Archivo diario: 4 julio, 2009

Dios cazador de ombligos

El Señor Trueno te roba el ombligo, así que cuando está tronando tienes que cubrirte bien la barriga y esconderte. ¿Será que el Dios del Trueno come ombligos de los niños, o los colecciona, o qué? No tengo la menor idea ni nunca se lo pregunté a nadie, pero es lo que dicen: El Señor Trueno cae a la tierra y te roba el ombligo. Y a los niños no se les ocurre cuestionar este raro cuento, para nada….

Aquí se supone que la fulminación del rayo es el segundo desastre más temible (solo superado por terremotos, y seguido por incendios y por la ira del papá), y es natural que un fenómeno así temible se asocie con algún dios, en este caso el Dios de los Truenos, que debe haber sido más temeroso que kawaii que digamos… Pero de ahí, no sé cómo, viene ese cuento del dios cazador de ombligos, y su figura (práctciamente la misma que el ogro oni con cuernos de vaca y taparrabos de piel de tigre; solo que en lugar del garrote metálico tiene tambores, y está sobre las nuebes) se vuelve definitivamente cómico al convertirse en personajes de programas de chistes como éste

Bueno, una teoría acerca de lo de ombligos, es de que tendría que ver con la salud de los niños. Aquí la tormenta eléctrica se produce típicamente por las tardes de verano, acompañado de una lluvia temporal y de una brusca bajada de temperaturas, y es cuando los niños, que para soportar el calor de verano andaban con poca ropa (con el ombligo al aire, posiblemente), deberían cubrirse bien para evitar resfríos o descomposición estomacal, etc., y para eso estaría sirviendo el cuento de ombligos.

No sé si el cuento sigue siendo válido hoy en día, cuando la mayoría de las casas tienen el aire acondicionado y ya no tienen que soportar tanta bajada ni subida de temperaturas…. pero es lo que dicen, de todas maneras.

5 comentarios

Archivado bajo creencias, japón