamente debe haber sido para budistas practicantes o grandes contribuyentes al budismo, pero en Japón lo más común es que las personas mueran sin practicar nada de budismo y que, luego de su muerte, sus familiares compran un nombre budista para el difunto, pagando una cuantiosa suma de dinero. Existen rangos entre los nombres (como si fueran apellidos largos…), y los nombres de alto rango cuestan una fortuna, obviamente. Y lo particular es que aquí la gran mayoría de los japoneses creen que el kaimyô es el nombre para los muertos, sin saber su verdadero significado, que originalmente debe haber sido para los aún vivos, más bien. Y es que aquí el budismo es…. Bueno, al pensar en esto siempre recuerdo un pasaje de Cien Años de Soledad, que dice: “… Fernanda se escandalizaba de que no entendiera las relaciones del catolicismo con la vida, sino únicamente sus relaciones con la muerte, como si no fuera una religión, sino un prospecto de convencionalismos funerarios.” Porque, cambiando el catolicismo aquí por el budismo, nunca en otra parte he encontrado una descripción tan adecuada para definir la realidad del “budismo japonés”.

About these ads

15 comentarios

Archivado bajo creencias, japón

15 Respuestas a “Nombres religiosos

  1. Qué interesante eso de que, en Japón, los cristianos tengan un “nombre cristiano” además de su nombre normal…. Acá no pasa eso. Aquí uno nace, tus papás te ponen un nombre (de hecho, dos) y luego te bautizan con ese nombre. El bautizo se supone que es algo que debe ocurrir cuando uno todavía es un bebé, para que ingreses rápidamente al mundo católico y comiences desde muy pequeño a vivir una vida de acuerdo a esas ideas.

    Quizás el hecho de que acá el nombre normal (equivalente al Asou Tarou) sea el mismo nombre cristiano/católico, se debe a que nosotros usamos nombres que tienen su origen en la misma religión y por tanto sus significados son acordes con lo que se supone que un cristiano debería ser. En cambio, los nombres japoneses pueden tener sus propios significados pero no necesariamente tener que ver con los ideales cristianos/católicos. Por otro lado, la idea de los nombres, en personas muy creyentes, es contagiar algo de la santidad o de la pureza/bondad/etc. de una persona simbólica del cristianismo/catolicismo. Así, por ejemplo, la gente bautiza a sus hijos con nombres como Jesús, Pedro, José, Pablo y otros nombres religiosos (heredados de los apóstoles y del mismo Cristo) como una forma de bendecirles y de que su nombre colabore a que sus vidas sigan el buen camino. Obviamente, eso no necesariamente es así y el nombre difícilmente influye en el comportamiento de la vida… Pero se usaba mucho (sobretodo antes, cuando la fe católica estaba más arraigada y presente en la vida diaria) el ponerle nombres religiosos a la gente. Por ejemplo, María u otros nombres acompañados de “De las Mercedes” o “Del Carmen”, en honor a las diversas vírgenes.

    Por otra parte, en cierta forma en occidente también hay una aplicación a eso de los “nombres religiosos” diferentes a los nombres con los que te bautizaron. Dentro de las órdenes religiosas y el clero, hay algunas en que te hacen adoptar un nombre especial, perteneciente a la orden, para utilizar mientras formes parte de ella. Así, hay personas que, al ordenarse sacerdotes, deben pasar a ser el “padre Franciso” o el “hermano José”, aunque en realidad se llamen de formas totalmente diferentes. En esos casos, también se ignora el apellido. Esto, porque es como una forma de adoptar el ejemplo de los antecesores que formaron parte de esa orden, muchas veces ya considerados santos, y que éstos guíen tu vida religiosa.

    El ejemplo más gráfico de esto ocurre con los Santo Padres (los Papas). Todo Papa, tras ser nombrado, debe elegir su nombre ‘de oficio’, aquél por el que será conocido como Papa y que, en general, representa sus ideales a seguir y el tipo de ministerio que pretende implantar en la Iglesia. Es así como todos conocíamos al Papa Juan Pablo II por ese nombre, aunque su nombre real (el nombre con el que fue bautizado) era Karol Józef Wojtyła (era polaco). Asimismo, el nombre real del actual Santo Padre es Joseph Alois Ratzinger, aunque todo el mundo le conozca como Papa Benedict XVI. Por eso los Papas tienen números, en general, junto a sus nombres. Porque es la x vez que alguien ha adoptado ese nombre santo mientras ejercen como obispos de Roma, jefes de la Iglesia y jefes de estado del Vaticano.

    Pero, como vez, eso pasa más bien en el mundo eclesiástico y no en la vida común y corriente de personas que viven en países cristianoc/católicos. Por lo menos acá en Chile, uno nace y te bautizan con un nombre, que es el que llevas para toda la vida y que también es el nombre que vale para ceremonias religiosas (como la Primera Comunión, la Confirmación o el matrimonio por la iglesia). Así, yo me llamo Andrea Jeannette Clunes Velásquez (dos nombres y dos apellidos; los dos apellidos corresponden al apellido paterno, primero, y materno, segundo) y con ese mismo nombre figuro en el registro civil y fue el que utilizaron para mi Primera Comunión y que usarían para llamarme en la Confirmación, cuando la haga. :)

    Sobre los nombres budistas, el otro día me encontré con algo así en Oshin… Porque la familia de la niña estaba toda consternada porque la mamá, creyendo que Oshin está muerta, se gastó lo que no tenía en comprar un nombre budista para que el espíritu de su hija se fuera en paz. Esa fue la primera vez que supe de que existían esos nombres y que uno podía comprarlos. :O Que yo sepa, acá no existe el bautismo póstumo, porque si uno no está bautizado, no es considerado parte de la iglesia y, por tanto, no recibe sacramentos y el bautismo es el primer sacramento, que debe darse en vida para que la persona pueda vivir cristianamente su vida y así ir progresando. El sacramento que se da a los moribundos es la Extrema Unción, en donde te preparan para el viaje al cielo, pero para recibir ése tienes que estar bautizado ya. :o

    En fin. Tema muy interesante~~ Gracias por siempre enseñarme algo más de Japón y sus diferencias con la pequeña porción del mundo que conozco.

    Besitos~

    • PD: Acabo de darme cuenta de que mi comentario tiene errores ortográficos y de tipeo pero no tengo idea de cómo editarló así que me disculpo desde ya. ¬¬ Estoy apurada porque tengo que trabajar y no me detuve a releerlo antes de mandarlo. :(

  2. Margo

    Hola 759!!

    Yo desconocia eso del nombre católico para los cristianos católicos japoneses y también lo de los nombres budistas.

    Pero es algo parecido a lo que ocurre con otras religiones, por ejemplo, los musulmanes españoles (los que se convierten al islam en edad adulta) cambian su nombre “cristiano” (entiendase occidental) por uno musulman.

    Muy buena explicación la de Andrea, innecesario añadir nada más.

    Aquí en España, no sé si en otros paises es igual, podemos cambiar nuestros nombres de pila por otro que nos guste más, incluso aceptan nombres de fantasia siempre y cuando no induzcan a error en cuanto al género de la persona y no sean denigrantes (aunque, ¿quien querría ponerse un nombre denigrante u ofensivo?), también puedes alterar el orden de tus apellidos, (normalmente se inscribe al recien nacido con el nombre del padre primero y después el de la madre, salvo que los padres deseen hacerlo al revés). Todos estos cambios se incriben de nuevo en el registro civil y luego te modifican tu documento nacional de identidad. Ya tienes una nueva identidad!, aunque sigas siendo el mismo.

    Feliz semana!

    Margo.

    P.D.: mi hijo pequeño quiere cambiarse el nombre, dice que quiere llamarse… Naruto!!

  3. Pablo Jiménez

    Hola a todos:

    Esto de los nombres religiosos me recuerda la contraparte: el haber visto a gente que estudió budismo en Japón, se ordenó monja o monje y adquirieron el 戒名, que usan siempre y les da el toque “budista” por estos lares ;-)

    Sobre lo que menciona 759, me trae a la memoria también que el dar un “nombre cristiano” a los conversos es lo que podríamos llamar el “procedimiento de evangelización estándar”, empleado por las órdenes religiosas en la época en que España, Portugal y otros eran grandes potencias marítimas y colonizadoras. Supongo que en el caso japonés, se debió a la influencia del misionero jesuita Francisco Javier.

    Saludos.

  4. Mientras duró en España la dictadura (y aún unos añitos más) en España no podías inscribir a tu hijo en el Registro Civil con un nombre que no figurase en el santoral. Todo esto debido a que todos los niños eran bautizados (igual que durante los 40 años del dictador y hasta que se normalizó la democracia, todas las bodas debían ser católicas, lo quisiesen los conyuges o no, porque de otra forma no te daan el Libro de Familia y, a todos los efectos, era como si no te hubieses bautizado) y el cura se podía negar a bautizar al niño con un nombre “pagano”.

    Así se daba el caso de que, tres años después de la muerte del dictador, a una de mis compañeras de instituto la tuvieron que bautizar e inscribir como Maria Tania, porque el “Tania” por sí solo era un nombre que ofendía al cura y al funcionario del registro. Y tengo una amiga que, un año después de esto que te cuento, fue también inscrita con el muy cristiano nombre de Dolores encabezando el Onaney por el que siempre responde.

    Afortunadamente ahora puedes llamar a tus hijos como quieras, siempre que no de lugar a confusiones sobre el sexo o sea denigrante para el niño. Incluso puedes elegir que apellido irá primero, si el del padre o el de la madre, a condición de que todos los hijos de la misma pareja luzcan el mismo orden de apellidos. Como normalmente el apellido que se pierde siempre es el segundo (a tus hijos les pasas sólo tu primer apellido), esto permite que apellidos maternos raros o con alto significado sentimental no se pierdan.

  5. No sabía lo que cuentas, aunque en realidad creo que tampoco me ha sorprendido demasiado.

    La cuestión es que hace unos cuantos años en España (cómo bien ha explicado Leydhen), tenías que tener un nombre de santo y si no, no te bautizaban. Mi padre, por ejemplo, tiene un nombre muy raro, porque el que le querían poner mis abuelos no estaba en el santoral, así que el cura miró que santo se celebraba ese día (que era lo que se solía hacer) y se lo cambió.

    Supongo que en Japón la tradición de los nombres santos se ha mantenido a lo largo de los años.

  6. 759

    Hola Andrea,
    Interesante lo que ocurre en Chile, y creo que sí es entendible, que allá, en fin, se usen los mismos nombres en lo civil y en lo religioso, pero una curiosidad sería el caso de personas que llevan nombres que no parecen muy cristianos.. “Qorianka”, “Nahuel”, “Washington”, etc., o en caso de los padres latinos residentes en Japón, hay una tendencia de poner nombres en japonés a sus hijos. Entonces me interesaría saber si la iglesia católica acepta esos nombres para el bautismo. católica, te bautizan como católico…, ¿no?).
    Muchas gracias por la explicación. Saludos.

    Hola Margo,
    Aquí, el cambio de nombre no es imposible, pero se necesita presentar una justificación (“mi nombre bien raro me hace muy difícil la vida”, “mi nombre causa confusión de sexo”, “fui ordenado sacerdote”, “heredo el nombre de mi maestro de arte tradicional”, etc.) y obtener la autorización del Juzgado de Familia. Es bien estricto y jamás se admitiría el cambio “por gusto”. Parece que tenemos una legislación bien diferente, ¿no?
    Gracias por el comentario. Saludos.

    Hola Pablo Jiménez,
    Aquí, sí, los monjes ordenados tienen su nombre budista ya. Pero si una persona común adquiere en vida su nombre budista, por dinero o por estudios, la gente pensaría… “Pero, qué raro. Ese señor se está preparando para morir ya”.
    Gracias por el comentario. Saludos.

    Hola Leydhen,
    Tanto tiempo.. Bueno, parece que durante la dictadura el Registro Civil era a la vez el Registro Bautismal Católico, casi.. Aquí no hay tal restricción, y la gente inventa cualquier nombre. Bueno, en lugar de santoral, tenemos un listado de caracteres permitidos para nombres,

    http://es.wikipedia.org/wiki/Jinmeiy%C5%8D_kanji

    que las autoridades revisa cada rato. Ya son miles de kanji permitidos, pero a veces hay padres que emprenden una batalla legal para que se les permita utilizar tal kanji u otro, que aún no está en el listado pero tanto les gusta… Esto puede dar casos de selección forzosa de nombres conforme a la ley. El motivo es totalmente diferente, pero se parece un poco a lo que sucedía bajo la dictadura española, ¿no?
    Gracias por volver a comentar. Saludos.

    Hola Nami,
    Lo cierto es que aquí uno puede nacer sin mucho compromiso religioso, y después, puedes elegir tu religión, o bautizarte, etc. por tu propia voluntad, y de ahí el nombre religioso, quizá. (Aunque en la mayoría de los casos, la gente no elige ninguna hasta la muerte, y entonces te convierten al budismo automáticamente). Y en una sociedad así, la iglesia no podrá darse el lujo de rechazar el bautizo de nadie por su nombre. Lo que podrá hacer sería preparar y bautizar a cualquiera que lo desee, y en ese mismo momento darle el nombre cristiano, ¿no?
    Gracias por el comentario. Saludos.

  7. Julián

    Hola 759;
    En el Perú hay personas que tienen solo un nombre como es mi caso, dos nombres en la gran mayoría, y tres nombres o más en casos muy raros: nombres que se usan en cualquier situación de la vida cotidiana, ya sea para efectos oficiales, como documentación, elecciones o de índole religiosa. Todos llevamos dos apellidos, el paterno y el materno, que se registran en ese orden, creo que sin excepciones. Hay personas que tiene apellidos compuestos: por ejemplo, Álvarez Calderón o Rizo Patrón; es decir, alguien podría llamarse Juan Carlos Álvarez Calderón Rizo Patrón.
    Un caso aparte es la colonia japonesa en Perú, donde a algunas personas se les conoce por su nombre japonés, nombre con el cual no están registrados oficialmente. No sé cómo será con otros gupos étnicos que hay en el país.
    Un abrazo, Julián.

  8. 759

    Hola Julián,
    De los peruanos me ha tocado traducir numerosas partidas de nacimiento y de matrimonio hasta ahora, por lo que podría decir que más o menos sé cómo son los nombres de los peruanos… Hace poco también leí la autobiografía de una vedette que afirma que fue registrada con los nombres de “Sonia Mercedes” pero llegó un momento en que no quiso usar ninguno de sus dos nombres, y ella misma compró un diccionario de nombres para buscar otro nombre, que luego logró meter en un pequeño espacio que quedaba entre su segundo nombre y su primer apellido en su partida de nacimiento, para llamarse “Sonia Mercedes Gisela” y usar su tercer nombre para el resto de su vida (“Gisela” con una “s” y una “l” porque no cabía ni una letra más en el espacio. Este argumento me hace suponer que la alteración de su partida se hizo de una manera poco transparente). Bueno, la verdad es que en Perú pasan muchas cosas interesantes para mí.
    Gracias por el comentario. Saludos.

  9. Lo que a mí me gustaría es que en Japón no se perdiera el apellido de la mujer cuando se casa. Sé que debe ser un lío para escribir en Kanjis dos apellidos pero pienso que es necesario conservar los dos ;)

  10. 759

    Hola Nora,
    Bueno, creo que hay dos cosas (1: la pérdida o cambio de apellido de uno al momento de casarse, 2: el apellido de padre/madre no heredado a hijo). Creo que (1) tiene una solución fácil (que los dos sigan utilizando sus respectivos apellidos, y punto), pero en cuanto a (2) no sé si el niño tendrá que llevar dos apellidos, o si habrá otra manera.. Difícil, ¿no? Bueno, vamos a ver qué cambio va a haber de aquí en unos años.
    Saludos.

  11. Hmmm, obviamente mi madre tiene esos dos nombres que comentas, el japonés y el “católico cristiano” que sólo consta en su partida bautismal y no en ningún otro documento de caracter oficial como documento de identidad, pasaporte, tarjeta sanitaria, etc. De hecho, creo que el nombre del bautismo católico no ha tenido que utilizar jamás (ni siquiera en España).

  12. 759

    Hola Bichito san,
    Bueno, yo he visto muchas partidas de nacimiento y de matrimonio, pero la verdad es que nunca he visto una de bautismo. Será por qué nunca se utiliza para trámites oficiales… Aún queda mucha curiosidad para mí.
    Gracias por el comentario. Saludos.

  13. Julián

    “Bueno, la verdad es que en Perú pasan muchas cosas interesantes para mí”
    Y para vergüenza mía, creo que ya sé a qué te refieres. Es parte de la cultura chicha que impera en nuestro país, y que lamentablemente se afianzó en nuestro país en la época de Fujimori.

  14. 759

    Hola Julián,
    Bueno, yo no me estaba refiriendo a algunas cosas en particular, sino que hablaba en términos generales, porque entre dos países tan diferentes todo puede ser una curiosidad.. .
    Como sea, gracias por el comentario. Saludos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s