Archivo mensual: enero 2009

Veintiuna

No es que me interesen demasiado los certámenes de belleza, y de hecho no sé quién es la actual Miss Japón ni cuándo y cómo la eligen, pero curiosamente llego a saber casi todos los años el nombre de la Miss de cierto país latinoamericano, y hasta termino viendo el video de su concurso a veces, no por interés personal mío sino por el del pueblo de ese país, donde no solo los programas faranduleros sino los noticieros decentes suelen cubrir ampliamente la selección de la reina de belleza cada año…

En la gran final del certamen participan 21 candidatas (de los 21 departamentos que conforman el país), y la conducción del show está a cargo de la presidenta de la empresa organizadora (que a su vez fue Miss en su momento) junto con dos invitados especiales: el burgomaestre de la capital nacional, donde se está celebrando el concurso, y una actriz de un país vecino con cierto dejo caribeño, quienes, tras un breve mensaje de apertura, van presentando a las 21 candidatas…. Bueno, tengo entendido que en los concursos de belleza se mide tanto la belleza externa como la interna, teóricamente, y ahí se podría hablar de la calidad humana, inteligencia, nivel cultural, y dentro de eso podría estar el saber hablar correctamente, quizá, y estos requisitos se podrían también exigir a los organizadores de tal evento, que no podrían ser personas cualesquiera…

Habrá que ser alguien bien raro para fijarse en un detalle tan insignificante, pero el hecho es que esos tres personajes que no son cualesquiera hablan de las veintiún (y no veintiuna) candidatas, y ocurre que ese alguien bien raro, y bien intrigado ahora, se toma la innecesaria molestia de realizar un breve estudio que consiste en una encuesta de una sola pregunta a muchos amigos hispanohablantes. La muy innecesaria investigación da un resultado contundente, donde todos (sí, todos) los informantes afirman que se dice “veintiún candidatas” y no “veintiuna candidatas”, así que no hay lugar a dudas en absoluto, lo cual, sin embargo, no termina de convencer al bien raro investigador porque, además de que nadie le había enseñado a hablar así (o “nadie lo había enseñado a hablar así” como diría Gabriel García Márquez, aunque este uso de lo en vez de le suene raro a la mayoría de los hispanohablantes), el Manual de Español Urgente (decimotercera edición) de la Agencia Efe dice en su página 64:

8.1.18. Manténgase bien la concordancia de un, una en los cardinales compuestos: veintiún países, veintiuna, treinta y una pesetas, etc., y no veintiún, treinta y un pesetas…

Bueno, sé que en cualquier idioma hay cierta brecha entre el habla común y la gramática supuestamente correcta, y que, además, muchos hablantes nativos no suelen saber de su gramática (ni yo tampoco de la de mi propio idioma), por lo que no sirve para mucho andar buscando respuestas a estas y otras dudas lingüísticas. Y mis curiosidades son solamente para matar tiempo (o, si algún día me pusiera a estudiar más en serio, entonces sí desearía que mi pobre profesor supiera darme todas las explicaciones, pero por ahora…). De todas maneras, para seguir un poquito más con mi inútil duda, abro el Diccionario de la Real Academia Española (justo tengo la 21ª edición…) y encuentro precisamente una entrada para veintiuna. A ver…

veintiuna. f. Juego de naipes, o de dados, en que gana el que hace 21 puntos o se acerca más a ellos sin pasar.

Bah, ya sabía que de DRAE no se podía esperar mucha ayuda.

9 comentarios

Archivado bajo lingüística

Rifa de las postales de Año Nuevo II

Si recibes 100 postales de Año Nuevo, casi tienes asegurado ganar unas cuantas estampillas especiales del cuarto (último) premio de la rifa de estas postales, dado que hay dos números ganadores para cada 100 postales, mientras que si recibes tan solo 15 ó 20, lo más probable sería que no ganes nada, o que un año ganes algo y otro año no. Y es mi caso, y sé que tengo escasa posibilidad de conseguir algo pero, igual, cada año espero el día del sorteo y no dejo de chequear todas mis postales… Bueno.

Reviso primero los números de las postales que recibí, y no pasa nada. Y luego procedo a chequear las postales que compré para mandar a mis amigos, pero que al final sobraron. Son de números continuos: 40, 41, 42, 43, 44, 45. Recuerdo ahora que había una más, donde imprimí algo pero justo falló mi impresora y que por eso no envié. Un largo rato me demoro en buscarla, pero al final la encuentro, y tiene el número 46. O, sea que al momento de imprimir mis tarjetas, fui tomando las postales de …, 50, 49, 48, 47, y hubiera sido hasta aquí, si no por la falla que me obligó a gastar una postal más, que tenía el número 46. Bueno, pareciera demasiado inútil hacer un análisis así, pero ocurre ahora que ese 46 es uno de los números ganadores. Qué tal manera en que se me escapa la suerte, ¿no?

Y otro factor para que yo tuviera menos suerte, fue que esta vez intercambié una postal menos, porque en diciembre, poco antes de la temporada de empezar a preparar las tarjetas de Año Nuevo, un amigo me mandó un aviso de que estaba de luto y que por eso iba a dejar de intercambiar saludos de Año Nuevo. Bueno, en realidad, lo de rifa no me importa nada, pero sí me interesaría saber si en otros países existirá esa costumbre, de mandar un aviso para no intercambiar saludos de Año Nuevo… Y en tal caso, aquí lo indicado sería mandarle a la persona enlutada un “saludo de la temporada de frío” en estos días, en vez de la postal de Año Nuevo… Tantos detalles, ¿no?

6 comentarios

Archivado bajo costumbres, japón

Maido Nº 1

Si su significado literal es “todas las veces” o “siempre”, se podría utilizar, teóricamente, en cualquier contexto para hablar sobre algo de siempre, pero en realidad digamos que su uso es más limitado, porque solo existen unas cuantas expresiones donde frecuentemente podemos escuchar pronunciar esta palabra: “Gracias [siempre] por su compra”, “Gracias por su [constante] apoyo”, etc. que son frases típicas de los comerciantes, tan típicas que ni se necesitan pronunciar completamente, porque la sola palabra maido (o, “todas las veces”) en su contexto, ya se entiende como una expresión de agradecimiento o también del primer saludo al visitar o llamar a un cliente…

Este saludo es más típico y usado diariamente en el dialecto de Ôsaka, y de ahí es que se le puso el nombre de “Maido Nº 1” a un satélite artificial, lanzado y colocado exitosamente en su órbita ayer y cuya particularidad es el hecho de haber sido desarrollado y fabricado por una asociación de pequeñas y medianas industrias del área de Ôsaka. Aquí hace tiempo, desde antes del estallido de la actual crisis mundial, se habla de la crítica situación en que están las pequeñas fábricas, sector de la industria manufacturera poco favorecido por diversos factores (falta de recursos humanos porque muchos jóvenes prefieren trabajar para grandes empresas y no se fijan en pequeñas y medianas empresas; demanda que disminuye por el traslado de producción al extranjero por parte de las grandes empresas que les compraban las piezas para sus productos finales…) pero donde, a la vez, se encuentran empresas con valiosas tecnologías que en algunos casos, con sus únicas piezas, instrumentos, etc. que nadie más puede fabricar, sostienen parte de las actividades de empresas o laboratorios más avanzados del mundo… De ahí es que, para seguir soñando aún en tiempos difíciles, nace el proyecto de lanzar satélites artificiales con tecnologías de pequeñas y medianas empresas unidas.

El satélite experimental Maido Nº 1, que mide 50 centímetros y pesa 50 kilogramos, girará alrededor de la tierra 15 veces al día y observará las ondas electromagnéticas producidas por tormentas eléctricas, cuyos datos se espera que sirvan de base para desarrollar el sistema de pronóstico de rayos. Según lo que leo en las noticias, parece ser que se procurará con dicho sistema contribuir a la seguridad aeronáutica, pero creo que sería interesante que hubiera avances también en pronósticos meteorológicos comunes, para la vida diaria, y pienso en eso especialmente recordando el inusual clima del año pasado, en que soportamos las llamadas lluvias guerrilleras con tormentas eléctricas casi todas las tardes.

Y, bueno, esto de satélite artificial, es una de las dos novedades que me parecieron interesantes de temas relacionados con el espacio….

7 comentarios

Archivado bajo japón

Exámenes de universidad

Llega la época de exámenes de ingreso a las universidades, y este fin de semana en particular se realizan los exámenes del Centro Nacional de Exámenes de Ingreso a las Universidades. Se trata de unas pruebas de seis asignaturas divididas en unas 33 áreas (Cívica, Historia y Geografía, Idioma Nacional, Idiomas Extranjeros, Ciencias Naturales, Matemáticas), y se podría decir que es la primera fase, unificada, de los exámenes de ingreso para todas las universidades nacionales y algunas universidades privadas, cuyos postulantes dan exámenes de las áreas exigidas por las universidades a las que desean ingresar, para luego pasar a la segunda fase (otros exámenes o entrevistas, etc, que cada universidad realiza por su cuenta) en la mayoría de los casos, aunque también existen universidades que seleccionan a los estudiantes tomando solamente sus resultados de los exámenes del Centro…

Estos exámenes comunes fueron introducidos en 1979 como Exámenes Comunes de Primera Fase, que originalmente eran solo para las universidades nacionales/públicas, pero luego de varias reformas posteriores, a partir de 1997 pasan a ser el actual Exámenes del Centro utilizados también por algunas universidades privadas…. Bueno, los interesados pueden ver aquí los papeles de exámenes del año pasado, a ver… inglés (escrito), inglés (audición; su audio está aquí), francés, etc.

Bueno, hace bastante tiempo que no tengo nada que hacer con los exámenes de universidad, pero ocurre un día que…

Me llama una señora, sudamericana casada con japonés que había regresado a su país de origen el año pasado pero ahora está de “visita” en Japón. Me pide que la ayude a corregir no sé qué cosa para tampoco sé qué proyecto suyo, y en fin acepto darle la mano… Así es que nos encontramos al día siguiente y entramos a un McDonald’s, donde nos ponemos a corregir el “proyecto”, o un plan de estudio sobre ciertas redes de asistencia social, redactado en formato Word. Bueno, ahí mismo me entero de que esta amiga se había metido en un una universidad de su país, para seguir un curso de especialidad “Trabajo Social” de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas. El proyecto en cuestión había sido revisado por su profesora, y ahora falta corregirlo de acuerdo a sus comentarios. Bueno, de mi parte podría darle una ayuda “técnica”, en el manejo de Word, hacer cuadros o esas cosas en su computadora, o simplemente teclear más rápido para modificar el texto, pero lo que no parecería muy normal es que la “ayuda” solicitada no termina en eso, si no algo más, o sea que sobre el contenido mismo del proyecto, sobre el estilo o las expresiones usadas ahí…Y ocurre que además de la corrección del proyecto, la amiga saca otros papeles que resultan ser de su examen de semestre. Aparte de los apeles de preguntas, saca un cuaderno suyo, donde tiene garabateadas sus respuestas, que ahora quiere pasar a limpio a la computadora, con la ayuda de su paciente amigo técnico, que se ve obligado a dejar de ser solo “técnico”, para aportar algo más, porque aquí la sudamericana vuelve a pedirle, además del simple manejo de computadora, sus ideas, opiniones sobre sus respuestas a las preguntas, que por ejemplo eran así:

V. Los niveles nutricionales de la población del Asentamiento Humano Xxxxxxxx de Yyyyyyyy (*** familias) son muy alarmantes. ¿Qué podrá hacer Ud. Para mejorar esta situación, considerando que tiene un año para trabajar desde una ONG?

  1. Piense en tres alternativas
  2. Seleccione una, indicando si se trata de un programa o de un proyecto. ¿por qué?
  3. Explique qué criterio ha tomado en cuenta para su priorización.
  4. Formule objetivos.
  5. Plantee cinco actividades para implementar la alternativa seleccionada.
  6. Escoja una actividad y desarróllela según el cuadro que se le presenta…

Y el amigo técnico comete la gran metida de pata, de comentar, por ejemplo, que para mejorar la situación citada, quizá se podría pensar en una educación sobre alimentación para la gente de allá, ya sean unas charlas para los pobladores adultos o niños, o para eso podría ser la elaboración de materiales didácticos, o, quizá, también se podría estudiar sobre los productos cultivados ahí y sus valores nutritivos….etc. O, bueno, son sencillas y vagas ideas que se le podrían ocurrir a cualquiera, pero resulta que terminan gustándole tanto a la amiga estudiante, quien parece haberse olvidado de que es ella la estudiante; y ahora insiste en que su ayudante desarrolle su idea y termine de completar el examen…. Debe ser una situación realmente rara, ya que ¿cómo puede ser que a un chico japonés sin estudios sobre trabajo social ni nada parecido (ya que su especialidad fue la eléctrica) y sin experiencia tampoco de haber vivido o trabajado en Latinoamérica, se le pida que haga el examen de semestre del Curso “Método de Trabajo Social 2” de mencionada especialidad de una universidad latinoamericana? El chico, a lo mejor no tendría inconveniente en realizar la corrección ortográfica (y eso sí, en cuanto a la ortografía, escribe mucho mejor que la mayoría de sus amigos hispanohablantes), pero cómo que haga el examen mismo, qué tal lío…

4 comentarios

Archivado bajo japón, naderías

Subsidio de monto fijo

La Cámara Baja aprobó ayer el proyecto del segundo presupuesto suplementario para el año fiscal 2008, que entre otras cosas incluye el fondo para el subsidio de pago único, con que si todo marcha como pretende el primer ministro Asô Tarô, cuyo índice de popularidad es de apenas 20 por ciento según las últimas encuestas, los habitantes de este país estaremos recibiendo un monto fijo de 12000 yenes (ó 20000 yenes, en caso de las personas mayores de 65 años ó menores de 18 años) quizá en abril o en mayo. Entonces se supone que nos enviarán un vale que en la Municipalidad se podrá canjear por dicho monto de dinero, con o sin la recomendación de que si eres rico, renuncies al derecho a recibir el subsidio porque si se trata de una medida ideada originalmente para dar una ayuda urgente a los más necesitados, con qué cara lo podrían recibir los adinerados… Bueno, si el vale llega por igual a los ricos y a los pobres, es para no sobrecargar a los Municipios con la tarea de decidir quiénes pueden ser beneficiarios y quiénes no, y es que, aunque el dinero sale del presupuesto nacional, es el Municipio de cada zona el que se encarga de hacer llegar el monto a sus ciudadanos, y de ahí la chistosa “sugerencia” sin un marco legal, quizá… Y también se podría mencionar que precisamente para ayudar a los más pobres es que se ha optado por esta manera de repartir el dinero en efectivo, y no una reducción de impuestos, por ejemplo, porque eso no ayudaría para nada a los más necesitados (que no están pagando impuestos ya), obviamente… Aunque aún así queda una gran duda de la efectividad de la medida, porque si el envío del vale y entrega de dinero se basa en el libro de registro de residentes de las municipalidades, quedarían excluidos los que no tienen dirección fija o que viven muy lejos del lugar donde están registrados como residentes…(y contradictoriamente, pueden ser estas personas las que más necesitan recibir la ayuda…), aparte de la otra cuestión, demasiado obvia, de por qué no piensan destinar tanto dinero (2 Billones de yenes en total) a otra cosa mucho mejor en vez de dividirlo en cantidades tan insignificantes que no permitirán hacer gran cosa a los beneficiarios. Pero, bueno, parece ser que, durante tanto tiempo que ha transcurrido sin mucho avance desde la presentación del proyecto, ha cambiado un poco la característica de la medida, cuyo principal objetivo ahora es el de incentivar el consumo individual y así reactivar la alicaída economía japonesa, para lo cual, pues, que seas rico o pobre ya no importa, todos están invitados a recibir el dinero y ¡a gastarlo a lo grande…!, o es lo que argumenta el líder liberaldemócrata que de todas maneras quiere seguir con su plan de subsidio, a pesar de la escasa -si no nula- aprobación popular con que cuenta el proyecto…

Así es que, a ver qué vamos a hacer con los 12000 yenes si es que un día los recibimos de verdad…

9 comentarios

Archivado bajo japón

Montevideo (5)

Me levanto a las ocho. NL aún está durmiendo y yo aprovecho el tiempo par escribir algo…

Luego desayunamos y empiezo a ordenar mis cosas, para luego salir juntos a hacer compras. En un supermercado compro botellas de vino, dulce de lecho, pegatinas de equipos de fútbol uruguayos.. o cosas pequeñas así, que pago con dólares pare recibir la vuelta en pesos. Otra cosa que quería comprar sin falta era mate y bombilla, que busco en otra tienda y decido comprar dos juegos, uno para mí y otro para algún amigo. De nuevo intento pagar con dólares. No quieren aceptar mi billete, y entonces una mujer se ofrece a ir a no sé dónde a cambiar la moneda. Luego de un rato vuelve, con una Cola Cola, con el argumento de que no se podía sin comprar nada… y esa Coca Cola la toma ella misma. Bueno….

Pasamos también por la zapatería donde ayer había comprado la camiseta pero aún no había pagado…. Para no recibir demasiada vuelta, decido comprar algo más, y pido una de esas camisetas chiquitas que estaban colgadas por ahí.. Me preguntan de qué equipo y digo Nacional, respuesta que no deja muy contenta a la chiquilina (como llama NL a las chicas de la tienda), que al parecer es de Danubio…. En todo caso, lo que a mí no me deja muy contento después es el haber optado por camisetas truchas o copias, porque la recomendación de todos, porque los artículos oficiales son muy caros, etc. Bueno, yo estaba dispuesto a pagar un poquito más por el producto más auténtico, y eso, sobre todo si se trataba de una única compra en mi vida ahí, pero en fin… NL, siendo docente, me convence y, bueno, será un recuerdo que más refleja la vida diaria de los uruguayos.

Creo haber conseguido lo que deseaba más o menos, y ahora volvemos a casa. Seguimos viendo las fotos de NL en Japón, y a las 15:00 empiezo a hacer la maleta definitivamente.

A las 16:00, NL llama al taxi, que viene en seguida y yo subo solo, porque a NL no le gustan las despedidas….

Fue un día soleado

pluna

Y yo intento captar mis últimas imágenes de Montevideo,

montevideo3

recordando lo que vi en el piso de la Intendencia de esta ciudad.

4 comentarios

Archivado bajo viajes

Montevideo (4)

Luego de terminar mi paseo por la zona histórica de Colonia, ya voy volviendo a la terminal, para tomar el ómnibus de regreso a Montevideo, que saldrá a las 17:30.

Me hubiera gustado seguir viendo el paisaje, por lo monótono que fuera, pero ahora me entra el sueño y la verdad es que no recuerdo casi nada. Me despierto casi llegando a Tres Cruces, y eran las 20:20. Bueno, creíamos que de Colonia a Montevideo tardaría solo dos horas, y resulta que NL vuelve a esperarme una hora más… De verdad lo siento, pero de todas maneras volvemos a encontrarnos. Por un rato miramos el shopping de Tres Cruces y luego salimos a dar un paseo por la calle.

La calle está bien animada con bastante gente y bastantes puestos ambulantes de ventas, que realmente no sé de dónde han salido… Bueno, es el ambiente festivo de la víspera del día de Reyes. Me acuerdo de la escena de nochevieja de cierta calle comercial de Tokio, aunque el clima es diferente (es verano aquí) y la cantidad de gente es incomparable, quizá. O, bueno, el ambiente puede también parecerse al de la noche de fuegos artificiales del verano japonés. En todo caso, poco a poco va oscureciendo y NL me advierte que cuide mis pertenencias. Me gustaría tomar unas cuantas fotos de esta noche pero no lo hago, por un poco de temor a sacar mi cámara entre tanta gente, a parte de que en la oscuridad quizá no consiga tomar fotos lindas con mi cámara…

Yo quisiera comprar algún libro sobre Montevideo o sobre Uruguay, quizá con fotos, y unas postales, para lo que pasamos por algunas librerías. El inconveniente aquí es, otra vez, que no tengo monedas sueltas, “sueltas” para uruguayos… Porque realmente, desde mi llegada a Uruguay, no he usado mucho dinero y, si alguna vez he cambiado dólares a pesos, aún tengo esos billetes demasiado grandes, casi. Bueno, en una librería encuentro un libro que me gusta, y por suerte me permiten pagar con tarjeta de crédito. Pasamos también por la zapatería (o así dicen, aunque yo diría que es una tienda de artículos de deportes) de las vecinas de NL, a comprar unas camisetas que quería…

Volvemos ya a la casa de NL, y seguimos conversando, sobre seguro de salud y de pensión, sobre electrodomésticos, sobre los precios… mirando un folleto de Tienda Inglesa. La verdad, resulta bien interesante mirar y analizar lo que ofrecen los supermercados de otros países, y puedo decir que de ahí nace mi idea de utilizar a propósito los papeles de publicidad o de periódico para envolver regalos a amigos de otros países, para que el destinatario se divierta no solo con el contenido, sino con el envoltorio.

4 comentarios

Archivado bajo viajes

Nº 40

Al entrar a un santuario shintoísta, lo primero que hace el visitante es lavarse las manos y la boca con agua, una manera de purificación muy simplificada en sustitución de la ablución más auténtica donde uno se metía completamente en el agua del río, lago o mar.. Y cuando llega el turno de dirigirse al dios, el rito sería hacer sonar los cascabeles colgados en el techo y echar la ofrenda a la alcancía, hacer dos reverencias, batir las manos dos veces, y hacer una reverencia más… Lo de cascabeles es para hacer saber al dios la presencia de uno, una manera también simplificada de presentarse ante el dios cuando antiguamente se ofrecían danzas de sacerdotisas en vez del llamado con cascabeles. Y se podría decir que dentro de esta serie de simplificaciones está el omikuji, que originalmente eran palabras de dios pronunciadas por medio del sacerdote en una sesión de oración y no unos papelitos impresos que se venden actualmente como si fueran fichas de rifas… Bueno, dicen que la religiosidad y las deidades japonesas son muy flexibles y no insisten demasiado en las formas, si es que hay un poco de voluntad para creer.

Y para seguir hablando del omikuji, ahí también parece ser que lo importante es la voluntad de cada uno, porque, aunque las palabras sean las mismas, su interpretación puede variar. Con sus típicos signos de daikichi (gran bendición), chûkichi (mediana bendición), shôkichi (pequeña bendición), kichi (bendición), suekichi (casi bendición), kyô (maldición), daikyô (gran maldición), su orden varía de acuerdo a cada santuario, pudiendo ser que el kichi sea el segundo mejor (después del daikichi) en un santuario pero el penúltimo (entre el shôkichi y el suekichi) de los kichi en otro santuario, etc. O, si no sacas el daikichi, no tienes que decepcionarte, porque el hecho de que no estés en lo mejor hoy, deja abierta la posibilidad de que tu suerte vaya subiendo luego, mientras que si sacas el daikichi ahora, en adelante no te queda más que mantener tu suerte actual o caer…

De todas maneras, aquí va mi suerte para este año:

Nº 40

Paseando por ahí,
bajo mis mangas ondean

flores de lespedeza blanca,
cuyo aroma se percibe bajo sombra
de una noche de luna

KICHI

Se te recomienda considerar la época, no tardar en corregir tu rumbo y avanzar.  Si cooperas con la gente, sucederán cosas buenas.  Mas, si a sabiendas vas por el mal camino, te irá mal. Ten cuidado.

  • Deseos: Si actúas con rapidez, contarás con la ayuda de los demás y se te cumplirán.
  • Personas esperadas: Algunas personas no vendrán.
  • Cosas perdidas: Difícilmente las recuperarás.
  • Viajes: Sin inconvenientes.
  • Negocios: Tendrás ganancias, pero no muchas.
  • Estudios: Si te esfuerzas, te irá bien.
  • Divisas: Si actúas, ganarás.
  • Litigios: Ganarás. Estáte tranquilo.
  • Amores: Felicidad en el futuro.
  • Mudanzas: Conveniente. Tu dirección de suerte será hacia el este.
  • Partos: Quédate tranquilo. Partos sin complicaciones.
  • Enfermedades: Te curarás si tienes una voluntad firme.


Para creer o no creer…

9 comentarios

Archivado bajo costumbres, creencias, japón

Año Nuevo

vacas

Una vez, en un viaje, encontré dos vacas que curiosamente se llamaban Esperanza y Tormenta. Al acordarme de estos dos animales juntos, ahora se me ocurre pensar que si bien estamos en una situación socio-económica bastante tormentosa, también debe estar presente la esperanza, que es lo último que se pierde. Se supone que el 2009 es el “año de la vaca”, y entonces, bueno, ojalá con esperanza podamos procurar alimentar a nuestras vacas, para que no sean tan flacas… y por un año un poco mejor…

¡Feliz Año 2009 para todos!

10 comentarios

Archivado bajo general