Archivo diario: 15 abril, 2009

El show tiene que seguir

En la única casona, medio oscura y algo fantasmagórica, de esta apartada isla están recluidos seis artistas de diferentes géneros (pintor, calígrafa, cantante, compositora, escritor, ilusionista…), cada uno trabajando o angustiando para realizar su mejor obra con que pretende salir elegido como “Maestro de Arte”… Llega la fecha decisiva fecha pero el único barco que comunica la isla con el resto del mundo no llega, por el tormentoso tiempo. Reina el tenso aire, y es cuando descubren el primer cadáver, de uno de los artistas. Al no haber más personas en la isla, los rivales empiezan a sospecharse uno a otro, y el caso se convierte misteriosos asesinatos en serie, porque uno tras otro van desapareciendo los artistas y apareciendo sus cadáveres. Al final queda el ilusionista, que tras la desaparición de todos sus rivales, parece haber asegurado su título de Maestro de Arte, con su “obra de magia” con que logró eliminar a sus rivales…. Y se apaga la luz.

Vuelve la luz, y en el escenario aparecen todos los actores, que se presentan y saludan ante el público espectador. Bueno, el teatro duró unos 10 minutos nomás, inesperadamente corto, o no sé si habrá una segunda función…. pero no. Pronto me doy cuenta de que solo acaba de terminar un teatro dentro del teatro, y el teatro en sí apenas había comenzado, a presentar este drama que tiene como protagonistas a los integrantes de este grupo de teatro aficionado. Algunos chicos están conforme con lo que están haciendo, pero otros no, porque el guionista del grupo siempre escriben suspenses, con asesinatos, cuando más lindo sería crear historias más positivas y sin muertes. ¿No podría ser una historia romántica, de amor, por ejemplo? Así insiste una chica que para no está interpretando ningún papel en la presente obra. Algunos la entienden, pero otros no le hace mucho caso. Bueno, la próxima obra podría ser, quizá, pero por lo pronto no. Los chicos se despiden, hasta el día de la siguiente función.

Llega el día y vuelven los chicos, pero falta uno. Cuando quedan pocas horas para la función, suena el teléfono y se enteran de que el chico ha sufrido un accidente de tránsito, y entonces.. ¿habría que suspender la función del día, o alguien interpreta el papel del chico accidentado? Se ofrece la chica romántica, y tras una breve prueba deciden que así va a ser. Lo bueno es que su personaje podía ser hombre o mujer, sin cambiar mucho argumento, afortunadamente.

Sube el telón y… sale la chica, que en el primer acto será asesinada…. pero no. Se resiste la chica, desobedeciendo el guión, y de ahí tremendo lío detrás de la escena. La chica rebelde vuelve a insistir en hacer una historia sin asesinatos, y para eso tiene pensado, por su cuenta, su argumento en líneas generales, cuando lo concreto es que en el escenario ya la chica ha cambiado el rumbo de la historia y es imposible volver al guión original. De ahí que algunos aceptan el cambio de historia, pero otros se oponen porque no se sabe cómo actuar sin tener un guión propiamente dicho, y es que lo que tiene la chica es solo una idea, carente de mucho detalle, diálogos, etc, convirtiendo la obra en un increíble conjunto de improvisaciones, donde algunos colaboran y otros no, mientras que también hay unos que hacen lo que les da la gana, un espectáculo de baile fuera del contexto en el escenario, etc… . Pero, a pesar de todo, el show tiene que seguir adelante, para no decepcionar a los espectadores que se han tomado la molestia de acudir, y sí, la historia que parecía tan caótica y desordenada, milagrosamente se va arreglando y termina construyendo un gran canto al amor.

Es la segunda vez que asistí a una presentación de teatro aficionado, y la verdad es que fuimos sin saber absolutamente nada sobre la obra. Y es más, antes de salir de casa dudamos mucho entre ir al teatro o mejor quedarnos charlando en casa, porque fue un día de tremenda lluvia y viento. Y para llegar al local, casi nos perdemos…. pero, en fin, creo que valió la pena, porque me divertí bastante, mucho más de lo que me imaginaba, viendo esta obra titulada El show tiene que seguir.

4 comentarios

Archivado bajo naderías