Archivo diario: 6 febrero, 2008

Dime de qué grupo sanguíneo eres y te diré…

¿De qué grupo sanguíneo eres?, preguntan unos japoneses a su guía turística, latina, quien necesita pensar por un instante para luego contestar: “(Rh) Negativo…”, sin saber que ésa sería la respuesta menos esperada por los japoneses y a la vez la más divertida para quien hacía del traductor.

Muchos japoneses creen que el grupo sanguíneo (factor ABO) determina el carácter de las personas, y les gusta hablar del tema. Si se juntan a tomar o cenar unos compañeros de trabajo o amigos, recién conocidos o ya de tiempo, no faltan quienes te preguntan o tratan de adivinar tu grupo sanguíneo para, luego de escuchar la respuesta, comentar: “Sí, ya me lo imaginaba porque eres una típica persona del grupo A”, “No, no puede ser. Los del grupo O no son como tú. Tú debes ser del grupo B”, etc. Tanto así, que por un tiempo estuvieron de moda programas televisivos que trataban el tema, hasta tal punto que el Organismo para la Ética y Mejora en Programas Televisivos emitió un comunicado en 2004 de que la supuesta relación entre el grupo sanguíneo y la personalidad carece de fundamento científico, y tocar el tema con ligereza podría conducir a una discriminación social no justificada…”

Bueno, a mí personalmente no me interesa saber el grupo sanguíneo de otras personas, ni tampoco me gusta que me lo pregunten. Yo a lo mejor me inclinaría por el horóscopo occidental, porque pienso que éste sí podría influir en el carácter de las personas.  Porque, de acuerdo a su signo, los recién nacidos pasan sus primeros días en diferentes condiciones: Los capricornianos y acuarianos nacidos en pleno invierno recibirán sus primeros cuidados bien diferentes que los cancerianos y leoninos en pleno verano.. O en el jardín de infancia y el primario, los taurianos son los más grandecitos del aula mientras que los piscianos son los más chiquitos, y más o menos medianos los virgianos y librianos. Esta diferencia de casi un año de edad, supongo que podría influir en la forma de actuar de los nenes dentro del grupo.  Bueno, es solo una idea mía, que puede estar equivocada o acertada; no lo sé de cierto.

Lo que concretamente puede resultar interesante es la repartición de las personas en cada grupo sanguíneo, que es así según una estadística que he encontrado:

  • Japón: “A” (38%), “B” (22%), “O” (31%), “AB” (9%)
  • Argentina: “A” (5%), “B” (3%), “O” (92%), “AB” (0%)

Me parece que en Japón sucede algo ideal para que el de grupo sanguíneo se convierta en un tema divertido para la conversación, mientras que en Argentina sería lo mismo que preguntar “¿Hará sol mañana?” en el desierto más seco del mundo, ¿no?

 

* Tras leer un comentario que recibí una semana después de la publicación de esta entrada, volví a tratar de averiguar los datos, y les aclaro que ahora tengo sospechas de que la cifras que cité de Argentina, en realidad, puede que sean de otro país de diferente composición étnica que Argentina…

47 comentarios

Archivado bajo japón